Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 31 de marzo de 2015

QUÉ ES EL ÁRBOL GENEALÓGICO?


QUÉ ES EL ÁRBOL GENEALÓGICO?
Árbol genealógico y familia parecen palabras sinónimas.
La familia es lo permanente, estaba antes de que llegáramos, le pertenecemos mientras vivamos y seguirá existiendo después de nosotros. Es una generación de vivos, que caminan como mínimo con dos generaciones de muertos a la espalda hasta la línea de meta, donde le toca subirse a la espalda de la siguiente generación de vivos.

¿Por qué tendría que prestar atención al pasado?
Desde muy pequeños aprendemos la historia de nuestro país y de nuestra cultura; sin embargo resulta muy curioso que no prestemos ninguna atención a nuestra historia familiar. Dice Alejandro Jodorowsky que si el psicoanálisis fue la gran revolución del siglo XX, la psicogenealogía (estudio de nuestro árbol genealógico) está destinada a serlo en este siglo XXI.
¿Y si ignoro o rechazo a alguna parte de mi familia?
No hay que eliminar a ningún familiar del árbol, pues sería como eliminar un miembro o un órgano de nuestro cuerpo. Hay que integrar el pasado en el presente y asimilar que todo lo que pasó fue útil, todo tuvo una razón de ser.
¿Qué significa: ”un árbol genealógico es una toma de consciencia”?
Es una frase de Marianne Costa, señala que el árbol genealógico nos permite descubrir nuestro inconsciente (la familia es el inconsciente) O también podemos llamarlo como nuestra dimensión no racional.
¿Para qué me va a servir esa toma de consciencia?
Según Marianne Costa, inicialmente es un escándalo para la consciencia ahondar en el árbol, pero será útil para descubrir que la familia es como una olla psicológica llena de secretos, tabúes, silencios, vergüenzas. Donde hay asesinatos, locura, robos, infidelidades, cárcel, incesto, abusos…Somos portadores de los conflictos no solucionados de nuestro árbol y eso se manifiesta en nosotros como chivo expiatorio haciéndonos sufrir, impidiéndonos amar, tener relaciones sexuales, realizarnos ser felices, en definitiva. La memoria de nuestro árbol genealógico está siempre presente.
¿Qué trascendencia para las generaciones futuras?
Lo que sano de mi árbol, queda sanado para las generaciones que me sigan. Si elevo mi nivel de consciencia, eso repercutirá no sólo en mis hijos y en los hijos de mis hijos, sito también en todas las obras que realice y comparta con el mundo.
¿Todo es negativo?
No todo es negativo, también hay un tesoro que deberemos descubrir en el proceso. Hay que entender que con este ejercicio no se trata de volvernos autónomos de nuestra familia, sino de ser capaz de entrar en ella y convertirla en nuestra aliada interior. Lo que me doy, se lo doy al árbol.
¿Cuál es la ley del árbol genealógico?
Sin duda: la repetición. Un árbol genealógico es como el engranaje de una maquina que sustituye piezas desgastadas por otras nuevas a las que somete a una función similar. Y es que el árbol pide a los niños que nacen que sustituyan a las ramas muertas, pero en realidad son ramas nuevas que crecen en un sitio diferente. El trabajo a realizar consistirá en identificar y desactivar esas monstruosidades.
¿Con cuantas generaciones se trabaja desde la perspectiva de la psicogenealogía de Alejandro Jodorowsky?
Cada uno de nosotros está habitado por las tres generaciones que lo preceden, lo que hace un mínimo de catorce personas. Cuando nos movemos llevamos a todo nuestro “clan” con nosotros (Se dice que junto a cualquier persona siempre viajan todos sus ancestros).
¿En qué me convierto si me atrevo a construir el árbol genealógico?
Según dice Marianne Costa, en todo árbol aparece en un momento determinado un héroe, el que lo sana y se sana, aquel que se atreve a construirlo. Hacemos este trabajo del árbol para deshacer la identificación con el clan y poder salir de él. Se sale del yo familiar, para ser el yo auténtico.
¿Qué es lo que puede frenarnos en esa búsqueda?
Las resistencias, como reacciones de defensa. Cada vez que nosotros “movemos algo” nuestro clan también se mueve por efecto del inconsciente familiar que trata de reequilibrar la situación. En muchas ocasiones no queremos cambiar porque nos identificamos más con la identidad que nos dio el árbol que con la propia, porque además, pensamos que si cambiamos van a dejar de querernos.
¿Cuál es la primera pregunta que he de formularme si quiero construirlo?
Lo primero que tenemos que descubrir es “la trampa” de nuestro árbol genealógico. Preguntarnos ¿Cuál es nuestra finalidad en este momento de nuestra vida? La respuesta apuntará a las prohibiciones de nuestro árbol genealógico.
Si digo que mi finalidad hoy es desarrollar mi creatividad significa que tu árbol te lo prohibió. En familias muy religiosas, se bloquea la creatividad, porque está asociada al diablo. El inconsciente familiar guarda el recuerdo de la caza de brujas.
Empecemos por el principio, la información que voy a necesitar.
Nos centraremos en nuestros hermanos, padres, tíos, abuelos con sus hermanos y bisabuelos. En primer lugar deberemos dedicar un tiempo a la recogida de datos sobre cada uno de ellos.
¿Qué datos básicos he de averiguar?
Nombre y apellidos. Fechas de nacimiento, y casamiento y muerte. Causa exacta de la muerte. Profesión. Hijos muertos, abortos voluntarios e involuntarios. Enfermedades y acontecimientos importantes (ruinas, éxitos, divorcios, secretos, anécdotas curiosas, accidentes, cambio de país, cárcel, violación, etc.) Tener una idea de la relación emocional que nuestros padres tuvieron con sus padres cuando eran niños.
¿Es algo cuadriculado?
Las relaciones internas de un árbol genealógico son misteriosas. Para comprenderlas es necesario entrar en él como en un sueño. No hay que interpretarlo, hay que vivirlo.
Fuente: Alejandro Jodorowsky

APRENDIENDO A AMAR



APRENDIENDO A AMAR
Amar significa reconocer la divinidad en el otro. Ser capaz de mirar más allá de su apariencia humana y sentir que hay un YO SOY habitando dentro de esa persona.
Para poder ver la perfección en el otro tenemos que mirarlo con los ojos del alma, quitándole toda envestidura humana y solo ver lo que realmente es. Eso es mirar a los demás a través de las apariencias del ego.

Al ego no se le puede amar, se le quiere, se le desea, pero el amor nace del alma y va hacia el alma, no puedes desear el alma de alguien y menos querer poseerla.
El amor es un sentimiento tan desconocido en este planeta ya que la mayoría lo confunde con el apego: Esa sensación de ser dueños de otro ser, ya sea la pareja, los padres, los hijos, el amigo, la mascota y hasta las cosas…
Amar es respetar los espacios de libertad del otro… es aceptar tal como es a un otro sin querer, ni mucho menos imponer, que haga cambios para ajustarse a tus requrimientos.
El Amor- si, con mayúscula- no impone condiciones de ningún tipo… te deja ser… Te permite crecer hacia todas partes y respetará tu privacidad, tu mundo interior…
Amar es una necesidad no del cuerpo ni de la mente sino del alma que es capaz de percibir que el Universo entero fue creado de Amor, que cada soplido del viento, cada gota de lluvia, cada rayo de sol y casa partícula de polvo se han generado por amor y que si no amamos no podemos sentirnos humanos en plenitud…
Amor es eso que nos envía el sol con cada rayo, las brisa en cada sutil caricia, las olas con su eterna canción, la lluvia cuando nos lava… ¿Qué piden a cambio? Nada… simplemente se dan…
Sanando el Alma.-


Libro La Voz Interior : Ésta es la primavera de la Nueva Era por Eileen (23-31 de Marzo del 2015)



Libro La Voz Interior : Ésta es la primavera de la Nueva Era 

por Eileen (23-31 de Marzo del 2015)

