Mis Amigos Seguidores en Google

lunes, 29 de febrero de 2016

EL PRESENTE

El presente un casi desconocido para nosotros. Vivimos muy pendientes de planear hacia unas metas, unos horizontes y no sabemos realmente que todo nace de un solo presente. 
Parte de nuestra  vida se basa en recordar aquel pasado que está compuesto de experiencias que guardas en tus memorias. Tus memorias negativas y traumáticas las componen pensamientos negativos acerca de ti, la vida y la humanidad. Cuando perdonas tu pasado, transformas tus pensamientos negativos y pesimistas, por pensamientos positivos y optimistas acerca de ti, la vida, la humanidad y el universo. Y al hacerlo, te colocas en el polo positivo y optimista del universo, dando paso a un presente esperanzador, positivo y totalmente diferente...
 Estamos tan ocupados con nuestros pensamientos en el pasado que no disfrutamos el presente. Son los ojos del pasado los que están guiando tu presente, es el razonamiento o cuestionar lo que te impide muchas veces disfrutar de tu presente.

El pasado ya es historia que tiene valor como fuente de enseñanza para apoyarnos en los valores positivos y aprender de los errores. Ya no es posible volver y modificar, por que tu pasado no es para que lo vivas ahora, cada vez que lo haces te alejas de tu presente.
Tampoco nos han enseñado que ese futuro tan ansiado que en ocasiones nos aporta esa incertidumbre o preocupación por el desconocimiento de lo que está por llegar, es solamente una prolongación de nuestro actual presente. Difícil de comprender en nuestra vida tan formada y marcada por tiempos...
Nos perdemos gran parte de la vida porque no somos consciente de este momento, tu actual presente.

 Tu  presente, sí  ahora mismo, este  preciso instante es el único y certero momento para ver los diferentes caminos, las variantes en posibilidades. Disfrutar del aroma de una flor, el bello amanecer, la delicia de una puesta de sol. Tu presente te da el placer de percibir la transparencia del agua, sentir la inmensidad del infinito.. Deleitarte con el canto de los pájaros, acariciar a tus mascotas, el murmullo de la naturaleza,  y descubrir con tu mirada la inmensidad del horizonte.

El presente nos lleva hacia la inminente responsabilidad por algo que desconocemos. La tristeza de la derrota, la amargura de la incertidumbre, el helor de la soledad no deseada, la ansiedad de la espera, la marca de la decepción no comprendida, la alegría de la victoria... Y a pesar de todo ello absolutamente siempre, nos debe de conducir hacia la reflexión, el conocimiento, la aceptación, la superación  y la bendita gratitud de otras variantes inmensas de esperanzas. Aquellas que nos hacen más íntegros, más sensibles, más personas, más humanos. El presente en que amamos, compartimos, perdonamos, crecemos interiormente y comprendemos  el verdadero valor de  nuestra vida.
Basta el presente para la atención, jugar, sonreír, abrazarnos, besarnos, acariciarnos, compartir  y ofrecer todo nuestro amor interior hacia nuestros amigos, hermanos, padres, compañeros, alumnos, profesores y el gran amor incondiconal hacia nuestros hijos. En definitiva a todos nuestros semejantes sin distinciones de sexo, raza o estatus social,  y sólo así  poder sentir ese gozo tan inmenso que nos enriquece y nos alimenta el alma.
Este presente tan emotivo, tan especial, tan grande. Este instante donde  sientes la energía, calidez, armonía y serenidad de todos lo que están en tu misma sintonía.

 Vive tu presente siempre apasionadamente, con tu bella sonrisa, tu amabilidad, solidaridad y el mejor de los sentimientos. Sólo así serás totalmente consciente de tu verdadero potencial.
Ahora es el momento real, ni antes ni después. Siempre estás en tu presente. Aquí, allí y para siempre. Recuerda que tu presente puede ser mi presente. Ellos, nosotros y todos juntos aquí y ahora. Hazlo hermoso, bello, gratificante y lleno de AMOR.

Colaboracion: Sr. Jaume Abós (maestro de bhakti Yoga, Hatha yoga, Gnana yoga y Tai-chi).

"El futuro nos encadena y el pasado nos tortura. He ahí por qué se nos escapa el presente." Gustave Flaubert.

¿Quién Eres Tú?

