Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 4 de febrero de 2016

CUANDO DEJAS DE INTENTAR SALVAR A LOS DEMÁS



CUANDO DEJAS DE INTENTAR SALVAR A LOS DEMÁS
Publicado por Julieta Herrera en Universo Espiritual Comunidad.
http://universo-espiritual.ning.com/
Me enseñaron a creer que el amor significaba aferrarse a los demás a como diera lugar, o permitir que los demás se aferraran a mí. El amor era un drama. El amor era doloroso. El amor tenía una cualidad adictiva.
Creí que el amor significaba anular tus propios sentimientos y necesidades, silenciar tu preciosa y única voz, e intentar desesperadamente liberar a todos del dolor, despojarlos de su soledad, metabolizar los sentimientos que ellos mismos no habían metabolizado.
Un trabajo de tiempo completo. Agotador. E imposible.
Yo no podía sanarlos. Simplemente no podía. Y yo creía que había algo terriblemente mal en mí por no ser capaz de sanarlos. Quizás tenía que esforzarme más, dar más de mí mismo, agotarme aún más. Yo era malo. Inadecuado. Poco amable. Egoísta.
No tenía idea de quién era yo. Daba tumbos en la oscuridad. Lo único que creía era que no estaba bien hacer un alto, descansar. No encontraba ningún refugio; me sentía responsable por los sentimientos de los demás, día a día. Yo quería ser el ‘chico bueno, el chico protector, el chico sensible, el chico dulce, el chico amable, el chico encantador’. Descansar sería algo egoísta. Si me iba, me sentía plagado de sentimientos de culpa. Me sentía controlado por la culpa, era un esclavo de la culpa. Y todo el mundo a mi alrededor se sentía feliz de seguir nutriendo esa culpa.
Ellos me necesitaban tanto como yo a ellos; una prisión de infelicidad y de necesidades no satisfechas.
Pero al menos me sentía necesitado. Y el amor era 'necesidad’, ¿cierto?
Yo estaba desconectado de mi cuerpo, de mi aliento, de mis sentimientos, de mi verdad. Una furia volcánica, y un dolor terrible e indecible burbujeaba y hervía en mis entrañas. A veces me sentía morir. A veces quería matar a alguien. Cualquier cosa que aliviara esa tensión interna. Cualquier cosa que eliminara ese adormecimiento. Cualquier cosa que se sintiera como VIVA. Mis extraños pensamientos y fantasías sólo alimentaban la historia de que había algo terriblemente malo en mí. Que era inútil, incompleto, que estaba dañado, que no valía la pena, que era un terrible fracaso, que estaba destinado a terminar en un basurero, condenado a estar solo para siempre.
En pocas palabras, me sentía indigno de ser amado, y por eso me convertí en mendigo de una amor que nunca habría de llegar.
Sin embargo, sacaba muy buenas notas en la escuela.
Y luego, en su suprema inteligencia, la vida me obligó a caer de rodillas.
La adicción se desmoronó por su propio peso.
Me parece que hoy estaría muerto de no ser porque me derrumbé.
Desperté del sueño del amor. De repente, una nueva vida amaneció. Una vida en la que mi trabajo no era salvar a los demás, rescatarlos de sí mismos, hacer desaparecer su dolor, su soledad, su decepción, su ira, su miedo, su ansiedad, sus tristezas. Una vida en la que yo ya no era esclavo de mi culpa. En la que mis sentimientos dejaron de ser un error, o signos de mi fracaso, reconociendo que se trataba de energías preciosas que simplemente querían moverse. Una vida en la que ya no tenía que sentirme avergonzado de ser yo mismo, En la que tenía el derecho de decir 'sí’ y el derecho de decir 'no’, y el derecho de no saber. El derecho de quedarme, y el derecho de retirarme. El derecho de darme un espacio. El derecho de hablar con mi verdad. El derecho de decidir con quién paso mi tiempo. El derecho a mi fe. El derecho a mi propio corazón. En donde la bondad no significa castigarme y agotarme a mí mismo con el fin de salvar o sanar a los demás, sino amarme lo suficiente como para establecerme en mi propio poder y escuchar a los demás sin asumir su dolor como mío. ¡Hay un poder en la Presencia! Y estar dispuesto a sentir culpa, honrar la culpa; no adormecerla o actuar para evitarla. Eso que envuelves (abrazas) tú, no puede envolverte a ti.
A veces, el abandonar el intento de salvar a la gente no es muy bien visto. Te reclaman. Dicen que eres malo, poco amable, un 'abandona-amigos’. En lugar de contactarse con sus propios sentimientos de rechazo, tratan de hacerte sentir culpable. Te culpan de su infelicidad. Quieren de vuelta al 'viejo tú’; quieren su fantasía de ti.
No te quieren a ti; quieren el sueño.
La lección más liberadora que puedas llegar a aprender es esta: Nadie puede hacerte feliz. Y tú no eres responsable de la felicidad de nadie más.
Eres libre. La libertad es tu naturaleza, y siempre lo fue.
Así que, como el Sol, tú brilla. No esperes a que estén los demás para brillar, no necesitas una excusa para brillar, tú simplemente brilla. No te sientas responsable por todos los Soles que aún no descubren su propio resplandor. Tú simplemente brilla. Enseña a través de tu ejemplo. Recorre tu camino con coraje. Y si los demás se incomodan por tu brillo, si te juzgan, si te atacan por no hacerlos el centro de tu universo, está bien. Ese es su trabajo. Ese es su camino. Deséales lo mejor.
Y cuando dejes de intentar salvar a los demás, cuando dejes de intentar ser la madre o el padre que nunca tuvieron, finalmente podrás amarlos. Puedes estar presente, imperturbable.
Los puedes amar lo suficiente como para dejarlos ir. Porque el amor tiene la fragancia de la libertad.
“Sean islas para ustedes mismos, refugios para ustedes mismos, sin buscar ningún refugio externo; con el Dhamma como su isla, el Dhamma como su refugio, sin buscar ningún otro refugio.” - El Buda
- Jeff Foster.