Marzo, 23 ¿Por qué no empezar a pensar ahora en la abundancia?. Date cuenta de que no hay virtud en ser pobre. Quiero que entiendas que el dinero en sí no es ni bueno ni malo; tan solo es. Está para ser usado, y ha de mantenerse circulando en lugar de ser acumulado. Es energía, y la energía ha de ser manejada con sabiduría. La electricidad es energía, y no la manejas tontamente, pues si así fuera, te destruiría. ¿Por qué manejar el dinero, pues, de una manera irresponsable? Cuando puedas aceptar la verdadera libertad del Espíritu, podrás quitarte de encima toda sensación de limitación, todo sentido de carencia. Aprende a usar todo lo que tienes con auténtica sabiduría, comprendiendo que todo lo que te concedo debe ser usado para Mi honor y Mi gloria y que has de ser una buena administradora de todos Mis dones buenos y perfectos.
Marzo, 24 No intentes prever todo lo que está por venir con demasiada antelación o hacer planes a largo plazo, porque si los haces, quizá tengas que cambiarlos por completo. Mejor será dejar que todo vaya desplegándose, y verás cómo todo se sucede a una velocidad mucho mayor de lo que puedas imaginar. No te impacientes al respecto; tan sólo espera en Mí y mira cómo todo se abre paso del modo más maravilloso. Pero el ritmo ha de ser el justo. Cuando el invierno es cerrado, siempre da la impresión de que no vaya a acabar nunca, pero antes de que uno se de cuenta de lo que está pasando, la primavera, de una manera muy modesta, empieza a irrumpir. Ese es el proceso que está ocurriendo con lo nuevo. Al igual que la primavera, está aquí ya, y el invierno, lo viejo, ha pasado. Pero quizá no te hayas dado cuenta o no termines de aceptarlo del todo, y hasta que eso suceda, tus ojos no quedarán abiertos a toda su maravilla. Abre los ojos y no te pierdas nada de lo que está ocurriendo en este momento.
Marzo, 25 A medida que se libera más amor en el mundo, se produce una maravillosa sanación. Es cómo un bálsamo vertido en las heridas, un bálsamo que sana y que restaura la integridad del conjunto. El amor empieza en el individuo. Comienza en tu interior, y crece como una semilla, irrumpiendo y revelando una gran belleza e integridad. Eso es lo que está sucediendo ahora. Muchas almas notan que les sucede algo, pero se quedan extrañadas y no saben de qué se trata. Buscan en el exterior, esperando encontrar una pista que les muestre lo que les está sucediendo. Otras almas sienten una conmoción, pero les asusta lo que sienten porque se trata de algo nuevo, extraño y desconocido, e intentan acallarlo. Nada podrá detener esta liberación del amor. Es como el genio de la botella; una vez liberado, no puede volver a entrar en ella. No se le puede ocultar ni ignorar. De un modo gradual se revelará en todos. Ha venido para quedarse.
Marzo, 26 Siempre queda algún peldaño más de la escalera por subir. No flaquees y sigue siempre adelante, subiendo hacia lo más alto. La vida es movimiento, es cambio, es crecimiento. Ninguna alma puede permanecer en el mismo estado todo el tiempo. La naturaleza no puede permanecer estática; siempre está cambiando y expandiéndose; creciendo de un estadio al siguiente. La bellota crece hasta ser un fuerte roble; un bulbo crece y produce hermosas flores; la semilla del maíz produce grano. Siempre se están produciendo cambios. Si no hay cambios en tu interior, puedes estar segura de que algo anda mal, y es necesario que averigües de qué se trata y que hagas algo al respecto. No te resistas al cambio; fluye con él y acéptalo. Quizá no siempre resulte cómodo, pero muéstrate dispuesta a aceptar alguna pequeña incomodidad para que la novedad gloriosa pueda desarrollarse en y a través de ti, transformándote en un nuevo ser, lleno de luz, amor e inspiración.
Marzo, 27 La paz sea contigo. Ser Una conmigo es estar en paz, porque la paz comienza en lo profundo del alma y después se refleja en el exterior. Cuando hayas encontrado paz y estabilidad internas, podrás dirigirte a cualquier lado y soportar cualquier cosa. Puedes incluso caminar en el valle de la sombra de la muerte sin temer nada, pues a esa paz interna acompañan una serenidad y una tranquilidad que nada ni nadie puede perturbar o destruir. A medida que reconozcas y aceptes tu verdadera relación conmigo, y lo hagas de un modo tan simple como un niño sin complicaciones, tu vida entera se llenará de gozo y gratitud. Entonces no podrás albergar temor alguno, y te parecerá que llevas una vida atractiva, y que estás completamente protegida, pues donde no hay temor hay una completa protección. El temor es lo que abre la puerta del peligro y te hace vulnerable. Por eso, acaba con el temor, que Mi paz y Mi amor te llenen y te rodeen y da eternas gracias.
Marzo, 28 YO SOY Espíritu. YO ESTOY en todas partes YO SOY todas las cosas. No hay lugar alguno en el que no esté. Cuando te das cuenta de verdad de ese hecho y puedes aceptarlo, sabes que el reino del cielo está en tu interior, y puedes cesar de buscar y volverte hacia el interior. Así, dentro de ti encuentras todo lo que buscas. ¡Qué pocas almas hoy en día lo hacen! Están demasiado ocupadas buscando en todas partes excepto en su interior. Cuando puedas aceptar que YO ESTOY en tu interior, jamás volverás a sentirte sola; jamás tendrás que dirigirte al exterior para buscar la respuesta a tus problemas. Pero cuando surja algo que necesite una respuesta, buscarás esa paz y tranquilidad dentro de ti, pondrás todos tus problemas y preguntas ante Mí, y yo te daré las respuestas. Por eso has de aprender a obedecer y seguir exactamente lo que te revelo desde dentro. Has de aprender a vivir según Mi palabra y no tan sólo a escucharla.
Marzo, 29 Mantén tu vida tan simple como sea posible y disfruta al máximo de las bellezas y prodigios sencillos que están ahí para ser compartidos por todos pero que tan a menudo se pasan por alto. Sé como un niño, capaz de ver y de disfrutar esas aparentemente nimias e insignificantes maravillas de la vida: la belleza de una flor, el canto de un pájaro, la gloria de un amanecer, las gotas de lluvia resbalando por el cristal de una ventana. ¡Qué cosas tan simples y, sin embargo, qué hermosas son cuando las miras con ojos que de verdad ven y dejan de apresurarse por la vida con tal urgencia que las pasan por alto! ¿Ves Mis maravillas y bellezas a tu alrededor? ¿O está tu mente tan ocupada con los cuidados y preocupaciones del día que estás ciega, sorda y decaída, y no ves nada pues tan ocupada estás en ti misma?.¿Por qué no intentas hoy darte cuenta de lo que sucede a tu alrededor?
Marzo, 30 Nada ocurre por casualidad. Hay un diseño y un plan perfectos atravesando la vida entera, y tu eres parte de ese conjunto y por tanto parte de ese plan y diseño perfectos. Cuando veas que suceden cosas extrañas en tu vida y te preguntes por qué deben ocurrirte a ti, tómate tiempo para ver cómo encaja eso, y verás una razón para cada cosa. Las razones quizá no sean siempre las que tú esperabas, pero a pesar de eso estate dispuesta a aceptarlas y a aprender de ellas, y no luches en su contra. La vida no debería requerir esfuerzos. Una flor no lucha para abrirse ante los rayos del sol, así que ¿por qué habrías de luchar tú para abrirte ante los rayos de Mi amor sin límites?. Si lo haces, es cosa tuya y no parte de Mi diseño y plan perfectos para ti. La sencillez es Mi sello, así pues, que tu vida sea simple. Mantente en constante contacto conmigo y observa cómo te abres ante Mi amor.
Marzo, 31 Cuando estés en sintonía con la vida te encontrarás haciéndolo todo en el momento justo. Todo lo que has de hacer para sintonizarte es tomar tiempo para entrar en el silencio y encontrar un contacto directo conmigo. Por eso, los tiempos de paz y silencio son tan vitalmente importantes para ti, mucho más de lo que pareces darte cuenta. Un instrumento musical, cuando está desafinado, crea desarmonía; también tú, si te encuentras desafinada. Un instrumento musical ha de afinarse; también tu has de afinarte y no puedes hacerlo a menos que dediques un tiempo a estar en quietud. No puedes hacerlo si andas con prisas de aquí para allá, al igual que un instrumento musical no puede afinarse mientras se está tocando. Sólo si hay silencio se pueden escuchar y reajustar las notas. Sólo en el silencio puedes escuchar Mi pequeña voz silenciosa, y puedo decirte lo que hay que hacer.

http://universo-espiritual.ning.com/

LOS 7 PRINCIPIOS DE LA FELICIDAD.-ANEXO 2 ADIÓS AL KARMA


LOS 7 PRINCIPIOS DE LA FELICIDAD.-ANEXO 2
ADIÓS AL KARMA
Una de las ideas más generalizadas en nuestra cultura esotérica es que estamos aquí para cumplir un "karma". Esto significa que tenemos, por ejemplo, que pasar por ciertas pruebas, sufrir dolencias físicas, enfrentar crisis y problemas cotidianos. Los más avanzados encuentran las razones al analizar sus vidas pasadas, recordando hechos y situaciones que se repiten una y otra vez con el fin de ser sanadas. Otros se inclinan por convencerse de que son las influencias astrológicas las generadoras de los malos y buenos momentos. Los menos esotéricos encuentran que la razón de nuestros sufrimientos se debe a desequilibrios psicológicos, a los hábitos adquiridos durante la infancia, a la herencia genética, y demás. Y aquellos que no tienen ni una pizca de esotéricos culpan al gobierno y a la economía por su insatisfacción. Tanto aquellos de pensamiento más elevado como los más primitivos están convencidos de que hay un motivo real para sufrir.

