Mis Amigos Seguidores en Google

lunes, 19 de octubre de 2015

EL SENDERO DEL MAGO: LECCIÓN 2


La magia sólo podrá retornar con el regreso de la inocencia. 
La esencia del mago es la transformación.
Todas las mañanas, el joven Arturo bajaba al estanque. del bosque a lavarse. Como todo niño, el baño no era su tarea preferida y muchas veces se quedaba por el camino, distraído con el parloteo de las ardillas rojas, las urracas o con cualquier otra cosa que le atrajera más que el agua y el jabón.
Merlín realmente no prestaba mayor atención a toda la mugre que se apilaba en el rostro de su pupilo,
alrededor del cuello y por todas partes. Pero llegó el día en que el mago estalló: “¡Podría sembrar frijoles detrás de tus orejas! No me importa si solamente pasas un minuto en el estanque, pero haz algo allí”.
Arturo agachó la cabeza y dijo: “He tenido miedo de confesártelo, Merlín, pero cuando me inclino sobre el agua no puedo ver mi propio reflejo. No veo dónde lavarme, ni siquiera se cómo soy”.
Para desconcierto del niño, cuando alzó la cabeza Merlín estaba a su lado y se veía dichoso. “Toma”, le dijo, colocando una gran esmeralda en la mano del niño como premio (Arturo la utilizó posteriormente para saltar por encima del agua).
“Creí que tu desobediencia era señal de que habías perdido tu inocencia, pero veo que me equivoqué. La ausencia del reflejo significa que no tienes imagen de ti mismo. Cuando la imagen de ti mismo no te distrae, sólo puedes estar en estado de inocencia”.

PARA COMPRENDER LA LECCIÓN

La inocencia es nuestro estado natural, antes de quedar oculto detrás de nuestra imagen de nosotros
mismos. Cuando nos miramos, incluso con la intención de ser totalmente sinceros, vemos una imagen
construida a través de los años, de capas complejamente entretejidas. Las líneas y arrugas que surcan nuestro rostro cuentan la historia de alegrías y tristezas pasadas, triunfos y derrotas, ideales y experiencias. Es casi imposible ver algo distinto en él.
El mago se ve a sí mismo donde quiera que mira porque su vista es inocente. No está nublada por los juicios, los rótulos y las definiciones. El mago sabe de todas maneras que tiene ego e imagen de sí mismo, pero no se deja distraer por esas cosas. Las ve contra el telón de la totalidad, el contexto completo de la vida.
El ego es el “yo”; es nuestro punto de vista singular. En la inocencia, ese punto de vista es puro, corno un lente transparente. Pero sin la inocencia, el foco del ego se distorsiona notablemente. Cuando creemos conocer algo — incluidos nosotros mismos —, en realidad estamos viendo nuestro propios juicios y rótulos. Las palabras más simples que utilizamos para describimos unos a otros — amigo, familia, extraño— están cargadas de juicios. La brecha enorme de significado que separa al amigo del extraño, por ejemplo, está llena de interpretaciones. Al amigo se le trata de una forma, al enemigo de otra. Aunque no traigamos nuestros juicios a la superficie, ellos nublan nuestra visión como el polvo que oscurece un lente.
Al no tener rótulos para nada, el mago ve las cosas siempre nuevas. Para él el lente está limpio, de manera que el mundo resplandece de novedad. En todo escucha la misma canción sutil: “Contémplate”. A Dios se lo podría definir como alguien que al mirar a su alrededor sólo se ve a si mismo — o misma — en todas las direcciones; en la medida en que fuimos creados a su imagen y semejanza, nuestro mundo también es un espejo.
A los mortales les pareció muy extraño este punto de vista mágico, porque tenían su interés puesto en una dirección totalmente diferente. Quedaron fascinados ante las cosas que vieron afuera, y desearon ponerles nombre y utilizarlas. Era preciso dar un nombre a todas las aves y los animales. Era preciso cultivar las plantas para obtener alimento o placer. Las tierras estaban allí para ser exploradas y conquistadas.
Merlín no mostró mayor interés en todo eso. Los magos a veces desconocen los nombres de las cosas más comunes, como roble, ciervo o las constelaciones. Sin embargo, un mago podría pasar horas mirando el tronco retorcido del roble, a un ciervo pastando o el cielo estrellado, y en cada momento de su contemplación estaría totalmente absorto.
Los mortales quisieron participar de esa forma de arrobamiento. Cuando preguntaron el secreto para mirar al mundo con nuevos ojos, con deleite, Merlín les contestó: “Ustedes han perdido la inocencia. Como le han dado nombre a las cosas, ya no ven las cosas sino sus rótulos”. Eso era bastante fácil de ilustrar. Cuando dos caballeros que no se conocían se encontraban en el bosque, inmediatamente buscaban el emblema o pendón que les permitiera saber si se hallaban frente a un amigo o a un enemigo. Tan pronto como veían la insig-nia, podían actuar, pero no antes. El amigo podía ser abraza-do, invitado a compartir el banquete y animado a contar sus historias. El enemigo solamente podía ser atacado.
Merlín decía que esta obsesión por denominar las cosas es la actividad de la mente, pura y simple. La mente no puede reaccionar si no hay rótulo. Todos llevamos millones de rótulos en la cabeza y la mente es capaz de consultarlos a una velocidad asombrosa. La velocidad de la mente es sorpren-dente, pero no nos salva del estancamiento. Todo aquello en lo que podemos pensar ya lo hemos experimentado, y todo aquello que hemos experimentado puede llegar a can-samos. “¿Se preguntan por qué no pueden contemplar un roble o un venado o una estrella durante más de un minuto?” decía. “Puedo oír la queja de sus mentes: ‘¡Que aburrido, es lo mismo de antes!’ Y ahí van, ansiosos de encontrar algo nuevo.
“No veo dónde está el problema”, le dijo un día uno de los ancianos de la aldea. “El mundo es grande y la naturaleza está llena de aspectos y transformaciones fascinantes”.
“Eso es muy cierto”, reconoció Merlín, “pero según ese argumento, nada debería ser viejo y aburrido. Nadie niega la infinidad de cosas que existen allá afuera. Pero los mortales se quejan constantemente del aburrimiento, ¿no es así?” El anciano asintió.
“Sin embargo, has pronunciado la palabra acertada”, continuó Merlín. “Transformación. Pero es tu propio yo el que debe estar en constante transformación. No puedes traer al mundo a tu viejo yo y pretender ver un mundo enteramente nuevo.
El mago nunca ve la misma cosa de la misma manera dos veces. Así, cuando observa en el bosque, no está absorto tanto en la vista del ciervo como en alguna nueva faceta de su ser: su suavidad, gracia, timidez o delicadeza. Cuando el ojo se renueva, cualquiera puede ver esas cualidades. estas se abren como los pétalos de una rosa. Es preciso tener paciencia, pero vale la pena esperar. La inocencia es la única flor que existe.
Jamás se marchita y, por lo tanto, tampoco el mundo.
PARA VIVIR LA LECCIÓN