FALSOS APÓSTOLES Y FALSOS PROFETAS


Es mejor no hacer nada cuando la acción trae más confusión general que beneficio que realizar algo que genera caos colectivo y, a la hora de la responsabilidad, desaparecer y auto-eximirse del cargo.

Muy raras veces, pero desafortunadamente sucede, algunos soñadores esperando encontrar gloria, poder egóico, prestigio personal en este tipo de cosas esotéricas y humanitarias, se aferran a tales tipos de ideas filosóficas de fondo, pero sin comprenderlas. Luego, toman una responsabilidad, agrupan gente, mueven eventos, circunstancias generales, y “a la hora de la hora”, es decir, a la hora del SACRIFICIO y la RESPONSABILIDAD, desaparecen desechando el compromiso que se han tomado voluntariamente, sembrando la confusión en los que sinceramente creyeron en sus palabras. Y además, y como es perfectamente lógico, pagando caro sus errores tarde que temprano.

Gentes totalmente confundidas, sin brújula psicológica alguna, a veces toman puestos de responsabilidad y ciertamente, para desgracia de los que seriamente necesitan ayuda, traiciona lo Real por lo falso. O sea, intercambian al Ser por el ego. Gentes sin vocación no debieran estar en puestos estratégicos de responsabilidad ¡JAMÁS!

Primero, por orden lógico, hay que encontrar la tónica particular de uno mismo, fundar una auténtica fuerza vocacional, y después, comenzar nuestra labor bajo la perpetua luz de una sincera auto-crítica.
¡Crear confusión es algo terrible! ¡Mejor hubiera sido jamás haber tomado la responsabilidad! La vida es un sueño porque nosotros estamos dormidos, porque nuestra conciencia duerme, pero la vida de entrega a la humanidad y el sufrimiento de las gentes, a todo nivel, no es un sueño sino una cruda realidad.

Es un gran sacrificio consciente y una importante responsabilidad, ante las gentes del mundo y ante las Jerarquías Divinas, el ponerse frente a responsabilidades humanitarias y espirituales. Realmente, por el bien de los demás, hemos de considerar y analizar profundamente, antes de hacer algo no con amor sino con ansias de ser alguien… Porque es que tenemos que pensar en el dolor que podemos llegar a crear a nuestro alrededor.

Fácil es con el tiempo reconocer a los impostores, porque cuando un mínimo esfuerzo tiene que ser realizado se lavan las manos como Pilatos, justifican tanto como posible la situación con infantilismos desprovistos de toda profundidad, y por último, abandonan todo en manos de la nada… Por otra parte, lo que es una obviedad, jamás trabajan sobre sí mismos… Aprenden a esconder el ego de tal forma que parecen refinados, pero es exactamente lo mismo que meter muchos animales en la habitación de una casa tratando de hacerlos desaparecer, un día, y para colmo, el menos esperado, estos animales se pelean entre sí y toda la monstruosidad junta que cargamos dentro sale a la vista de todos, convirtiéndose en el día de nuestra apostasía personal.