Vivimos en el planeta Tierra, que, dentro de la organización de este Universo, es el planeta del Chakra Corazón. En pocas palabras, esto significa que venimos aquí para aprender a amar. A través de las distintas religiones nos llega el mensaje de que Dios es Amor, y que debemos aprender a amarnos los unos a los otros; sin embargo, todo parece quedar en las palabras porque nuestro ego se niega a aceptar que dentro de la persona que nos trae problemas también está Dios. Estamos convencidos de que dios sólo habita dentro de la "gente buena" y de que los demás están "descarriados" o lejos del sendero espiritual. Dios es Todo y está en Todos, y aunque cueste creerlo, nos ama a todos por igual.
La función selectiva y discriminatoria de nuestro ego terrenal nos llena de justificaciones y razones lógicas que apoyan la teoría personal del amor. El ego nos dice: "Esta persona merece mi amor, esta otra no". Generalmente, confundimos "amar" con "ser amados". Si no tenemos respuesta de la otra parte, nos cerramos, guardamos los sentimientos y nos frustramos. El ego dice: "No vale la pena que ponga mi energía en esta relación", o en el peor de los casos, después de haber hecho mucho por alguien, el ego dice: "Todo fue una perdía de tiempo".
Ya estamos viviendo la Era de Acuario, regida por Urano. Aquellos que saben astrología podrían ver en el símbolo de este planeta el dibujo de Venus invertido y encerrado entre dos paralelas. Este símbolo significa, en primer lugar, que hay que entender el amor romántico de otra manera para luego dirigirlo hacia un solo lugar: su fuente original, Dios. Muchas veces, lo que entendemos por amor romántico no es más que una demostración de un alto grado de neurosis. El amor es aceptación, colaboración, impulso, humildad; jamás exige nada a cambio. También decimos que hay muchas clases de amores y que el amor se manifiesta en distintos grados. lo cual sólo se vuelve una justificación a nuestros miedos interiores. Sólo existe una clase de amor: el amor de Dios, el amor incondicional.
Hemos aprendido durante años que debemos evolucionar, elevarnos, dirigirnos hacia Dios, y sin embargo, siempre estamos en Dios. No existe un lugar en el Universo que esté fuera de Él. La Era de Acuario nos trae una luz diferente y nos dice simplemente que los problemas que enfrentamos no son sino oportunidades para brindar amor. Aquellas personas que nos complican la vida, que pelean y discuten, que están nerviosas están pidiendo amor con desesperación, internamente y en secreto. Muchos adultos actúan como niños y no saben pedir con claridad lo que quieren.
Más importantes aún son aquellos errores que cometemos nosotros mismos, a causa de los cuales nos sentimos culpables, y creemos que merecemos un castigo (o karma). Tenemos muy arraigada la idea de que debemos pagar por nuestros errores. Esos momentos no son sino una "gran oportunidad" para aprender a perdonarnos a nosotros mismos, a aceptarnos y a amarnos incondicionalmente. La razón en la que me baso para decir esto es que Dios jamás perdona. Dios jamás perdona porque El jamás condena. Los únicos que nos condenamos y nos enviamos al infierno somos nosotros mismos. Dios nos ama y nos acepta tal como somos. El sabe mejor que nadie quiénes somos.
Nos preocupamos demasiado por curar las heridas del pasado, o por desarrollar estrategias para prevenir situaciones futuras, y en esta carrera nos olvidamos de que "curando el presente lo demás se cura automáticamente". Por eso, no debemos preocuparnos tanto de si fuimos piratas, ladrones o asesinos en otra vida; o si en este momento Saturno hace una cuadratura a mi Sol natal; o si el gobierno no está tomando las medidas que yo considero adecuadas. Cada momento de mi vida es una valiosa oportunidad para extender amor. No debemos dejar que nuestro pensamiento se distraiga y se pierda.
Nosotros tenemos poder creativo que nos fue otorgado por el Creador y podemos utilizarlo erróneamente. El ego es una creación de nuestra mente, es la idea que tenemos de nosotros mismos y a veces, en esa idea general hay pensamientos muy poco positivos o hay miedos muy perturbadores que inhiben nuestra capacidad de amar. El ego genera la culpa y el castigo, y nos hace ver algunas situaciones como terribles o catastróficas.
Para remediar esto, nuestro Creador nos ha dado una guía muy eficaz: la Conciencia Superior, que nos vuelve a conectar con nuestra fuente y nos recuerda nuestra única misión: amar. Podemos recurrir a esta luz todas las veces que queramos y, en especial, en aquellos momentos en que nos encontramos atrapados por la realidad. La manera más eficaz y directa de encontrar una respuesta es renunciando primero a los que nos indica la lógica; así dejamos a un lado a nuestro ego y damos paso al Espíritu. Yo acostumbro a repetir la frase siguiente: "Esta situación que estoy viviendo me perturba, me hiere y me confunde; sé que no es real ni es como aparenta ser y no la entiendo. Conciencia Superior, pido tu guía para curar la percepción de este hecho y sanar la parte que sufre dentro de mí".
La Conciencia Superior nunca habla con muchas palabras. Su mensaje es breve y generalmente se dirige a nuestra mente inconsciente a través de un símbolo. Lo más importante de este paso es renunciar a aceptar la situación como dolorosa o irreparable, "cancelando" básicamente la idea que estamos percibiendo. El segundo paso consiste en confiar y entregarse a nuestra Guía Interna. Las crisis son necesarias porque abren canales a Dios. Cuanto más cerrada está la persona, probablemente más fuertes sean sus crisis.
Finalmente, la idea que debemos afirmar dentro de nosotros es que en este Universo TODOS SOMOS UNO, no estamos separados. Por eso, cuando ayudo a alguien me estoy ayudando a mí mismo. Cuando muestro amor, recibo amor (aunque mi ego a veces afirme lo contrario).
Ya entramos en la Era de Acuario, la de la Amistad Universal, donde aprenderemos a aceptar a los demás tal como son, encontraremos en cada uno el Ser Perfecto que habita en nuestro interior, y dejaremos de lado los mensajes erróneos de nuestro ego. En esta Era se termina para siempre el karma porque comienza la Era del Amor.
IDEAS PARA ELIMINAR EL KARMA
Hay muchas cosas simples que uno puede hacer diariamente para ir eliminando la cadena ancestral del karma. He aquí algunas ideas para poner en práctica hoy mismo.
• Alimentar el cuerpo con productos naturales que faciliten la producción de energía. Puesto que comemos para obtener energía de los alimentos, es importante darle al cuerpo lo mejor para obtener así su mejor rendimiento.
• Compartir más tiempo con las personas mayores de nuestra familia. Ser tolerante y paciente con ellas, sabiendo que así como tratamos a nuestros mayores, seremos tratados en el futuro.
• Jugar más con los niños que están en nuestra vida. Aprender de ellos a recuperar la espontaneidad, el amor incondicional y la capacidad para divertirnos.
• Llamar hoy mismo a un amigo que hace tiempo no vemos y decirle lo importante que es su amistad.
• Hablar con la gente que nos rodea y decirle lo importante que es su compañía en nuestro paso por la vida.
• Hacer un regalo espontáneo a alguien, sin ninguna razón particular.
• Orar por alguien, afirmando todo lo bueno para esa persona.
Meditar, rezar, orar, conectarse con el Único Poder Divino que nos acompaña y nos guía en cada momento.
• Dar gracias a otras personas por favores que nos han hecho.
• Perdonar, perdonar, perdonar. Cada día hay algo que perdonar. Saber que hay una Justicia Divina más efectiva y correcta que la que quiere imponer mi ego.
• Perdonarnos a nosotros mismos por cualquier error que hayamos cometido últimamente.
• Hacer algo positivo y estimulante por uno mismo hoy.
• Acariciar a los animales. Decirles palabras de amor.
• Acariciar a las plantas. Decirles palabras de amor.
• Bendecir mentalmente a las personas con las que me encuentro hoy y desearles todo lo mejor.
• Hacer una donación de dinero, no importa a quién, ni la suma, pero hacerlo con mucho amor.
• Desprendernos de artículos viejos, como por ejemplo: ropa, libros, revistas y muebles. Donarlos, venderlos o regalarlos. De esta manera, le damos lugar a lo nuevo en nuestras vidas.
• Repetir afirmaciones que aumenten la autoestima.
• Aliviar la tarea de nuestros compañeros de trabajo, si es posible.
• Compartir con padres, hermanos, hijos, nietos u otros parientes, momentos placenteros, recordando que con ellos nos toca vivir una experiencia ineludible debido a los lazos sanguíneos.
• Fomentar pensamientos y diálogos de paz, amor y armonía. Evitar criticar, quejarse o decretar cosas negativas.
• Practicar alguna actividad física que ayude a relajar las tensiones y a mantener la tonicidad muscular.
• Ofrecer ayuda desinteresada a alguien que la necesite.
• Colaborar con las personas más cercanas. A veces es más fácil hacer el bien a personas desconocidas que a otras que están cerca.
• Decir palabras de amor y expresar cariño abiertamente.
• Abrazar fuertemente a nuestros seres queridos y decirles: "te amo", "te quiero", "te necesito", o lo más lindo que se nos ocurra.
• Reírnos y hacer reír a los demás.
• Leer libros de autoayuda, curación, espiritualidad, o cualquier material estimulante que ayude a vivir mejor.
• Asistir a cursos, conferencias, charlas o grupos positivos.
• Colaborar con nuestro barrio, municipio o ciudad, para hacer que nuestro lugar de residencia sea cada día más hermoso, pacífico y amistoso.
• Expresar nuestra protesta hacia el desarrollo nuclear o actividades que sigan contaminando o destruyendo el planeta.
• Colaborar con entidades que apoyan la vida.
• Felicitar a los demás por sus éxitos y alentarlos a seguir creciendo.
• Reconocer las virtudes ajenas y estimular a las personas para que las expresen.
• Reconocer las virtudes propias y expresarlas.
• Escribir cartas con noticias positivas y mensajes de cariño a aquellas personas que hace tiempo no les escribimos.
• Conservar limpio nuestro lugar de trabajo, nuestra casa, nuestro patio. Ayudar a mejorar el entorno en todo lo que sea posible. Evitar producir más basura.
• Plantar árboles y plantas.
• Favorecer a la Naturaleza y a su crecimiento en aquello que esté a nuestro alcance.
• Amar y bendecir el planeta, con todos sus habitantes. Decretar pensamientos de Paz Universal.
• Relajarse y meditar. Preguntar a nuestra Guía Interior ¿qué es lo mejor que podemos hacer hoy por nosotros mismos y por los demás?.
Horacio Valsecia

