Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 29 de noviembre de 2016

¡LA TRAMPA DE LA “CONCIENCIA”!

Es triste ver a tantos maestros espirituales contemporáneos tratando todavía de convencer a la gente de que son ‘conciencia pura’. Que sólo lo Absoluto es realmente, realmente real; que lo relativo es una ilusión y que el yo separado es un problema que debe resolverse mediante investigación rigurosa.
¿Por qué dividimos a la conciencia de todo lo que ilumina? ¿Por qué dividimos la luz del sol de todo lo que toca? ¿Por qué dividimos nuestra hermosa humanidad de nuestra divinidad, creando metas imposibles, inhumanas, e ideales de perfección?
Oh, amigos, ¿acaso no ven?, ¡nuestra desordenada, imperfecta, vulnerable y frágil humanidad NO ES OTRA COSA que la danza de lo Absoluto! Nuestra alegría, nuestro dolor, nuestro aburrimiento, nuestra emoción, nuestras dudas, nuestros miedos, nuestros deseos y nuestros anhelos, nuestro juego y nuestra pasión son hijos muy muy preciosos del amado, profundamente dignos y nunca errores o manchas sobre la ‘perfección pura de la conciencia perfecta’.
Eres conciencia, sí, ¡pero también profundamente humano, original y maravilloso y raro y lleno de sentimientos! Eres imperfecto, vulnerable, un lío, a veces. 
Tienes dudas y eres limitado en tu naturaleza como organismo. No tienes todas las respuestas. A veces te equivocas. ¡Sientes una vergüenza que es saludable, que es humildad! Estás dispuesto a admitir que te sientes insignificante a veces, y que necesitas ayuda a veces, y que tienes necesidades profundamente humanas; estás dispuesto a permitir que tu corazón sea tocado por otro, estás dispuesto a soltar la fachada y dejarte ver, desnudo, abierto; estás dispuesto a llorar, reír, a cometer errores, a caer al suelo por agotamiento, o lleno de temor, o con un gran asombro. Y celebrarlo todo. Y honrarlo todo.
Ser ‘conciencia’ es fácil, y sin embargo pronto se convierte en otra protección. “Yo soy conciencia” es el mejor lugar para escondernos de nuestros retos humanos, de nuestra intimidad interpersonal, y de nuestra saludable vergüenza.
Ser plenamente humano – eso requiere de un maldito coraje.
Maestros, líderes, gurús, no conviertan a la conciencia en el nuevo dios. Nunca hagan que nuestra humanidad sea menos que nuestra divinidad. No hay ‘menos que’ en el corazón. No nacimos en pecado, sólo con una exquisita vulnerabilidad. No hay ninguna vergüenza en sentir vergüenza, y hay grandeza en nuestros tiernos corazones humanos. E igual poder en nuestra sensibilidad.
- Jeff Foster

EL FIN DE LA LIMITACIÓN

Deja de compararte con otras personas.
Retira tu foco de lo que tienen. Su éxito. Su felicidad. 
Sus maravillosas relaciones. Sus logros. Su abundancia.
Cuando comparas, experimentas limitación, envidia; resistencia a ti, al lugar donde te encuentras, a lo que tienes. 
Te sientes alejado de donde deberías estar, lejos de casa, lejos de la vida.
Pero la vida es aquí; la vida nunca está lejos. 
Retira tu atención de los demás e invítala a lo más cercano, a donde estás, a la respiración, a las sensaciones en el cuerpo. Siente tu conexión con la tierra, tu arraigo en la presencia. Permítete sentir lo que sientes - tristeza, ira, incluso desesperación. Deja que esos huéspedes antiguos se muevan el día de hoy. Tú no los creaste y no es tu trabajo deshacerte de ellos.
Tú no eres una ‘persona’ fija en el tiempo y espacio, sino un cuenco, una capacidad presente para cada pensamiento, cada sentimiento, cada esperanza, cada sueño, cada ola de tristeza y dicha.
Tu abundancia reside en tu aliento, amigo, en tu cercanía con la tierra, en tu originalidad, en tu corazón abierto, en tu habilidad de reír ante la seriedad de este mundo.
Eres inmenso, y más allá de la comparación.
- Jeff Foster
http://universo-espiritual.ning.com/

jueves, 24 de noviembre de 2016

Con el tiempo, cambian las formas, pero no el fondo.