"No esperes un milagro, Se tú el milagro" 
-Alejandro Ariza

Tú eres una vida que es capaz de modificar su mundo, transformándolo, haciéndolo mejor y más bello.
 
¿Quién eres tú? Eres una vida llena de posibilidades.
 
El ser humano es un ser muy complejo dentro de su simplicidad. Importa conocerlo, para saber hasta donde puede llegar y por que no llega.

¿Por qué la mayor parte de los hombres vive de frustración, en frustración?... ¿Por qué la vida acaba siendo algo vacío y sin sentido?... ¿Por qué hay tanta miseria, pobreza, enfermedad, limitación?...
 
¿Quién eres tú? ¿Has nacido para eso?... No. Tú has nacido para triunfar, para ser feliz, para poseer en abundancia todo lo que necesitas para crecer y nunca para padecer cualquier clase de privación o enfermedad.

Voy a enseñarte como acabar con todo eso. Pero antes de nada voy a decirte quien eres, como funcionas y por que no eres feliz.

Supongo que habrás visto alguna vez esos carruajes que todavía circulan en algunas poblaciones rurales. En los días de fiesta desfilan por las calles dando colorido al lugar como las flores al campo en primavera. Pero lo que aquí nos interesa ahora es ver los elementos que componen el carruaje y como funciona este.
 
Fundamentalmente los elementos son tres: el carruaje propiamente dicho, el caballo y el cochero.

Cuando esos tres elementos están bien conjugados, el carruaje se desliza con soltura y elegancia por las calles del lugar dando la sensación de fluidez y desenvoltura. 

Pero supónte que la palanca del freno está totalmente levantada. Prepárate para ver algo impresionante.
 
El caballo tiene que hacer un esfuerzo enorme para llevar consigo el carruaje y si lo consigue será arrastrándolo mientras sus ruedas presas chirrían con gran desgaste de la calle, de las ruedas, del caballo e, incluso del cochero. Todo el conjunto está sometido a un estado de violencia desgastante que en poco tiempo se traducirá en una parada total.
 
Supónte otra cosa: El cochero no controla al caballo. El caballo va para donde quiere y si se desboca podrá ocasionar un accidente con daños para el carruaje, para el cochero y para terceros.

Imagínate una tercera posibilidad: El cochero tiene miedo del caballo y lo detiene con las riendas con tanta fuerza que no le deja salir del lugar. Está claro que así no irá a ningún lugar.

Una cuarta situación: El cochero se siente muy superior al caballo y orgulloso, piensa que no necesita de él para nada. Entonces lo suelta y lo deja ir. ¿Qué va a ocurrir? El no tiene fuerza para llevar el carruaje, pero es eso lo que tendrá que hacer si quiere salir de donde está. !!Qué situación!.
 
Vamos a comparar nuestro ser con ese carruaje. Podremos sacar conclusiones muy interesantes. Poco a poco, a medida que avance el curso iremos viendo el alcance de esta comparación.

Hay en nosotros un carruaje (nuestro cuerpo), un caballo (lo que llamaremos "el subconsciente" : nuestros instintos y emociones) y un cochero (nuestro ser consciente: el pensamiento y la voluntad).


El cuerpo es movido por el subconsciente. Este es el responsable por el movimiento de aquel. Los instintos y las emociones dan vida al cuerpo. En el subconsciente está toda la energía vital del organismo, los mecanismos automáticos que hacen que el cuerpo funcione con salud, deslizándose satisfactoriamente a lo largo de la vida.
 
Con frecuencia, el subconsciente es menospreciado porque se ve en él algo de naturaleza animal, ya que nosotros somos seres... espirituales.

Como veremos más tarde, cuando tratemos de la utilización de toda nuestra fuerza y capacidad para nuestra realización, este es uno de los grandes errores.
 
Es verdad que hay en nosotros un elemento de carácter espiritual, pero este sólo actúa mediante nuestra naturaleza humana y esta tiene como base el subconsciente, que es el motor fundamental de la vida.
 
¿Te acuerdas de la importancia del caballo en el carruaje?

Pues la importancia del subconsciente en el conjunto de nuestro ser es todavía mayor.

Cuando dejamos de lado esta verdad nos ocurre lo mismo que al cochero que por considerarse superior al caballo lo retiró del carruaje.
 
El consciente no está hecho para hacer andar el carruaje, sino para controlar el conjunto, para saber lo que se quiere y para dirigir con su voluntad al caballo que, este sí, llevará el carruaje a donde quiera el cochero.
 