《《 MI CUERPO ESTÁ SANO FELIZ Y EN PAZ Y YO TAMBIÉN.》》

《《 MI CUERPO ESTÁ SANO FELIZ Y EN PAZ Y YO TAMBIÉN.》》

La buena salud es mi Derecho Divino. Me abro para recibir todas las energías sanadoras del Universo.Sé que cada célula de mi cuerpo es inteligente y conoce la manera de sanarse.Mi cuerpo está siempre trabajando para la salud perfecta. Ahora dejo marchar todo lo que me impide mi perfecta curación, aprendo nutrición y doy a mi cuerpo alimentos buenos y completos. Vigilo lo que pienso y sólo tengo pensamientos sanos, libero, borro y elimino todos los pensamientos de odio, envidia, celos, miedo, autocompasión, vergüenza y culpa. Perdono a todas las personas que creo que alguna vez me han hecho daño. Me perdono por haber hecho daño a otras personas y no haberme amado más en el pasado. Amo a mi cuerpo. Envío amor a cada órgano, hueso, músculo y parte de mi cuerpo. Impregno de amor todas mis células, agradezco a mi cuerpo la buena salud que he tenido en el pasado.
Acepto la buena salud y la curación aquí y ahora.
~~~Louise Hay ~~~

lunes, 30 de marzo de 2015

Carta de la ansiedad para ti


Carta de la ansiedad para ti
HOLA.
Soy la ansiedad, no te asustes… vengo en son de paz, por cierto, ¿por qué te asustas tanto ante mi presencia?
Digo, sé que sientes horrible cada vez que aparezco, que te desesperas y quisieras mandarme a volar, sé que si pudieras… me matarías, sobre todo porque crees que soy yo la que te quiere matar o hacer daño, pero créeme, si no te he matado, no lo voy a hacer.
No estoy aquí para hacerte daño, mucho menos para volverte loco, creo que ya te lo he demostrado cada vez que llego a tu cuerpo, hago un relajo y te asusto, pero al final del día… no te he matado, no te has vuelto loco.
Si pudiera, lo haría, pero esa no es mi idea.
La verdad es que aparezco y te hago sentir todo eso porque no había logrado encontrar otra manera de hacerme escuchar por ti, estabas tan ocupado tratando de ser exitoso, productivo y de demostrarle a los demás que eres digno de ser amado… que no escuchabas mis pequeñas señales.
¿Recuerdas esa vez que te dio un dolor de cabeza? ¿O cuando tuviste insomnio por más de 2 horas? ¿O qué tal esa vez que sin razón aparente te soltaste a llorar?
Bueno, pues todas esas veces era yo tratando de que me escucharas, pero no lo hiciste, seguiste con tu ritmo de vida, seguiste con tu misma manera de pensar… Entonces intenté algo más fuerte, hice que te temblara el ojo, que se te taparan los oídos y que te sudaran las manos… pero tampoco me quisiste escuchar.
Aunque acá entre nos, los dos sabemos que sentías mi presencia, es por eso que cuando te quedabas tranquilo… o era momento de estar sólo contigo mismo, en soledad… te empezabas a poner nervioso, como si algo te impidiera quedarte quieto.
Te desesperabas, porque no “entendías” con tu mente racional lo que estaba pasando, y claro, con tu mente racional no me ibas a entender.
Así es que por eso me he rendido y decidí escribirte.
Y te felicito si estás leyendo lo que te digo, porque significa que ya tienes el valor de escucharme, y créeme, nadie mejor que yo sabe de tu gran habilidad para evitarme y salir corriendo, huyendo de mí como huirías del monstruo en el bosque oscuro.
Como esas veces que me evitas y te distraes embobándote horas con la televisión, viviendo las vidas de otras personas que ni conoces para no enfrentar que la tuya no te gusta.
O qué tal, de esas veces que con un par de cubitas lograbas adormecer tus nervios e inquietud; y ni qué decir de esas otras substancias que más allá de adormecerte, te fugan de esta realidad que no quieres enfrentar.
Pero bueno, espero que ahora estés listo y lista para enfrentar tu realidad y escucharme por fin. Espero que estés listo y lista para enfrentar la verdad de tu vida y de ti mismo tal y como es, sin máscaras, sin atajos… sin pretensiones. Así es que aquí te van las cosas como son.
Lo único que llevo tratándote de decir todo este tiempo, es que… ya es tiempo de evolucionar, necesitas hacerlo, no hay de otra.
Necesitas crear cambios muy profundos dentro de ti, pues por alguna razón, en realidad no estás disfrutando de tu vida y no te sientes pleno. Por eso yo estoy aquí, para ayudarte a recuperar esa plenitud que vive dentro de ti, y para lograrlo, tendrás que deshacerte de lo que te impide contactarla.
Estoy aquí para ayudarte a ver precisamente qué te impide contactar con tu sentido de vida, con tu pasión por vivir, con tu alegría y con tu verdadero ser que es tu esencia. Cada vez que yo aparezca en tu vida, será porque por ti mismo no te has dado cuenta que no estás siendo pleno y feliz, así es que si vuelvo a aparecer, no te asustes… mejor agradéceme que llegué y escúchame.
Y si realmente me escuchas, no tardarás en hacer los cambios que necesitas hacer en tu vida, los harás de inmediato, claro, eso si realmente quieres sentirte bien de nuevo, todo depende de qué tanto quieras. Y se que sí quieres, pero a la vez sé que quieres seguir en tu confort y en tu comodidad por vivir con lo “conocido”, aunque eso conocido te haga daño.
Prefieres seguir buscando la aprobación y aceptación de los demás, haciendo hasta lo imposible por llamar su atención; buscando seguridad en otras personas menos en ti; prefieres que los demás sean responsables de tu persona que tú mismo, y claro, te entiendo, todos quisiéramos regresar a la panza de nuestra mamá y despreocuparnos de todo.
Pero… te tengo una noticia, solamente entrando a un temazcal podrás acercarte a esa experiencia. Mientras tanto… necesitas asumir que eres responsable de ti y que solamente tú me podrás escuchar, y cuando me escuches y yo vea que ya me hiciste caso, créeme que me iré. Solamente tú puedes hacer que me vaya.
Y eso es algo muy importante que te quiero decir, en verdad me iré en cuanto vea que estás haciendo esos cambios en tu vida, cuando vea que estás en camino a tu evolución y que estás dispuesto a crecer y recuperarte a ti mismo. Mientras no lo hagas… aquí seguiré.
En conclusión, si hoy estoy aquí, es porque me necesitas.
Necesitas de mi para modificar tu manera de interpretar tu realidad, la cual déjame decirte que está un poco distorsionada. Necesitas deshacerte de creencias que no te ayudan y que nada más te limitan; necesitas perdonar todo ese enojo que guardas a tus seres queridos y recuperar tu libertad interior.
Y sobre todo, necesitas de mí para hacer lo que te gusta de la vida, para ser tú mismo, y perder el miedo al rechazo o abandono de los demás.
Necesitas de mí para ponerle límites a las personas que te lastiman; para que te agarres de valor y aprendas a decir que “no”; para que dejes de mendigar amor con quien no te merece; para que dejes de depender de la existencia de tu pareja para ser feliz; para que de una vez por todas… ¡cuides tu cuerpo!
¿De qué otra manera le habrías puesto atención a tu cuerpo? Digo, probablemente de muchas maneras, pero ésta está funcionando. Necesitas darle el alimento que necesita, dejar de criticar tu físico y agradecerle por lo que te da; haz que sude y que se mueva, ten tus hormonas al día y duerme las horas que necesitas.
¿Por qué te explotas? ¿Por qué te exiges tanto? No entiendo porque lo haces… si lo tienes todo, lo eres todo, tienes toda la capacidad que necesitas para crear tu propia realidad, pero te tratas como tu propio esclavo, eres demasiado severo contigo mismo… y estoy aquí para pedirte que simplemente dejes de hacerlo.
Así es que ya sabes… si realmente quieres que me vaya, toma el timón de ti mismo, pregúntate qué has hecho que te ha sacado de tu equilibrio interior. Pregúntate realmente cómo quieres vivir y lucha por esa vida, es tu vida, y solamente tú puedes decidir sobre ella… si a los demás no les parece, es porque los estás retando y tarde o temprano te seguirán, y si no… tendrán otra oportunidad, dales chance.
felicidad
El único control que puedes tomar es el de ti mismo, pero para recuperarlo, tendrás que aceptar que lo has perdido, y que dejes que yo me exprese, que salga a decirte con todos esos síntomas tan horribles que me inventé para decirte algo muy claro, pero si me reprimes y te distraes cada vez que llego… no podré hablarte y vendré más fuerte.
Así es que la próxima vez que me sientas llegar, haz un alto, cierra los ojos… déjate sentir todo lo que te estoy diciendo, apaga tu mente racional por un momento, déjate llevar… y entiéndeme. Después, empieza el cambio en tu vida con acciones claras y específicas, y en menos de que te des cuenta, me iré.
Espero no tener que llegar muchas veces más en tu vida, pero si lo hago… recuerda que no quiero lastimarte, quiero ayudarte a que recuperes tu propio camino de evolución, el camino que si lo tomas, te hará mucho muy feliz.
Y ya para terminar, ojalá que puedas verme como lo que soy: tú esencia.
Soy tú mismo gritándote con desesperación que me escuches por favor. Así es que hola, yo soy tú, hablándote desde el fondo de tu corazón, desesperado tocándolo para que me pongas atención, lo que sientes no es taquicardia, soy yo, tu esencia, que quiere salir de ahí.
Con cariño, tu esencia disfrazada de ansiedad……..
Fuente: desansiedad.com

LOS 7 PRINCIPIOS DE LA FELICIDAD.-ANEXO 1 LOS 10 ERRORES METAFÍSICOS MÁS COMUNES