La polaridad de nuestra conciencia nos coloca constantemente ante dos posibilidades de acción y nos obliga si no queremos sumirnos en la apatía a decidir. 

Siempre hay dos posibilidades, pero nosotros sólo podemos realizar una. Por lo tanto, en cada acción siempre queda irrealizada la posibilidad contraria. Tenemos que elegir y decidirnos entre quedarnos en casa o salir trabajar o no hacer nada, tener hijos o no tenerlos reclamar el dinero o perdonar la deuda, matar al enemigo o dejarlo vivir. 
El tormento de la elección nos persigue constantemente. 
No podemos eludir la decisión, porque «no hacer nada» es ya decidir contra la acción, «no decidir» es una decisión contra la decisión. Ya que tenemos que decidirnos, por lo menos, procuramos que nuestra decisión sea sensata o correcta.

Y para ello necesitamos cánones de valoración. 

Cuando disponemos de estos cánones, las decisiones son fáciles: tenemos hijos porque sirven para preservar la especia humana matamos a nuestros enemigos porque amenazan a nuestros hijos, comemos verdura porque es saludable y damos de comer al hambriento porque es ético. Este sistema funciona bien y facilita las decisiones uno no tiene más que hacer lo correcto. Lástima que nuestro sistema de valoración que nos ayuda a decidir sea cuestionado constantemente por otras personas que optan en cada caso por la decisión contraria y lo justifican con otro sistema de valores: hay gente que decide no tener hijos porque ya hay demasiada gente en el mundo hay quien no mata a los enemigos, porque los enemigos también son seres humanos, hay quien come mucha carne porque la carne es saludable y deja que los hambrientos se mueran de hambre porque es su destino. Desde luego, está claro que los valores de los demás están equivocados, y es irritante que no tenga todo el mundo los mismos valores.

sábado, 19 de noviembre de 2016

REFLEXION Noviembre 19… Aceptemos nuestros sentimientos

wallpaper-1337986
¿Por qué batallamos tanto con nuestros sentimientos? ¿Por qué trabajamos tan duro por negar nuestras emociones, especialmente en relación con otras personas? ¡Son sólo sentimientos! En el curso de un día... Podemos negar que nos sentimos frustrados en reacción a alguien que nos está vendiendo un servicio. Podemos negar que nos sentimos frustrados, enojados o heridos en reacción a un amigo. Podemos negar sentimientos de miedo o de enojo hacia nuestros hijos. Podemos negar toda una gama de sentimientos acerca de nuestro cónyuge o de la persona con quien tenemos una relación amorosa. Podemos negar sentimientos provocados por la gente para la cual trabajamos o por la gente que trabaja para nosotros. Algunas veces, los sentimientos son una reacción directa hacia los demás; otras, la gente dispara en nuestro interior algo más profundo, una vieja tristeza o frustración. Haciendo caso omiso del origen de nuestros sentimientos, siguen siendo nuestros sentimientos. Son nuestros. Y la aceptación a menudo es lo único que se necesita para hacer que se vayan. No tenemos por qué dejar que nuestros sentimientos controlen nuestra conducta. No tenemos por qué actuar de acuerdo con cada sentimiento que experimentemos. No necesitamos dar rienda suelta a una conducta inadecuada. Ayuda hablar acerca de nuestros sentimientos con alguien en quien confiemos. A veces necesitamos exponerle nuestros sentimientos a la persona que los esta provocando. Esto puede fomentar la intimidad y la cercanía. Pero la persona mas importante a la que necesitamos decírselo es a nosotros mismos. Si nos permitimos experimentar nuestros sentimientos, aceptarlos y liberarlos, sabremos que hacer a continuación. "Hoy recordare que los sentimientos son una parte importante de mu vida. Estaré abierto a mis sentimientos en mi vida familiar, en mis amistades, en el amor y en el trabajo. Experimentare mis sentimientos sin juzgarme a mi mismo". (Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós).