Cuanto termine de leer la lección, dedique unos momentos a tratar de recuperar un toque de inocencia. Es más fácil de lo que imagina. Lo primero que debe saber es qué no debe hacer. No juzgue su estado actual. Es probable que esté cansado o deprimido, o que sienta la necesidad de desfogar gran cantidad de ira, temor o culpa. Olvide todo eso por un momento, porque la inocencia, como enseña Merlín, está más allá de la mente.
Sólo mire esta lista de palabras:
Pesado
Liviano
Negro
Blanco
Sol
Luna
Tomando cada una de esas palabras separadamente, experimente esas cualidades. No importa si usted es el tipo de persona que trae a la mente imágenes en lugar de sentimientos, o conceptos en lugar de objetos concretos. Todos los sistemas sirven. ¿Se dio cuenta de que a la mente le es imposible evitar tener alguna sensación de peso, liviandad, blanco, negro, etc.? De hecho, ni siquiera pudo leer las palabras sin generar por lo menos un leve sabor de cada cualidad.
Para que estas cualidades existan se necesita de su participación. Si usted participa de manera inocente, las cualidades se presentarán nuevas, renovadas. Así es como ve el pintor. Mira una cesta de frutas, un barco, una nube, pero en lugar de ser receptor pasivo de todas esas cosas, las crea a través de su visión. Las dota de su propio espíritu.
Y lo mismo hacemos todos, hasta en el acto más simple de ver una cosa ordinaria. Esta experiencia
demuestra que la inocencia no se pierde, solamente se oculta. El secreto para ver con inocencia es mirar desde un nuevo punto de vista, uno que no esté condicionado por lo que se espera ver.
“Si realmente pudieras ver ese árbol que está allá”, dijo Merlín, “te caerías del asombro”. “¿En serio? Pero, ¿por qué?”, preguntó Arturo. “Es sólo un árbol”. “No”, dijo Merlín. “Es sólo un árbol en tu mente. Para otra mente es una expresión de espíritu y belleza infinitos. En la mente de Dios es un hijo querido, más dulce que cualquier cosa que puedas imaginar.
Mientras la mente pueda registrar el color, la luz, la densidad y la sensación del mundo, se estará percibiendo así misma. La palabra pesado o blanco, crea una sensación dentro de nosotros que le pertenece sólo a cada uno. No existen la pesadez ni la blancura “allá afuera” sin que las percibamos; no existen la vista, el oído, el tacto, el gusto o el olfato sino como una chispa pequeña de la consciencia. Enviemos una cámara a la Luna para tomar fotografías de todos los cráteres y valles, y traigámosla de regreso a la Tierra. Si no hay un ser humano que vea la fotografía, no hay imagen, solamente agentes químicos que han reaccionado a una disposición momentánea de los fotones. La película estará tan muerta como la Luna misma. Merlín diría que si no hay quien mire la imagen de la Luna, tampoco hay Luna.
Por lo tanto, es de vital importancia ver el mundo inocentemente, porque es la única forma como adquiere vida. El ojo imprime vida a todo lo que ve. Detrás de cada molécula de existencia deben estar la consciencia y la inteligencia; de lo contrarío, el universo sería un torbellino aleatorio de gases inertes y estrellas muertas, un vacío penando por recibir la semilla del nacimiento. Sin la inteligencia no hay vida, solamente actividad. Cada mirada que echamos por la ventana pone la semilla de la vida en la creación. Por esa razón Merlín tomaba tan en serio su tarea de observar los robles, los ciervos y las estrellas. No deseaba que murieran; amaba la vida.
Esta lección se resume diciendo: “Mira con inocencia y serás dador de vida”. Ése es el credo mágico al cual se atenía Merlín. A los mortales les era difícil comprender algo tan simple porque iba en contra de su prejuicio más hondo, a saber: “El mundo es primero y después soy yo”. Pero nosotros mismos no estaríamos vivos de no ser porque algún ser inocente nos vio primero. Ése fue el acto que plantó la semilla de todo el universo, y fue un acto de amor. Conoceremos nuevamente nuestra inocencia cuando veamos el amor que palpita en cada brizna de la creación.