LOS 7 PRINCIPIOS DE LA FELICIDAD.-ANEXO 1
LOS 10 ERRORES METAFÍSICOS MÁS COMUNES


Cuando comenzamos a transitar el camino espiritual, buscamos la perfección en nuestras vidas. Tratamos de mejorar nuestro carácter, costumbres, ideas, alimentación, y hasta la vida social. A veces, hacemos sacrificios con el fin de alcanzar una vida más plena y feliz; sin embargo, muchas veces no llegamos al estado de éxtasis o plenitud que anhelamos. La decepción puede llevarnos a rechazar la disciplina que habíamos emprendido, o en el peor de los casos, puede desmoralizarnos a tal punto de pensar que "Dios se ha olvidado de nosotros". Cualquiera sea la reacción, ésta sólo nos está señalando que hemos cometido un error. Y un error puede ser corregido.
El Universo funciona como una gran computadora: hay que saber presionar las teclas adecuadas para obtener lo que se desea. Cuando no lo estamos haciendo, la computadora se detiene, espera fría y silenciosamente la señal eléctrica correcta. El Universo tiene sus "teclas" y la metafísica nos enseña ¿cuáles son? Algunas escuelas esotéricas han tergiversado estas enseñanzas, quizá sin ninguna mala intención, con lo que han llevado a muchas personas a cometer errores y a frustrarse en sus expectativas.
Algunos de los errores más comunes son los siguientes:
1. ENVOLVERSE EN UNA BURBUJA DE PROTECCIÓN, O EN UNA LUZ, O EN COLOR, O EN ÁNGELES, O EN CUALQUIER OTRA FORMA QUE PROTEJA DE LOS PELIGROS QUE EXISTEN AFUERA
Lo único que logra este tipo de ejercicio es fomentar la idea de que algo externo puede tener más poder que nosotros. Nuestra mente percibe que hay algo allí afuera que puede, por ejemplo, lastimarnos o hacernos daño. Pero, según las enseñanzas espirituales. TODO ES DIOS; por lo tanto, nada puede hacernos daño. En realidad, debería practicarse algún tipo de ejercicio de reconocimiento de la seguridad personal.
Este ejercicio podría decir: "Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo, estoy rodeado de hermanos, vivo en el mundo que Dios ha creado y sólo veo amor en todas partes". En síntesis, al elegir ¿qué ejercicio mental o meditación hacer, se deberá buscar aquel que nos recuerde la naturaleza divina de la vida y no el peligro que percibe nuestro ego.
Muchas personas creen que repitiendo ciertas afirmaciones pueden transformar su situación personal, lo que encierra un error. No son los pensamientos lo que determinan nuestra realidad sino nuestras "creencias". Solamente los pensamientos que hemos internalizado y tomado como nuestra verdad son los que se manifiestan. Dicho de otra manera, aquello que "sentimos" internamente que es así es lo que toma forma en el mundo externo. La mente humana produce un promedio de 60,000 pensamientos diarios, la mayoría de los cuales son negativos. Las afirmaciones son necesarias para lograr implantar una creencia nueva en nuestra mente subconsciente y la repetición de estas afirmaciones es un procedimiento adecuado, pero hasta que no le agregamos la emoción o sensación que acompaña a esa idea no la internalizamos como una verdad dentro de nosotros. La repetición de palabras carentes de emoción no es efectiva. Por lo tanto, si yo repito "Vaya donde vaya, estoy siempre a salvo" pero no me siento realmente seguro, de nada me servirá. Es necesario seleccionar ejercicios mentales, meditaciones o visualizaciones que fomenten las creencias de paz, armonía y prosperidad.
2. ENVIAR LUZ A OTROS PARA QUE MEJOREN
Se puede enviar luz o energía a otras personas para que se curen de cierta enfermedad, para que mejoren su situación económica, su vida afectiva, y demás.
La mayoría de estos ejercicios se parecen más a una forma de manipulación que a una verdadera ayuda espiritual. Primero y principal: si se va a ayudar a otro, hay que asegurarse de que la persona lo pida y lo necesite. Si esto no se da, tenemos que trabajar con lo que estamos percibiendo, porque el problema es algo personal que nos atañe a nosotros mismos y no a la persona que está sufriendo.
La mayoría de los problemas son sólo momentos de prueba que está viviendo un individuo; son necesarios y muy útiles para el "despertar de su conciencia". Nunca sabemos en realidad desde afuera cuán importante puede ser para cada persona la situación que está atravesando en determinado momento. Podemos percibir esa situación como algo terrible, doloroso, injusto o innecesario, pero cualquiera sea nuestra interpretación nunca será correcta ni completa. El enviar la luz a la persona podría acelerar o entorpecer su ritmo personal. Nuestra intervención es innecesaria y, la mayoría de las veces, no es más que un deseo egoísta de que la persona resuelva rápido su problema porque éste nos despierta angustia o dolor. Personalmente, recuerdo que una vez se acercó un amigo íntimo a decirme que estaba muy preocupado por mi situación. Yo le respondí que su preocupación no me ayudaba, que si realmente quería hacer algo bueno por mí, tenía que confiar en mí y saber que mi Guía Interior me revelaría en el momento adecuado lo que yo necesitaba hacer.
En lugar de enviar luz a otros cada vez que veas una situación difícil, comienza por enviarte luz a ti mismo para que tu Guía Interior te haga ver la Verdad que está operando en dicha situación.
3. CREER QUE VAMOS HACIA DIOS, QUE EVOLUCIONAMOS ESPIRITUALMENTE
No vamos hacia Dios, YA ESTAMOS EN DIOS. Todo lo que nos rodea forma parte del gran cuerpo universal de Dios. No evolucionamos espiritualmente. Nuestro Espíritu es Perfecto y Completo; no puede ni tiene que evolucionar. En realidad, es un problema semántico, ya que la evolución espiritual no existe. Lo que queremos significar con eso es el despertar de nuestra Conciencia a esa perfección y cuanto más rápido lo hacemos, más plenos y felices vivimos.
Tal vez el error provenga de las enseñanzas religiosas que nos dicen que Dios está "en el cielo", como si nosotros estuviéramos separados de El. Nosotros y el "cielo" somos UNO, y debemos aprender a reconocerlo y a vivenciarlo; en eso consiste nuestra Evolución de Conciencia o Despertar Espiritual.
4. ANGUSTIARSE O PREOCUPARSE CUANDO HAY UN FAMILIAR ENFERMO O ATRAVESANDO ALGÚN TIPO DE CRISIS
En nuestra cultura está bien visto que uno se aflija o sufra a la par de sus seres queridos; sin embargo, eso sólo aumenta el pesar. Si interpretamos nuestro pesar desde otro nivel, esto significa que creemos más en el poder de la enfermedad o la crisis que en la solución.
Cuando uno se aflige por la enfermedad de un ser querido, agrava esa enfermedad, le da más fuerza y poder. La solución es hacer un esfuerzo personal y reconocer que, más allá de nuestro entendimiento, hay una Inteligencia Superior que está actuando y que tiene el poder de restaurar completamente a nuestro ser querido, si así lo desea dicha persona.
Lo mismo ocurre con cualquier tipo de problema o crisis. Si nos afligimos, es porque nuestro ego ha aceptado que hay una fuerza más potente que el Poder Divino.
4. CREER QUE UNO HA SIDO "ELEGIDO" POR DIOS
Muchas personas que estudian en escuelas esotéricas se sienten especiales y evolucionadas. Sienten que Dios los ha conducido al lugar adecuado para su crecimiento y evolución; que la información que va a recibir es muy importante y no puede divulgarse a personas que no están tan evolucionadas, porque no tienen la capacidad para entenderla o para darle un buen uso. Esta presunción se convierte en una forma de arrogancia, nada espiritual, que nos hace pensar que somos privilegiados, especiales, elegidos, y que los demás están descarriados o perdidos en la vida. Esta forma de arrogancia también se ven en las religiones que se sienten propietarias de Dios. Si uno no sigue su culto, está perdido. En el Universo existe un solo Dios y es el mismo para Todos. Los humanos inventan diferentes maneras de rendirle culto, crean dogmas y doctrinas, pero, en esencia, todos adoramos al mismo Dios.
Todos somos iguales antes los ojos de Dios. Para El, nadie está más adelante ni más atrás. Nadie vale más ni menos. Cualquier interpretación y clasificación como ser especial corresponde al terreno del ego humano y no al terreno de lo divino.
5. SACRIFICARSE POR OTROS
No hay nada más inútil e insatisfactorio que sacrificarse por los demás. Las tareas que se hagan por los demás deberán hacerse con amor o, de lo contrario, evitarse. Todo lo que se hace con amor es placentero; por lo tanto, no pesa ni molesta. Por el contrario, todo lo que se hace con sacrificio genera presión interna, rencor, enojo, molestia y, a veces, hasta odio.
El sacrificio por los demás está aprobado socialmente y es muy bien visto. Uno puede sacrificarse, por ejemplo, por los hijos, por los padres, por la pareja, por la profesión, por los niños desamparados, por alguien enfermo, por la institución religiosa a la que pertenece, por la empresa que da trabajo. La lista podría ser interminable y no es más que un muestrario de la acción equivocada de nuestro ego.
El sacrificio va muy de la mano con la manipulación. Por ejemplo, una madre que ha dejado su vida de lado por los hijos, tarde o temprano, usará su postura como válida para exigir algo de ellos; el novio o novia que cambia su rutina y deja de hacer ciertas actividades por el otro tratará después de exigir lo mismo.
