Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 29 de mayo de 2016

El libro de los secretos (Deepak Chopra) SECRETO 8º (Segundo Escrito)


El mal no es tu enemigo
Secreto 8 (Segunda Parte)
Afecciones aparentemente incurables como el autismo infantil han sido sanadas por padres que dedican mucho tiempo y atención para sacar a un niño de la oscuridad. 
La oscuridad era una distorsión de la conciencia que necesitaba luz para curarse. 
La sombra en todas sus formas requiere conciencia en la forma de luz y amor, y el único límite para la curación es la medida en que estemos dispuestos a consagrarnos al proyecto. 
La sombra en sí no es mala, y por tanto, no es tu enemigo. 
Si las afirmaciones anteriores son ciertas, ésta debe serlo también. 
Me doy cuenta de que para muchas personas hay una enorme barrera en la forma de “el otro”, alguien fuera de ellos mismos cuya maldad es incuestionable. 
Hace cincuenta años, “el otro” vivía en Alemania y Japón; hace treinta años vivía en la Unión Soviética; hoy vive en Medio Oriente. A estas personas les resulta más fácil explicar el mal si no pierden de vista a “el otro”. 
Sin un enemigo, tendrían que enfrentar la presencia del mal en ellas mismas. ¡Qué cómodo es saber de antemano que estamos del lado de los ángeles! Ver la sombra en uno mismo desarma toda la idea de “el otro” y nos acerca a la afirmación del poeta romano Terencio: Nada humano me es ajeno. 
No obstante, ¿es posible eliminar tan rápidamente el mal absoluto? 
Las encuestas muestran que la mayoría de las personas creen en la existencia de Satanás, y muchas sectas religiosas creen firmemente que el demonio anda suelto en el mundo y modifica secretamente la historia mediante sus obras malignas. 
No parece que el bien tenga oportunidad de vencer al mal; tal vez su combate sea eterno y nunca se resuelva. 
De cualquier forma, tú puedes elegir en qué lado deseas estar. Este hecho elimina el absoluto del mal absoluto pues, por definición, el mal absoluto vencería siempre y no encontraría obstáculos en la fragilidad de las elecciones humanas. 
Sin embargo, la mayoría de las personas no acepta esta conclusión. 
Contemplan el drama del bien y el mal como si él y no ellos tuvieran el poder, hipnotizados por imágenes de la última epidemia de crimen, guerra y catástrofe. 
Ni tú ni yo podemos resolver como individuos el problema de la maldad en gran escala, y esta sensación de impotencia magnifica la creencia de que, al fin y al cabo, el bien no vencerá. 
Pero para lidiar con el mal hay que mirarlo, no con horror ni como si fuera un espectáculo, sino con la atención que prestarías a cualquier problema que te interesara seriamente. Para muchas personas es tabú mirar al mal; el tema de la mayoría de las películas de terror es que si te acercas demasiado, recibirás lo que mereces. 
Pero los hechos relacionados con la maldad personal son más triviales que terroríficos. En todos nosotros hay impulsos alimentados por un sentido de la injusticia. 
O sentimos que alguien nos ha hecho un daño imperdonable por el que albergamos rencores y resentimientos. 
Cuando eres tratado injustamente o sufres un daño en lo personal, la emoción natural es la ira. 
Si esta ira no puede salir se encona y crece en la sombra. Arremeter mientras la contienes resulta inútil. 
Esta ira conduce a un ciclo de violencia. 
La culpa puede hacerte sentir como una mala persona simplemente por tener un impulso o abrigar un pensamiento. Eso significa estar en un doble aprieto: si arremetes y regresas el daño que recibiste, habrás hecho algo malo, pero si mantienes la ira dentro de ti, puedes sentirte igualmente malo. No obstante, la violencia puede domarse descomponiéndola en fragmentos manejables. 
Las emociones negativas se alimentan de ciertos aspectos de la sombra que son manejables: ‰ La sombra es oscura. 
Todos tenemos una sombra debido al contraste natural entre oscuridad y luz. ‰ La sombra es secreta. Almacenamos impulsos y sentimientos que queremos mantener en privado. ‰ 
La sombra es peligrosa. Los sentimientos reprimidos tienen el poder de convencernos de que pueden matarnos o volvernos locos. ‰ 
La sombra está envuelta en el mito. 
Durante generaciones, las personas la han considerado guarida de dragones y monstruos.
La sombra es irracional. Sus impulsos luchan contra la razón; son explosivos y obstinados. ‰ La sombra es primitiva. 
Es indigno de una persona civilizada explorar este ámbito, apesta a osario, a prisión, a manicomio, a baño público. 
La negatividad recibe su poder del hecho de que se alimenta de todas estas características a la vez: una maldad secreta, oscura, primitiva, irracional, poderosa y mítica es mucho menos convincente si la descompones en una característica a la vez. Pero este proceso de fragmentación del mal no resultará convincente mientras no lo apliques a ti mismo. 
Hagámoslo entonces. 
Piensa en un tema candente en este momento: el terrorismo. Desde cualquier punto de vista, infligir terror en personas inocentes es un acto de cobardía y maldad infame. 
Ahora relaciónalo contigo. Imagínate tan encendido por la intolerancia y el odio religioso, que estás dispuesto a matar. 
(Si el terrorismo no tiene una carga suficientemente fuerte para ti en lo personal, examina algún sentimiento que puedas tener basado en el racismo, la venganza o el abuso doméstico, cualquier tema que provoque un impulso asesino en ti.) 
No importa cuan maligno sea tu impulso, puede descomponerse en pasos para resolverlo: Oscuridad. 
Pregúntate si en verdad eres tú quien tiene ese impulso, el tú que ves en el espejo cada mañana. 
La oscuridad se combate permitiendo entrar la luz. 
Freud llamó a esto remplazar el Ello con el Ego, lo que significa que el “Ello” (lo indomable en nosotros) necesita ser acarreado de vuelta al reino del “Yo” (la persona que sabes eres). 
Dicho de manera más sencilla: la conciencia necesita ir al lugar donde no se le permitió entrar. 
Reserva. 
Revela tu impulso maligno a alguien en quien confíes. 
La reserva se combate enfrentando honestamente las cosas que parecen vergonzosas o culpables. 
Abordas todos tus sentimientos frontalmente, sin negación. Peligro. Libera tu ira en voz alta y mantente con ella mientras disminuye. Proponte que esta liberación no sea simplemente dar rienda suelta a tu furia sino en verdad dejarla ir. 
El peligro se combate desactivando la bomba; esto es: encuentras la ira explosiva que acecha en tu interior y la disipas. 
La ira es el instinto primario de los impulsos malignos. 
Como todos los impulsos, se presenta con distintas intensidades, e incluso una furia intensa puede desinflarse hasta convertirse progresivamente en furia controlada, ira justificada, indignación y, finalmente, en ofensa personal. 
La ofensa personal no es difícil de disipar una vez que logras liberar la intensidad acumulada que se convierte en furia incontrolable. 
Mito. Piensa en un héroe que manejara tus sentimientos de manera diferente y siguiera siendo heroico. La violencia es parte del heroísmo, pero también lo son muchas otras características positivas. 
El mito es imaginativo y creativo. Por tanto, puedes pensar en cualquier mito y darle un giro distinto: Satanás se convierte en un personaje cómico en los milagros medievales, un ardid que lleva directamente a los cómicos villanos de las películas de James Bond. El mito no es sino metamorfosis; por tanto, este nivel nos presenta una manera poderosa de convertir a los demonios en ayudantes de los dioses, o en enemigos vencidos de los ángeles. 
Irracionalidad. Concibe el mejor argumento para no dejarte llevar por tu ira. No lo hagas emocionalmente: imagínate como un consejero adulto de un adolescente caprichoso que está a punto de arrumar su vida. 
¿Qué le dirías para que entrara en razón? La irracionalidad se combate con persuasión y lógica. Las emociones son mucho más apasionantes y poderosas que la razón, pero no serán capaces de escapar de su mundo, donde sólo los sentimientos prevalecen, mientras el proceso de pensamiento no les de una razón para sentirse de  otro modo. Por sí mismos, sin la mente, los sentimientos se mantienen iguales y crecen en intensidad con el tiempo. 
Un ejemplo común: imagina que estás enojado porque un niño de gorra roja rayó tu auto. El niño corre y escapa. 
Al día siguiente lo ves y lo alcanzas, pero cuando se da vuelta, descubres que es otro niño. La ira se convierte en embarazo porque la mente pudo introducir una idea simple: persona equivocada. 
Primitivismo. Sin excusas ni racionalizaciones, expresa tu furia como una bestia desbocada: gruñe» aúlla, retuércete, suelta tu cuerpo. Permite que lo primitivo sea primitivo, dentro de límites seguros. Los sentimientos primitivos se combaten en su propio nivel, como vestigios del cerebro primario. 
Te quitas el disfraz de persona civilizada. 
Este nivel de conciencia es aún más profundo que el de la emoción: el área más primitiva de todas, conocida como cerebro reptil, interpreta el estrés como una lucha de vida o muerte por la supervivencia. En este nivel experimentas tu sentido “razonable” de la injusticia como pánico ciego y ferocidad ciega. Aunque tus impulsos no alcancen nunca la violencia, los impulsos ordinarios se intensifican en la sombra, donde no puedes verlos. 
Siempre que te sientas resentido o enojado sin motivo, al borde de las lágrimas sin razón, sin poder explicar por qué súbitamente tomaste una decisión precipitada, estás sintiendo los efectos de la energía que se acumula de manera encubierta en la sombra. 
La sombra se ha acostumbrado a estar reprimida; por tanto, el acceso a esta región de la mente no es sencillo. 
El ataque frontal tampoco funciona. La sombra sabe cómo resistir; puede azotar la puerta y ocultar su energía oscura todavía más. Si recuerdas el concepto de catarsis de la tragedia griega, se pensaba que sólo al provocar un temor profundo en el público, éste podría abrirse y sentir piedad. La catarsis es una forma de purificación. En este caso se lograba de manera indirecta, haciendo ver al público acciones aterradoras de la vida de un personaje en el escenario. Pero este truco no siempre funciona. Tú puedes ver una película de terror y salir del cine completamente impasible, con el cerebro superior rezongando: “He visto esos efectos especiales antes”. (Del mismo modo, las noticias televisivas, después de 50 años de transmitir imágenes horripilantes de guerra y violencia, han hecho poco menos que habituar a sus espectadores a ellas, o peor, las han convertido en entretenimiento.) Sin embargo, la descarga es natural para el cuerpo, y por el simple hecho de observar estas energías de la sombra les damos acceso al nivel consciente de la mente. 
Las personas asumen que el lado oscuro de la naturaleza humana tiene un poder incontenible; Satanás ha sido enaltecido como el equivalente de un dios negativo. 
Pero cuando se le descompone, el mal resulta ser una respuesta distorsionada a situaciones cotidianas. Imagina que es de noche y estás en una casa a solas. En algún lugar de la casa se produce un ruido. Inmediatamente reconoces el crujido de una puerta que se abre. Cada uno de tus sentidos se pone en alerta máxima y tu cuerpo se congela. 
Con dificultad reprimes el impulso de gritar, pero eres presa de una terrible ansiedad. Un ladrón! ¡Un asesino! Todos hemos sufrido segundos agonizantes como éstos, sólo para descubrir que el crujido se debía a una tabla suelta o a la llegada inesperada de alguien. 
Pero, ¿qué ocurrió realmente en ese momento de pánico? 
Tu mente tomó un insignificante trozo de información del entorno y le adjudicó un significado. El crujido de una puerta no tiene significado en sí mismo, pero si inconscientemente albergas temores de ser atacado en la oscuridad —y es imposible no albergar temores como ésos— el salto de un trozo de información sensorial a la ansiedad máxima parece automático. 
Pero en el intervalo entre el ruido y tu reacción se coló una interpretación, y fue la intensidad de ésta (“¡Alguien está entrando! ¡Me va a asesinar!”) la que creó el peligro. 
Mi planteamiento es que el mal nace de la separación entre cuerpo y mente. No existe un poderoso gobernante en el reino del mal. Satanás comenzó como un momento de estímulo sensorial que se salió totalmente de control. 
Piensa en el miedo a volar, una de las fobias más comunes. 
Las personas que la padecen suelen recordar vividamente cuándo comenzó. Iban en un vuelo y de repente —tal como con el crujido de la puerta— un ruido o una sacudida del avión hipersensibilizó su percepción. 