DEEPAK CHOPRA

EL SENDERO DEL MAGO: 1ª LECCIÓN



EL SENDERO DEL MAGO: 1ª LECCIÓN

Hay un mago dentro de cada uno de nosotros
— un mago que lo ve y lo sabe todo.
El mago está más allá de los contrarios de luz
y oscuridad, bien y mal, placer y dolor.
Todo lo que el mago ve tiene sus raíces
en el mundo invisible.
La naturaleza refleja los estados de ánimo del mago.
El cuerpo y la mente podrán dormir
pero el mago vela permanentemente.
El mago posee el secreto de la inmortalidad.


“Toma”, dijo Merlín un día, mientras ponía un plato de sopa delante del joven Arturo. “Prueba”.
Arturo lo hizo, no sin vacilar. Era un potaje exquisito de carne de venado y raíces silvestres, misteriosamente sazonado por Merlín en un momento en que Arturo le daba la espalda. En realidad, la sopa estaba deliciosa y Arturo se apresuró a hundir la cuchara de nuevo, justo en el momento en que le arrebataban el plato de las manos.
“Espera, quiero más”, masculló con la boca llena todavía. Merlín sacudió la cabeza. “Todo el banquete está en esa primera cucharada”, le advirtió.
Al principio, Arturo sintió una oleada de frustración y desilusión, pero luego se dio cuenta de que se sentía satisfecho, como si hubiese consumido todo el plato. Más tarde, mientras dormitaba debajo de un árbol, Merlín se aproximó y le dejó un plato lleno de sopa al lado. Mientras se alejaba, el mago murmuró: “Sólo recuerda: ¿De qué me habrían servido todos esos años en la escuela de magia, si no hubiera podido enseñártelo todo en la primera lección?”