cuadros-al-oleo-Mujeres de Rusia

Frase del Dia: 19 de Noviembre (Melody Beattie)

desapego 4
BRINCAMOS DENTRO DEL PRIMER SENTIMIENTO QUE NOS ATRAVIESA Y LUEGO NOS EMPANTANAMOS EN ÉL.
Pensamos en el primer pensamiento que cruza por nuestra cabeza y luego elucubramos sobre él. Decimos lo primero que nos viene a la lengua y a veces nos arrepentimos. Hacemos lo primero que nos viene a la mente, generalmente sin pensarlo. Ese es el problema: reaccionamos sin pensar, sin haber pensado honestamente lo que necesitamos hacer y cómo queremos manejar la situación. Nuestras emociones y conductas controladas —disparadas— por cualquier persona o cosa en nuestro entorno. Indirectamente estamos permitiendo que los demás nos digan qué hacer. Eso significa que hemos perdido el control. ¡Estamos siendo controlados!
Cuando reaccionamos abdicamos a nuestro poder personal, dado por Dios, para pensar, sentir y actuar de acuerdo con nuestro mejor interés. Permitimos que otros determinen cuándo nos sentiremos felices; cuándo nos sentiremos en paz; cuándo nos sentiremos irritados; y qué es lo que diremos, haremos, pensaremos y sentiremos. Abdicamos a nuestro derecho de sentirnos en paz al capricho de nuestro medio ambiente. Somos como una pizca de papel a merced de la tormenta, dejándonos arrastrar por cualquier viento.
(Melody Beattie de su Libro Ya No Seas Codependiente).

jueves, 17 de noviembre de 2016

EL EVANGELIO DE TOMAS

La Sabiduría de la Mente
  
Tomás realmente no es comprendido, se la desprecia y hasta es condenado por muchos se le califica injustamente de incrédulo y de escéptico por el hecho de no aceptar nada que no venga directo del Cristo intimo. Tomás, el Tomás particular de cada uno de nosotros solo acepta al instructor del mundo, al Cristo íntimo. El depósito su mente en manos del Cristo íntimo y solo acepta al Cristo intimo. El evangelio de Tomás es maravilloso.
Debemos saber que cada ser humano lleva en su interior una parte de nuestro propio Ser llamada Tomás, esta parte del Ser se relaciona con la Sabiduría de la Mente, por lo que cuando encontremos versículos relacionados con Tomás es realmente la sabiduría de la mente Cristo, lo que estamos conociendo. No se trata de personajes que estuvieron el pasado, se trata de cosas internas, de lo que vivimos en nuestro universo interior. Es por ello que el Evangelio de Tomás es tan interesante.

martes, 15 de noviembre de 2016

Yo Soy La Experiencia, adquirida por vuestro Espíritu...


La Experiencia, adquirida por vuestro Espíritu es lo único que permanecerá con vosotros...

AMADA PRESENCIA YO SOY

YO SOY EL QUE YO SOY
YO SOY en vosotros
YO SOY en todo lugar
YO SOY en todo.
YO SOY en toda criatura viviente
YO SOY ESO, de lo cual se crea todo el Universo
YO SOY TODO.

Cuando vuestra conciencia sea capaz de desprenderse de las medidas terrestres, estarán en capacidad de ir absorbiendo el conocimiento que abarca todo lo manifestado. Por lo tanto, encontrándose vuestra conciencia limitada aún, sólo puedo comunicarles esto, que puede contribuir a elevar vuestra conciencia y a trascender vuestras restricciones o limitantes.

La creación de este Universo nunca ha estado subordinada a la conciencia limitada. La conciencia limitada sólo puede crear una parte del Universo que se halla restringida por el espacio y el tiempo.

Si ustedes trataran de fijar una rosa en el aire, ésta caería. Pero si ponen la rosa sobre el piso, se mantendrá allí. Por lo tanto, todo elemento tiene su función y la utilización de todos los objetos cumple con su propósito.
El mundo denso tiene sus leyes. Las leyes del Mundo Superior no pueden aplicarse al mundo físico. Esto se asemeja a la rosa que ustedes están tratando de fijar en el aire.
Así entonces, los mundos inferiores se hallan sujetos a las leyes de los Mundos Superiores. Y si la rosa ha florecido, también marchitará.

Vuestro mundo es similar a esa rosa.
Ustedes crean su mundo y luego lo destruyen. Inicialmente, crearon éste, en correspondencia con su limitada conciencia, para, posteriormente, destruir la ilusión a través de vuestra conciencia. Y al ir accediendo a diferentes niveles de conocimiento sobre el Universo, van aproximándose al conocimiento de la Verdad, y su mundo va entrando en alineación con las vibraciones más próximas al Mundo Divino.

