Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 16 de junio de 2015

“Ni mundano, ni espiritual; ni lo exterior, ni lo interior; ni activo, ni pasivo” Emilio Carrillo.




Es la mente, al funcionar con base en los contrastes y al usarla para lo que no le corresponde ni está preparada, la que divide y distorsiona la realidad inventando un mundo ficticio lleno de opuestos, de extremos… Salta conscientemente por encima de ellos y no te etiquetes ni aprisiones con ninguno…
 No seas mundano… ni seas espiritual.
 La vida es la totalidad, vive toda ella sin rechazar nada porque la vida nada rechaza: ¿cómo iba a hacerlo si todo forma parte de ella misma y en ella existe y se integra? Lo mundano y lo espiritual tienen su sitio exacto en la vida, pero no como vivencias separadas y confrontadas, sino conectadas e interrelacionadas, interactuando y retroalimentándose siempre entre sí… En la existencia, lo mundano se encuentra con lo espiritual y lo espiritual con lo mundano…
No te clasifiques, no te autolimites, no optes por lo exterior ni por lo interior. Esas divisiones pertenecen a la mente. El interior y el exterior son uno: el exterior es solo la prolongación del interior; el interior, la penetración del exterior. Si optas por lo exterior, notarás que te falta algo, que tu vida no es completa porque te has volcado excesivamente en lo externo y no captas ni disfrutas experiencias interiores. Y si eliges lo interior, percibirás esa misma carencia de algo en tu vida porque le has prestado demasiada atención a lo interno y eso te ha lastrado y coartado para vivenciar el mundo exterior.
Ni mundano, ni espiritual; ni lo exterior, ni lo interior… Ni activo, ni pasivo… Recuerda lo ya compartido: la cristalización de la consciencia es la acción. No una acción al rebufo del lío de los pensamientos y el barullo de las emociones, sino una acción despierta y consecuente con lo eres y es… Y lo que hagas como fruto de esa acción, hazlo totalmente, con toda tu atención, con todo tu ser… ¿Qué sucederá? Que, tras la actividad, la pasividad llegará a ti: la pasividad te envolverá como consecuencia de la actividad desarrollada. Será una pasividad tan potente como la actividad desplegada. Vívela plenamente y… ¿qué pasará?
La pasividad consciente dará paso de manera natural a la actividad, a la acción que es plasmación de la consciencia… Actividad y pasividad no son opuestos, sino que configuran el fluir de idéntica energía, solo se diferencian en el ritmo. No elijas ni la una ni la otra. Si haces algo centrado en ello enteramente, disfrutando de la actividad con toda tu energía y sin que nada de ti se mantenga alejado de lo que estás haciendo, entonces el descanso vendrá a continuación automáticamente. Y al gozar el descanso completamente, sin que ninguna parte de ti sea ajeno a él, la actividad le seguirá de modo consustancial y espontáneo porque, al reposar, recuperas energía y emanará de ti el compartirla de nuevo.
Evita los extremos. No hagas ninguna distinción entre lo mundano y lo espiritual, lo exterior y lo interior, la pasividad y la actividad… Fluye, sé equilibrado. Esos hipotéticos opuestos son igual que los dos ojos: si elijes uno serás capaz de ver, pero tu visión perderá hondura. No dividas. La vida es una, tú eres uno. No te vayas a los extremos. Entonces los dos extremos se encontrarán, se equilibrarán. Y en ese equilibrio entre ambos, tú trascenderás los dos y ya no serás ni esto ni aquello: ni mundano, ni espiritual; ni exterior ni interior; ni activo, ni pasivo…

Te habrás transformado en una tercera fuerza: el observador, el testigo… consciencia que refleja la vida y vida que es el reflejo de la consciencia… Te habrás transformado en Amor; te habrás transformado en Dios, habrás realizado en tu vida “el más perfecto grado de perfección a que en esta vida se puede llegar, que es la transformación en Dios” (carta de San Juan de la Cruz a Ana de Pañalosa y Mercado fechada en 1584). Amada en el Amado transformada… Lo que siempre has sido y eres, lo que todo es, lo que en todo acontece… La Paz, por fin, estará contigo; y tú con ella. Dejarás tu cuidado, la preocupación por tu pequeño yo, la obsesión del ego, entre las azucenas olvidado. Y cesarás de dominar…
Viejo hábito Nuevo hábito
Etiquetarte a ti mismo, al mundo y a los demás en función de los opuestos, de los extremos, prefiriendo uno frente a otro y autodefiniéndote en función de ellos como esto o aquello. Fluir y ser equilibrado evitando caer en los extremos. Los hipotéticos opuestos son igual que los dos ojos: si elijes uno serás capaz de ver, pero tu visión perderá hondura.
No dividas: la vida es una, tú eres uno. Entonces los dos extremos se encontrarán. Y en ese equilibrio entre ambos, tú trascenderás los dos y ya no serás ni esto ni aquello: ni mundano, ni espiritual; ni exterior, ni interior; ni activo, ni pasivo… Te habrás transformado en una tercera fuerza: el observador, el testigo… consciencia que refleja la vida y vida que es el reflejo de la consciencia…