Para comprender la lección
Se necesita toda una vida para aprender lo que el mago tiene para enseñar, pero todo lo que ha de desenvolverse a través de años y decenios está a nuestro alcance en la primera lección de Merlín. En ella el mago se presenta. Describe su enfoque ante la vida, consistente en resolver los enigmas más profundos de la mortalidad y la inmortalidad. Y todo eso sucede en forma mágica. En primer lugar, Merlín no se presenta realmente en forma física. Las formas le tienen sin cuidado. Ha visto el pasar de muchos mundos, ha sobrevivido a siglos de cataclismos, y su reacción ante todo es la misma: él ve.
Los magos son videntes. ¿Qué ven? La realidad en su conjunto, no en sus diversos componentes.
“¿Siempre fuiste mago?”, preguntó el joven Arturo.
“¿Cómo habría podido serlo?”, contestó Merlín. “En un tiempo iba por ahí como tú y, cuando miraba a una persona, lo único que veía era una forma de carne y hueso. Pero con el tiempo comencé a notar que las personas habitan en una casa que se extiende más allá de ese cuerpo — las personas infelices, con emociones encontradas, viven en casas desordenadas; las personas felices y satisfechas habitan en casas ordenadas. Fue una observación simple, pero después de un tiempo concluí que cuando veo una casa, en realidad estoy viendo un poco más de la persona.
“Después se amplió mi visión. Cuando veía a una persona, no podía evitar ver también a su familia y a sus amigos. esas eran extensiones de la persona, que me decían mucho más acerca de quién era ella en realidad.
Y mi visión continuó expandiéndose Comencé a ver debajo de la máscara de la apariencia física. Vi emociones, deseos, temores, anhelos y sueños. También éstos son parte de una persona, si se tienen los ojos para apreciarlos.
“Comencé a observar la energía que emana de cada persona. Para entonces, el conjunto físico de carne y huesos había pasado a ser casi insignificante para mí, y al poco tiempo veía mundos dentro de mundos en todas las personas con quienes me encontraba. Entonces me di cuenta de que todo ser vivo es el universo entero, sólo que cada vez lleva un disfraz diferente”.
“¿Eso es posible realmente?”, preguntó Arturo.
“Llegará el día en que te darás cuenta de que todo el universo vive dentro de ti, y entonces serás un mago.
Como mago, no vives en el mundo, el mundo vive dentro de ti.
“Durante centurias la gente ha buscado a los magos donde quiera que se encuentren — en bosques impenetrables o en cuevas, torres o templos. El mago también ha existido con distintos nombres — filósofo, mago, vidente, chamán, gurú. ‘Dinos por qué sufrimos. Dinos por qué envejecemos y morimos. Dinos por qué somos tan débiles para forjamos una buena vida’. Sólo ante el mago han podido los mortales descargarse de tantos interrogantes difíciles.
“Tras escuchar atentamente, los magos, maestros y gurús han respondido siempre lo mismo: “Puedo resolver toda esa masa de ignorancia y dolor sólo si tú comprendes una sola cosa. Yo estoy dentro de ti. Esta otra persona con quien crees estar hablando no es distinta. Somos una sola persona y en ese nivel en el cual estamos unidas, ninguno de tus problemas existe”’.
Una vez que Arturo se lamentó que Merlín lo mantenía en el bosque y apenas le permitía vislumbrar el mundo de vez en cuando, el anciano se burló: “¿El mundo? ¿Cómo crees que viven esas personas, aquéllas que has visto en el pueblo? Se preocupan por el placer y el dolor, y buscan ansiosas el primero mientras evitan desesperadamente el segundo. Están vivas, pero desperdician la vida y se preocupan por la muerte. Viven obsesionadas por la riqueza o la pobreza, y esa obsesión alimenta sus temores más profundos.
Por fortuna, el mago interior no experimenta nada de eso. Puesto que ve la verdad, no ve la falsedad, porque el juego de los contrarios — placer y dolor, riqueza y pobreza, bien y mal — parece real sólo hasta el momento en que se aprende a ver dentro del marco más amplio del mago. Sin embargo, es imposible negar que ese drama de la vida cotidiana es muy real para las personas comunes y comentes. La apariencia exterior de la vida es la vida, si lo único en lo cual uno cree es en lo que le dicen los sentidos, lo que uno ve y siente.
Los mortales han buscado a los magos para resolver su obsesión por las apariencias y su anhelo por encontrar significado. Debe haber algo más allá de lo que estamos viviendo, pensaron los mortales, sin saber exactamente lo que ese algo más podría ser. “Dedica tiempo a reflexionar no sobre lo que ves, sino sobre por qué lo ves”, le aconsejó Merlín a Arturo.
Por consiguiente, la primera lección se reduce a lo siguiente: Es preciso mirar más allá del yo limitado para ver el yo ilimitado. Perforar la máscara de la mortalidad para encontrar al mago. El vive dentro de nosotros y solamente ahí. Una vez que lo hallemos también seremos videntes. Pero aquello que hemos de poder ver llega solamente a su propio ritmo, paso a paso. Antes de verlo, vendrá la sensación de que la vida es algo más de lo que estamos viviendo. Es como una voz suave que susurra: “Encuéntrame”. Esa voz que llama es tranquila, calmada, está en paz dentro de sí misma, pero también es esquiva. Es la voz del mago, pero también es nuestra voz.