Con el resurgimiento de cada etapa evolutiva, se crean chispas.
Cada una de estas chispas o mónadas sirven como embrión para una futura criatura. Toda criatura atraviesa muchas etapas durante su desarrollo, etapas que se han ido densificando cada vez más y perfeccionándose a sí mismas.
Al principio, ustedes han sido un mineral latente; luego, se convirtieron en una piedra; después, en una planta y luego en un animal inferior…
Ustedes han estado cambiando sus cuerpos inferiores pero su parte inmortal ha permanecido siempre.

Hubo de transcurrir muchos eones antes de pasar a recibir cuerpos humanos, semejantes a vuestros cuerpos actuales.
Luego, recibieron un cuerpo físico y una mente. Y ahora, están en esta etapa de su evolución en la que deben renunciar a su cuerpo físico, a favor de la expansión de su conciencia.
Ustedes han sido todas las cosas; ustedes han atravesado todas las etapas del desarrollo antes de alcanzar la forma humana. Y en cada etapa del desarrollo, han tenido una parte mía dentro de sí mismos.
YO SOY siempre con ustedes a lo largo del camino.

Yo me asemejo a un cristal, disuelto en forma de gotas dentro de una solución, de la cual se toma gradualmente lo que necesitáis para vuestro desarrollo.

Al comienzo, ustedes han sido una chispa divina, sin forma alguna.
Tomó millones de años antes de lograr la etapa humana de la evolución. Y otros millones de años serán necesarios antes de alcanzar la etapa del desarrollo de las criaturas superiores de este Universo.
¿Con qué frecuencia han reflexionado sobre estas cosas?

Vuestra vida está tan llena de azares que no queda tiempo de detenerse a pensar. Y hasta el momento que no empiecen a pensar en los asuntos estructurales del mundo, no podrán recibir este conocimiento.


Lo que quieres oír...


desapego 4

Mientras no aceptes lo que los demás deciden decir/te, no crecerá tu esencia. Siento decirte que estás habituado/a a querer oír aquello que te dice tu vieja programación que corresponde en cada momento. Y el viejo esquema que aún te perdura por dentro, lo que quiere en realidad es mantenerse. Ponemos este ejemplo: si haces una pregunta con la pre-intención de querer oír, sí o no, y oyes otra cosa y no lo aceptas, no hay avance. Es así, y no hay avance porque en las veces posteriores vas a seguir utilizando el mismo sistema hasta que te hagas consciente de cambiarlo por aceptación. Si decides oír, o sea, aceptar lo que oigas como información que te llega, escuchar lo que la vida te está diciendo, entonces ya estas encaminado/a para dar el siguiente paso que es decidir lo que quieras libremente tras oír a la vida hablándote. ¿Por qué es fundamental oír lo que te dicen “los demás” (la vida)? Porque esa escucha te hace más libre, precisamente lo contrario de aquello que busca tu vieja programación.

Y si además de lo que oigas, exiges el sí o no, sigues agravando la situación más aún para que prevalezca tu programación de resistencia. Sentimos que entender esto y aceptarlo, no es suficiente si no lo pones en práctica. ¿Y para cuando sería dicha práctica? Para cada situación en que los caprichos de tus zonas "erróneas" exijan no oír o negar lo que oyes. Pero sentimos que se hace más básico entender esto: si estás leyendo esto es porque necesitas recibir información acerca de estas cosas, y si entiendes que a partir de unos datos que recibes, la responsabilidad ya es tuya, podemos decir que sería mucho más adecuado contigo mismo/a, atender un poco más a las posibles repercusiones que tiene el disponer de un conocimiento y no utilizarlo. Por otro lado, cada vez que interrumpas a los demás porque no quieres oír, estás sesgando la libertad de hablar del otro. Y recuerda que cuando juegas con estas cosas, estás literalmente jugando con tu propia libertad.