Cuando  el consciente, orgulloso de su parte espiritual, menosprecia la parte animal, se ve en la necesidad de desarrollar eso que llaman "fuerza de voluntad", que normalmente es vista como una virtud !Hay tantos errores confundidos con virtudes y tantas virtudes confundidas con errores!.

¿Pero para que sirve esa "fuerza de voluntad" que, por una gracia especial de Dios, tendrían algunas personas? Sirve para hacer andar al carruaje, ya que hemos descartado al caballo que tendría que moverlo.
 
Cuando bloqueamos o menospreciamos el subconsciente, que es el mecanismo automático que necesitamos para seguir viviendo, nos vemos obligados a depender de esa "fuerza de voluntad" y nos ponemos a controlar manualmente el mecanismo de una máquina -nuestro cuerpo- que no conocemos. Nada de extraño, por tanto, que empiecen a aparecer consecuencias desastrosas: enfermedades, irritaciones, nerviosismos, desinterés por la vida.
 
Hay personas que si se levantan de la cama es por su fuerza de voluntad, si comen es por su fuerza de voluntad, si trabajan es por su fuerza de voluntad. Hasta dormir pretenden hacerlo usando su fuerza de voluntad. Viven haciendo fuerza constantemente. Nada fluye naturalmente son raras las cosas que hacen con gusto, con alegría, con placer. La vida no se desliza con suavidad y elegancia. Vivimos a base de "fuerza de voluntad" hasta que un día nos vence el peso del carruaje y entramos en un stress del que no salimos nunca más. Y entonces sentimos que nuestra vida no tiene más sentido, o peor todavía, que nunca lo ha tenido.
 
Lo que debemos tener es "voluntad", esto sí.

Voluntad es saber lo que queremos e ir en pos de ello con la fuerza y la energía de quien fue hecho para eso.

La voluntad es la gran arma del consciente, la gran fuerza, capaz de dirigir para donde quiera la energía de quinientos caballos, si viene al caso. El cochero no ha sido hecho para competir en fuerza con los caballos. Tampoco ha sido hecho para anularla. Ha sido hecho para dirigir, para orientar, para direccionar esa fuerza.
 
Saber lo que se quiere es el papel del consciente. Materializar lo que se quiere es el papel del subconsciente.

Más adelante veremos que aquí está uno de los secretos para conseguir cualquier cosa que se quiera.
Nuestro poder está en la armonía de todas nuestras partes constitutivas: subconsciente, consciente y lo que llamaremos superconsciente.
 
Lo analizaremos por partes.

Eres algo tan maravilloso que puedes considerarte ... EL MAYOR MILAGRO DEL MUNDO.
 
PUNTOS PARA RECORDAR
1- !Que bella es la vida! La vida es la razón de toda esa maravilla que es la creación. Puede, a veces, estar curvada por el peso de los problemas, pero aun así continúa siendo el motivo fundamental de la creación. El mundo es diferente porque existes tu.

2- !Tu eres una vida capaz de modificar tu mundo, de transformarlo, de hacerlo mejor y mas bello. Viniste a este mundo para triunfar, porque posees una vida que lleva escrita dentro de ella esta orden: Crece, multiplícate, desarróllate. Sube a la altura que quieras. Posees todos los mecanismos necesarios para llegar a donde desees.

3- Eres un ser hecho para poseer una unidad perfecta dentro de una cierta complejidad. Cada una de tus partes constitutivas debe sentirse como una unidad perfecta dentro de otra unidad mayor. A medida que esta unidad mayor vaya siendo conseguida, estarás adquiriendo toda la fuerza necesaria para caminar, crecer, realizarte y tener éxito. Como el carruaje, que, si está bien concertado, puede llegar sin desgaste a cualquier lugar.

4-Eres un ser hecho de cuerpo, instinto, emociones, razón, amor, libertad y trascendencia. Y eso es lo mismo que decir que eres cuerpo, subconsciente (instintos y emociones), consciente (razón, voluntad) y superconsciente (amor, libertad, trascendencia).
 
5- El secreto para conseguir cualquier cosa que queramos está en la armonización, en la unidad de todo ese conjunto humano.

6- Tú eres algo maravilloso
ERES EL MAYOR MILAGRO DEL MUNDO.