Para vivir la lección

Las frases de Merlín operan sutilmente, como el agua que se cuela dentro de la tierra. El agua que hoy brota en manantiales cayó en forma de lluvia hace miles, hasta millones de años. Nadie sabe mayor cosa sobre la vida de esta agua oculta, a dónde va, qué le sucede entre las rocas del subsuelo. Pero un día, liberada por la gravedad, sale de las profundidades oscuras y, como por encanto, brota pura y fresca.
Así sucede con Merlín. Si nos sentamos en silencio y escuchamos durante algunos minutos, las palabras comenzarán a penetrar. Hay que dejar que eso suceda y después permitir que la sabiduría haga lo suyo. No hay que esperar ni prever ningún resultado, sino estar atentos a lo que pueda suceder. Cualquier cosa que suceda será buena.
La primera lección es sobre encontrar al mago y apreciar su punto de vista, el cual es muy diferente del adoptado por la mente o las emociones. Las emociones sienten y reaccionan. Son inmediatas, como los tentáculos de la anémona de mar que se retuercen instantáneamente en respuesta a una sensación. El dolor provoca la contracción emocional; el placer genera un sentimiento de expansión y liberación.
Por otro lado, la mente es menos inmediata. Lleva un registro gigantesco de recuerdos, los cuales le agrada repasar constantemente. Compara los nuevos con los viejos y toma una decisión: esto es bueno, aquello es malo, esto vale la pena repetirlo, aquello no. Así, las emociones generan una respuesta inmediata, impensada frente a cualquier situación, como el bebé que sonríe o llora espontáneamente. Pero la mente consulta su banco de memoria y proporciona una reacción retardada.
El mago no reacciona de ninguna de estas dos maneras, ni inmediata ni tardíamente — Merlín sencillamente es. Ve el mundo y le permite ser como es. Sin embargo, no es un acto pasivo. La base de todo lo que existe en el mundo del mago descansa sobre el conocimiento de que “Todo esto soy yo mismo”. Por lo tanto, al aceptar el mundo como es, el mago lo ve todo bajo la luz de la auto-aceptación, que es la luz del amor.