Por favor, gentes sin vocación, falsos guías, falsos profetas, impostores, os rogamos esto: ¡Quedaros fuera del círculo! ¡No sea que vuestra propia tibieza os destruya!

Obviamente, hay grados y grados de irresponsabilidad a considerar en este punto. Una es la irresponsabilidad de quien creía poder y descubre más tarde que no puede, y otra muy distinta la de aquel que busca poderes y que sabe que se está dejando seducir por la bestia interior. Una es la irresponsabilidad del egoísta, otra muy distinta la del ladrón.

Saber realmente, poco sabemos… ¡Pero sí hemos de saber lo que queremos! Eso es indispensable…
Gentes que no saben lo que quieren, no deben enseñar a los que tampoco saben, porque les confunden. Tampoco gentes que no quieren dar, tienen que engañar, a los que muy necesitados, están desesperados por recibir. Primero hemos de encontrar qué es lo que nuestro corazón quiere, y luego enseñar. Primero hemos de encontrar la caridad en nuestros corazones, y luego dar. El requisito para enseñar y dar, no es tanto saber mucho o tener mucho, como el ser sinceros y entregar lo poco que tenemos con todo nuestro corazón, por auténtico interés de que las gentes sean felices y encuentren su propia individualidad sagrada, y dejen de sufrir.

Lo que hoy sabemos, mañana será aumentado. Pero nuestra actitud, si no la cambiamos, podría ser siempre la misma, mañana y pasado mañana…, desgraciadamente.

Invitamos muy sinceramente a los tímidos, a los inseguros, a que se acerquen, pero suplicamos a los faltos de vocación, el ponerse en el lugar de los demás, porque la vida no es un juego de soldaditos de plomo, es algo espantosamente serio, y el sufrimiento de las gentes es más que real, “desalmadamente real”. ¡Qué beneficio podríamos encontrar en hacer sufrir!

Si vanagloria es lo que buscas, entonces la Gnosis no es para ti…

Existen dos formas de equivocarse, una es voluntariamente, la otra es inconscientemente. Si nos equivocamos voluntariamente, si sabemos lo que hacemos y tenemos conciencia de que está mal y aún así lo hacemos, eso es muy grave y no hay mucho que pensar, en tales condiciones estamos mintiendo a todo el mundo y a sí mismos. Pero equivocarse, levantarse y seguir, es otra cosa muy distinta…, es más, es inevitable. Si hay sinceridad, todo saldrá bien… De todas maneras, tenemos que darnos la oportunidad de equivocarnos, el camino del aprendizaje es precisamente ese: equivocarse y rectificar…, equivocarse y rectificar…, equivocarse y rectificar…, hasta que uno ya no se equivoque más en las mismas materias. Nadie es perfecto, y mucho menos en el primer día de realizar algo, y francamente, jamás de los jamases se es perfecto… La naturaleza de la “imperfección” será nuestra naturaleza hasta que Dios no nos arrebate a la altura en la que Él mismo vive.

Por favor, por consiguiente, cuando nos toque hacer algo serio en favor de la humanidad, sopesemos con gran sobriedad nuestras ansias, tratando de encontrar la fuente de nuestros impulsos y descubrir la vertiente misma desde donde brotan nuestras razones y anhelos para hacerlo.