Sensaciones insignificantes como la vibración de la cabina o el sonido irregular del motor, repentinamente se volvieron siniestras. Entre estas sensaciones y la reacción del miedo, 
hubo un intervalo de una fracción de segundo. 
Aunque pequeño, dicho intervalo dio lugar a que una interpretación (“¡Vamos a estrellarnos! ¡Voy a morir!”) se adhiriera violentamente a lo que el cuerpo estaba sintiendo. 
Un instante después, los síntomas típicos de la ansiedad —manos sudorosas, boca seca, pulso acelerado, mareos y náusea— contribuyeron a la persuasión de la amenaza. 
Los fóbicos recuerdan ese primer momento de pánico incontrolable sin ser capaces de dividirlo en segmentos. 
Por lo tanto, no se dan cuenta de que ellos crearon esa reacción. El temor fue consecuencia de los siguientes ingredientes: Situación. A una situación normal se le matiza con algo inusual o ligeramente estresante. Respuesta corporal. 
Experimentamos una reacción física relacionada con el estrés. Interpretación. A estos síntomas físicos se les interpreta como señales de peligro, y de manera inconsciente, la mente salta a la conclusión de que el peligro debe ser real. 
(La mente inconsciente es precisa; ésta es la razón por la que las pesadillas parecen tan amenazadoras como los sucesos reales.) 
Decisión. La persona elige pensar: “Estoy asustado ahora”. Como estos ingredientes se fusionan rápidamente, parecen una sola respuesta cuando en realidad es una cadena de breves acontecimientos. Cada eslabón de la cadena es una elección. 
La razón por la que no damos a cada sensación una interpretación reside en que la mente humana fue construida para encontrar significados en todas partes. 
Las fobias pueden tratarse dirigiendo lentamente al individuo fóbico por esa primera cadena de sucesos y permitiéndole elaborar nuevas interpretaciones. 
Al retrasar la respuesta y darle tiempo a la persona para analizarla, el nudo del miedo puede desatarse. 
Gradualmente, los ruidos asociados con el vuelo regresan a su terreno neutral e inofensivo. El fugaz intervalo entre sensación e interpretación es el lugar de nacimiento de la sombra. Cuando entras en el intervalo y ves cuan intangible es todo, los fantasmas empiezan a dispersarse. 
Actualmente el terrorismo está muy presente en la mente de las personas, por lo que no podemos pasar por alto el asunto de la maldad colectiva. Las dos preguntas más perturbadoras son: ¿cómo fue que las personas comunes consintieron en participar en tal maldad? y ¿cómo fue que personas inocentes llegaron a ser víctimas de tales atrocidades? 
El experimento de la prisión de Stanford y nuestro examen de la sombra se acercan a responder estas preguntas, aunque no puedo dar una respuesta que satisfaga a todos: siempre que surge el tema de la verdad, todos nos vemos confrontados por nuestras propias sombras. 
¿Qué pude haber hecho por Auschwitz?, dice una voz en nuestro interior, generalmente en tono culpable y acusatorio. Ninguna respuesta revertirá el pasado, pero es importante darse cuenta de que no debe esperarse eso de ninguna respuesta. 
El mejor enfoque a propósito de la violencia colectiva no es seguir recordándola sino renunciar completamente a ella en tu interior, de manera que el pasado se purifique a través de ti. 
Mi mejor respuesta a “¿cómo fue que personas comunes consintieron en participar en tal maldad?”, está en las páginas que acabas de leer. El mal nace en el intervalo. El intervalo no es propiedad privada de nadie, contiene respuestas y temas colectivos. 
Cuando una sociedad entera acepta el tema de “los intrusos” que causan todos los problemas, el mal tiene en cada individuo un padre y una madre.
No obstante, en todos los casos de maldad colectiva hubo individuos que no se identificaron con el impulso común; se resistieron, huyeron, se escondieron e intentaron salvar a los demás. 
Es la elección individual la que determina si nos sintonizamos con el tema y consentimos en llevarlo a cabo. 
La segunda pregunta, “¿cómo fue que personas inocentes llegaron a ser víctimas de tales atrocidades?”, es más difícil porque la mente de casi todos ya está cerrada. 
Quien pregunta no quiere una respuesta nueva. 
Hay demasiada ira justificable, demasiada certeza de que Dios volvió la espalda, de que nadie quiso arriesgar su vida para detener el terrible mal hecho a otros. ¿Estás seguro de estas cosas? Estar seguro es lo opuesto a estar abierto. 
Cuando me pregunto por qué murieron seis millones de Judíos o por qué fallecieron multitudes igualmente inocentes en Ruanda, Camboya o en la Rusia estalinista, mí motivo es liberarme en primer lugar de mi ansiedad. 
Mientras me invada la angustia, la ira Justificada o el horror, mi capacidad de elegir estará totalmente inhabilitada. 
Lo que debería elegir con toda libertad es la purificación, una vuelta a la inocencia hecha posible por la impresión causada ante lo que ocurre cuando no se cultiva la inocencia. 
Tú y yo somos responsables por nuestra participación en los elementos del mal aun cuando no los llevemos a cabo en gran escala. Creer en ellos mantiene activa nuestra participación. 
Es nuestro deber no creer en la inocuidad de la ira, los celos y el enjuiciamiento de los demás.
¿Hay alguna razón mística por la que una persona inocente se convierte en blanco del mal? Por supuesto que no. 
Las personas que hablan del karma de las víctimas como si algún destino oculto hubiera provocado esa lluvia de destrucción, hablan desde la ignorancia. 
Cuando una sociedad entera participa en la maldad colectiva, el caos externo refleja el desorden interno. 
La sombra ha hecho erupción a gran escala. 
Cuando esto ocurre, las víctimas quedan atrapadas en la tormenta, no porque tengan algún karma oculto, sino porque aquélla es tan violenta que traga a todos. 
No considero que la relación del bien y el mal sea una lucha de absolutos; el mecanismo descrito, en el que las energías de la sombra acumulan poder privando a la persona de libre albedrío, me resulta muy convincente. 
Puedo ver que esas energías oscuras operan en mí, y tomar conciencia es el primer paso para iluminar la oscuridad. 
La conciencia puede reelaborar cualquier impulso. 
Por tanto, no acepto que existan personas malas, sólo personas que no han enfrentado sus sombras. Siempre hay tiempo para hacerlo, y nuestras almas están abriendo caminos constantemente para dejar entrar la luz. 
Mientras esto ocurra, el mal nunca será esencial para la naturaleza humana.
 CAMBIA TU REALIDAD PARA ALBERGAR 
 EL OCTAVO SECRETO
El octavo secreto trata sobre la “energía oscura” de la mente, para tomar una expresión utilizada en física. 
La sombra está fuera de la vista. 
Para encontrarla debes consagrarte a un viaje de descenso. Piensa que este viaje consiste en regresar para recuperar partes de tu vida que abandonaste porque te sentías muy avergonzado o culpable por ellas. 
La ira que surge de la sombra está vinculada con sucesos del pasado que nunca se resolvieron. Ahora, esos sucesos han quedado atrás, pero sus residuos emocionales no. 
La vergüenza, la culpa y el temor no pueden abordarse mediante el pensamiento. 
La sombra no es una región de pensamientos y palabras. 
Aun cuando recuerdes repentinamente esas emociones, estás utilizando una parte del cerebro superior —la corteza— que no puede alcanzar la sombra. 
El viaje de descenso empieza sólo cuando encuentras la puerta al cerebro primario, donde la experiencia se organiza no con base en la razón sino en sentimientos intensos. 
Hay un drama desarrollándose en tu cerebro primario (identificado con el sistema límbico, que procesa las emociones, y el cerebro reptil, que reacciona en función de amenaza y supervivencia puras). 
En este drama, muchos asuntos que serían interpretados razonablemente por el cerebro superior (quedar atrapado en el tránsito, perder en un negocio, ser ignorado para un ascenso en el trabajo o rechazado por una chica al invitarla a salir) desencadenan respuestas irracionales. 
Sin que te des cuenta, los acontecimientos cotidianos provocan que tu cerebro primario llegue a las siguientes conclusiones: ‰ Estoy en peligro. Puedo morir. ‰ Debo atacar. ‰ Estoy muy lastimado, nunca me recuperaré. ‰ Estas personas merecen morir. ‰ Me están haciendo sufrir. ‰ No merezco existir. ‰ No hay esperanza; estoy perdido en la oscuridad para siempre. ‰ 
Estoy maldito. ‰ Nadie me ama. 
Para comunicar estos sentimientos tuve que verbal izarlos, 
pero en realidad la manera más apropiada de verlos es como energía: fuerzas pujantes e impulsivas con ímpetu propio. 
No importa cuan ajeno te sientas a estas energías de la sombra, están en ti. Si no fuera así, estarías en un estado de libertad y alegría ilimitadas. Estarías en la unidad, el estado de inocencia que se recupera cuando la energía oculta de la sombra ha sido purificada. Hoy puedes empezar a encontrar el camino hacia la sombra mediante tus sentimientos. 
Las energías de la sombra se manifiestan cuando: ‰ 
No puedes hablar de tus sentimientos. ‰ 
Te sientes fuera de control. ‰ 
Sientes un ataque de pánico o terror. ‰ 
Quieres sentir intensamente, pero tu mente se pone en blanco. ‰ Rompes en llanto sin razón. ‰ 
Sientes una aversión irracional contra alguien. ‰ 
Una discusión razonable termina en riña. ‰ 
Atacas a alguien sin provocación. 
Hay muchas otras maneras en que la sombra se entrelaza con las situaciones cotidianas, pero éstas se cuentan entre las más comunes. Lo que tienen en común es que se rebasa un límite: una situación controlada provoca inesperadamente ansiedad, ira o temor. La siguiente vez que experimentes esto, verifica si te sientes culpable o avergonzado de ti mismo; sí es así tocaste, aunque sea brevemente, la sombra.
Permitir una erupción de sentimientos irracionales no es lo mismo que liberarlos. Dar rienda suelta a tus emociones no es lo mismo que purificarlas. No confundas arrebato con catarsis. La energía de la sombra se purifica mediante los siguientes pasos: ‰ Surge el sentimiento negativo (ira, pesar, ansiedad, hostilidad, resentimiento, autocompasión, desesperanza). ‰ 
Tú pides liberarlo. ‰ Experimentas el sentimiento y lo sigues adonde quiera ir. ‰ El sentimiento se va a través de la respiración, el sonido o las sensaciones corporales. ‰ 
Sientes liberación y comprendes el significado del sentimiento. El último paso es el decisivo: cuando una energía de la sombra se va, la resistencia desaparece y ves algo que no veías antes. 
La comprensión y la liberación van de la mano. 
El viaje de descenso consiste en hallar tu sombra muchas, muchas veces. Emociones tan intensas como vergüenza y culpa se revelan sólo un poco cada vez, y conviene que así sea. 
Sé paciente contigo y sin importar cuan poco creas haber liberado, di: “Ésa es toda la energía que estaba dispuesta a soltarse ahora”. No tienes que esperar erupciones violentas de la sombra. Dedica un tiempo a una “meditación de la sombra” en el que te permitas sentir lo que quiera surgir. 
Entonces puedes comenzar el proceso de pedir que se libere. Ejercicio 2: la escritura como catalizador 
Otro catalizador para llegar a las energías de la sombra es la escritura automática: toma una hoja de papel y empieza escribiendo la oración; “Me estoy sintiendo muy ___ ahora”. Llena el espacio en blanco con cualquier sentimiento que surja —de preferencia uno negativo que hayas guardado ese día—, y sigue escribiendo. No te detengas, escribe lo más rápido que puedas y anota cualquier palabra que quiera fluir. 
Otras oraciones para iniciar este ejercicio: “Lo que debí decir fue ___.” “No puedo esperar decirle a alguien que yo ___.” “Nadie puede impedirme decir la verdad acerca de ___” “Nadie quiere escucharme decir esto, pero ___.” 
Mediante estos catalizadores, te estás dando permiso de expresarte, pero lo más importante es tener un sentimiento prohibido. Por eso las palabras no importan. 
Una vez que accedas al sentimiento podrá empezar el trabajo real de liberación. 
Necesitas seguir adelante, sentirlo plenamente, pedir su liberación, y seguir adelante hasta que logres comprenderte un poco más. Tal vez sea necesario un poco de práctica antes de lograr una liberación profunda, pero los muros de la resistencia se vendrán abajo paso a paso. 
La sombra está sutilmente entrelazada en la vida cotidiana. 
Pero nunca tan oculta que no puedas sacarla a la luz. 
Deepak Chopra.
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/