Parece extraño que la definición del mago sobre el amor esté envuelta en silencio. Para las emociones, el amor es una oleada de sentimiento, una atracción muy activa hacia un estímulo abrumador. La mente tiene sus propios estilos, pero no son muy distintos: la mente ama todo aquello que le repite un recuerdo placentero del pasado. “Me encanta esto” básicamente quiere decir: “Me encanta repetir eso que fue tan maravilloso antes”.
Por consiguiente, tanto la mente como las emociones son selectivas. Seleccionar y escoger no tiene nada malo, pero demanda esfuerzo. Aunque a todos nos han enseñado que el esfuerzo es bueno, que nada puede lograrse sin trabajo, eso no es cierto. La existencia no se logra con esfuerzo; el amor no se logra con esfuerzo.
En un plano más sutil, la selección y la escogencia también implican rechazo. La mente se concentra en una cosa a la vez. Antes de poder decir: “Me agrada eso”, es necesario rechazar todas las demás opciones. Las cosas que solemos rechazar tienen un viso de temor. La mente y las emociones no son imparciales ante el dolor y el sufrimiento; los temen y rechazan. Este hábito de seleccionar y escoger acaba por demandar mucha energía, puesto que nuestra mente permanece vigilante, constantemente alerta para cerciorarse de que jamás se repitan el dolor, la desilusión, la soledad y muchas otras experiencias dolorosas. ¿Qué espacio le queda al silencio?
Sin silencio el mago no tiene espacio. Sin silencio no es posible apreciar realmente la vida, cuyas fibras más sutiles son tan delicadas como un botón de rosa. Cuando los mortales recurrían a los magos para pedirles consejo, lo hacían porque se daban cuenta que ellos no vivían atemorizados. Los magos aceptan, incluso acogen, todo lo que les sucede. “¿Cómo logran tener esa paz?” les preguntaban los mortales. Y la respuesta de los magos era: “Busquen dentro de ustedes mismos, donde sólo hay paz”.
Así, el primer paso hacia el mundo de Merlín es reconocer que existe — con eso basta. Al sentarse a reflexionar sobre esta lección es probable que la mente se rebele, rechazando la noción misma de que exista otro punto de vista válido, un camino distinto al propio. Las emociones quizás se unan a esa ola de desconfianza, angustia, aburrimiento, escepticismo y desdén, lo que sea que surja. No hay que resistirse a esos sentimientos. Sencillamente son la forma habitual de seleccionar y escoger. Rechazando la mente se coloca en primer plano. Durante años nos ha servido fielmente, alejando de nosotros las cosas desagradables.
La pregunta es si las tácticas de la mente realmente han funcionado. Es probable que la mente logre hacemos inteligentes, pero está mal equipada para darnos la felicidad, la realización y la paz.
Merlín no discute con la mente. Todos los debates son producto del pensamiento, y el mago no piensa. El mago observa. Y ahí está la clave de lo milagroso, porque todo lo que vemos en nuestro mundo interior podemos hacerlo realidad en el mundo exterior. Vivamos la primera lección, permitamos que el agua de la sabiduría se cuele a través de pasajes secretos hacia el interior de nuestro ser, y observemos. El mago está dentro de nosotros y solamente ansia una cosa: nacer.
http://corazonesintrepidos.blogspot.com.es/

El Sendero del Mago
DEEPAK CHOPRA

Libro La Voz Interior : Ésta es la primavera de la Nueva Era por Eileen Caddy (21-31 Octubre 2015)




Octubre, 21
Expande tu conciencia para saber que YO
SOY todo lo que existe. A continuación,
sigue expandiéndola para ver cómo lo abarco
todo. Siéntete crecer, romper todas las
ataduras que te han retenido y que han
impedido tu crecimiento y expansión. 
Al igual que una diminuta semilla plantada en
la tierra rompe su envoltura externa y
comienza a expandirse y a desarrollarse en
lo que de verdad es, deja que tu yo verdadero
crezca y se expanda hasta llegar a convertirte
en lo que de verdad eres, y contempla la
maravilla que eso supone. Al hacerlo, habrás
de saber que eres una con toda la vida, ahora
y por siempre, que nunca más podrás
separarte de ella, y que YO SOY en ti y tú
estás en el YO SOY Serás capaz de hacer
todas las cosas y sabrás que nada
absolutamente es imposible, porque es el YO
SOY el que obra en ti y a través de ti. Cuando
el YO SOY es reconocido y aceptado, todo es
posible.

Octubre, 22
Detente por un momento en medio de tus
ocupaciones, y comprueba qué es lo que
estás poniendo en primer lugar. ¿Es el
trabajo? ¿Es la vida? ¿Son tus anhelos? ¿Tus
deseos? Busca Mi reino en primer lugar.
Encuentra tu contacto directo conmigo y
todo lo demás se te dará por añadidura. ¿No
te das cuenta de que tu comunión conmigo
significa mucho más que cualquier otra cosa,
pues de ella emerge todo lo demás? Haz lo
que esté de tu parte para poner lo primero
en primer lugar. No puedes extraer agua de
un pozo si no consigues un cubo, a
continuación lo metes en el pozo, después lo
llenas y por último lo sacas. Tienes que hacer
algo; tienes que hacer el esfuerzo y poner de
tu parte. Si te quedas mirando el agua del
pozo no vas a sacar nada. Al igual sucede con
esta vida espiritual; si te quedas mirando
cómo los otros encuentran su unidad
conmigo, no llegarás a nada. Cada alma ha
de emprender su propia búsqueda interna y
efectuar su hallazgo.