La próxima vez que vayas a sacrificarte por alguien, pregúntate primero si ese alguien te lo pidió. La actitud de mártir no lleva hacia Dios como muchos creen, sólo el camino del amor. Haz las cosas con amor o no las hagas.
6. DEPENDER DE AMULETOS, ESTAMPAS RELIGIOSAS, CRISTALES, VELAS, IMÁGENES, O CUALQUIER OTRO TIPO DE ELEMENTO
Es cierto que los materiales tienen su propia energía y que el contacto con ellos (en especial, con ciertos cristales cuarzos) produce cambios en nuestra vibración personal y que pueden ayudarnos en el proceso curativo. También es cierto que algunas figuras, imágenes y colores producen reacciones psicológicas que nos estimulan; a veces para bien, otras para mal. Las estampas religiosas y otros objetos, tales como cadenas con cruces, estrellas de David y demás nos recuerdan nuestras posturas espirituales. El problema es que la mayoría de estos elementos se convierten en amuletos y les damos más poder del que en realidad tienen.
Hay personas que se sienten indefensas sin su cruz, la estampita de su santo protector, su cristal preferido o cualquier otro amuleto de su preferencia. El amuleto pasa a ser Dios. Vivir pendiente de un objeto es limitar la Presencia Divina a ese objeto. Dios es Omnipresente: está aquí, allá y en todas partes.
Lo peor sucede cuando una persona extravía su amuleto o éste se le rompe. La mayoría de las veces esto se interpreta como un presagio de que algo malo va a suceder. Esta idea es producto de creer que la persona se encuentra sin su protección y que, en consecuencia, los demonios y las energías negativas pueden afectarla.
Vivimos en un Universo Mental. "Todo lo que Creemos se hace Realidad". ¿Por qué no creer entonces que el mejor amuleto con el que cuento es mi Naturaleza Divina? Nadie ni nada puede despojarnos de lo que somos realmente.
7. CREER QUE UNO PUEDE GUIAR A OTROS O QUE PUEDE SER GUIADO
Sentir que gracias a uno otras personas se iluminan o, al revés, que la presencia de otros nos devuelve la luz es pura ilusión del ego. La verdadera Guía es Interna, es tu Intuición, la Voz de tu Espíritu. Muchas veces esa voz coincidirá con lo que escuchas de afuera y pensarás que alguien te está guiando. Pero, apenas aceptes a alguien como tu ídolo, comenzarás a fabricar tu propia decepción. Ocurre lo mismo si alguien te ha entronizado y te ha tomado como líder; en algún momento los problemas de tu vida personal lo decepcionarán.
Todos aprendemos y enseñamos al mismo tiempo. Por tal motivo, es conveniente mantener una actitud receptiva hacia las señales que recibimos de nuestro entorno y ver qué resonancia producen en nuestro interior.
No eres el salvador ni la guía de nadie. Ninguna vida depende de tus conocimientos ni de tus esfuerzos. Esto es cierto también al revés. Nadie te rescatará ni te salvará, excepto tú mismo.
El mejor Guía con que contamos está dentro de Nosotros. Nos habla con voz suave y paciente, sin obligarnos a nada; nos indica siempre el camino más corto y más feliz, nos da la idea más adecuada y la respuesta que racionalmente no podemos encontrar. Por eso, es conveniente practicar meditación y ejercicios de relajación para poder escuchar esa voz. Si vives de prisa, tenso, angustiado y con un ritmo acelerado, seguramente no oirás la "voz de tu intuición" y buscarás guías externas.
Hay personas que son muy positivas y estimulantes, y podrán ayudarte en un principio. Evita idolatrarlas y evita también ser idolatrado. Recuerda siempre que la "Guía más válida y acertada está siempre dentro de ti".
8. CREER QUE LOS MAESTROS ESPIRITUALES SON AQUELLOS QUE NOS PROVEEN DE LA INFORMACIÓN TEÓRICA
Tendemos a caer muy fácilmente en la creencia de que las personas que nos enseñan son adelantados y que ya han superado muchas pruebas en su vida. En algunos casos, esto es totalmente cierto; en otros, no. El hecho de que una persona transmita una determinada información no la coloca en un grado superior. Debes recordar que cualquier forma de idealización o selectividad corresponde al terreno del ego.
Los verdaderos maestros espirituales son aquellos que nos ponen a prueba y vienen "disfrazados" de hijos, padres, jefes, amigos, enemigos, animales, plantas y demás. Son aquellos que nos traen problemas. Ellos son los que realmente nos enseñan las lecciones que tenemos que aprender porque nos ponen a prueba.
Todas las religiones del mundo enseñan que Dios es Amor, que vivir con Dios significa expresar Amor a los demás. Algunas personas asisten a templos, iglesias, o escuelas esotéricas, donde reciben esta información, pero luego van a sus casas y se pelean con sus familiares, critican a sus vecinos, odian a sus jefes, a los políticos, a los animales, a individuos de otras razas o culturas. Ellos todavía no han aprendido la lección y la vida los llevará a enfrentarse una y otra vez con la misma situación o persona... hasta que aprendan a mostrar amor.
Haciendo una comparación con la enseñanza tradicional, los líderes espirituales o religiosos son los "libros" que nos dan la información; las personas que nos traen problemas son los maestros que "nos toman el examen" para ver si pasamos la prueba o no.
Existe una Ley en el Universo: Todo lo que nos molesta, complica, enreda, o todo lo que odiamos, se nos "pega". Esto ocurre hasta que aprendemos a amar la situación. Entonces, ese problema o esa persona se convierten en el maestro espiritual de ese momento.
9. CREER QUE UNO NO PUEDE ENOJARSE, TEMER, O SENTIR CUALQUIER OTRA EMOCIÓN NEGATIVA POR ESTAR EN EL CAMINO ESPIRITUAL
Esta creencia nos lleva a una gran represión de la ira y de los enojos, que hacen su reaparición más tarde bajo la forma de rencor, crítica o rechazo. Mientras estamos en el plano terrenal, vivimos la sensaciones y las emociones de este plano. Algunas de ellas son muy placenteras, otras no. El tener un conocimiento intelectual acerca de la acción destructiva de ciertas emociones no las hace desaparecer. Uno puede saber lo malo que es el enojo y, sin embargo, no puede evitar enojarse.
En realidad, uno sí puede evitar enojarse, o asustarse o angustiarse, pero eso exige un entrenamiento. Durante dicho entrenamiento, hay momentos en que podemos dominar la rabia y la ansiedad, y otros en los que nada puede calmarnos. Una vez que aparece el enojo, lo mejor es descargarlo de la manera más positiva posible. Es mucho peor reprimirse e intentar decir: "Todo está bien en mi mundo", cuando uno internamente está sintiendo el deseo primitivo de querer atacar a alguien.
La mayoría de las personas que transitan el terreno espiritual son muy exigentes consigo mismas y pretenden erradicar completamente de sus vidas este tipo de reacciones. Esto no resulta desacertado pero se logra a través de un proceso. Sé amable contigo mismo y, de vez en cuando, date el permiso necesario para maldecir, golpear un almohadón, gritar, llorar y expresar, como mejor te resulte, todas las emociones negativas que te toca vivir.
La mayoría de los errores aquí enunciados están generados por la actitud crítica de nuestro propio ego. El ego no puede desaparecer por que necesitamos de él para actuar en este plano. La "solución" es ponerlo alineado con nuestro Espíritu. Amablemente, le podemos decir al ego que: "A partir de ahora, deberá seguir las indicaciones de un nuevo Maestro amoroso, amable, paciente y permanente, que nunca juzga y que sabe que siempre estamos haciendo lo mejor que podemos". Si seguimos las indicaciones de nuestro Maestro Interior, nunca podemos fallar.
Horacio Valsecia
https://www.facebook.com/groups/universoespiritualtodossomosuno

KHAI-23 - LA ARMONÍA

KHAI-23 - LA ARMONÍA


La armonía del Universo fluye a través de mí. 
Vivo en Paz.
Comparto Luz y Amor.
Soy, 
aquí y ahora,
Khai.
http://escrito-en-el-viento.blogspot.com.es/
https://www.facebook.com/groups/sendero.al.infinito

KHAI-22 - LA CEGUERA

KHAI-22 - LA CEGUERA


El joven discípulo le preguntó al anciano maestro:
―¿Quién es Khai? Pues he oído hablar de él pero nadie me da una respuesta satisfactoria.
El anciano maestro se alejó. Al cabo de un buen rato volvió donde estaba el joven discípulo, preguntándole:
―¿Has visto a alguien en mi ausencia?
El joven le respondió:
―¡No maestro, nadie se ha acercado por aquí, a nadie he visto en tu ausencia!
El anciano sonriendo le miró y le dijo:
―Si hubieras cerrado los ojos, le habrías visto. Si hubieras dejado de oír, le habrías escuchado. Si hubieras dejado de preguntarte, habrías encontrado la respuesta tú mismo.
El joven se quedó abatido ante la contundencia de la respuesta del anciano maestro. Éste se alejó de nuevo perdiéndose en la lejanía.
El joven discípulo se sentó dándole vueltas a lo que el anciano maestro le había contestado hasta que se quedó profundamente dormido. Soñó y al despertar, una palabra resonaba en su mente: Khai. Al instante se dio cuenta de su significado, sonriendo se dijo: “¡Qué ciego he estado! ¡Yo soy Khai!”
Notó una presencia a su espalda. Se dio la vuelta, era el anciano maestro que una vez más le sonrió en silencio, alejándose por el camino para nunca más volver… ¿O sí? Sólo Khai lo sabe.