El libro de los secretos (Deepak Chopra) SECRETO 8º


El mal no es tu enemigo
Secreto 8
El fracaso más grave de la espiritualidad está relacionado con el mal. Personas idealistas y cariñosas que jamás lastimarían a otra persona, se ven arrastradas a la vorágine de la guerra. Doctrinas que predican la existencia de un Dios organizan campañas para matar infieles. 
Religiones de amor degeneran en odio partisano contra los herejes y contra quienes amenazan la fe. Aun si piensas que tienes la verdad última en tus manos, no hay garantía de que escaparás al mal. Ha ocurrido más violencia en nombre de la religión que por cualquier otro motivo. De aquí el amargo aforismo: Dios transmitió la verdad, y el Demonio dijo: 
“Yo la organizaré”. 
También está el fracaso más sutil de la pasividad: cruzar los brazos y dejar que el mal haga lo que quiera. 
Tal vez esto refleje una creencia secreta de que el mal es, en última instancia, más poderoso que el bien. 
A uno de los personajes más espirituales del siglo xx se le preguntó cómo debía enfrentar Inglaterra la amenaza del nazismo. Él contestó: Quiero que combatan al nazismo sin armas. Me gustaría que dejaran sus armas por ser inútiles para salvarse o salvar a la humanidad. Invitarán a Herr Hitler y al Signor Mussolini a que tomen lo que quieran de los países que ustedes llaman propios. Déjenlos tomar posesión de su hermosa isla, con sus muchos edificios hermosos. Entregarán todo esto, pero no sus almas ni sus mentes. 
El autor de este pasaje fue Mahatma Gandhi, y sobra decir que su “carta abierta” a los británicos fue recibida con sorpresa e indignación. No obstante, Gandhi estaba siendo fiel al principio de ahimsa o no violencia. 
Él había usado exitosamente la no violencia para convencer a los británicos de conceder la libertad a India, y al rehusarse a ir a la guerra contra Hitler —posición que mantuvo durante toda la Segunda Guerra Mundial—, era coherente con sus creencias espirituales. ¿Hubiera servido el ahimsa para disuadir a Hitler, un hombre que había declarado que “la guerra es la madre de todas las cosas?” Nunca lo sabremos. 
Sin duda, la pasividad tiene un lado oscuro. 
La Iglesia católica tuvo uno de sus periodos más oscuros durante los años que permitió que millones de judíos fueran asesinados bajo el nazismo, hasta el extremo de que ocurrieron redadas de judíos italianos ante las ventanas del Vaticano. 
Así pues, reconozcamos que la espiritualidad no ha podido enfrentar al mal en innumerables ocasiones. 
Apartándose de doctrinas que sólo han propagado el mal, la realidad única abre un nuevo camino, pues si hay sólo una realidad, el mal no tiene un poder especial ni una existencia separada. No existe un Satanás cósmico que rivalice con Dios, 
e incluso la guerra entre el bien y el mal es una ilusión nacida de la dualidad. En última instancia, bien y mal son formas que la conciencia puede adoptar según elija. En ese sentido, el mal no es distinto del bien. La similitud se remonta a su origen. 
De dos bebés nacidos el mismo día, uno puede crecer para cometer el mal y otro para hacer el bien, pero no es verdad que uno haya sido creado malo. El potencial del bien y el mal existen en la conciencia de ambos y, conforme crezcan, sus conciencias serán moldeadas por muchas fuerzas. 
Estas fuerzas son tan complejas que resulta absurdo decir que alguien es únicamente malo. 
Permíteme enumerar las fuerzas que moldean a todos los recién nacidos: Orientación de los padres, o falta de ella. 
Presencia o ausencia de amor. 
Dinámica familiar. 
Presión de los compañeros en la escuela y presión social durante toda la vida. 
Tendencias y reacciones personales. 
Creencias inculcadas y enseñanzas religiosas. 
Karma. 
La marea de la historia. 
Modelos de conducta. 
Conciencia colectiva. 
El atractivo de mitos, héroes e ideales. 
Karma. 
La marea de la historia. 
Cada una de las fuerzas de esta lista influye en tus elecciones y te empuja de manera invisible a actuar. Como la realidad está entrelazada en todas estas influencias, también lo está el mal. Todas estas fuerzas influyen para que surja el bien o el mal. 
Si tu héroe de la niñez fue Stalin, no percibirás al mundo como si tu héroe hubiera sido Juana de Arco. 
Si eres protestante, tu vida no hubiera sido la misma bajo la persecución de los hugonotes que en un suburbio estadounidense de hoy. 
Imagina que una persona es como un edificio al que cientos de líneas eléctricas transmiten innumerables mensajes, los cuales permiten desarrollar una gran cantidad de proyectos. 
Cuando vemos un edificio lo consideramos una cosa, un solo objeto. Pero su vida interior depende de los cientos de señales que recibe. Tu vida también. En y por sí misma, ninguna de estas fuerzas es mala. 
Pero cada persona elige bajo esta variedad de influencias. 
+Creo que toda inclinación al mal se reduce a una elección hecha en la conciencia. Y esas elecciones parecían buenas cuando se hicieron. Ésta es la gran paradoja de los actos malignos, pues, con raras excepciones, las personas que actúan con maldad pueden encontrar sus motivos en decisiones que eran las mejores en determinada situación. 
Los niños víctimas de abuso, por ejemplo, frecuentemente terminan como adultos que abusan de sus propios hijos. 
Uno pensaría que serían los últimos en recurrir a la violencia familiar por haber sido sus víctimas. Pero en sus mentes no hay disponibles opciones no violentas. La dinámica del abuso, que actúa sobre ellos desde la primera infancia, es demasiado poderosa y eclipsa el libre albedrío. 
Las personas con distintos estados de conciencia no compartirán la misma definición de bien y mal. 
Un claro ejemplo es la esclavización social de las mujeres en todo el mundo, la cual parece totalmente equivocada en el mundo moderno pero es alimentada en muchos países por tradición, venia religiosa, valor social y prácticas familiares que se remontan a siglos atrás. 
Hasta hace muy poco, incluso las víctimas de esas fuerzas consideraban el papel de la mujer indefensa, obediente e infantil como “bueno”. El mal depende del nivel de conciencia de cada uno. Para asimilar este mensaje, considera estas siete definiciones del mal. ¿Con cuál estás de acuerdo instintivamente? 
¿Cuál es el peor mal? Siete perspectivas 
1. El peor mal es lastimar físicamente a alguien, o poner en peligro su supervivencia. 
2. El peor mal es esclavizar económicamente a las personas, privándolas de cualquier oportunidad de triunfar y prosperar. 3. El peor mal es destruir la paz y provocar desorden. 
4. El peor mal es aprisionar la mente de las personas. 
5. El peor mal es destruir la belleza, la creatividad y la libertad de explorar. 
6. Con frecuencia, el peor mal es difícil de distinguir del bien, pues toda la creación es relativa. 
7. El mal no existe, sólo hay pautas cambiantes de conciencia en una danza eterna. 
La enorme mayoría de las personas probablemente elegiría las dos primeras definiciones, porque el daño físico y la privación resultan inquietantes. 
En este nivel de conciencia, el mal significa no ser capaz de sobrevivir o de ganarse la vida, y el bien significa seguridad física y económica. En los siguientes dos niveles, el mal no es físico sino mental. El temor más grande no es verse privado de alimento sino perder la libertad de pensamiento y ser forzado a vivir en el caos y el malestar. 
El bien significa paz interior y libre flujo del entendimiento y la intuición. Los siguientes dos niveles son aún más refinados; se relacionan con la creatividad y la visión. 
El temor más grande es no poder expresarse o ser forzado considerar a otros como malos. 
Una persona profundamente espiritual no considera el bien y el mal como categorías rígidas sino que ha empezado a aceptar que Dios tenía un propósito al crear ambos. 
El bien es libre expresión, apertura a todas las cosas nuevas, veneración por aspectos oscuros y luminosos de la vida. Finalmente, el último nivel considera la dinámica completa del bien y el mal, la luz y la oscuridad, como una ilusión. 
Cada experiencia nos une con el creador; vivimos como cocreadores inmersos en la conciencia de Dios. 
La realidad única acepta todas estas definiciones, como debe ser, porque todo lo que la conciencia percibe es real para quien percibe. 
El mal es parte de una Jerarquía, una escalera de crecimiento en la que todo cambia según el peldaño en que estemos. Asimismo, el proceso de crecimiento nunca termina. 
Está operando en ti en este preciso instante. 
SÍ despiertas un día y descubres súbitamente que odias a alguien, que una situación no tiene otra salida que la violencia, que el amor no es una opción, considera cuan sutilmente llegaste a esa postura. Hizo falta todo un mundo que te arrojara o arrojara a alguien más a los brazos de lo que se considera bien o mal. 
Una vez interiorizadas estas fuerzas, tú reflejas el mundo tal como él te refleja a ti. Esto es lo que significa, en términos prácticos, tener el mundo en ti. 
Pero el mal no puede ser tu enemigo; sólo puede ser un aspecto más de ti. 
Cada aspecto del ser es digno de amor y compasión. 
Cada aspecto es necesario para la vida, y ninguno es excluido o desterrado a la oscuridad. 
En principio, esta postura puede parecer aun más ingenua que la pasividad de Gandhi, pues en apariencia se nos pide amar y comprender a un asesino como lo haríamos con un santo.
Jesús enseñó justo esa doctrina. 
Pero trasladar el amor y la compasión a situaciones difíciles ha sido esencial en el gran fracaso de la espiritualidad: la violencia hace que el amor se venga abajo, convirtiéndose en temor y odio. Pero quien hace esto no es el mal. Son las fuerzas que operan en la conciencia. Aquí es donde el bien y el mal se hacen iguales. 
Puedo dar un ejemplo asombroso de lo que quiero decir. 
En 1971 se pidió a algunos alumnos de la Universidad de Stanford que participaran como voluntarios en un inusitado experimento de desempeño de papeles. 
Un grupo de alumnos representaría a los guardias de una prisión y estaría a cargo de otro grupo que representaría a los prisioneros. Aunque se entendía que todo era ficción, se dispuso de una cárcel y los dos grupos vivieron Juntos durante el experimento. Según el plan, todos desempeñarían sus papeles durante dos  semanas, pero a los seis días el experimento de la prisión tuvo que darse por terminado. ¿El motivo? Los jóvenes elegidos por su salud mental y valores morales se convirtieron, por un lado, en guardias sádicos y fuera de control, y por otro, en víctimas deprimidas por un estrés intolerable. Los profesores encargados del experimento estaban sorprendidos pero no podían negar lo ocurrido. 
El investigador en jefe, Philip Zimbardo, escribió: 