Octubre, 23
Si te encuentras en una situación que es
difícil de aceptar y de amar, siempre hay
algo que se puede hacer si así lo quieres;
pues cuando entres en el silencio y Me
busques, proyectaré la luz de la verdad sobre
esa situación. Te revelaré por qué estás
donde estás, y por que estás haciendo lo que
estás haciendo. Puedes estar segura de que
hay una buena razón para que así sea y de
que hay lecciones de vital importancia que
aprender. Hasta que no cambies de actitud y
aprendas a amar el lugar en el que te
encuentres, las personas con las que estés y
lo que hagas, tendrás que seguir en esa
situación. En cuanto hayas aprendido esas
lecciones y de verdad ames lo que estés
haciendo, y lo hagas de todo corazón para Mí
y por Mí, pasarás a una situación distinta.
Mira cómo el amor te abre todas las puertas.

Octubre, 24
El hecho de que algo estuviera bien y fuera lo
adecuado ayer no significa que también sea
así hoy. Por eso has de vivir un día cada vez,
y vivir plenamente en el glorioso y
sempiterno ahora; pues cuando puedas
hacerlo sin reserva alguna y sin ideas
preconcebidas, serás capaz de aceptar el
cambio sin resistencia y la vida transcurrirá
suavemente y de manera fluida. Es más fácil
decirlo que hacerlo, especialmente en esas
ocasiones en las que, creyendo que todo va
bien, te instalas y echas raíces, sintiéndote
segura en la situación presente.
Que tu seguridad resida en Mí, y no en una
situación, en un plan, en una persona o en
cosa alguna; porque lo que hoy está aquí
mañana quizá ya no lo esté. Pero YO ESTOY
siempre aquí en toda la eternidad. Por lo
tanto, búscame y encuéntrame, y no temas
nada. Deja que vengan los cambios,
sabiendo simplemente que cada cambio será
para bien y que todos ellos son necesarios
para el crecimiento y la expansión de la
totalidad.

Octubre, 25
Cuanto más elevados sean tus objetivos y tus
propósitos, mejor. Nunca te limites en modo
alguno. Sencillamente, has de saber que
puedes llevar a cabo cualquier cosa que te
propongas porque extraes tu ayuda y tu
fuerza de Mi, y no conocerás fracaso ni
derrota. Lo que tenga Mi sello sobre sí habrá
de tener éxito, y tan sólo los mejores
resultados se derivarán de ello. Por eso,
mantén tu conciencia elevada, armonízate
con toda la vida y contempla los resultados
más maravillosos. No puedes esperar esos
resultados a menos que te acompases con el
bien interior más grande, a menos que
puedas fluir libremente con todo lo que está
ocurriendo y atravieses todas aquellas
barreras que podrían detenerte. Hay muchas
cosas en la vida que podrían impedirte
alcanzar tu propósito. Déjalas a un lado y
niégate a contemplar el fracaso durante
siquiera un segundo. Solo has de saber que
puedes tener éxito y que lo tendrás, y que el
éxito te acompañará en todo lo que
emprendas.

Octubre, 26
No existe un camino correcto frente al resto
de caminos incorrectos. Los alpinistas han
de escoger entre escalar directamente hasta
la cima por una ruta directa, o encontrar un
camino más fácil. Depende de ellos. Hay que
decidir cuál es el camino espiritual indicado
para cada uno, y después seguirlo de todo
corazón. Hay almas buscadoras que no han
encontrado todavía su camino específico en
esta vida. Son aquellas que prueban un
camino espiritual tras otro y lo siguen
durante un trecho para darse cuenta de que
no era el suyo y comenzar otro distinto.
Seguirán haciéndolo hasta dar con el
apropiado. Darán con él si buscan con
diligencia y jamás se rinden en su búsqueda.
Si tú has encontrado el camino apropiado
para ti, sigue adelante y no pierdas el tiempo
echando la vista atrás o criticando a las
almas que todavía andan buscando.

Octubre, 27
Un concepto nuevo es como una semilla
plantada en el interior de casa. No se puede
sacar directamente la semilla fuera de ese
ambiente hasta que no sea lo bastante fuerte
como para plantarla allí donde tenga que
resistir los elementos externos. Otro tanto
sucede con un concepto nuevo: no se le
puede sacar del mismo modo en que el
prestidigitador saca los conejos del
sombrero. Requiere un tiempo hasta darle
sustancia y forma. Ha de ser experimentado
primero por unos pocos antes de ofrecerlo a
muchas personas. Hacer eso requiere amor y
paciencia, dedicación y devoción.
Ese proceso es lo que está sucediendo en este
tiempo con la Nueva Era. Es algo muy
nuevo. Están naciendo muchas ideas y
conceptos nuevos, y todos ellos han de ser
experimentados, comprendidos, amados y
cuidados. Si estás en la avanzadilla de la
Nueva Era, debes estar dispuesta a ir
adelante sin miedo de experimentar lo más
nuevo de entre lo nuevo.