Sabrina Roca
La Gnosis develada

LA FÉ DE JESUS



JESÚS gozaba de una fe sublime y sin reservas en Dios. Experimentó los altibajos normales y corrientes de la existencia mortal, pero nunca puso religiosamente en duda la certidumbre de la vigilancia y la guía de Dios. Su fe era el fruto de la perspicacia nacida de la actividad de la presencia divina, su Ajustador interior. Su fe no era ni tradicional ni simplemente intelectual; era enteramente personal y puramente espiritual.
El Jesús humano veía a Dios como santo, justo y grande, así como verdadero, bello y bueno. Todos estos atributos de la divinidad los enfocó en su mente como «la voluntad del Padre que está en los cielos». El Dios de Jesús era al mismo tiempo «el Santo de Israel» y «el Padre vivo y amoroso que está en los cielos». El concepto de Dios como Padre no era original de Jesús, pero exaltó y elevó la idea hasta el nivel de una experiencia sublime mediante la realización de una nueva revelación de Dios y la proclamación de que toda criatura mortal es hija de este Padre del amor, un hijo de Dios.
Jesús no se aferró a la fe en Dios como un alma que lucha en una guerra contra el universo y en una pelea a muerte con un mundo hostil y pecaminoso; no recurrió a la fe simplemente para consolarse en medio de las dificultades o para animarse cuando lo amenazaba la desesperación; la fe no era para él una simple compensación ilusoria ante las realidades desagradables y las tristezas de la vida. En presencia misma de todas las dificultades naturales y de todas las contradicciones temporales de la existencia mortal, experimentó la tranquilidad de una confianza suprema e incontestable en Dios y sintió la formidable emoción de vivir, por la fe, en la presencia misma del Padre celestial. Esta fe triunfante era la experiencia viviente de un logro espiritual real. La gran contribución de Jesús a los valores de la experiencia humana no fue la de revelar tantas ideas nuevas sobre el Padre que está en los cielos, sino más bien la de demostrar de manera tan magnífica y humana un tipo nuevo y superior de fe viviente en Dios. En ningún mundo de este universo, ni en la vida de ningún otro mortal, Dios no se ha vuelto nunca una realidad tan viviente como en la experiencia humana de Jesús de Nazaret.
Este mundo y todos los demás mundos de la creación local descubren, en la vida del Maestro en Urantia, un tipo de religión nuevo y superior, una religión basada en las relaciones espirituales personales con el Padre Universal, y totalmente validada por la autoridad suprema de una experiencia personal auténtica. Esta fe viviente de Jesús era más que una reflexión intelectual, y no era una meditación mística.
La teología puede fijar, formular, definir y dogmatizar la fe, pero en la vida humana de Jesús, la fe era personal, viviente, original, espontánea y puramente espiritual. Esta fe no era una veneración por la tradición ni una simple creencia intelectual que él mantenía como un credo sagrado, sino más bien una experiencia sublime y una convicción profunda que lo mantenían en la seguridad. Su fe era tan real e inclusiva que erradicó absolutamente todas las dudas espirituales y destruyó eficazmente todo deseo contradictorio. Nada era capaz de arrancar a Jesús del anclaje espiritual de esta fe ferviente, sublime e intrépida. Incluso en presencia de una derrota aparente o en medio de la decepción y de una desesperación amenazante, se mantenía sereno en la presencia divina, libre de temores y plenamente consciente de ser espiritualmente invencible. Jesús disfrutaba de la seguridad vigorizante de poseer una fe a toda prueba, y en cada una de las situaciones difíciles de la vida, mostró infaliblemente una lealtad incondicional a la voluntad del Padre. Esta fe magnífica no se dejó intimidar ni siquiera por la amenaza cruel y abrumadora de una muerte ignominiosa.