Queremos también comunicar que una cosa es oír lo que oigas, y otra bien distinta es cómo te la tomes. Pongamos este ejemplo para poder erradicar estos viejos hábitos que no funcionan: sólo puedes actuar para ti desde una postura que sí funciona siempre que te hagas consciente de la situación. ¿Cómo te puedes hacer consciente si continuamente estas en la postura de negar el querer escuchar? Esta es la respuesta: comprende primero que la vieja programación te va a volver a llevar al viejo hábito de no querer escuchar (es lo mismo que decir que te va a querer llevar a volver a perderte de ti mismo/a. Recordamos que es lo mismo que actuar sin conciencia alguna de lo que haces). Al decir que lo comprendas, queremos decir que te metas dentro de esta comprensión primero. Segundo, si te estás metiendo dentro de esto, acepta para progresar, que necesitas grabarte dentro de ti, que tu problema es no escuchar. Si no haces algo por grabarte esto, lo mejor es que decidas que hasta aquí ha llegado este escrito para ti.

Seguir leyendo con la postura de no hacer nada por ti en este contexto, carece de todo sentido. ¿Puedes comprender esto? Hacemos este hincapié porque muchas veces las personas dicen querer seguir leyendo con el argumento de creer que se les quedará algo. Si es así en tu caso, te hacemos la siguiente pregunta: ¿Te puede quedar algo al leer este escrito si en la próxima oportunidad que tengas para cambiar el viejo esquema vas a hacer lo de siempre? ¿Se entiende la pregunta o ya estás de nuevo bailando con el viejo hábito de no oír? Por esto te decíamos que leer por leer es inútil. Es inútil sencillamente porque no funciona. Porque no te va a dar nada. Porque seguirías negándote a ti. Esta es la fórmula precisa para negar tu vida: el no utilizar el nuevo conocimiento. O el decir: algo caerá del cielo. Y te vamos a decir que en estos casos, nada cae de arriba. Este trabajo es tuyo, de nadie más.

Porque fuiste tú quien cogió una cosita de tal lugar y te la llevaste contigo, y hasta que no la vuelvas a colocar donde la cogiste, o hasta que no la devuelvas, no hay sanación. En la vida real es un robo a mano armada a la misma Vida. Es muy cierto esto, no nos lo estamos inventando. Le robaste y sigues robándole a la vida la sutilidad que tiene el estar abierto en cuanto a estas situaciones. Porque el estar abierto a lo que te llega, a cuanto sucede, a lo que oyes, es tu verdadera naturaleza. El disparar primero, y después mirar (si llegas a mirar) qué has hecho, es un absurdo de vida que solo te acarreará problemas. Dicho de otra forma: acarreas problemas de la no escucha y los llevas a introducirlos dentro de ti. Y el peso con el que cargas, lo mantienes o lo aumentas, eso ya depende de tu actitud.

Sin embargo, o sea, sin embargarte a ti mismo/a, o sin destruir tu anclaje a la vida que Eres, el proceder con conocimiento de causa en este caso, sería tomar o retomar el compromiso contigo mismo/a que decidiste adquirir.

Decimos una vez más que no es complicado lo sencillo. Todo depende de cómo lo estés asumiendo, instalando hacia dentro. De cómo veas lo que tienes y, a partir de ahí los cambios que quieras ofrecerte primero, y darte a continuación, por ese orden.



LA VERDAD por
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
 

Si oyes lo que expresas...


artlib_gallery-474889-o-976x931

Si oyeras el significado real de todo cuanto dices, podrías ver muchas veces, que cuando hablas con otros te olvidas con mucha facilidad de Quien Eres y de Quien Es el otro/os. Si quieres Ser, tienes que llevar tu oralidad a todos los lugares donde hables, ser consciente de todo lo que dices. 

No es compatible el conocer la teoría de Quien Eres, con lo que por otra vertiente expresas por medio de las palabras. 
Nos han dicho a menudo que muchas veces no se puede seguir consciente de uno, debido a la propia inercia que tiene la conversación del otro. Recuerda entonces que en esos casos te estás dejando llevar por la ilusión de creer que no puedes observarte en todo momento. Y todo esto te lleva a lugares que nada tengan que ver contigo el verdadero/a. O bien, permites por decisión tuya, que el interlocutor te ¨arrastre¨ en la conversación. Pero si somos conscientes, sabremos que en realidad el interlocutor no puede arrastrarte. 