Octubre, 28
Todo mejora con la práctica. Cuanto más
aprendas a llevar una vida, más pasará a
formar parte de ti, y podrás vivir y moverte y
tener tu ser en ella. No puedes permanecer
estática; así pues, crece y expándete con
libertad y alegría. Rompe los límites que te
han tenido atada en el pasado. Elévate por
encima de los temores que te han impedido
expandirte y que te han mantenido ciega,
impidiéndote ver con claridad la visión
gloriosa que tienes ante ti. Demuestra lo que
significa la fe para ti y espera que lo
aparentemente imposible se haga posible.
Trae Mi reino a la tierra, y aprende a hacer
Mi voluntad y a seguir Mis caminos.
Por muy débiles y vacilantes que sean esos
primeros pasos al principio, hay que darlos.
No importa las veces que caigas.
Sencillamente, levántate e inténtalo de
nuevo, una y otra vez.

Octubre, 29
Busca siempre lo mejor, espera siempre lo
mejor y jamás, bajo ningún concepto, te
conformes con menos. Quizá te resulte
difícil, particularmente en los momentos en
que te sientas totalmente hundida. En esos
casos tienes que elevar tu conciencia, y ni
por un instante concebir la carencia, sino
pensar en términos de abundancia.
Contempla la abundancia y da gracias por
Mi suministro infinito y sin límites. ¿Por qué
habrías de contentarte aceptando lo que no
es lo mejor, cuando lo mejor está
aguardando a que lo aceptes y a bendecirte?
Cuando puedas pensar en términos de
grandeza, toda tu vida se expandirá en tu
interior y alrededor de ti. Recuerda, todo
comienza desde el interior y en ti misma.
Comienza ahora a reajustar tu forma de
pensar. Reoriéntate desde dentro, y permite
que poco a poco vaya actuando desde dentro
como la levadura en la masa. Nunca dejes de
reconocer Mi mano en todas las cosas, y da
constantes gracias. No des nada por hecho,
mas date cuenta de cuán bendecida estás.

Octubre, 30
Aprende a dar libremente todo lo que tienes.
Aprende así mismo a recibir con gracia todo
lo que se te dé, y a utilizarlo con sabiduría
para la expansión y mejora de todo el
conjunto. Cuando des, da libremente, sin
calcular el costo. Lo que se da con el ánimo
recto, de todo corazón y con el amor más
puro, traerá gran alegría y bendiciones a
muchas personas, se multiplicará y crecerá.
Recuerda siempre que no quede ni un hilillo
de apego en lo que des. Da y enseguida
olvídalo. Cuando hagas una tarea, hazla con
amor, y da gracias por tener el don y la
capacidad de hacerla. 
Efectúala a la perfección y nunca actúes esperando el
resultado que puedas obtener de ella.
Cuando aprendas a hacerlo todo para Mi
honor y Mi gloria, habrás aprendido el arte
de la verdadera donación. Encontrarás la
mayor alegría en todo lo que des, y tu actitud
y tu comportamiento serán rectos.

Octubre, 31
La fe consiste en algo más que en quedarse
sentada y dejarlo todo en Mis manos. Tú
tienes que jugar tu papel, pues "sea para ti
según tu fe". 
Cuando toda tu fe y tu confianza estén en Mí, 
cualquier cosa será posible. 
Vive según la fe, y demuestra Mis
leyes para que todas las almas puedan
verlas. Trabajemos como uno, vivamos como
uno, seamos como uno; Yo en ti y tú en Mí.
Cuando entiendas plenamente que Yo puedo
hacer cualquier cosa, podrás darte cuenta de
que tú puedes hacer cualquier cosa, pues YO
ESTOY obrando en ti y a través de ti.
Nada quedará hecho a menos que te pongas
a ello y lo hagas. YO ESTOY en tu interior y
tú eres Mis manos y Mis pies. Dedica esas
manos y esos pies a Mí y a Mi servicio, para
que nada pueda detener el trabajo y todo
transcurra con fluidez. Asegúrate de trabajar
al unísono y en armonía perfecta con Mis
leyes, y contempla cómo se sucede maravilla
tras maravilla; da también eternas gracias
por todo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...