En un genio religioso, una poderosa fe espiritual conduce muchas veces directamente a un fanatismo desastroso, a la exageración del ego religioso, pero esto no le sucedió a Jesús. Su vida práctica no se vio afectada desfavorablemente por su fe extraordinaria y sus logros espirituales, porque esta exaltación espiritual era una expresión enteramente inconsciente y espontánea que hacía su alma de su experiencia personal con Dios.
La fe espiritual de Jesús, arrolladora e indomable, nunca se volvió fanática porque nunca intentó dejarse llevar por sus juicios intelectuales bien equilibrados sobre los valores proporcionales de las situaciones sociales, económicas y morales, prácticas y corrientes, de la vida. El Hijo del Hombre era una personalidad humana espléndidamente unificada; era un ser divino perfectamente dotado; también estaba magníficamente coordinado como ser humano y divino combinados, ejerciendo su actividad en la Tierra como una sola personalidad. El Maestro siempre coordinaba la fe del alma con las sabias evaluaciones de una experiencia madurada. La fe personal, la esperanza espiritual y la devoción moral siempre estaban correlacionadas en una unidad religiosa incomparable de asociación armoniosa con la comprensión penetrante de la realidad y el carácter sagrado de todas las lealtades humanas —honor personal, amor familiar, obligaciones religiosas, deberes sociales y necesidades económicas.
La fe de Jesús visualizaba que todos los valores espirituales se encontraban en el reino de Dios; por eso decía: «Buscad primero el reino de los cielos». Jesús veía en la hermandad avanzada e ideal del reino la realización y el cumplimiento de la «voluntad de Dios». La esencia misma de la oración que enseñó a sus discípulos fue: «Que venga tu reino; que se haga tu voluntad». Una vez que concibió así que el reino incluía la voluntad de Dios, se consagró a la causa de hacerlo realidad con un asombroso olvido de sí mismo y un entusiasmo ilimitado. Pero durante toda su intensa misión y a lo largo de su vida extraordinaria, nunca se manifestó el furor del fanático ni la frivolidad superficial del egotista religioso.
Toda la vida del Maestro estuvo constantemente condicionada por esta fe viviente, esta experiencia religiosa sublime. Esta actitud espiritual dominaba totalmente sus pensamientos y sentimientos, su creencia y su oración, su enseñanza y su predicación. Esta fe personal de un hijo en la certidumbre y la seguridad de la guía y la protección del Padre celestial confirió a su vida excepcional una profunda dotación de realidad espiritual. Sin embargo, a pesar de esta conciencia profundísima de su estrecha relación con la divinidad, este Galileo, este Galileo de Dios, cuando le llamaron Maestro Bueno, replicó instantáneamente: «¿Por qué me llamas bueno?» Cuando nos encontramos ante un olvido de sí mismo tan espléndido, empezamos a comprender cómo le resultó posible al Padre Universal manifestarse tan plenamente a Jesús y revelarse a través de él a los mortales de los mundos.
La vida terrenal de Jesús estuvo consagrada a una sola gran finalidad —hacer la voluntad del Padre, vivir la vida humana religiosamente y por la fe. La fe de Jesús era confiada como la de un niño, pero sin la menor presunción. Tomó decisiones firmes y valientes, se enfrentó con intrepidez a múltiples decepciones, superó resueltamente dificultades extraordinarias, e hizo frente sin vacilar a las duras exigencias del deber. Se necesitaba una fuerte voluntad y una confianza indefectible para creer lo que Jesús creía, y como él lo creía.
URANTIA