Texto extraído del libro Sin Mente, Sin Lenguaje, Sin Tiempo, del que es autor Emilio Carrillo

EL AMOR NO ES UNA RELACIÓN



El amor no es una relación. El amor es un estado; no tiene nada que ver con nadie más. Uno no se enamora, uno es amor. Por supuesto, si eres amor estás enamorado ése es el resultado, la consecuencia, pero no el origen. El origen es que eres amor.
¿Quién puede ser amor? Evidentemente, si no eres consciente de quién eres, no podrás ser amor. Serás miedo. El miedo es exactamente lo contrario del amor. Recuerda que el odio no es lo contrario del amor, como la gente piensa. El odio es amor al revés, no es lo contrario del amor. Lo contrario del amor realmente es el miedo.
Con el amor te expandes, con el miedo te encoges. Con el miedo te cierras, con el amor te abres. Con el miedo dudas, con el amor confías. Con el miedo te quedas en soledad. Con el amor desapareces; se desvanece la cuestión de la soledad. Si no existes, ¿cómo te puedes sentir solo? Entonces, estos árboles, los pájaros, las nubes, el sol y las estrellas están dentro de ti. El amor es cuando conoces tu cielo interno.
Los niños no tienen miedo; los niños nacen sin miedo. Si la sociedad puede ayudarles y apoyarles para que permanezcan sin miedo, si les ayuda a subirse a los árboles y a las montañas, y a nadar en el mar y los ríos —si la sociedad puede ayudarles con todos sus medios a ser aventureros, aventureros de lo desconocido, y si la sociedad puede provocar una búsqueda en vez de darles creencias muertas entonces, los niños se volverán grandes amantes, amantes de la vida. Ésta es la verdadera religión. No hay mayor religión que el amor.
Medita, baila, canta y profundiza más en ti mismo. Escucha a los pájaros más atentamente. Mira las flores con asombro, con admiración. No te vuelvas erudito, no etiquetes las cosas. Eso es la erudición, el maravilloso arte de etiquetarlo todo, catalogarlo todo. Conoce gente, mézclate con la gente, con toda la gente que puedas, porque cada persona expresa una faceta de Dios distinta. Aprende de las personas.
No tengas miedo, la existencia no es tu enemigo. La existencia te cuida, la existencia está dispuesta a apoyarte de todas las formas posibles. Confía y empezarás a sentir un considerable aumento de energía. Esa energía es amor. Esa energía quiere bendecir a toda la existencia, porque cuando estás en esa energía te sientes bendecido. Y cuando uno se siente bendecido, ¿qué otra cosa puede hacer sino bendecir a toda la existencia?
El amor es un profundo deseo de bendecir a toda la existencia.
Osho

POR QUÉ NO PUEDES EQUIVOCARTE



En realidad, tu mundo está configurado de tal manera que nada te pasa, sin embargo todo pasa para ti - para tu despertar, para tu crecimiento, para tu inspiración, para tu exploración, y en última instancia, para tu sanación - incluso si te olvidas de ello, o si no puedes verlo, o si a veces caes en la distracción, en la desesperación y la desilusión.
Cuando no hay un destino fijo, no puedes jamás perder tu destino, y así, no puedes tampoco perder tu camino, entonces, nada de lo que suceda en tu vida puede sacarte de tu camino. Tu camino ES lo que sucede, y lo que sucede ES tu camino. No hay nada más.
Todo es un regalo en este imperturbable camino al que llamas tu vida - la risa, las lágrimas, los momentos de gran tristeza, las experiencias de profunda pérdida, el dolor, la confusión, los momentos en que crees que no lo vas a lograr, hasta el alucinante dolor que causa el amor - incluso si a veces te olvidas de ello, o si a veces pierdes completamente la fe en todo este espectáculo.
Pero incluso la pérdida de la fe en este espectáculo es parte del espectáculo, e incluso la escena en la que 'algo está saliendo mal' no es indicativa de que la película esté resultando equivocada, y así, tú siempre 'estás' exactamente donde tienes que estar, lo creas o no, incluso si no 'estás.'
Podemos confiar absolutamente en la vida, incluso cuando la confianza parezca estar a un millón de años luz. Y la vida no puede ir mal, porque todo es vida, y la vida es todo.
Comprende esto, sábelo en tu corazón, y la espiritualidad será profundamente simple, tan simple como respirar, tan natural como contemplar las estrellas en la noche y caer rendido en un asombroso silencio.
El universo es mucho más hermoso de lo que podrías llegarte a imaginar.
- Jeff Foster