EL COMPROMISO CON UNO MISMO Extracto del libro La Verdad



Adquirir un compromiso de uno mismo para con uno mismo, si se quiere salir de la ficción de este tipo de vida, es lo que hay que tener claro si ya te cansaste de la forma de existir. El compromiso con uno mismo es dejar de cargar con el teatro, con la ilusión de seguir creyendo la matrix como cierta. Y cada uno puede ver si se pierde en esto o no, con todos los ejemplos mostrados por la existencia a diario. Cada día, desde que te levantas hasta que te acuestas tienes montones de ellos para observar y observarte. Vayas al lugar que vayas, habrá muchos. Cada vez que te pese algo que veas fuera (no hablamos de un tipo de dolor natural desde el corazón, porque este dolor es consciente por la forma de mirar, ya que tu zona emocional siempre sabe que todo está bien, sabe que todo es un teatro, sabe que todo sufrimiento es mental y no se pierde), es porque te has vuelto a ir de ti y te has involucrado de esta forma otra vez. Ocurre cada vez que etiquetas algo como malo, cada vez que intentas poner remedio a las cosas que suceden. Ocurre cada vez que insistes con tu viejo habito de cambiar el mundo, de querer cambiar a los demás, de no respetar las experiencias que eligen otros, ocurre cada vez que permites que esto siga ocurriendo, ocurre dentro de ti porque ya creaste ser irrespetuoso hacia las cosas que quieren hacer los demás y sin embargo sigues contradiciéndote y CREYENDO que tienes un compromiso contigo mismo. Ese compromiso no existe cada vez que te pierdes de ti, cada vez que te quedas en la superficie, en los viejos resultados de las cosas. Lo que ocurre es simplemente lo que ocurre, otra cosa bien distinta es como te lo tomes. Y cuando te lo explican, lo entiendes bien, cuando te quedas sólo/a, vuelves a querer arreglarlo todo porque el hábito irrespetuoso que ya creaste, te dice que así debe ser. Y prefieres defender una idea, antes que Ser TU. Te lo voy a decir más claro: UNA IDEA ES MAS IMPORTANTE QUE TU: este es el absurdo. Y lo que más se te olvida es lo más importante, es que en verdad, con quien estas siendo irrespetuoso es contigo mismo/a. Y por la idea lucharas y lucharas hasta el límite del cansancio, hasta tocar fondo otra vez, o auto-facturarte de nuevo. Tu programación te engaña pero amas mucho la vieja energía enferma que sigue ahí dentro. ¿Si esto no lo aceptas, porqué la defiendes tanto? Y como tampoco la quieres abrazar... sino que, lo entiendes todo desde la lucha...
     Es la meditación la que realmente desinstala los programas y te quedas tan a cero, que estarías preparado para dejar de juzgar. También puedes hacerlo si has conseguido ya que la mente sea tuya. Con la mente en ti, tienes más posibilidades de observarte continuamente hagas lo que hagas, estés donde estés. La práctica de ti mismo estando en ti mismo y practicando a diario es lo que realmente acelera el proceso de la desprogramación. En todo esto tiene mucho que ver CUANTO TE AMES, cuantas cosas estarías dispuesto a hacer por ondear un día dentro de ti la única bandera que absorbe todos los colores: la bandera de la felicidad. Entonces dejarías de ver errores fuera porque ya no los llevas por dentro. Empezarías a ver que lo que hay fuera de ti y tu nueva forma de verlo, es lo mismo. Tu conciencia se elevaría más, te cansas menos, tienes más ganas de hacer cosas, todo es más nuevo, la vida se despliega de otra forma para verla más real, más clara, más contacto contigo, nunca te sentirás sólo/a, todo es más palpable y, siempre bulliría dentro de ti una procesión interna a modo de sonrisa, es una paz que no podrás nombrar, es una vida nueva que recordaste para quedarse, ERES TU.
Javier G. Delgado
Eres nuestro abrazo