“Mis guardias repetidamente desnudaban, encapuchaban, encadenaban, privaban de comida o de implementos para dormir a sus prisioneros; los incomunicaban y los hacían lavar los excusados con las manos descubiertas”. Aquellos que no cayeron en un comportamiento tan atroz no hicieron nada por detener a los que sí. (El paralelismo con los infames actos de los guardias estadounidenses en Irak, en 2004, indujo a Zimbardo a sacar de nuevo a la luz el experimento de Stanford, después de más de 30 años.) Los guardias cayeron en todos los extremos salvo la tortura física abierta. 
Zimbardo recuerda con tristeza: “Conforme el tedio por su trabajo aumentaba, empezaron a utilizar a los prisioneros como juguetes e idearon juegos cada vez más humillantes y degradantes para ellos. Con el tiempo, estas distracciones tomaron un giro sexual; por ejemplo, hacían que los prisioneros simularan actos de sodomía entre sí. 
Cuando me di cuenta de ese comportamiento anormal, clausuré la prisión de Stanford”. 
¿De dónde provino este comportamiento incontrolado? 
Por comodidad solemos decir que está presente en algunas “manzanas podridas”, pero el experimento de Stanford sugiere algo más turbador: el mal existe en todos como una sombra, por la sencilla razón de que el mundo está en todos. 
Haber sido educados como buenas personas se opone a la sombra del mal, por supuesto, y si revisamos la lista de las fuerzas que moldean la conciencia, cada persona presentará un mapa distinto de influencias. Pero aun si tienes la fortuna de hacer buenas elecciones, debes reconocer que, en alguna parte de ti, la sombra existe. La sombra fue formada por las mismas situaciones cotidianas que moldearon nuestra conciencia, y es liberada por situaciones nuevas semejantes. 
Si de niño sufriste abusos, la compañía de niños puede despertar esos recuerdos. Los investigadores de Stanford elaboraron una lista de situaciones que orillan a las personas a hacer cosas que llamaríamos malas o, al menos, ajenas a nuestro ser real. Yo la he desarrollado a la luz de lo que conocemos sobre el dualismo y la separación.
Incubación del mal Situaciones que liberan las energías de la sombra ‰ Eliminación del sentido de compromiso. ‰ 
Anonimato. ‰ 
Entornos deshumanizadores. ‰ 
Ejemplo de mal comportamiento por parte de iguales. ‰ 
Testigos pasivos. ‰ 
Estratos rígidos de poder. ‰ 
Caos y desorden imperantes. ‰ 
Ausencia de significado. ‰ 
Autorización implícita para hacer daño. ‰ 
Mentalidad “nosotros contra ellos”.
Aislamiento. ‰ 
Falta de responsabilidad.
¿Son estas situaciones intrínsecamente malas? 
En comparación con la primera lista, ésta parece tener un elemento maligno. Dejando a un lado las prisiones, en las que uno espera que lo peor de la naturaleza humana se manifieste, como médico he presenciado abusos similares en los hospitales. Sin lugar a dudas, los hospitales no son malos; fueron establecidos para hacer el bien. Pero la sombra no se relaciona con quién es bueno o malo. 
Se relaciona con energías confinadas que buscan una salida, y en los hospitales abundan las situaciones antes mencionadas: los pacientes están indefensos antela autoridad de doctores y enfermeras, son deshumanizados por la rutina fría y mecánica, están aislados de la sociedad, son “casos” anónimos entre otros miles, etcétera. Si se presentan las circunstancias adecuadas, la energía de la sombra de cualquier persona saldrá a la superficie. Concentrémonos entonces en la sombra, el área donde la conciencia se ha distorsionado hasta el grado en que podemos realizar elecciones malignas. (Ten en mente la palabra “podemos”, pues aun en las condiciones más deshumanizadoras, hay personas buenas que siguen siendo buenas, esto es, que son capaces de resistir o controlar la liberación de su energía de las sombras.) 
El famoso psicólogo suizo C. G. Jung fue el primero que utilizó “la sombra” como término médico, pero yo quiero hablar en general de los lugares ocultos donde reprimimos aquello de lo que nos sentimos culpables o avergonzados. 
Llamaré a este lugar la sombra, y creo que pueden decirse algunas verdades sobre ella: 
La sombra es personal y universal al mismo tiempo. ‰ 
Cualquier cosa puede guardarse ahí. ‰ 
Todo lo que se guarda en la oscuridad se distorsiona. ‰ 
La intensidad de las energías de la sombra es una manera de hacerse notar. ‰ 
Cuando dirigimos nuestra .conciencia a cualquier energía» ésta se distiende. ‰ 
La sombra en sí no es mala, y por tanto, no es tu enemigo. ‰ 
Si analizamos cada concepto, podremos modificar la temerosa designación de lo demoníaco —casi siempre en otra persona— como encarnación del mal. 
La sombra es personal y universal al mismo tiempo. 
Todos albergamos una patrón único de vergüenza y culpa. Cosas simples como la desnudez, el acto sexual, la ira y la ansiedad dan origen a sentimientos terriblemente complejos. En una sociedad, ver a la propia madre desnuda puede resultar trivial, mientras que en otra podría ser una experiencia tan traumática que sólo podría enfrentarse enterrándola en la sombra. 
No hay una diferencia clara entre sentimientos personales, familiares y sociales. 
Los tres se mezclan y entrelazan. Pero aun si sientes vergüenza por haber golpeado a un pendenciero en el patio de la escuela cuando tenías siete años, y otra persona piensa que haber hecho lo mismo fue un momento importante en el desarrollo de su valentía personal, tener una sombra es tanto universal como personal. 
La psique humana cuenta con un escondite; y para la mayoría de las personas ese lugar es absolutamente necesario, dada la enorme dificultad de enfrentar nuestros impulsos más oscuros y humillaciones más profundas. 
Cualquier cosa puede guardarse ahí. 
La bóveda de seguridad del banco donde guardas tus pertenencias más preciadas es como la mazmorra de una prisión. 
Lo mismo puede decirse de la sombra. Aunque generalmente se utiliza el término para describir un escondite de energías negativas, tienes el poder de convertir lo positivo en negativo y viceversa. 
Cierta vez conocí a dos hermanas que habían sido muy cercanas de niñas pero que en su vida adulta se distanciaron. Una era exitosa maestra universitaria; la otra trabajaba en una agencia de empleados eventuales y se había divorciado dos veces.
La hermana exitosa dice que su niñez fue maravillosa; la otra dice que la suya fue traumática. “¿Recuerdas cuando papá te encerraba en el baño durante seis horas luego de hacer algo malo?”, escuché que la hermana desdichada decía a la otra. “Eso fue decisivo para mí. Sólo podía imaginar cuan enojada y desesperada te sentías.” La hermana feliz parecía muy sorprendida. “¿Por qué no me preguntaste acerca de ello? 
Me gustaba estar sola; me recogía y me contaba historias imaginarias. El incidente no significaba nada” De igual modo, nuestras historias siguen caminos separados e idiosincrásicos. El mismo incidente no tenía ninguna carga emocional para una hermana, mientras que para la otra era fuente de ira y vergüenza. 
Las escenas de violencia pueden dar origen al arte más elevado —piensa en Guernica de Picasso— y las virtudes sagradas pueden dan lugar a los peores horrores —piensa en la crucifixión de Jesús—. 
En el inconsciente hay una población entera de impulsos sin examinar. 
El mismo alumno de Stanford que se envilece como guardia sadista puede albergar también un talento artístico que no surgirá a menos que la situación adecuada permita a la mente inconsciente liberar lo que retiene. Todo lo que se guarda en la oscuridad se distorsiona. La conciencia, como el agua dulce, está hecha para fluir, y donde no puede hacerlo» se estanca. 
En tu mundo interno hay innumerables recuerdos e impulsos reprimidos. Tú no les permites fluir, o lo que es lo mismo, liberarse, y por tanto no tienen otra opción que estancarse. 
Los impulsos buenos mueren por no llevarlos a la práctica. 
El amor se hace tímido y temeroso cuando no se expresa. 
El odio y la ansiedad crecen hasta el infinito. 
La característica fundamental de la conciencia es que puede organizarse en nuevos patrones y diseños. 
Si no permites que tu conciencia vaya adonde necesita ir, el resultado es energía desorganizada. 
Por ejemplo, si preguntas a las personas qué sienten por sus padres, un tema que la mayoría de los adultos rechazan como cosa del pasado, encontrarás que sus recuerdos de la infancia son una mezcla confusa. 
Los sucesos triviales sobresalen como traumas enormes, otros miembros de la familia son reducidos a caricaturas, los sentimientos auténticos son difíciles o imposibles de excavar. Así, cuando un paciente acude a un psiquiatra para curar una dolorosa herida de la infancia, con frecuencia son necesarios meses o años para separar los hechos de la fantasía. 
La intensidad de las energías de la sombra es una manera de hacerse notar. Ocultar algo no es lo mismo que matarlo. 
Las energías de la sombra permanecen vivas. 
Aunque te rehúses a verlas, no se han extinguido. De hecho, su deseo de vivir se vuelve aún más desesperado. 
Para llamar la atención de sus padres, un niño ignorado mostrará un comportamiento cada vez más extremo: 
Primero, una llamada de atención, luego un grito, luego un berrinche. Las energías de la sombra siguen la misma pauta. Resulta razonable, por ejemplo, pensar que un ataque de pánico es un temor oculto haciendo un berrinche. 
Ese mismo temor llamó primero la atención de manera normal, pero cuando la persona se rehusó a notarlo, el llamado se convirtió en un grito y finalmente terminó como un ataque frontal. 
El temor y la ira son expertos en incrementar el voltaje hasta el grado en que sentimos que son fuerzas externas, malignas y demoníacas, independientes de nuestra voluntad. 
En realidad son sólo aspectos de la conciencia que adquirieron una intensidad inhumana debido a la represión. Ésta dice: “Si no te veo, me dejarás en paz”. A lo que la sombra responde: “Puedo hacer cosas que te obligarán a verme”. 
Cuando dirigimos nuestra conciencia a cualquier energía, ésta se distiende. 
Ello es consecuencia natural de la última afirmación. 
SÍ una energía exige tu atención, prestarle atención empezará a satisfacerla. Un niño ignorado no se conforma con una mirada. Toma tiempo cambiar cualquier conducta, para bien o para mal, y, al igual que los niños, nuestras energías de la sombra se atascan en pautas y hábitos. 
Pero esto no cambia la verdad general de que si llevas luz a la sombra, sus distorsiones empiezan a atenuarse y, con el tiempo, a sanar. ¿Hay tiempo y paciencia suficientes para realizar concienzudamente este trabajo? 
No hay una respuesta fija para esto. 
La depresión, por ejemplo, es una respuesta compleja que puede curarse mediante comprensión, compasión, paciencia, atención cariñosa de otras personas, voluntad y terapia profesional. O se puede tomar una pastilla y quitarse de problemas. La elección es personal y varía de persona a persona. 
Deepak Chopra.
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/