Conociendo los 33 Chakras



Conociendo los 33 Chakras
Como hemos dicho en anteriores ocasiones, los chakras son centros energéticos ubicados a lo largo y ancho de nuestros cuerpos energéticos. A través de ellos recibimos e irradiamos energía constantemente y de ellos depende nuestro balance físico, mental y espiritual. En esta ocasión presentamos el significado de cada uno con el objetivo de que podamos conectar conscientemente cada uno de ellos para mantenerlos activados y alineados y así poder lograr el equilibrio que precisamos como seres humanos para funcionar en armonía.
Chakra Estrella de la Tierra
Este chakra, uno de los 12 más grandes dentro del cuerpo energético, puede hallarse a 15 centímetros (6 pulgadas) por debajo de nuestros pies en la tierra. Es este chakra el que comienza a anclar y conectar la columna al núcleo de la Tierra.
Chakra de la Presencia de Dios
También conocido como el Portal del Delfín, este chakra se halla a 5 centímetros (2 pulgadas) debajo de nuestros pies. Este chakra tiene una interacción directa con la tonicidad y los talones de cada pie. Puede verse como una brillante luz arcoíris que reposa entre los talones.
Chakra de la Presencia Universal
Este chakra puede verse como una luz brillante blanca diamantina cuando es activado a su verdad. Puede hallarse entre los tobillos y es conocido como el chakra Puente (de empalme) entre los tobillos.
Chakra de la Presencia Galáctica
Este chakra aparece como una brillante esfera de luz dorada y plateada cuando es activado a su verdad. Puede hallarse a 5 centímetros(2 pulgadas) por sobre los tobillos.
Chakra de la Presencia Planetaria Crística
Este chakra coordina el anclaje del cuerpo de vuestra Presencia Planetaria Crística, también conocido como el Cuerpo de la Presencia YO SOY. Puede hallarse entre las pantorrillas, a medio camino entre las rodillas y los tobillos. A menudo también aparece como una luz brillante blanco-dorada cuando es activado a su verdad.
Portal de la Tierra
El núcleo centro de este chakra puede hallarse en diferentes lugares para seres diferentes, ya que el núcleo del chakra se mueve a través del cuerpo, dependiendo del propósito que esté ofreciendo en algún momento en particular. Con frecuencia aparece como un diamante violeta esmeralda de luz brillante cuando es activado.
Chakra de enlace
Este chakra, uno de los 12 más grandes dentro del cuerpo energético, puede hallarse entre las rodillas y se le conoce también como el Chakra Puente (o de Empalme). A menudo aparece como una brillante pirámide arcoiris cuando es activado a su verdad.
Chakra Raíz
También uno de los 12 mayores chakras dentro del cuerpo energético, es un chakra esférico que aparenta tener 4 conos primarios que se extienden al frente, atrás, debajo y encima del coxis. El portal multidimensional dentro de este chakra está a 5 centímetros (2 pulgadas) por debajo de los genitales, en medio de los muslos. Es el chakra base de los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual y es el chakra de la manifestación del cuerpo de luz multidimensional. Este chakra es un actor importante en la creación de vuestra realidad y si no es abierto, depurado, activado y alineado, los diseños que descienden desde el chakra sacro para manifestarse en la forma en vuestra vida no pueden entrar a este chakra y por lo tanto la verdadera forma que desean manifestar no se crea en vuestra vida. Es un chakra del rayo rojo que ancla todo a través del cuerpo físico al plano de la Tierra. Con frecuencia aparenta una flor dorada de 22 pétalos cuando se le activa a su verdad.
Chakra Sacro
Conocido como el chakra sexual, es uno de los 12 chakras más grandes. Es el chakra sexual de los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual y es el chakra que coordina las energías de la Femenina Divina para empalmar todos los chakras que están más abajo del chakra del plexo solar. Un importante actor en vuestra sexualidad, sensualidad y relaciones físicas y emocionales. Si no es abierto, depurado, activado y alineado, los diseños de la creación no pueden recibirse en ‘el huevo de los 7 cuerpos’ desde vuestros cuerpos de luz superiores. Este chakra comienza a activarse y regenerarse a través de la conexión con el agua. Con frecuencia aparenta una flor plateada de 22 pétalos cuando es activado.
Punto Hara de la Consciencia
También conocido como el chakra del ombligo o el chakra de la estrella centro, es anclado a través del ombligo directamente a la columna vertebral. Es otro de los 12 chakras más grandes y es el chakra estrella base de los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual que crea equilibrio dentro de los cuerpos inferiores y el cuerpo físico. Es un chakra del rayo blanco que activa y regenera todo para alinearse a través del cuerpo físico y el plano de la Tierra. Aparenta una flor de cristal de 22 pétalos cuando se le activa a su verdad. Muchas prácticas, tales como el Tai Chi y otros ejercicios energéticos, están enfocados en este chakra.
Chakra del Plexo Solar