MEDITAR O SUMERGIRTE EN LA VIDA (1) Extracto del libro La Verdad


Cuando nacemos en este plano de existencia, no hay ningún ruido mental, ningún pensamiento te perturba, ningún niño nace preocupado por pagar su hipoteca o la siguiente factura, ninguno está dándole vueltas a la cabeza por si llegará o no justito a final de mes. Los niños cuando nacen, están en meditación. A ellos, que vienen del Hogar, nadie les ha enseñado aun a tener problemas con preocupaciones. 
Por tanto, es la vida real teniendo una experiencia en la densidad. Han salido del mundo sutil para ingresar a un lugar donde podrán tener experiencias que en la luz no se pueden tener. 
Pero mientras les van llegando esas experiencias que les hará aprender acerca del Amor, acerca de Quienes Son... siguen meditando, siguen ausentes de pensamientos ruidosos al menos por un tiempo. Vamos a abstraernos un poco: ellos saben que aprender cosas del amor, no tiene fin, por tanto siguen meditando, no pueden parar ese estado natural de ser hasta que comiencen a involucrarse de lleno en lo denso, en aquellas cosas que solo tienen sentido para poder pasar por experiencias complicadas y necesarias para evolucionar, o, dicho de otra forma, no saldrán del estado natural de Ser hasta que olviden Quienes son. En este planeta existen muchas personas especializadas en poder hacerles olvidar, en ese sentido todo funciona perfectamente, no hay problemas para que olviden y así hacer lo que vinieron a hacer. Aquí parece que el tema que tratamos se acaba, pero es cuando empieza, porque si estás leyendo esto, es posible que sea debido a tus problemas para recordar ese estado. Sentimos que sentir como siente un niño que acaba de llegar, es el estado olvidado y que estamos en vías de recordar. Pero ojo, si no tiras todo asunto que te motive preocupaciones, la meditación o el estado natural de Ser, no será. Se hace necesario aquí aclarar que cualquier tema denso que se te repita a veces en la cabeza, es un obstáculo. Por tanto, sino sanas eso antes, no hay avance al recuerdo. Ahora supongamos por un momento que ya no existen esos obstáculos y por tanto tu felicidad se estiró lo suficiente para retroalimentarse a sí misma constantemente. En este estado, es muy posible que te vengan muy a menudo comprensiones, pequeños o grandes recuerdos que llegan de forma mágica y que solo recibes tú de forma única (no vienen por internet), son como descargas de la vida que tú no dejas de atraer en estados no mentales.
     En ese estado digamos que el servidor no está abierto continuamente, a veces cierran para ir a comer. Ir a comer: sonreírte. Otras veces abren media jornada: el resto del día les hace gracia verte pletórico/a y lo disfrutan tanto que se les "olvida" abrir. Aunque algo me empuja en este momento para decirte de todas formas que siempre están abiertos a no ser que seas tú el que cierre la media jornada. No olvides que todo cuanto llega a tu vida lo creas tú. En el caso de quien redacta esto (personaje Javier), sucedía que me tomaba libre un día entero y, aprendí algo en esta "equivocación". Aprendí a guardar mi energía, ya no doy esos saltos pletóricos o, mejor dicho, los doy para adentro.
     Si has llegado al estado de que tu vida se convirtió en una meditación continua (sabemos de algunos que les asusta tanta felicidad), ya sé que no vas a seguir leyendo esto. Tal vez te vayas a leer otro tipo de prensa que aún está prohibida en este planeta.
     Continuemos entonces para los que quieren aprender bien a meditar: MEDITAR ES NO PENSAR. Pero ojo, la forma en que organizamos las palabras siempre, no es un requisito para dejarte llevar al pie de la letra en todo lo que leas u oigas. Y este texto no está exento de esto. Queremos decir que de todo lo que aprendas en la vida, hazlo siempre desde tu propia intuición, o sea, si algo no te resuena por dentro, no lo hagas tuyo. Aclarado esto, repito: MEDITAR ES NO PENSAR. Y sigo: no pensar no significa que dejes de vivir, como algunos malinterpretan, es totalmente al revés. Queremos decir que la mente, cuando está apagada, es cuando tienes mayor recepción de lo que ocurre a tu alrededor. Si llevaras muy a menudo apagada la mente: ¿qué sucedería con las palabras que tengas que expresar? Verías o sentirías como si nacieran de otro lugar. Y es el habitual silencio interno el que se encarga de esto. ¿Y quién es ese silencio interno? TU. O aquel niño que acababa de aterrizar a este mundo. Y la palabras nacidas en ese estado, fluyen más claras, utilizas menor número de palabras a la vez que emites más información, nacen de una seguridad mayor y sabes, sin preguntártelo, que dices justo lo adecuado a tu nivel vibratorio. Estarías ya sintiendo que van quedando atrás aquellos entretenimientos que te obstaculizaba la nueva forma de Ser. En un estado así te haces muy consciente de no juzgar nada. Continuará...
Javier G. Delgado
Nuestro abrazo

TODOS SOMOS DIFERENTES YOES, AUNQUE HAY UN YO QUE ESTA POR ENCIMA DE TODOS ELLOS.