✿ Consejos para el sexo tántrico ✿


El sexo tántrico está basado en la milenaria disciplina oriental del tantra y es una increíble opción para disfrutar al máximo de la sexualidad de una forma completamente distinta y conectar muchísimo más con la pareja en la intimidad. Alejándose de una mera relación genital, el sexo tántrico apuesta por la unión de la pareja tanto física y mentalmente para avivar el deseo sexual y dar y recibir un increíble placer a través de los sentidos. Si estás interado/a en iniciarte en esta práctica pero no sabes muy bien cómo hacerlo, lee con atención el siguiente artículo de unComo en el que te damos todos los consejos para el sexo tántrico que debes conocer para empezar a disfrutar de un nuevo repertorio sexual.
Instrucciones:
1 - La práctica del sexo tántrico se basa en diferentes fases que la pareja debe seguir para experimentar las sensaciones tan placenteras y excitantes que caracterizan a esta disciplina. Recuerda que la clave está en conectar con la pareja profundamente, estar atento a lo que se siente especialmente a través del sentido del tacto, de la vista y de la respiración. La meta final no es la eyaculación, sino alcanzar el clímax a través de un contacto físico extremo disfrutando al máximo de cada caricia, beso, aliento, mirada, etc.
Todo ello lleva a un aumento de la energía sexual la cual y a una gran satisfacción para la pareja. Se debe posponer el coito todo lo que sea posible y, finalmente, disfrutar de una penetración controlada y pausada, lo que genera un placer increíble y que el orgasmo se note en cada rincón del cuerpo.
2 - El lugar y el ambiente del encuentro íntimo es muy importante en el sexo tántrico. Se debe practicar en un espacio tranquilo y relajado para ambos, en el que no haya nada que pueda distraer vuestra atención. Es recomendable aclimatar el lugar para la ocasión, creando un ambiente romántico y sensual. Puedes colocar almohadas y cojines suaves, flores, velas, incienso y, por supuesto, preparar algunos aceites o lociones aromáticos para las caricias y los masajes que vendrán.
3 - Dominar el sexo tántrico no es algo sencillo y requiere de bastante tiempo de práctica. Para empezar, ambos debéis relajar la mente por completo y olvidaros de cualquier preocupación. También es fundamental que la confianza entre la pareja sea excelente y que los dos os mostréis con total seguridad frente al otro.
¡Empezamos por el contacto visual! Para ello, la mujer puede sentarse en el regazo del hombre frente a él envolviendo con las piernas su cintura. Debéis miraros a los ojos fijamente, pensar que es lo que siente el otro, que te hace sentir a ti y centrarse en cada una de las sensaciones que te genera la mirada de tu pareja.
4 - El siguiente paso es sincronizar la respiración, algo fundamental para iniciar la conexión entre ambos. En la misma posición y completamente relajados, inhalad y exhalad juntos durante unos minutos buscando esa conexión y energía tan especial. Luego, variad el orden de la respiración: cuando la mujer inhale, el hombre debe exhalar y posteriormente a la inversa. Este es un paso que debe durar al menos unos 10 o 15 minutos, recuerda que una de las reglas básicas del sexo tántrico es hacer todo al tiempo dejando a un lado las prisas y la rapidez.
5 - Sentir cada poro de la piel de la pareja es otra de las premisas del sexo tántrico; por ello uno de sus rituales consiste en deleitar al otro con un sensual masaje por todo el cuerpo para que el placer que se experimente sea generalizado y no solo en determinadas zonas erógenas. Se debe hacer usando algún aceite aromático y/o accesorios como plumas, y siempre con movimientos muy lentos y suaves que exploren cada rincón del cuerpo. Sentir cada una de las caricias es esencial para alcanzar un orgasmo inigualable.
Se pueden distinguir dos tipos de masajes, uno para el hombre llamado lingam y otro para la mujer denominado yoni. Es importante saber de qué forma debe realizarse cada uno de ellos para estimular manualmente los puntos erógenos claves que le llevarán a cada uno a un nuevo nivel de disfrute y placer.
6 - A las sensuales caricias, le deben acompañar deliciosos besos también por todo el cuerpo. Los besos tántricos pueden ser desde muy suaves y tiernos hasta súper apasionados, lo ideal es ir aumentando la intensidad progresivamente a la par que la excitación y aprovechar la extrema suavidad de los labios para provocar increíbles sensaciones, incluso por las principales zonas erógenas para disfrutar además de un sexo oral muy pero que muy placentero.
7 - Todo este proceso de besos, caricias, miradas y, en definitiva, sentirse el uno al otro, debe ser largo posponiendo el momento del contacto plenamente sexual todo lo que sea posible. No olvidéis que este no es el fin del encuentro. Para finalizar con esta práctica de sexo tántrico, se debe disfrutar de una penetración completamente diferente a la habitual, pues en esta disciplina se entiende como un paso más del acercamiento de ambos cuerpos.
Así, en un inicio, la penetración debe ser completamente estática. Es decir, el pene entra en la vagina y se queda inmóvil durante unos minutos mientras ambos os seguís acariciando, besando y mirándoos fijamente a los ojos. Pasado un rato, se notará como la vagina se encuentra muy relajada y empieza a moverse ella sola de forma rítmica. Esto debe prolongarse durante bastante tiempo evitando la eyaculación, por lo que el hombre puede combinar la entrada y salida del pene en la vagina con la estimulación manual y oral para retardar el momento del clímax.
8 - Tras muchos minutos de sexo tántrico o incluso horas, los cuerpos de ambos se encontrarán en un punto de placer inigualable y, finalmente, os podréis dejar llevar hasta un potente orgasmo que notaréis como os inunda de placer desde los pies hasta la cabeza.

Qué es la energia Kundalini?

La energía Kundalini, también conocida como el poder de la serpiente, es para muchos un portal hacia la elevación de nuestra consciencia. Sin embargo, subir esta energía poderosa no es tan fácil y requiere práctica e intención.

¿Qué es kundalini?

La energía Kundalini nace del chakra del mismo nombre, en la base de la columna vertebral y se cree que al despertarla, ésta sube como una serpiente, por los demás chakras, produciendo a su vez cambios en nuestro ser y promoviendo nuestra evolución espiritual.
Cuando el Kundalini llega a la coronilla, se produce una experiencia mística única, que algunos han descrito como un estado de trance profundo en el cual la conexión con el mundo espiritual se vuelve evidente.
Todos tenemos energía Kundalini pero no todos sabemos cómo elevarla para nuestro provecho, Existen muchos ejercicios, incluyendo yoga, que ayudan a elevar el Kundalini. Sin embargo, algunos creen que no todo el mundo puede manejar el poder de esta energía........
Se cree que sin un trabajo espiritual previo, la energía Kundalini nos altera las emociones y puede enfermarnos. Por esto, mucho recomiendan purificar y fortalecer el cuerpo y la salud emocional, antes de experimentar con ejercicios Kundalini.
Pero también hay quienes piensan que el estimular el Kundalini precisamente nos ayuda a evolucionar, promoviendo nuestras habilidades creativas y ayudándonos a encontrar nuestro propósito en la vida.
Lo importante es saber balancear la energía trabajando en los otros chakras, que promueven otras cualidades importantes. De esta manera, al fluir la energía Kundalini, su poder es sanador,

¿Qué pasa cuando se sube la energía Kundalini?

Existen ciertos mitos acerca de ‘el despertar’ que causa la energía Kundalini.
Algunos piensan que el Kundalini sin preparación enloquece y que su poder se siente instantáneamente luego de hacer un ejercicio de Kundalini.
Realmente, cuando se trabaja el Kundalini, se empieza un proceso que no es mágico ‘no sucede de la noche a la mañana‘ sino que es más bien gradual y progresivo.
Al igual, el proceso depende de nuestra voluntad y no se apodera de nosotros dejándonos sin control.
Piense en el Kundalini como una batería que nos da la energía necesaria, pero también como un mapa que nos guía por una ruta determinada. Sin embargo, ni la batería ni el mapa surgen resultado si no hay un conductor (usted).
Los ejercicios para despertar el Kundalini son varios, y no todos son físicos. Aparte del yoga Kundalini, también existen cantos, visualizaciones y meditaciones que pueden hacer fluir la energía más efectivamente. Igualmente, se dice que la sanación pránica y el Reiki también ayudan a elevar el Kundalini y por lo tanto, a promover nuestro despertar espiritual.
La tradición Hindú habla de que el Kundalini puede también ser despertado por un maestro, quien manipula la energía y crea la experiencia para el estudiante, quien después de vivir la experiencia Kundalini puede replicarla por sí solo.
Elevar el Kundalini sin llevar a cabo otros ejercicios de purificación, puede llevar a lo que se conoce como el Síndrome Kundalini. Algunos de los síntomas incluyen letargia o hiperactividad, confusión, alucinaciones y estados catatónicos - todos generados por el poder abrumador del Kundalini. Por esto, se recomienda que los ejercicios de Kundalini siempre estén acompañados por una práctica y voluntad espiritual, que debe llevarse como un proceso sin prisa y con mucha calma.
http://universo-espiritual.ning.com/

ENERGÍA SEXUAL, CHAKRAS Y KUNDALINI, SUS SÍNTOMAS, PELIGROS Y BENEFICIOS.


