Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 17 de diciembre de 2015

Jesús y los Esenios


Jesús y los Esenios
El Maestro Jesús era un hombre muy sencillo que caminaba por la calle en medio de la gente, que habló directamente con ellos y que vivían en compañía de sus pocos discípulos. Por supuesto, había una bondad, una pureza, una regalía que emanaba de él; pero él no era nada como el "alto Maestro inaccesibles", que todas las iglesias han completamente fabricado. El Maestro Jesús era completamente accesible, simple, pero imponente, y eso es lo que agradó al público. Cuando estaba en la ciudad, la gente sabía sus hábitos y esperó a que él en los lugares donde a menudo dio una enseñanza a través de parábolas, historias y discusiones con los que le hicieron preguntas o que trataron de disparar a levantarse. Todo el mundo puede venir y participar en sus conversaciones, y cualquiera podía hablar. El Maestro dio una enseñanza velada; que no reveló todos sus pensamientos. Los que estaban interesados por esta primera aproximación podría seguirlo y llegar a ser uno de sus discípulos. Uno podría ser un discípulo tales sin abandonar la propia familia o el trabajo de uno.
Entonces el Maestro dio otras enseñanzas - más profundo, más prácticos, más directos. Explicó el significado de las parábolas.
Uno de los pasos más altos para el círculo de los discípulos era arrepentirse y recibir el bautismo de Juan. Fueron los discípulos más cercanos del Maestro, los 12 apóstoles, que eran para bautizar a los estudiantes que entraban un nivel más profundo en el camino.
Una vez que un candidato había recibido el bautismo, que entraron en un círculo interior de una escuela más restringido y secreto. Dentro de este círculo, el Maestro transmite una profunda enseñanza iniciática, así como ciertos métodos precisos. Él dijo que estaba trabajando en el futuro de la humanidad por medio de sus estudiantes que habían sido preparados por tanto. Los alumnos de esta escuela secreta incluyeron a mujeres como a los hombres, aunque los hombres eran mayoría a causa de ese período de tiempo. La disciplina era estricta, como en las comunidades de esenios, pero la presencia del Maestro significaba que la alegría, la risa y el amor circula abundantemente de alma a alma. Los estudiantes tenían que hacer un montón de ejercicios, y el trabajo en sí mismos, en su propia materia, de acuerdo con las directivas que se les enseñó.
El Maestro dijo que, cuando un grupo de personas se reúnen libremente en torno a una idea divina y comenzar a trabajar sobre sí mismos en la dirección de esta idea, entonces, si hay un número suficiente de ellos, llevan dentro de sí toda la humanidad y que pueden hacer evolucionar. De su trabajo emana una fuerza espiritual común, que es como un sol en el alma de la tierra y de la humanidad. Este sol, a su vez, funciona a través del tiempo para atraer la idea divina y para traerlo a la vida dentro de la realidad de la tierra.
Jesús En declaraciones a la Mujer
El Maestro había dado directivas muy precisas para este trabajo, y durante algunas muy hermosas ceremonias comunales - en particular el lavado de los pies - que había hecho que entender que cada uno de ellos se estaba convirtiendo en uno con él en el Cristo, para que cada uno de ellos de ellos se estaba convirtiendo en una parte del Cristo en la tierra, y que la última encarnación del Cristo dentro de todos los seres humanos depende de la labor de cada uno de ellos.
Él había también transmitidos canciones, sonidos, palabras, bailes y movimientos que tenía que por hacer en un determinado estado de ánimo y con una gran pureza interna con el fin de producir ciertos efectos dentro de uno mismo y en el alma de la tierra.
Él enseñó que, de esta manera, ciertos seres espirituales muy puros que viven en el interior del alma del hombre y de la tierra podría ser despertado, nutrido y fortalecido en la voluntad del Padre Celestial.
Los estudiantes también tuvieron que tomar el voto nazareo no comer carne ni beber bebidas fermentadas más. El Maestro dijo que si un ser humano comía carne, no podía recibir su palabra. Esta disciplina era, al mismo tiempo, tanto para el lado externo y el lado interno de la vida. El Maestro enseñó que el vegetarianismo físico tuvo que ser junto con el vegetarianismo psíquico, una actitud de vida interior llena de una moral de estar, un pacifismo activo, una voluntad tenaz y serena, una claridad y apertura de mente. Al igual que los esenios, el Maestro concede gran importancia a la limpieza y pureza. La pureza que el Maestro enseñó era mucho menos rígido que el predicado por los esenios. Estaba vivo, en movimiento, dinámica. El Maestro Jesús era muy tolerante y muy abierto. Estas reglas aplican solamente en el círculo íntimo de su escuela. Su enseñanza tenía varios grados, de acuerdo con el estado de conciencia y el nivel de evolución del ser que estaba frente a él. El Maestro amaba a todos los seres y quería que cada uno sea capaz de recibir y participar en la palabra de Dios en su propio nivel. Para algunas personas, esta palabra adquirió un tono de reprimenda, de gravedad, incluso de condena. Para otros, una de consuelo y esperanza. Y, por último, para los estudiantes preparados, que abrió las puertas a la ruta sagrada de la iniciación del alma en los misterios eternos.
Maestro Jesús le gusta la atmósfera para ser puro, y es por eso, antes de llegar, los estudiantes prepararon y purificaron en sus pensamientos, sentimientos y deseos a través de ejercicios rítmicos, movimientos y danzas. Utilizaron ciertos tipos de ondas en forma de humanos-que tenían el poder de vivificar, purificar y mejorar la calidad de la atmósfera de un lugar.
Maestro Jesús mismo fue siempre cuidado con el lugar en el que se enseña o practica las obras de su Padre-Madre con sus discípulos. Por lo tanto, cuando se encontraba en Jerusalén, fue y enseñó a la multitud en la plaza de los gentiles o en ciertos lugares en las calles de la ciudad. La gente sabía dónde podían encontrarlo. Con sus discípulos, le gustaba salir a la calle de la ciudad. Por lo tanto, a menudo se dispone para cumplir con los miembros del círculo íntimo en el jardín de las 12 palmeras, que se encuentran cerca de Betania. Hubo un muelle allí, y el Maestro le había explicado con gran detalle que este lugar fue atado a la obra que sus fieles discípulos tendrían que lograr en el mundo en los siglos venideros. Él le había revelado a todos ellos con el propósito de su misión, la historia futura de la humanidad, las diferentes encarnaciones de sus discípulos, y el papel que tendría que desempeñar en esta historia para servir a Cristo. Una vez más, había aludido a la misteriosa papel del apóstol Juan, y él lo había colocado en paralelo con Juan el Bautista, el profeta Elías y la Hermandad Esenia-Hermandad.
En el momento en que el Maestro Jesús estaba presente en medio de sus discípulos, que ya había llamado el Maestro de San Juan como el líder de y la persona responsable de esta escuela de interior y secreto. Es el Maestro San Juan que fue puesto a cargo de la enseñanza en esta escuela y de garantizar que los ejercicios se realizaron correctamente.
A partir de entonces, el Maestro San Juan continuó su tarea, incluso después de la partida de Jesús. Permaneció fiel y abrió escuelas internas en la mayoría de países europeos. Estas escuelas seguían existiendo en secreto y se han propagado a sí mismos hasta nuestros días, manteniendo la enseñanza de Cristo puro, exactamente como los esenios habían mantenido enseñanza secreta y auténtico pura Moisés. Hoy en día, las partes de esta Enseñanza y de sus técnicas se está extendiendo al resto del mundo, ya un nuevo momento de la cosecha y la siembra ha llegado.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...