Publicado por Marta Mabel en Universo Espiritual Comunidad.
http://universo-espiritual.ning.com/
Personalidad, y persona vienen del latin "per sonare" y se refiere a las mascaras que utilizaban los actores en el teatro hace 2.000 años. En aquellos tiempos, y debido a la ausencia de sistemas megafonia, y para que oyeran los que estaban mas alejados del escenario, las mascaras llevaban acopladas a la boca una especie de altavoz, como trompetillas, que ampliaban el tono de voz. 
Esas mismas mascaras, para que se me oiga y para que se me vea con una representación distinta de quien originalmente soy, las utilizare a lo largo de mi vida desde mi nacimiento.
La primera mascara - personalidad - la de un niño obediente- la utilizare para comprar el cariño de los que me rodean y me crían, para no perder sus favores y los cuidados necesarios; despues las circunstancias, si yo no hago algo para evitarlo, me obligaran a que siga utilizando distintas mascaras a lo largo del día y de la vida, dependiendo de con quien este, tendré que ponerme la mascara -personalidad de empleado sumiso que no quiere perder el puesto de trabajo, la de amiga confesora que escucha y guarda un secreto, la de galan simpatico que trata de conquistar, la de sufrida ama de casa que no es comprendida ni valorada, la de cristiano sin vocación, o cualquier otra que necesite emplear o que use sin darme cuenta de ello.
Si se es consciente de ello, no es malo, porque es una mascara que se coloca consciente y temporalmente sobre la autentica cara y que se puede quitar cuando acabe la representación, como hace cualquier actor de teatro; el problema surge cuando uno se identifica tanto con la mascara que se cree que la mascara es su naturaleza y su realidad.
El problema es que si uno esta "actuando" en cada momento, en función de con quien este, puede llegar a olvidad quien es realmente.
Todos somos diferentes yoes, aunque hay un YO que esta por encima de todos ellos. Es difícil, no imposible, ser UNO MISMO en todas las circunstancias.
Hay que ser a veces la madre paciente, la esposa abnegada, la puta en la cama, el hombre entero, el jefe duro, la cocinera eficaz, el conductor amable, el payasete... todo ello sin renunciar a seguir siendo UNO MISMO, o mas bien, SIENDO UNO MISMO.
Es difícil no imposible, acertar en cada momento, pero se debe tener algo muy claro: si la gente con la que uno se relaciona exige que uno sea de cierta forma que no es la habitual, habrá que mirar atentamente si es absolutamente necesario, o por lo menos muy conveniente, o si uno se esta vendiendo a bajo precio. Si para contentar a cierta persona hay que estar siempre optimista, porque es lo que el otro espera, y no acepta a uno en un mal día, habría que mirar si interesa esa relacion. Si en la relacion con otra persona siempre hay que ser generoso, porque es lo que espera de uno, y no acepta que un día que se puede o no se quiere serlo, habría que mirar si interesa esa relacion.
"Hay una cosa que ni siquiera Dios puede hacer", le dijo el Maestro aun discípulo al que le aterraba la mera posibilidad de ofender a alguien, "¿Y cual es?"..." agradar a todo el mundo", dijo el Maestro.
El esfuerzo que requiere la "actuación" que nos exigen ciertas normas, que no sabemos quien instauro y que no cuestionamos si son compatibles con nuestra naturaleza o si estamos satisfaciendo deseos extraños y no los propios, es agotador.
Vivir tantos personajes en el día, saber comprender a cada uno de ellos, tomar decisiones personalizadas con cada personaje, hacer que uno diga y otro calle, o que otro diga y uno calle, conseguir un equilibrio entre mente-pensamiento-deseo-realidad-duda, vivir la propia historia al margen de otras historias, malgastar parte del irrecuperable tiempo, pintarse una sonrisa con desgana, morir en cada momento... estas son algunas de las solicitudes de la vida en función de los demás.
Ser uno mismo a la busqueda del Uno Mismo.
Y a eso se le llama IDENTIDAD: "hecho de ser una persona o cosa la misma que se supone". La identidad es lo único que permanece en la persona desde su nacimiento hasta el fin.
Cambia de cuerpo, el pelo, el tono de voz, la osamenta,cambia el nivel cultura, cambian las aficiones, los gustos, los deseos; cambian las ilusiones, las metas, el entorno... lo único que no cambia, lo que permanece igual es la identidad.
El que realmente somos. Lo que somos.
Esa característica natural que alguien nos implanto, o que habíamos ganado en otras encarnaciones, es la que evoluciona con las experiencias, pero no en un sentido expansivo y a la busqueda de lo existir sino todo lo contrario, un crecimiento implosivo, cada vez mas hacia el núcleo, resumen y esencia, en el que todos nos unimos del que todos partimos.
El éxito, y la tranquilidad personal, es preservar la identidad en su integridad, defenderla y mantenerla siempre, ampliarla, actualizarla, porque el respeto a la propia identidad es la defensa de la dignidad personal.
Te dejo con tus reflexiones......
Fuente: Francisco de Sales.
NAMASTE.