LA KUNDALINI
Antes de comenzar debo advertir sobre la gente que intenta venderte cursos o que te presiona para que te unas a un determinado grupo espiritual. En los penosos problemas que puede producir un despertar Kundalini uno es vulnerable a gente que puede no guardar las mejores intenciones en el corazón y que incluso entrenan en técnicas que pueden empeorar la situación.
La energía kundalini ha sido identificada con la energía cósmica y con el impulso sexual, por lo que se considera un motor fundamental para la vida. Es fuente de energía vital para todos los chakras, que son centros de energías concentradas a través de los cuales el alma conecta con el cuerpo.
La misión de la energía kundalini es purificar con su ascenso los cuerpos inferiores del hombre ( físico, emocional y mental ). Ajustarlos y “afinarlos”, haciéndolos aptos para recibir y contener las altas energías del Espíritu, que de otra forma no sería posible recibirlas.
Es la energía que ha permitido a lo largo de la historia, y permite, desde que el hombre habita la Tierra, la evolución del género humano. Todos venimos con una determinada cantidad almacenada, acorde a nuestro desarrollo evolutivo (espiritual)

La serpiente sube

No podemos hablar de chackras y olvidarnos de kundalini, como no se puede hablar de una competición y no mencionar el "premio" a pesar que yo no estoy tan de acuerdo en esto, pero sigamos.
Anodea Judith en su libro "Los chakras", que recomiendo como uno de los mejores que he leido sobre el tema, cuenta que , antiguamente los chakras se vinculaban a una divinidad femenina llamada Kundalini, descrita como una serpiente que duerme, enrollada tres vueltas y media alrededor del primer chakra, en la base de la espina dorsal.
La palabra kundala, que significa "enroscada" y en la tradición hindú esta diosa despierta y empieza a subir, chackra a chackra, hasta alcanzar la corona en la cima del cráneo. Al atravesar cada chackra produce el despertar de la región correspondiente y cuando la travesía ha concluido se dice que el sujeto ha alcanzado la iluminación completa.
La subida de Kundalini a través de Sushumna despierta cada uno de los chackras dando paso a la experiencia de nuevos y "más altos" niveles o estados de consciencia, que se entiende muy superiores a nuestra conciencia habitual.
  
Por esta razón, se ha concedido siempre la máxima importancia al despertar de la kundalini, y no a los chakras mismos.


El Mito de la serpiente


Se ha escrito mucho sobre la serpiente enroscada y muchas veces la han convertido en un mito como por ejemplo los que aquí citaremos :
1) Que el tránsito debe ser iniciado por un "guru iluminado";
2) Que el proceso empieza por abajo y se manifiesta como una ascensión ininterrumpída hacia la corona;
3) Que el nivel más alto es el mejor estado de consciencia alcanzable, y que los chakras inferiores deben ser reprimidos ¡¡
4) Que la kundalini está mejor despierta que dormida, o que su despertar es invariablemente una fuente de felicidad.
Pero todo esto son verdades a medias . Es verdad que la kundalini puede ser activada por la mera presencia de un adepto produciéndose el despertar de la kundalini o "shaktipat". Pero no todos los circunstantes reciben la shaktipat, naturalmente; en cambio otros llegan a experimentar esta energía por vía relativamente espontánea, sin sufrir perjuicio alguno, y sin la presencia de un guru.
El recorrido y la trayectoria de Kundalini son tan diversos como personas lo practican.
Por lo general, Kundalini principia en la planta de los pies, o en la base de la columna, y asciende hacia la cabeza para emprender luego un movimiento descendente, por la parte frontal del cuerpo, hasta el ombligo. Este recorrido puede ir acompañado de intensos espasmos o convulsiones, o por sensaciones de intenso calor.
Sin embargo, otros testimonios de la actividad de Kundalini describen un recorrido comenzando desde arriba , en la cabeza y bajando y otros como apertura desde el chackra del corazón hacía afuera. A veces los síntomas de la kundalini se desarrollan en cuestión de segundos y luego desaparecen; dicen que otras veces se habla de un proceso que dura semanas, meses e incluso años cada vez. Lo que si esta claro es que : Kundalini es una experiencia única y poderosa cuyo resultado es un cambio profundo de la conciencia.
Este cambio se describe como una lucidez aumentada, una mayor amplitud del entendimiento, una sensación de ingravidez, una sensación de gran pureza corporal, una felicidad extrema.....


En algunos indicios, se pone en marcha un ritmo, un tren de ondas que excita los centros cerebrales del placer y que proporciona los "estados de éxtasis" mencionados a menudo por los místicos.
Dichos cambios pueden sobrevenir en compañía de un desagrado frente a las cosas que normalmente se asocian con los chakras inferiores, como la comida o la sexualidad, desagrado que resulta casi invencible mientras dura la experiencia. (Sin embargo, se dan testimonios de actividad sexual redoblada después del despertar de la kundalini.)
Pueden darse reacciones de profunda depresión o de temor mientras contemplamos nuestra vida a través de los ojos de esa diosa serpiente. Asi pues aunque la percibamos como una experiencia maravillosa no siempre es agradable el despertar. En el lenguaje popular, kundalini ha dado en significar " silla de fuego", lo que responde al hecho de que la diosa quema, en su recorrido, todos los bloqueos que encuentra.
Pero no es patronimico de los orientales la serpiente enroscada y su significado siempre ha estado identificado con la iluminación, la inmortalidad o el camino de en medio.
Son abundantes las relaciones entre Kundalini y otros mitos arquetípicos. La semejanza entre el caduceo y la representación de Ida y Pingala enroscada alrededor de la columna central Sushumna es demasiado evidente para atribuirla a una coincidencia.
Kundalini es el concepto universal de una poderosa fuerza iluminadora. Pero también es impredecible y peligrosa para quienes se atrevan a jugar con ella. A veces acarrea intensos dolores, y otras veces el despertar será rechazado por el mundo como locura, hallándose presentes o no los aspectos positivos que mencionábamos.
El hecho es que Kundalini produce un estado de consciencia muy profundo, y el hallarse en tal estado de consciencia no siempre es una ayuda para andar por un mundo en donde no predomina la " iluminación" precisamente.
Además, ella no guarda consideraciones para con lo que teníamos por cierto, ni para cuáles sean las circunstancias de nuestra vida, ni para el estado de pureza en que se halle nuestro organismo.
Aprendiendo a abrir primero los chakras, en cambio, le franqueamos el camino y posiblemente el proceso no será tan doloroso
Teóricamente, Kundalini genera una fuerza que contribuye a la apertura del chakra superior, llamado corona y localizado en la cima del cráneo. Como la actividad de los chakras a veces captura parte de nuestra energía espinal, dicho chakra suele ser el más difícil de alcanzar.
Por mi parte no creo que sea, en sí, la sede de la iluminación, sino que es más bien la presencia y la conexión de todos los chakras en conjunto, dada la atención consciente, lo que produce la iluminación. En muchos individuos el momento de más intensa iluminación se produce con el movimiento descendente de la consciencia chákrica hacia el reconocimiento tangible, precisamente, y no durante la fase contraria.
La elevación de la energía hacia los chakras superiores se produce de una manera natural y espontánea cuando entramos en relajación profunda y prestamos atención a todos nuestros chakras. El afán de obtener la ascensión forzada de la energía suele producir tensión, agotamiento y sensación de intolerancia o irritabilidad frente a quienes nos rodean, cuando atienden a otras ocupaciones distintas de la nuestra. La alienación que todo esto suscita me parece una falta de iluminación. Muchos estudiosos de la kundalini han manifestado contrariedades de este género al cabo de varios meses o años de prácticaNo es posible hablar de los chakras sin mencionar la kundalini; sin embargo la elevación de la kundalini no es el tema focal de este documento ni deberia serlo en nuestra vida.
Considero personalmente que el trabajo diario con nosotros mismos, y nuestra capacidad de desarrollar el Amor y la generosidad en si ya es una maravillosa experiencia. Cuando el paisaje del recorrido es ameno, uno puede gozar del viaje tanto o más que de la llegada a destino. Muchas veces el forzar las cosas no nos conduce a nada saludabe y si muchas veces nos produce muchos problemas y desequilibrios.
Diversas teorias sobre la kundalini
  
En la actualidad se está investigando mucho sobre Kundalini, y se han propuesto varias teorías acerca de lo que es en realidad y cómo se activa. En esencia se reducen a cinco las teorías modernas que revisten alguna plausibilidad y que guardan alguna relación con la teoría de los chackras que desarrollamos aquí:
1. Kundalini se activa por medio de un estímulo enviado por una fuente externa de consciencia superior.
Cualquier interacción que tengamos con otras personas se desarrolla asimismo a nivel cháckrico . Cuando nos relacionamos con personas regidas predominantemente por los chackras inferiores, nuestros propios centros reaccionarán en consecuencia. Esa interacción nos rebaja. Por el contrario, si se produce una interacción estimulante para los chakras superiores (como podría ser el contacto con un gurú), este nuevo influjo de energía los despertará. Entonces nuestra atención se vuelve hacia esos centros superiores, y por lo general el resto de las energías vitales suele seguir el camino de la atención.
Todos hemos experimentado fenómenos similares en las situaciones de enamoramiento, miedo o cualquier otra de las sensaciones que se apoderan totalmente de la persona. Es como un gran torrente de energía que invade canales hasta entonces clausurados.
2. La kundalini es una energía sexual. La práctica del Tantra es una complicada disciplina de yoga sexual cuyo principio estriba en utilizar la sexualidad para despertar la kundalini y alcanzar así la trascendencia.Es obvio que la serpiente se asemeja a un pene, y algunos creen que ese poder no es más que la energía sexual sublimada, fenómeno que se producen al reprimir sus manifestaciones normales. De tal manera que las técnicas sexuales para la elevación de la Kundalini varían entre la prolongación del orgasmo y la abstinencia total durante largos periodos. Algunos opinan que la kundalini y la sexualidad son mutuamente excluyentes. Yo no creo que lo sean en sí. Pero dependiendo de la atracción y el apago hacia esta practica podría desviar la energía del despertar….
3. La kundalini es una energía química. El sexto chakra se asocia generalmente con la glándula pineal; esta glándula de secreción interna produce la Melatonína, cuyos efectos consisten en un aumento de la percepción extra sensorial, agudización de las facultades visionarias y fenómenos alucinógenos.' En algunos casos la kundalini se activa por efecto de drogas como el café, la marihuana o los alucinógenos clásicos; de todas maneras no es probable que suceda así, excepto cuando el sujeto haya abierto con anterioridad sus canales sutiles.
4. La kundalini es el resultado de un entrenamiento rítmico vibracional del organismo. Ciertos ritmos de la médula espinal producen fenómenos de resonancia en el latido cardíaco, las ondas cerebrales y las pautas de la respiración, lo que, a su vez, estimula determinados centros del cerebro, que pueden ser excitados mediante la meditación, la respiración controlada, e incluso al azar, como demuestran los casos de iluminación espontánea.
5. La última de estas teorías es la mía , que prefiero considerar en adición y no en contradicción con las anteriores, y viene a decir que la kundalini se produce de una manera natural cuando está despejado y exento de impedimentos el canal que conecta todos los chakras.
Hemos comenzado hablando de encontrar el centro en nosotros mismos:
La única manera posible de conseguirlo es, ocupándonos de nuestro estado interior. De nuestros chackras y de nuestra forma de enfrentarnos a la vida. Cuando todo esta en orden la kundalini llega porque ese es el estado de Paz.
La kundalini no es un objetivo, sino sólo un producto y un instrumento de ella. Busquemos sanarnos a nosotros mismos, resolver nuestros conflictos, desarrollar el Amor en nosotros para poder trasnsmitirlo a los demas; tratemos de ser felices, de no apegarnos al sufrimiento, con el fin de convertirnos en vehículos de la consciencia más eficaces y de miras más elevadas.
Y entonces quizá la kundalini encuentre el camino abierto para despertarnos.
SÍNTOMAS DE KUNDALINI