El chakra de los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual que coordina el propósito y la dirección de la energía en la vida de uno. Puede hallarse a medio camino entre el ombligo y el punto entre los pectorales. Integra el amor y la luz en uno solo y construye el cuerpo del poder. También uno de los 12 chakras mayores, a menudo aparece como una flor de cristal de 22 pétalos azul pálido y blanca cuando es activada a su verdad. Es el chakra que coordina las energías masculinas para empalmar todos los chakras que están por debajo de él. También coordina el cerebro inferior y el cuerpo pensante, y cuando uno comienza a alinear su voluntad divina con su voluntad personal, es el chakra remodelado mediante este proceso.
Chakra del Corazón
El chakra del corazón es el más grande de los 12 chakras primordiales y es el chakra básico del cual todos los otros chakras son una extensión. Este primordial chakra es llamado el Portal del Alma. Aparenta tener 9 conos primarios. El cono a la izquierda conecta con vuestro Cuerpo Femenino y el cono a la derecha conecta con vuestro Cuerpo Masculino. Asimismo, los conos conectan con el núcleo de la Tierra, el Cuerpo del Amor, el Cuerpo de la Sabiduría, con la Madre Divina y el Padre Divino, el más pequeño con la matriz de la Tierra y el más grande con la Madre Gaia.
Este chakra es un importante actor en vuestras experiencias como amor en la vida. Coordina vuestra percepción de sí mismos y el nivel de amor que pueden tener por sí mismos. Es un chakra del rayo verde y a menudo aparece como un loto arcoíris de 144 pétalos cuando es activado a su verdad.
Portal Lemuriano, Atlante y Meruviano
Hallado a 2.5 centímetros (1 pulgada) a cada lado del chakra del corazón, es un chakra moviente. Es un portal que conecta la columna de chakras con los cuerpos Atlante, Lemuriano y Meruviano de nuestra Presencia y coordina la resolución de todo lo que ha ocurrido durante estos tiempos. Con frecuencia aparenta un diamante dorado platino de luz brillante cuando se le activa a su verdad.
Chakra del Timo
Es uno de los 12 chakras más grandes dentro del puente de chakras y es también conocido como el chakra del Alma; conecta con el cuerpo del alma así como también con el ‘corazón superior’. Con frecuencia aparenta tener 6 conos primarios como un diamante violeta plateado de luz brillante.
Chakra de la Garganta
Este es un chakra del rayo azul y a menudo aparece como un diamante azul real de luz brillante cuando es activado a su verdad. También uno de los 12 chakras más grandes, ofrece el plano de la comunicación para todos los aspectos del alma que desean retornar al corazón.
Punto del Entusiasmo (del fervor) de la Consciencia
Ubicado en la parte posterior del cuello, este chakra coordina la liberación de las energías inconscientes y reprimidas de los cuerpos inconscientes de nuestro ser, empalmando todo lo que sea inconsciente para traerlo a la consciencia, particularmente aquello que sea necesario para el aprendizaje y el re-equilibrio del ciclo kármico. Este chakra a menudo llega a estar muy obstruido y puede crear bloqueos en el cuello. Mediante la frotación y la liberación de energía desde el punto del entusiasmo (del fervor), uno puede crear más claridad en la vida de uno y llegar a ser más consciente. Con frecuencia aparece como una luz esférica blanca esmeralda cuando se le activa a su luz.
Los chakras 9 al 16 son alimentados directamente por el sol y las energías solares en el planeta y por toda la luz de la Fuente que ustedes atraen desde el sol desde la Fuente mediante vuestro cordón de luz o columna de luz.
Punto Cósmico de la Consciencia
Hallado entre los ojos, aparece como una luz esférica platino, plateada y dorada cuando es activada a su verdad. Es el chakra que coordina la expansión de la consciencia de la persona.
Chakra de la Frente (Tercer Ojo)
Uno de los 12 chakras mayores, éste se halla en el centro de la frente. Uno de los 3 más grandes portales multidimensiones, éste también es conocido como el Portal de la Memoria Cósmica. Ofrece el plano de la telepatía y la resolución de todos los pensamientos y las creencias para todos los aspectos del alma. Con frecuencia aparece como una brillante, dorada flor de loto de pétalos de diamante.
Portal Atómico y Portal etérico
Hallado en la línea del cabello sobre la frente, donde se tiene el cuerno de unicornio y la célula original de uno. Este chakra es un actor importante en la remodelación de todo el ADN y la remodelación de la estructura del cuerpo etérico. Almacena nuestro diseño original en su interior, también conocido como la célula original. Con frecuencia aparece como una luz esférica blanca dorada y plateada cuando se le activa a su verdad.
Chakra Corona
También conocido como uno de los 12 chakras mayores dentro del cuerpo energético, este chakra se halla en el tope de la cabeza. Ofrece la liberación de todo el karma según se resuelva en el plano de la Tierra y asiste al chakra Estrella del Alma en la construcción de todos los cuerpos, los chakras y el Antakarana.
Es a través de este chakra que uno comienza el proceso de reconexión con la Fuente. Es el primer chakra a ser activado mediante nuestro trabajo espiritual a través de la activación de nuestra Presencia de Dios, anclándose en la Tierra. Aparece como un cáliz de cristal arcoíris dorado cuando es activado a su verdad.