http://escrito-en-el-viento.blogspot.com.es/
https://www.facebook.com/groups/sendero.al.infinito

KHAI-21 - DAD UN PASO



KHAI-21 - DAD UN PASO
No me busquéis entre los muertos,
mirad en vuestros corazones,
ahí estoy Yo.
Estoy hecho de la misma naturaleza que vosotros, 
nada me distingue salvo…
unos pocos pasos más en el camino andado.
Unos pasos que nada son,
pues tomáis el relevo
de otros que hollaron antes la misma senda.
Dad un paso,
no os preocupéis si erráis,
pues Yo sé qué hay en vuestros corazones.
Sé que os empuja un viento
cuya fuerza procede
de la Luz que ilumina vuestras almas,
la misma que la mía.
Dad otro paso y si os pesan las alforjas,
dejadlas a un lado del camino y continuad sin ellas.
Dad uno más y si vuestras ropas os incomodan,
caminad desnudos.
Os proporcionaré una nueva vestimenta hecha con la esencia del Sol.
Caminad,
caminad siempre,
no os detengáis.
Y si lo hacéis,
cansados,
doloridos,
hastiados...,
entregádmelo,
os devolveré la paz y la esperanza que necesitáis.
Si la noche no os deja ver el camino,
caminad a ciegas.
La llama que arde en vuestro interior os guiará,
en ella están todos,
estoy Yo.
Sois,
somos Khai…
Uno.
Angel Hche.
escrito-en-el-viento.blogspot.com.es
https://www.facebook.com/groups/sendero.al.infinito

Encuentro Sagrado





Porque me amo y me respeto dejo ir todo lo que no apoya mi bien y mi felicidad. Porque me amo y me respeto me quedo con todo aquello que me hace sentir alegría, paz y gratitud. Porque me amo y me respeto solo me permito sembrar y cosechar amor, abundancia y plenitud a partir de hoy.
Encuentro Sagrado

RFLEXION EL ~ Mooji



Debes recuperar a tu ser de tantas ilusiones y malentendidos.
Los malentendidos arruinarán tu vida más de lo que algo externo pueda hacerlo.
Inhibirán, cohibirán, reprimirán y destruirán tu movimiento natural.
Dale espacio a lo que estoy compartiendo contigo ahora.
Muchos de ustedes están al principio de un hermoso despliegue.
Encontrarás que, lo que sea que ocurra, algo dentro permanece invariable.
De hecho, te vuelves más verdadero mientras más profundizas en tu interior.
Y estas en el más bello lugar para el Auto-descubrimiento.
Por miles de años, los seres humanos han venido a lugares como Rishikesh para descubrir lo que estás descubriendo aquí hoy.
Estás descubriendo tu verdadera naturaleza, la riqueza de tu existencia.
No te estás convirtiendo en otra tribu.
Estás descubriendo tu Ser universal.
Luego, puedes conversar con cualquier tribu, pues no estarás en contra de nadie.
Hay fuerzas que pueden venir a arrastrarte hacia la vieja mentalidad, hacia la vieja identidad, y puede parecer que estás más seguro así, pues estarías caminando otra vez en suelo familiar.
Pero te digo: "¡No, no, no!"
La gracias te ha traído aquí a la montaña sagrada de tu propio Ser.
Permanece solo Aquí ahora. Confía. La gracia te está cargando.
Estás siendo cuidado.
No trates de descifrar nada.
No tengas estrategias.
Ahora eres un niño en el regazo de Dios.
No le dices a un niño: "¡Mira, sal lo antes posible y obtén un seguro de vida!"
No, todo está bajo cuidado.
Siente la armonía.
Es como si tu ser entero es sostenido dentro de un cálido abrazo y hay un conocimiento de que todo es como debería ser.
No quieres nada en absoluto.
Aquí hay poca atracción por el pasado, el futuro o incluso el presente.
Hay solo el sentido de jubilosa presencia.
~ Mooji
India, 17 de marzo de 2015

domingo, 29 de marzo de 2015

UNA VIDA



UNA VIDA
Cuando el día y la noche se encuentran, en mi alma quedaron grabadas estas palabras:
«Una y otra vez reaviváis mi muerte y resurrección. Unos creéis que existí, otros no.
»Morí clavado en una cruz, no por vuestras imperfecciones sino porque era un peligro para el imperio romano y aún más para la jerarquía judía. Todo aquel que hace temblar los cimientos de una estructura caduca se enfrenta a las consecuencias. Mi mérito, si queréis verlo así, es haber “vencido” a la muerte y dejaros un mensaje sencillo; por ello costoso, para quienes han complicado su vida, lastrando su alma con el poder terrenal.
»“Amaos los unos a los otros” es todo. No necesitáis analizarlo, sino descubrirlo y vivirlo. Cuando os dije: “Lo demás lo tendréis por añadidura”, es porque es su consecuencia natural. Buscáis mi “reino”, cuando éste no sólo vive en vosotros, sino que sois vosotros. Si aún no lo veis es porque estáis ciegos. Una tela cubre vuestros ojos, la que os impide ver más allá de vosotros mismos. Fijaos en el otro, quien tenéis a vuestro lado y os sonríe, llora, camina en silencio o grita. No os pido que os pleguéis a sus deseos sino si tienen hambre, sed… Id con ellos donde hay en abundancia. Enseñadles con vuestro ejemplo la verdadera felicidad de quien ya nada desea para sí. Colaborad unos con otros para hacer el pan y el vino y dad a cada uno según su necesidad. Construid vuestras viviendas entre todos. Cuando hayáis cubierto vuestras necesidades básicas para sobrevivir, entonces sentiréis que hay otro hambre, otra sed… el de vuestras almas, que os daréis cuenta que al ayudaros unos a otros la estáis colmando.
»Con estos cimientos no necesitaréis más guía, más lámpara, que la voz interna de vuestra conciencia. Casi sin daros cuenta, vuestros problemas se irán disolviendo como azucarillo en el agua. Iréis percibiendo la realidad de mi reino, que es el vuestro, donde cada uno sois a la vez el rey y el mendigo. Vuestros papeles se intercambiarán una y otra vez hasta que descubráis que la vida se redescubre y llega un poco más lejos siempre. Que la muerte no es más ni menos que el alba de un nuevo día… La vuestra y la mía, ocurren una, mil, un millón de veces. Sonriendo pasaréis de un estado al otro como el agua se eleva al cielo con el calor del Sol. Y este Sol vive en cada una, en cada uno de vosotros aun antes de existir y así será por siempre.
»Sois, somos, Una Vida creando Infinitas Vidas… Un misterio que no lo es cuando veis con los ojos del alma.»

LIBRO EL SILENCIO DEL MAESTRO CAPITULO 10.- SERENA



LIBRO EL SILENCIO DEL MAESTRO
CAPITULO 10.- SERENA
Los tres salieron hacia la casa de Efraím. El vivía en la parte más antigua, bastante cerca de la antigua casa de Sara. No era muy grande, pero tenía dos plantas. En la parte inferior tenía una pequeña escuela en la que impartía conocimientos sobre la Torah a los pequeños, labor que había suspendido temporalmente dada su precaria salud. En la parte superior estaba la vivienda, muy humilde, pero acogedora. Raquel se sintió en ella maravillosamente. Había algo en ella que abrazaba, como su inquilino. Era un hombre de unos setenta años, de pelo sedoso y blanco, ojos claros y rostro acartonado. La enfermedad había hecho mella en él, pero aún así su cuerpo delataba una buena estatura y constitución atlética. Era la primera vez que veía de cerca de un rabí auténtico. Cuando Sara se lo presentó, instintivamente Raquel le besó la mano. Jamás había besado la mano de nadie, ni pensaba hacerlo en su vida, fuese quien fuese, ni al mismísimo Papa si se le presentase. Por eso, aquélla reacción suya la sorprendió.

- ¡Hija, no tenías por qué haberme dispensado este saludo! Tu eres cristiana, y para conmigo no tienes obligación y protocolo alguno.
- ¡Pero es que me ha salido del alma, Efraím, yo no saludo así a nadie, es la primera vez! Quizá sea porque mi corazón ha reconocido en usted a un verdadero servidor de Dios.
- ¡Es lo más bonito que me han dicho en mi larga vida, hija! Exclamó el anciano conmovido.


Y después de ponerle al corriente de las últimas noticias, pasaron a tratar el tema de la boda religiosa de Micael y Raquel. Fue concretada una fecha, para dentro de 15 días, pero siempre adaptándose a los que tenían que venir de fuera, sea el caso de los amigos de ella y los de Micael que vivían fuera de Israel. También se quedó, en que todos los días, durante un ratito, ella pasaría a casa de Efraím quien la iría poniendo al corriente de los ritos sagrados de los esponsales. La ceremonia se haría en la sinagoga, y él sería el ministro o sacerdote. Actualmente le suplía su ayudante debido a su enfermedad, pero no quería perderse la ocasión de casar al hijo de Sara y Josué. También, la premura de la fecha, era por la mala salud del venerable anciano.

Al cabo de dos horas de tertulia, y una vez que Sara le ayudó a acostarse, abandonaron la casa. Sara se fue a preparar algo de cena y los tres se dirigieron hacia la vieja vivienda de su madre. Y en el trayecto Raquel disfrutó contemplando aquél pueblo. No tenía nada que ver con la zona donde vivían ahora. Era pequeñito, acogedor, olía a mar y tenía en el ambiente un encanto especial que enamoraba, y con la luz tenue de la luna llena, parecía el típico pueblecito de un cuento de hadas.

Al llegar al final de la calle principal, subieron una cuesta y allí estaba Serena, nombre que le habían asignado los padres de Sara. Raquel, cuando la vio, se quedó paralizada. Tuvo que apoyarse unos instantes en su marido porque las piernas no le obedecían. Micael no le hizo ningún comentario, y cuando se disponía darle su mano para ayudarla a subir, ella echó a correr hacia el jardín exquisitamente cuidado por Sara. Los dos hermanos la siguieron, y cuando la alcanzaron, vieron a Raquel llorando y riendo. Era un nudo de nervios. Tenía un cierto toque de histeria, pero su rostro resplandecía más que nunca.