Lo que sigue son manifestaciones comunes del despertar Kundalini. Esta lista no ha sido diseñada por médicos o psicólogos. Debe ser considerada un agrupamiento de signos basados en la observación. No dudes que puedas tener una enfermedad física o psicológica, y nuestra recomendación es visitar al médico:
Músculos moviéndose nerviosamente, calambre o espasmos. 
Fuertes corrientes de energía o inmensa electricidad circulando por el cuerpo. 
Picores, vibraciones, hormigueo, escozor o crawling sensations (sensación de reptado).
Intenso calor o frío. 
Movimientos involuntarios corporales (ocurren más frecuentemente durante meditación, descanso o sueño): sacudidas, temblores, sentimiento de una fuerza interior empujando a posturas y movimientos corporales en formas inusuales. (Puede ser erróneamente diagnosticado como epilepsia, Síndrome de pie inquieto –en Ingles RLS-, o PLMD). Alteraciones en la comida o el patrón del sueño.
Episodios de extrema hiperactividad o, a la inversa, fatiga arrolladora (Algunas víctimas de CFS esta experimentando un despertar Kundalini). 
Intenificacsificacion   instución del deseo sexual. 
Dolores de cabeza, presión dentro del cráneo.
Palpitaciones, esfuerzos en el pecho.
Problemas en el sistema digestivo. 
Entumecimiento o insensibilidad en los miembro (particularmente en la pierna o pie izquierda).
Esfuerzos y bloqueos en cualquier sitio; a menudo en la espalda o la nuca (muchos procesos FMS tienen afinidad con Kundalini). 
Explosiones emocionales, rápidos cambios de humor, aparentemente no provocados o excesivos episodios de pena, miedo, furia, depresión
Vocalización espontánea (incluyendo risa y llanto)—son tan inintencionados y descontrolados como el hipo.
Audición interior de sonido o sonidos, típicamente descritos como una flauta, tambor, cascada, pájaros cantando, abejas zumbando, aunque también pueden sonar como un estruendo repentino, o ruidos ensordecedores, o como repiques en el oído.
Confusión mental; dificultad de concentración. 
Estados alterados de conciencia: expansión de la conciencia; estados espontáneos de trance; experiencias místicas (si el individuo acepta previamente el proceso estará mas afectado por estos estados; estos individuos tendrán ventaja en caso de brote de psicosis; o auto grandiosidad).
Calor, extraña actividad, y/o sensaciones de dicha en este calor, particularmente en el área coronaria
Éxtasis, felicidad e intervalos de tremenda alegría, amor, paz y compasión.
Experiencias Psíquicas: percepción extra sensorial; experiencias extra-corpóreas,memoria de vidas pasadas, experiencias de vidas pasadas, viajes astrales, conciencia directa de los chakras y auras; contacto con guias espirituales a través de voces interiores, sueños o visiones; poderes curativos.
Incremento de la creatividad: nuevos intereses en la autoexpresión y en la comunicación espiritual a través de la música, arte o poesía.
Intensificada comprensión y sensibilidad: percepción de la propia esencia;comprensión profunda de las verdades espirituales; exquisita comprensión del propio entorno (incluyendo el de otros)
Experiencias lucidas: conocimiento directo de una realidad más expandida, conciencia de trascendencia.
Alguna gente nos ha dicho que encuentran el concepto “kundalini” extraño y prefieren llamarlo su “despertar” esto se ajusta mas adecuadamente para ellos. Pero para la mayoría de los que nos escriben, la explicación de Kundalini les proporciona un importante marco de referencia con el cual aceptar y trabajar con sus experiencias. Cada uno de nosotros tenemos una forma particular de interpretar, honrar y describir nuestro conocimiento espiritual. 
Yo no creo que exista una única manera de conocer o expresar la verdad. Aun mas, creo que es necesario tener un corazón abierto para ser fieles a nuestro propio camino donde éste se pueda expandir.
Hasta aquí una lista de signos y síntomas habituales del "proceso". Naturalmente existen investigaciones como las de Lee Sanella que estructuran los mencionados síntomas al uso psicológico y psiquiátrico. Incorporaremos esta estructuración próximamente.
Es necesario decir con insistencia que es muy importante no dejar de ir al médico y especialistas tantas veces como sea necesario. No dejes de ir al médico aunque sospeches el origen del problema, porque es necesario tratar algunas afecciones aunque estas tengan como origen el proceso.
QUÉ HACER EN LAS CRISIS DE KUNDALINI?

Al principio la energía kundalini, se presenta en potentes olas, arruina el sueño y hace que a veces el cuerpo se contraiga y patalee inconscientemente de un modo que llena de terror y pánico a los afectados.
Se mezclan las imágenes y sensaciones, de temas arquetípicos, modelos míticos y religiosos. El miedo lo tapa todo, es el tema central.
Hay que aprender a que el sistema nervioso se acostumbre a estos ámbitos de experiencia, poco a poco, dando tiempo para una asimilación de la “sombra” que ha sido iluminada.
Es importante el contacto con la tierra durante la crisis, por ejemplo trabajando en el jardín. Al principio los afectados no tendrán ganas de nada, pero tendrán que ser motivados de la manera que mejor les vaya.Realizar actividades sencillas y artesanales que no exigen mucho intelecto. Actividades como limpiar, recoger, dar largos paseos por la naturaleza. Todo debe estar orientado al contacto con el suelo y tener siempre relación con la materia.La dieta debe ser sana pero más pesada. Ahora mejor asado de carne (por ejemplo) que vegetales.Los ejercicios espirituales deben ser aparcados, especialmente la meditación con los ojos cerrados.A veces no se podrá pasar sin tranquilizantes o somníferos.
Bajo la protección de ese contacto con la tierra, se puede intentar terapéuticamente crear orden en el mundo de imágenes cuya abundancia enferma al paciente. Sobre todo al final de la crisis, porque frecuentemente aumenta la necesidad de ordenar y ejercitarse en aceptar las experiencias vividas.El descanso y la actividad deben c
ombinarse en la proporción correcta.
Adquirir el máximo equilibrio entre las ganas de hacer el camino hacia el interior muy rápido o por el contrario quedarse “dormido en los laureles”.
Tomar ejemplo de los indios, que parten de la base de que hay que tener raíces firmemente ancladas en la Madre Tierra para levantar la cabeza hacia el Padre Cielo.
Y esto que expongo solo sirven para pequeñas crisis de kundalini porque hay algunas donde el ser que despierta el kundalini puede terminar en el manicomio o arder totalmente por el fuego igneo de esta energia (las conocidas combustiones espontaneas) por lo cual hay que tener mucho cuidado en este sendero esoterico, la energia de kundalini debemos respetarla y accesar a ella de manera armonica con el paso de nuestra evolucion no de otra forma.
Es responsabilidad nuestra, administrarla correctamente, para nuestro propio crecimiento. A veces la emplearemos de una manera creativa y otras no tanto... Aquí se podría aplicar perfectamente "La parábola de los talentos". El desperdicio o mal uso que hagamos de ella redundará en carencias o problemas (karma) que llevaremos a otra encarnación.
No obstante estamos en unos momentos de la humanidad, en los que esta energía se está despertando en muchas personas. 
Este despertar de la energía kundalini les permite disponer de energía adicional para su desarrollo ("fuego inextinguible"). Hay seres que han madurado lo suficiente para que el caudal se incremente en su sistema sin perjudicarlos, con lo cual crece su nivel vibratorio y esto les posibilita su Realización como seres espirituales. Esto a su vez afecta a las energías de otros seres que viven en su entorno interrelacionándose con ellos y tiene como resultado la elevación del nivel vibratorio del Planeta.
eto es lo mismo que describe la física cuántica: entre dos partículas conectadas, el cambio en la primera, se verá reflejado inmediatamente en la segunda.
Su actuación consiste en elevar las vibraciones atómicas de los cuerpos inferiores, de lo que es la materia; a fin de nivelarlos con las altas vibraciones de los cuerpos espirituales.
El órgano más cambiado por la limpieza de kundalini, es el cerebro, esto tiene como consecuencia frecuentes dolores de cabeza u otras molestias.
Por esto se trata de un proceso que necesita su tiempo y su asimilación, ya que una subida demasiado pronto, sin que el sistema haya tenido tiempo para madurar, produce tanto destrozo como una energía atómica.
Es la única energía que puede “quemar” la cizaña amontonada durante las experiencias terrenales del alma a través de los siglos. Y es la energía capaz de realizar transformaciones a nivel físico consideradas como milagros.
Saber esto ayuda a soportarla y aceptarla con otro talante, aunque el proceso una vez comenzado no puede volver hacia atrás y no haya otro remedio que pasarlo.
También saber, que cuando se van realizando las sucesivas purificaciones y el sistema se va "desembozando" de las energías negativas que tenía atascadas, la kundalini asciende sin obstáculos y sale por el chakra de la coronilla como una lluvia de energía, derramándose sobre la persona y llenándola de alegría, paz, felicidad, plenitud de espíritu, durante una temporada, hasta la nueva oleada de energía transformadora.
GUIA DE SUPERVIVENCIA PARA EL DESPERTAR DE KUNDALINI


Esta guia ha sido escrita para proporcionar ayuda a aquellos que están sufriendo una crisis Kundalini. Si estas sintiéndote abrumado, o estas teniendo dudas y miedos sobre el dramático surgimiento producido por un disparo Kundalini.