Podemos recordar para esto, que ya dejamos bien claro que nadie le puede dar nada a nadie. En multitud de ocasiones, cuando uno se da cuenta del ¨fallo¨, es cuando ya sucedió la conversación. Aun habiendo sucedido así, se puede perder la conciencia de nuevo diciendo que el otro me quitó esto o aquello cuando siempre eres tú el que elige y nadie puede hacerlo por ti. Recordemos también que incluso para dar un paso el cuerpo físico, tienes que elegirlo tú ya que nadie lo podrá dar por ti. Así que todo son elecciones. También, si oyes lo que expresas, llegarás a saber que muchos conceptos de los que aún lanzas están fuera de lugar porque no corresponden ya con esa zona desde la que quieres vivir. La palabra tiene mayor fuerza que los pensamientos porque es el pensamiento en acción. 

Y se le ha dado tanta importancia a los pensamientos, que en un sentido aclaratorio, se te ha olvidado la importancia de la palabra y vuelves a jugar contigo a los olvidos. No decimos que no tenga importancia el pensamiento, pero tal vez ya dominas o ya te ha calado lo suficiente este conocimiento para no olvidarlo. Ahora tal vez te toque tener en cuenta todo cuanto dices, y no importa tanto que te equivoques como el no ver tus errores al hablar. La palabra consciente es limpia, clara, manifiesta aquello que Eres en todo momento, y esta limpieza de expresión te permite ver con facilidad las ilusiones que el interlocutor te puede presentar. Pero si tus expresiones orales se encuentran mezcladas con las palabras no limpias que oyes fuera de ti, esto, esto mismo, es como una niebla que no te deja ver el momento real de ese preciso ahora y por consiguiente otra vez te verás en el juego del olvido.

No es difícil para nada practicar desde la calma estas cosas, no es difícil dejar de caminar en automático porque ya sabes cómo estar consciente por tus otras prácticas. Puedes tener en cuenta esto: si alguien se dirige a ti con rigor ilusorio en sus palabras y tú en un comienzo no haces más que observar lo que ocurre, te va a llegar enseguida la información de la perdición del interlocutor y muy posiblemente la forma más ecuánime de proceder ante algo así. Esto lo has podido ver ya en ocasiones, si practicas el estar consciente. Esto lo decimos con la intención tan solo de que sepas, que lo que estás viendo es nueva información que antes no te podía llegar porque te situabas en el lugar del otro y te perdías del tuyo. No lo decimos para que corrijas al otro sencillamente porque no es esa la intención en este contexto. En esta ocasión, sentimos que sería más práctico y por consiguiente más equilibrado, que tengas a mano las herramientas necesarias para seguir consciente. 

Y esas herramientas hablan (sin olvido) de construir las cosas desde sus bases, desde los cimientos, para que las estructuras posteriores no se te derrumben. 

Todas estas nuevas herramientas y otras que irás viendo por ti mismo/a, están ahí esperándote sin esperar nada porque son ya una calma que la mente no puede imaginar, ya que el trabajo de la mente es otro, es el del manejo de las cosas cotidianas, y nunca el trabajar con tu verdadero interior que Es el que mira con ojos verdaderamente objetivos o puestos para la Esencia que Eres. Si has comprendido, podrás ver que con la práctica, tu conciencia se irá elevando gradualmente, que podrás manejar mejor algo que cada vez crece más dentro de ti y, por tanto, la felicidad que tanto quieres sube y sube si vas abandonando el viejo juego contigo mismo que te conducía a tener experiencias que ya no deseas.

Puede que empieces a ver que muchas veces hablabas por hablar, y, si la palabra es aún una dependencia, tienes la opción de hacer lo que hizo el personaje Javier, que se ubicó mucho más en su silencio interior. En este caso podrías ir a un lugar donde se hable mucho, donde todo el día estén hablándote y, te decimos que funciona hacia el cansancio de tu posible adicción a la palabra. Y tu motivación sube otro peldaño de escalera. 

Y estas personas especializadas en el parloteo, en realidad te darán una ayuda aunque tus pensamientos digan otra cosa. 
Tu vida estará siempre en consonancia a la forma que tengas de mirar. Amarás más el silencio: lo que en verdad eres. ¿Y cómo se conjuga amor y silencio si Eres Realmente ambas cosas? COMO UNO SOLO.

Para amar no necesitas pensar.
Para ser silencio no necesitas decir nada.
Para comprender que ERES AMOR, oye en profundidad todo lo que expresas.
Para que te puedas abrazar, permite tu abrazo.
Nosotros ya te abrazamos.

LA VERDAD por 
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...