- ¿Mi amor... qué tienes? Preguntó Micael cogiéndola por los hombros.
- ¡Que yo ya había estado en esta casa, Micael, la conozco, he soñado cientos de veces con ella! ¡Es esta casa... seguro!
- ¡Pero tranquila, mujer, que te va a dar algo! Exclamó Jhoan riéndose.
- ¡Este es el jardín... hasta el más mínimo detalle! En él había siempre una mujer madura, de unos sesenta años, con cara de ángel y bastante gordita. Era rubia, y cuando le veía cuidando del jardín no podía creer que de sus manos tan hinchadas y torpes salieran flores tan hermosas.
- ¡Pues esa mujer es nuestra madre, Raquel, la has retratado perfectamente!
- ¿Sara...? Pero si no tiene nada que ver su aspecto con el de la mujer del sueño. Tu madre tiene el pelo blanco, es delgada y tiene unas manos perfectas.
- No, mi amor. ¡Ahora sí... pero hace unos años no! Mi madre antes era totalmente rubia, como mi hermano, y debido a su enfermedad, estuvo bastantes años con mucho sobrepeso y sus manos y pies deformados por la hinchazón. Pero al cabo de un tiempo de tratamiento, empezó a regularse, y ahora es la mujer que tú conoces. Y fue por aquélla época, precisamente, cuando mi madre, para hacer ejercicio con sus manos, se dedicó a cuidar los dos jardines.
- ¡Dios Santo... entonces era ella!
- ¿Y qué más viste hermana?
- ¡Toda la casa, solo que ya la habitábamos y tenía otra distribución!
- ¿Y quienes a parte de ti vivían en ella?
- Vi a David que trabajaba constantemente delante de un ordenador en la parte de arriba, que en el sueño, eran dos piezas: una era una habitación-dormitorio con un gran ventanal, cuya vista era al mar. Había tres mesas grandes metálicas, con un ordenador cada una. David estaba siempre sentado en una de ellas, y las otras dos las ocupaban dos hombres a los que conocía mucho pero cuyas caras no conseguía ver. En el centro del despacho había una escalera en espiral, metálica también, que comunicaba con el piso de abajo, donde había un gran salón y una cocina de grandes dimensiones. También había grandes ventanales, y era precioso, porque te daba la sensación de estar dentro del jardín. Y toda la casa estaba llena de plantas.
- ¿Y tú qué hacías allí? Preguntó intrigado Micael.
- Pues la verdad es que me pasaba el tiempo subiendo y bajando las escaleras de espiral. ¡Era agotador!
- ¿Y sólo hacías eso?
- No, siempre iba con folios, libros, o bandejas llenas de tazas de café para los de arriba.
- ¡Cuidando de nosotros! Ya ves mi amor, que en ocasiones los sueños son más que simples sueños. Tú has estado creando en esta casa con tu corazón. Ahora tienes que darle la forma a tu creación. ¡Ya no hay ninguna duda, este va a ser el centro de nuestras operaciones, y tú vas a realizarlo!
- ¡Pero hermano... si hacemos de esta casa un taller de trabajo, nunca vais a tener intimidad!
- ¡No te preocupes, Jhoan,  porque supongo que no se trabajarán las 24 horas del día...! Además, acepté compartir mi marido con el mundo. ¡El día para él, y la noche para mí!
- ¡Mira que lista... no eres tonta, no, sabes elegir bien! Exclamó Micael rodeando a su mujer por detrás con sus brazos.
- Y dime mi amor, ¿cómo es esa habitación dormitorio que ves en sueños? - - Una pieza grande, cuadrada, con un ventanal de cristal que ocupa todo el lateral de la pared, el suelo cubierto con alfombras mullidas salpicadas de mil colores...
- ¿Y la cama, cómo es? Y ante aquélla pregunta de su marido, Raquel se echó a reír...
- ¡Lo siento, amorcito... pero la cama en el sueño tenía dimensiones bastante grandes!
- Bueno, y... ¿no podrías volver a introducirte en ese sueño y crear una más pequeña...?

Y ante aquélla exclamación –súplica de su marido, con cara de niño bueno pidiendo un apetitoso dulce, Raquel dejó de reírse para ir a acariciar el rostro de Micael.

- ¡Mi amor... ese detalle de la casa... te lo dejo a ti!
- ¿Y si luego no estás conforme?
- ¡Mi amor, ya se cuales son tus gustos... y lo que decidas, me parecerá maravilloso!
- Bueno, entonces, ¿habrá que empezar a moverse, no...? ¡Hay mucho que hacer!
- No creas, Jhoan, para nada. En realidad la casa solo necesita dos tabiques nuevos, puertas y ventanas nuevas, que eso en cinco o seis días te lo hacen dos hombres perfectamente. Luego habrá que pintar y arreglar algo de la instalación eléctrica y el sistema de tuberías. Otros seis o siete días. Reparar el tejado, de tres a cuatro días, y al final de todo, amueblarla, que tampoco es difícil, y eso lo podemos hacer entre los tres.
- ¡Pero habrá que comprar los muebles y electrodomésticos!
- No, solo los ordenadores, que lo haremos mañana, y las mesas de despacho. El resto lo tengo ya en el chalet de Tel-Aviv. Nos traemos todo aquí.
- ¿Y vas a dejar aquello desolado?
- Es que visto el panorama... creo que lo mejor es venderlo. ¿Qué pensáis?
- Lo importante es lo que sientas tú, Raquel, lo compraste para que fuera tu casa, y lo hiciste con mucha ilusión...
- ¡Pero eso fue antes de conoceros a vosotros! Esta es mi casa, tú eres mi marido, y tú eres mi hermano, y Sara... es mi madre. ¡Y sin olvidar a mis queridos amigos de Madrid! Y ahora el chalet está de más. Y sé que cierta persona, cuando le diga que lo vendo, va a ponerse a saltar de contento. Es un vecino de la urbanización que quería comprarlo para un hijo que vive en el Este de Europa y que quiere venirse  para aquí, ya que tiene un contrato de trabajo. Llegó tarde, pues ya lo había comprado yo. Y ya entonces me dijo que si me decidía a venderlo, que contara primero con él. Y me ofreció una cantidad muy superior a la que había pagado por él.
- ¿Y qué vamos a hacer con tanto dinero? No vamos a tener tiempo de gastarlo todo, mi amor.
- Micael, cinco años es mucho tiempo trabajando, y te aseguro que vamos a necesitarlo, lo sé por experiencia. De todas formas, cuando nosotros no estemos, siempre quedará alguien para seguir con la labor y también necesitarán recursos.
- ¡Por favor, muchachos, no volváis a sacar este tema de los cinco años! ¡Me pongo enfermo!
- Pero Samurai... hermano...
- ¡La leche, Micael! ¿Crees que para mí es gracioso el saber que dentro de cinco años me quedaré sin hermanos?
- ¡Jhoan, a todos nos llegará el momento, tú también tienes esa cita, hermano!
- Pero vuestro momento no es el mío, lo sé, me llegará cuando lleve doce años añorando vuestra presencia y deseando con toda mi alma que llegue esa hora para estar con vosotros. ¿Por qué, Micael, he de veros morir?
¿Por qué...?
- ¿Y por qué naciste 12 años más tarde que yo? ¡Tu serás nuestro relevo, hermano! Tu trabajo comenzará cuando termine el nuestro.  Y dicho esto, Micael abrazó  muy fuerte a su hermano y le llenó de besos el rostro.
- ¡Y que quede claro, hermano, que si vine doce años más tarde, fue por tu culpa!
- ¿Por mí...? ¡Pero que cara tienes! Lo que pasa es que querías ser el pequeñín de la casa y llevarte  los mimos y caprichos de todos. ¡Eres una cara dura!
- ¿Será posible...? ¡Tú tardaste lo tuyo en reclamarme!
- ¡Vamos, hermanito, que nos conocemos...! Dí que tardaste en decidirte en el color de ojos que ibas a ponerte y en el lok de tu próxima imagen... ¡eres un presumido redomado!
- ¡Serás asqueroso!  Y Raquel, oyéndolos, se reía a pierna suelta.
- ¿Y siempre estáis así?
- Hermanita, ¿tu has sufrido alguna vez a un jefe que ejerce de JEFE?
- ¡Pues sí... me ha tocado torear a unos cuantos, y es horrible, porque por regla general no saben mandar!
- ¡Pues encima de aguantar a éste como Jefe, tengo que venir aquí a ser su hermano pequeño! ¿No es como para compadecerme?
- Pues hombre... visto así... Pero dime, Jhoan... ¿es que Micael es un jefazo de los gordos?
- ¡Sí, y además de los inaguantables! ¡Pobre hermanita, la que te ha caído encima... yo lo sufro como hermano, pero tú como marido...! ¡Espera a que empiece a trabajar y saque su vena jerárquica...!

A todo esto, Micael escuchaba sonriente y muy paciente con las  acometidas de su hermano. Se sentó en el suelo y cruzando las piernas siguió en disposición de escucha.

- ¡Qué, Micael, no te defiendes...! Exclamó Jhoan intentando picar a su hermano.
- ¿Defenderme de las cornadas de un cordero lechal? ¿Para qué...? Sigue,  que está siendo muy divertido...
- ¿Pero es que contigo no voy a poder reñir nunca? ¡Todos los hermanos lo hacen entre ellos, y es bonito!
- No sabía que para ti era tan importante, Jhoan!  Exclamó Micael levantándose del suelo. ¿De qué quieres que discutamos? ¿Me meto con tu nariz y tú con mis canas... o al revés...?
- ¡Déjalo, ya hermano!
- Que te estoy hablando en serio, Jhoan!
- Por eso mismo, hermano, porque lo dices en serio. Esta transformación tuya te ha convertido en un pánfilo ¡con todos mis respetos! ¿Dónde está tu visceralidad, hermano?
- ¡Muy activa, créeme, pero la utilizo en otros menesteres!
- ¡Ya me has jodido! Exclamó Jhoan en un estadillo de risa.
- Bueno, que... ¿os vais a pegar por fin o no? Preguntó Raquel.
- ¡Vamos a casa, viejo Samurai! ¿Quién te quiere más que tu hermano, dime...?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...