Mucho se ha dicho sobre que puedes hacer con problemas generados por Kundalini en los boletines de prensa de Shared Transformations y en la Scandinavian Kundalini Network. Encontraras la mejor información sobre problemas con Kundalini en cualquiera de estos 2 sites. 
Si investigas encontraras muchas webs con información sobre Kundalini que te descubrirán cosas que pueden ayudar, pero en muchas ocasiones difieren en su enfoque y consejos. En cualquier caso es útil que intentes investigar todos los enfoques posibles sobre los variados ángulos que se describen y que lo hagas con discriminación y una mente abierta.

Sin embargo, y parafraseando un dicho repetido, “ Si alguien proclama tener todas las respuestas, corre tanto como puedas a otra parte”. Nadie, repito, nadie, tiene todas las respuestas sobre Kundalini, a pesar de todos los que proclaman lo contrario. 
Cuidate de la gente que intenta venderte cursos o que te presiona para que te unas a un determinado grupo espiritual. En los penosos problemas que puede producir un despertar Kundalini uno es vulnerable a gente que puede no guardar las mejores intenciones en el corazón y que incluso entrenan en técnicas que pueden empeorar la situación.

ATENCIÓN: Una vez que Kundalini se ha desplegado, los intentos de curación pueden incrementar sus efectos llegando estos a poder ser devastadores más que a decrecer los o integrarlos. Por otra parte, para algunas personas los sanadores han sido útiles, sin embargo para otras existen riesgos y consiguientemente decepciones al someter nuestra energía a estos sanadores. 
   
El Collie, la muy estimada fundadora de Shared Transformations, escribió estas palabras sobre el asunto:

Cualquier bien-intencionado sanador que me ha dado su energía en tratamientos, en persona o a larga distancia, a hecho que mis efectos Kundalini se descontrolaran. He visto como mis síntomas y dolores iban eventualmente a peor cuando gente con Kundalini activo rezaban amorosamente por mi. (esto en cambio no ocurría cuando gente con Kundalini durmiente rezaba por mi). ." Sentía en cambio una sobrecarga, debida al “bombardeo” de sus regalos de energía adicional, cuando recibía mas de la que podía manejar sobre mi. Si altas vibraciones de energía pudieran sanar todos los males corporales, cada sanador con una Kundalini despierta debería tener una salud fantástica, considerando los niveles de energía kundalini que fluyen por ellos. Simplemente algo a considerar.”

Generalmente las cosas sencillas son efectivas, tales como largos paseos, aminorar la meditación o rezar, incluir carne en la dieta para bajar la cantidad de energía, etc. Algunas veces es recomendable parar todo trabajo espiritual temporal o definitivamente. Puede ser útil simplemente concentrarse en las actividades del día a día, esto puede activar lo suficientemente Kundalini sin que aumente hasta niveles insoportables.

Estar en la naturaleza es estupendo para “enraizar” (poner a tierra) Kundalini. En una ocasión leí que sentarse contra arboles es útil para la energía excesiva. Algunas practicas de Chi Kung las realizan con árboles también. Yo no tengo una experiencia particular en trabajar con árboles sobre el equilibrio de la energía Kundalini, pero siento que el efecto de ponerse a tierra en la naturaleza es bueno.

Los sistemas para ponerse a tierra en los que se visualiza la energía fluyendo hacia la tierra son a menudo recomendados para equilibrar la energía Kundalini. Desde mi propia experiencia esto no funciona. Cuando intente dirigir la energía hacia la tierra, la concentración dirigió más energía Kundalini hacia mi cabeza inmediatamente después del ejercicio. 
  
Otras personas han tenido el mismo problema con este sistema, aunque para otras, en cambio ha sido efectivo. Recuerden, lo que funciona para unos no tiene porque ser efectivo para otros. Es necesario experimentar lo que es adecuado para uno mismo. 
No hay ningún método universal tipo aspirina que funcione para todo el mundo. Lo esencial es utilizar el método de ensayo y error para ajustar el método adecuado, con discernimiento y cautela.

Tener cerca una persona o personas de soporte puede ser muy beneficioso; Yo creo que esto es de las cosas más efectivas, especialmente cuando nada mas funciona. Cultivar la creencia de que el proceso es en si una forma de “bendición” es crucial (se que esto puede ser muy difícil de hacer en las peores erupciones de dolor, o durante años de problemas con la energía Kundalini, pero esto da la diferencia sustancial a tu proceso). 
Pensar en un “eterno continuo” puede ayudar también. Esto puede dar una mejor perspectiva y paciencia. Trate de creer que en realidad todas las cosas están para algo bueno. Cree en ti mismo y en el Absoluto.

Puede ayudar regresar a sus raíces religiosas. Si, usted creció en un trasfondo católico con todas las imágenes espirituales de esa tradición, entonces practicar un método de base hindú de meditación y ver visiones interiores de las imágenes de esa tradición espiritual como un elefante, o el aspecto temible de la Diosa Kali, podría ser demasiado ajeno para usted, y asustarle. 
Aunque para un individuo criado en esa religión, sería una bendición de los cielos. Estas experiencias pueden ponerse muy intensas así es que es importante estar en un traditon donde usted se siente protegido, seguro, y confortable con cualquier manifestación inusual.

El servicio puede ser de ayuda en suavizando el efecto de Kundalini y ennobleciendo el corazón y la mente.

Siento que tener a una mascota puede ser de ayuda también. Yo solia tener a un perro Labrador con el que en broma forcejearía en el piso; Siempre sentí como este abandono festivo con mi adversario cánido atenuaba mi energía Kundalini.

Es inmensamente importante a esforzarse en vivir una vida ordinaria con equilibrio, optimismo, y sobre todo, un buen sentido del humor. Trate de reírse más y vivir su vida lo más plenamente a pesar de cualquier limitación relacionada con Kundalini. Trate de cultivar una claridad de existencia en todas las cosas. No tome las cosas de este mundo demasiado en serio, pero lleve una vida ordenada, armoniosa. Mire toda adversidad como las oportunidades para el crecimiento en su proceso Kundalini y en su vida.

No se deje tentar, impresionado o envidioso, en el engaño de las experiencias llamativas que otras personas escriben o le cuentan sobre Kundalini. Esto no significa nada excepto en los casos de seres raros, completamente despiertos que le dirían probablemente lo mismo. Debe caer en la cuenta también que no todo lo que usted oye o lee será objetivo en lo que se refiere a materias espirituales. 
Desafortunadamente, hay a menudo una tendencia a suspender la capacidad de examen crítico de estas supuestas verdades, aún entre las personas más inteligentes. Muchos de nosotros hemos sido engañados más que nos gusta admitir.

Después de más de 30 años de ser buscador, y considerar cuidadosamente las profundidades de la búsqueda espiritual, estoy convencido que es más importante tener un corazón cariñoso que un currículum vitae de experiencias transcendentales incontables. Firmemente creo que la calidad de su corazón dice más y es más importante en el aquí y en el más allá . Un número grande de personas con experiencias cercanas de muerte ha regresado de vislumbrar el otro lado, y han dicho esto cuando han contemplado la Existencia de Luz en el extremo final del túnel.

Pero mas que eso se debe tener mucho cuidado o abstener de practicas que estimulen el despertar de la kundalini de manera facil o desarmonica ya que puede acarrear serios problemas para el psique del que lo este realizando es una energia con la cual no debemos jugar y lo mejor es despertarla conforme vamos evolucionando dominando las 7 cabezas de la bestia (pereza, orgullo, codicia, ira, lujuria, gula, envidia).
¿Qué es la Kundalini?


Es la energía del Espíritu. Cuando nacemos, se ubica en el hueso sacro, en la base de la columna vertebral. Consecuentemente, es un error creer que tiene algo que ver con el sexo. Para ubicarse a nivel del hueso sacro, esta energía se enrolla en tres vueltas y media, lo que le da su nombre sánscrito, de la raíz “Kundal” enrollada. Aparece en la India en personificaciones de diosa inmaculada, como Gauri. Es la Energía Madre, la misma que apareció en la raíz de la Creación del universo. Es el poder energético de nuestro Espíritu. Es absolutamente pura luz de conocimiento, amor, compasión y atención. Estas tres cosas están en esta energía
 La energía divina, la suprema energía de Amor Divino, cae sobre el cerebro del feto; como el cerebro tiene forma de prisma, esta energía se refracta y se divide en categorías. La energía, que cae a los lados del cerebro, forma el sistema nervioso simpático. Pero cuando su energía divina se posa en la cúspide del cerebro, lo atraviesa sin refracción alguna y baja por la columna y se enrosca en el hueso sacro; en este momento se le denomina energía Kundalini, que como antes hemos dicho viene de la raíz sánscrita kundal. Quizá los griegos ya sabían que era un hueso sagrado, y lo denominaron “sacrum”. Esta energía intacta, original, se encuentra en estado potencial, en reposo.
En el proceso de nuestra evolución desarrollamos siete centros energéticos principales, localizados a lo largo de la espina dorsal y el cerebro, cuando esta energía “kundalini” germina como una semilla, pasa por estos siete centros, atraviesa el área de la fontanela y conecta la consciencia humana con el poder del Amor Divino. 
Es lo que se conoce como el desarrollo de la cuarta dimensión. Se puede pensar en la kundalini como en una cuerda de 1000 hebras; cuando la persona está preparada espiritualmente por primera vez, solo una o dos de estas hebras encuentran el camino a través de los chakras y alcanzaran el chakra corona (sahasrara) en lo alto de la cabeza.


¿Cómo se produce el ascenso?


Solo se despierta, cuando el chakra raíz (Moladhara) recibe la información de que la persona esta preparada para que su elevación se produzca por el Canal central y atraviese los chakras, nutriéndolos, purificándolos y restableciendo el equilibrio , así como la salud física y psíquica. Este fenómeno se percibe por nuestro Sistema Nervioso Central en forma de una brisa fresca saliendo por las palmas de las manos y por encima de la cabeza o de brisa caliente, si hay obstrucciones en el Sistema Sutil. 
Igualmente puede percibirse el estado de los chakras en las yemas de los dedos y en otros puntos de las manos. Una sensación de hormigueo, presión o pinchazos en las localizaciones significará que hay un bloqueo en el chakra correspondiente. De esta manera uno puede conocer por sí mismo el estado de sus centros energéticos, así como las causas que han originado las obstrucciones.


Es cierto que un despertar progresivo; tal como hemos dicho solo unas hebras de la kundalini alcanzaran el chakra corona, pero son suficientes para establecer la conexión y abrirnos a una nueva consciencia y un nuevo camino de crecimiento, el cual tendremos que ir alimentándolo, progresivamente, con la práctica de la meditación. Si bien un despertar total no podría ocurrir sino es en una persona ya completamente purificada, con altas frecuencias vibratorias.


La Kundalini se eleva a través de los distintos centros y alcanza el séptimo, chakra de los mil pétalos, el cual empieza a abrirse. Allí se establece la conexión con el poder omnipresente del amor de Dios. Igualmente, aparecen nuevas percepciones, que indican el estado de los chakras. El manejo de las vibraciones, permite equilibrar y mejorar los chakras y esto se puede conseguir a través de la meditación.
  
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...