domingo, 28 de febrero de 2016

Pensamiento del 15-al 21 DE Febrero -2016 (Omraam Mikhaël Aïvanhov)

Pensamiento del lunes 15 de febrero de 2016.

"¿Por qué esta tendencia general a subrayar las faltas de los demás? ¿Por qué ensañarse con hombres y mujeres que se debaten en medio de tantas dificultades? Lo más extraordinario es que, criticándolos mucho creen dar muestras de lucidez, de sabiduría y también de amor. Se dice «quien bien ama bien castiga» y el castigo sigue necesariamente a la crítica: no se puede «castigar» bien a alguien si no vemos en qué ha actuado mal. No, en numerosos casos el amor no consiste en criticar, ni tampoco es sabio hacerlo. Amar a los seres, es comprender sus dificultades y actuar con delicadeza para aliviar sus sufrimientos. Sin embargo la crítica tiene más bien tendencia a burlarse, arañar, herir. A menudo, esto no se trata de amor, sino de encarnizamiento. El verdadero amor no se mancha de sangre, sino que es grande y luminoso. A través de él, os unís a Dios, y Dios os aconseja los mejores métodos para actuar con los seres.
¿Qué es un buen crítico? Un buen jardinero que sabe podar los árboles, enderezarlos, desembarazarlos de las larvas y los insectos dañinos. Preserva lo que es bueno, y pronto aparecen flores y frutos magníficos."

Pensamiento del martes 16 de febrero de 2016.

"Dejamos huellas de lo que somos en todo lo que tocamos. Por otra parte, el hecho de que, según las huellas digitales, se pueda descubrir la identidad de una persona, y también que, en el mundo entero, no se encuentran dos huellas idénticas, demuestra suficientemente que una mano expresa el carácter único de un ser.
Todo lo que pasa por nuestras manos se impregna con nuestros fluidos, con nuestras emanaciones, y trasmite alguna cosa de la quintaesencia de nuestro ser. Por eso, cuando hacéis un regalo a otra persona, con este objeto ya le comunicáis algo de vosotros. Quien lleva una vida desordenada, impregna el objeto que ofrece de ondas negativas. Aunque este objeto sea magnífico y de gran valor, quien lo recibe no obtendrá de él ningún beneficio. Así pues, vosotros sois siempre más importantes que el objeto que ofrecéis, sed conscientes de ello."

Pensamiento del miércoles 17 de febrero de 2016.

"El agua es una materialización del fluido cósmico que llena el espacio. Con el pensamiento podemos entrar en relación con este fluido y purificarnos con su contacto, porque si el agua nos lava en el plano físico, en el plano psíquico posee exactamente las mismas propiedades. La primera condición para este trabajo de purificación, es tomar conciencia de que a través del agua que derramamos sobre nosotros, es posible alcanzar un elemento de naturaleza espiritual…
Cada día, prestad atención cuando os lavéis haciendo gestos moderados, armoniosos, a fin de que vuestro pensamiento pueda desprenderse y concentrarse en el agua, en su frescor y su limpidez. Entonces esta agua alcanzará en vosotros regiones desconocidas para introducir en ellas transformaciones; y no solamente os sentiréis aligerados, purificados, si no que vuestro corazón y vuestro intelecto serán también alimentados con elementos sutiles, vivificantes."

Pensamiento del jueves 18 de febrero de 2016.