No Hay Problemas, Sólo Retos



Publicado por Julieta Herrera en Universo Espiritual Comunidad.
http://universo-espiritual.ning.com/
Los desastres, las catástrofes, las tragedias y todo lo que te ha resultado perturbador en tu vida no es ningún error, ni tampoco un fracaso o un castigo que te ha impuesto el universo. El universo ni premia ni castiga - no se rige a través de normas duales creadas por el hombre. Esos tiempos difíciles fueron invitaciones para despertar, y lo que lograron fue que redujeras tu velocidad, que valoraras tu vida, que dejaras de distraerte y adormecerte a ti mismo, y que te hicieras preguntas más profundas y, en ocasiones, sumamente incómodas acerca de la realidad. Todo ello hizo que te orientaras de nuevo hacia lo que realmente te importa, que te comprometieras nuevamente con tu camino impregnado de curiosidad y con la interminable exploración de la forma y la vacuidad.
Sin los retos experimentados, sin las crisis que atravesaste, sin el dolor que sentiste, no habrías dado con la profundidad de lo que es ser humano, no habrías comprendido realmente la impermanencia de todas las cosas, y habrías seguido creyendo, en cierto nivel, que el ego es el rey supremo. Tu dolor evidenció la mentira acerca de la supremacía del ego y la ilusión acerca del control. Tus dificultades te salvaron de endurecerte y convertirte en un 'yo' sólido, y en algo que jamás podrías llegar a ser.
No hay errores, no hay 'problemas' bajo esta perspectiva, sólo retos, invitaciones para despertar, y momentos de gran incertidumbre; sólo circunstancias que anhelan desesperadamente tu atención y tu amorosa presencia. No hay aberraciones en tu vida - sólo infinitas oportunidades para volver a orientar tu camino, para recordar lo que realmente eres con una mayor convicción, para tomar esta preciosa y frágil vida momento a momento, y sumergirte con mucha más profundidad en la gratitud y en un interminable asombro...
- Jeff Foster

EN BUSCA DE NUESTRA SABIDURIA INTERIOR



EN BUSCA DE NUESTRA SABIDURIA INTERIOR
por
Louise L. Hay
(Contiene pdf del su libro ¡Vivir!)
En el centro profundo de nuestro ser hay un manantial infinito de amor, de alegría, de paz y de sabiduría. Eso es cierto para todos y cada uno de nosotros. Sin embargo, ¿con cuánta frecuencia conectamos con esos tesoros interiores? ¿Una vez al día? ¿De vez en cuando? ¿O simplemente ignoramos que los tenemos?
Cierra los ojos un momento y conecta con esa parte de ti. Sólo tardas una respiración en llegar a tu centro. Ve a esa infinita fuente de amor de tu interior. Siente ese amor; permítele crecer y expandirse. Ve a esa infinita fuente de alegría de tu interior.Siente esa alegría; permítele crecer y expandirse. Ahora ve a esa infinita fuente de paz de tu interior. Siente esa paz; permítele crecer y expandirse. Ahora ve a esa infinita fuente de sabiduría de tu interior, esa parte de ti que está totalmente conectada con toda la sabiduría del Universo (pasado, presente y futuro). Confía en esa sabiduría; permítele crecer y expandirse. Cuando hagas otra respiración y vuelvas al sitio en que estás conserva el conocimiento, conserva el sentimiento. Muchas veces al día hoy, y muchas, muchas veces al día mañana y todos los días de tu vida, acuérdate de los tesoros que están siempre dentro de ti, a sólo una respiración de distancia.
Estos tesoros forman parte de tu conexión espiritual y son fundamentales para tu bienestar. Cuerpo, mente y espíritu : es necesario que estemos equilibrados en estos tres planos. Un cuerpo sano, una mente feliz y una fuerte y buena conexión espiritual son indispensables para lograr un equilibrio y una armonía globales . Uno de los mayores beneficios de una fuerte conexión espiritual es que podemos tener una vida maravillosa, creativa y gratificante. Y automáticamente nos liberamos de las muchas cargas que la mayoría de las personas llevamos a cuestas. Ya no necesitamos tener miedo ni vivir con vergüenza o culpa.
Cuando sentimos nuestra unión con toda la Vida, abandonamos la ira, el odio, los prejuicios y la necesidad de criticar. Cuando formamos una unidad con el poder sanador del Universo, ya no necesitamos la enfermedad. Además, yo creo que somos capaces de invertir el proceso del envejecimiento. Las cargas que nos envejecen debilitan nuestro espíritu.
(Louise L. Hay, de su Libro ¡Vivir!)
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::
Link para lectura on line o descarga del libro ¡Vivir! de Louise L. Hay:
http://www.sagany2012.org/dowload/…/louise_l_hay_-_vivir.pdf
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...