Punto Universal de la Consciencia
Este chakra puede hallarse en la parte posterior de la cabeza, a 5 centímetros (2 pulgadas) por encima del Punto del Entusiasmo. Coordina la activación de nuestra consciencia universal y comienza a abrirse mediante la reconexión con el cuerpo de luz de nuestra Presencia Universal. Frecuentemente aparece como una luz esmeralda plateada cuando se le activa.
Punto Galáctico de la Consciencia
Hallado en la parte posterior de la cabeza a 7,6 centímetros (3 pulgadas) por encima del Punto del Entusiasmo. Es el chakra que coordina la activación de nuestra consciencia galáctica y comienza a abrirse mediante la reconexión con nuestra Presencia Galáctica. Con frecuencia aparece como una luz magenta cuando se le activa.
Punto Multiuniversal de la Consciencia
Este chakra aparece con frecuencial como una brillante luz amarilla dorada cuando se le activa a su verdad. Se halla encima del oído izquierdo y coordina la activación de nuestra consciencia multiuniversal.
Punto de la Presencia de Dios de la Consciencia
Este chakra aparece a menudo como una luz blanca arcoíris pastel y se halla encima del oído derecho. Coordina la activación de nuestra Consciencia de Dios y comienza a abrirse mediante la reconexión con nuestra Presencia de Dios (Presencia Divina).
Los chakras 17 a 24 primordialmente alimentan la consciencia en crecimiento y la consciencia divina en el cuerpo de la personalidad y el cuerpo físico.
Chakra Estrella del Alma
Uno de los 12 chakras mayores dentro del cuerpo energético, se halla a 7-15 centímetros (3-6 pulgadas) por encima de la cabeza. Con frecuencia aparece como una luz esférica dorada cuando se le activa y coordina el anclaje de la luz y el amor de nuestra alma en el campo áurico del cuerpo.
Chakra de la Luz de la Vida
Ubicado a 38-46 centímetros (15-18 pulgadas) por encima de la cabeza, es el chakra que activa el Prana a regenerarse dentro de nuestros cuerpos físico, emocional, mental y espiritual. Apareciendo como una luz cristal arcoíris, se abre a través de la reconexión con la Tierra y la Fuente.
Chakra Om
Ubicado a 54-61 centímetros (21-24 pulgadas) por encima de la cabeza, aparece como una brillante luz arcoíris adamantina cuando es activada a su verdad. Es el chakra que coordina la activación de nuestros cuerpos de luz superiores para que comiencen a descender a través de nuestro Antakarana al reino de la Tierra y comienza a abrirse mediante la reconexión con nuestra multidimensionalidad y mediante el llamado a recibir nuestra Presencia integral en la Tierra.
Chakra Estrella Maya
Con frecuencia aparece como una luz brillante blanca pura y activa e integra los cuerpos de luz de dimensiones superiores conforme comienzan a descender a la Presencia de la Tierra. Está ubicado a 84-91 centímetros (33-36 pulgadas) por encima de la cabeza.
Chakra Estrella de Luz
A menudo este chakra aparece como una rueda arcoiris cristalina de luz brillante cuando se le activa y puede hallársele a 99-107 centímetros (39-42 pulgadas) por encima de la cabeza. Coordina la purificación y depuración de los cuerpos de luz de dimensiones superiores y trae todos los aspectos superiores dentro de la luz de Dios y Diosa.
Chakra Estrella Om
Este chakra coordina la fusión de los cuerpos de luz de dimensión superior en un único cuerpo de luz con el propósito de procesar todas las energías. Con frecuencia aparece como una luz brillante esmeralda cuando es activada a su verdad. Puede ser hallada a 1.3 – 1.7 metros (51-54 pulgadas) por encima de la cabeza.
Chakra Estrella Raja (se pronuncia Raya – término sánscrito)
Localizado a 1.4 – 2 metros (57-60 pulgadas) por encima de la cabeza, este chakra abre una reconexión con nuestra Presencia de Dios. Con frecuencia aparece como una brillante luz esférica arcoiris, plateada y dorada cuando se le activa a su verdad.
Chakra Sri Ma Satyananda (Chakra Corona Galáctico)
Apareciendo como una luz esférica arcoíris, platino, dorada, plateada opalescente cuando es activada, puede hallársele a 1,75-1,83 metros (69-72 pulgadas) por encima de la cabeza. Es el chakra que coordina la activación del cuerpo de nuestra Presencia de Dios a alinearse a través del cuerpo del Amor de nuestra alma con el plano de la Tierra. Este chakra comienza a abrirse mediante la reconexión con nuestra Presencia de Dios y por medio de la activación y el anclaje de nuestra Presencia Galáctica a la Tierra.
Chakra del Corazón Galáctico
Este chakra puede ser localizado en la parte posterior del corazón (a 91 cm detrás de éste) y es el chakra primordial para la activación y apertura de nuestro corazón como la Presencia de Dios (Divina Presencia). Se activa mediante el proceso de anclaje de nuestra Presencia Galáctica. Es muy importante mantener este chakra despejado ya que los bloqueos en este chakra hacen que las energías de nuestra inconsciencia sean empoderadas y saboteen los aspectos de la creación del Ser Superior en la vida de uno.
Los chakras 25 a 33 reconectan los cuerpos de luz superiores en el proceso de ‘tejido’ (o ‘trenzado’).
Por Qala Serenia
Derechos de autor © 2003 Qala Serenia Phoenix
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...