"Lo maravilloso es una necesidad del alma humana, y lo que se llama irreal, es una verdad completamente real, más real de lo que se tiene la costumbre de considerar como la realidad. ¡ Cuántas personas, si son sinceras, deben reconocer que los cuentos de hadas les sumergen, por un momento al menos, en una especie de encantamiento! ¿Por qué? Porque en ellos no sólo todo está vivo, sino también animado y dotado de palabra: las rocas, las flores, los árboles, los animales… Y las fuerzas de la naturaleza actúan a menudo no solamente con sabiduría sino también a veces con amor. Pero sobre todo, más allá de su ingenuidad aparente, lo que describen estos cuentos son realidades de nuestra vida interior. Cuando, en ciertas circunstancias muy particulares, lo sutil, lo irreal, lo mágico irrumpen en nuestra vida, nos sentimos como un árbol que, habiendo sido arrancado antaño de su tierra para ser trasplantado en un medio hostil, de repente volviese a encontrarse en su bosque natal donde puede de nuevo enraizar y revivir."

Pensamiento del viernes 19 de febrero de 2016.

"¿Es libre el hombre, o bien está sujeto al destino? Esta cuestión se discute desde hace milenios. El error está en creer que todos los individuos tienen que someterse a las mismas leyes. Aquellos que, como los animales, sólo obedecen a sus impulsos puramente instintivos, están sometidos inevitablemente a las leyes de la fatalidad; es su propia naturaleza la que ha creado para ellos esta fatalidad. Mientras que los que han adquirido el dominio de sus instintos, de sus pasiones, escapan a la fatalidad para entrar bajo la ley de la Providencia, de la gracia, donde conocen la luz y la libertad.
No hay que imaginarse que todo el mundo puede ser libre o que todo el mundo debe sufrir un destino inexorable. No, la libertad depende del grado de evolución. Según su manera de pensar, de sentir y de actuar, el ser humano cae en manos de la fatalidad o atrae las bendiciones de la Providencia. Así pues, en ciertos dominios, está atado, sometido al destino, y en otros puede escapar a él, es libre… hasta el día en que, después de mucho trabajo y de esfuerzo, dispondrá plenamente de su libertad."

Pensamiento del Sábado 20 de febrero de 2016.

"La razón por la que los humanos cometen tantos errores de juicio y de conducta, y conocen tantos sufrimientos, es porque no saben lo que han venido a hacer a esta tierra. Vienen y se van... ¿De dónde vienen? y ¿a dónde van?, lo ignoran. A estas dos preguntas sólo hay una respuesta: Dios.
Hemos salido de la Fuente divina y un día volveremos a ella. A lo largo de nuestras múltiples encarnaciones ¿por qué caminos tendremos que pasar antes de regresar? Esto depende de nosotros. Dios ha previsto, para las criaturas que somos nosotros, un destino excepcional. De vez en cuando, solamente, tenemos una visión fugaz de ello, y debemos aferrarnos a esta visión con todas nuestras fuerzas. Todo lo que puede sucedernos en el camino de vuelta, son etapas. Aunque estas etapas sean difíciles, dolorosas, nunca deben borrar o hacernos olvidar la visión de lo que llegaremos a ser cuando volvamos al seno del Eterno, con todas las experiencias que habremos hecho, con todas las cualidades y virtudes que habremos adquirido y desarrollado."

Pensamiento del domingo 21 de febrero de 2016.

"Los celos son este sentimiento que experimentan los hombres y las mujeres cuando sienten que el ser que quisieran acaparar exclusivamente para ellos se les está escapando. Siempre son causa de grandes sufrimientos y, aún haciendo muchos esfuerzos, es muy difícil vencerlos. El único método eficaz es el de aprender a transponer nuestro amor a las regiones superiores. ¿Acaso una mujer que ama a un hombre por su elevación de espíritu, por sus cualidades de corazón, por su ciencia, no desea que sea reconocido por el mayor número de personas, y que estas personas le aprecien y quieran conocerle? Si su amor se dirige a las cualidades intelectuales, morales, espirituales de este hombre, no se aferra a él, a su presencia física. Porque lo que ama en él es algo sutil, impalpable: nada ni nadie puede quitárselo. Y lo mismo ocurre con un hombre con respecto a una mujer.
¿Queréis escapar a las garras de los celos? Educad vuestro amor, elevadlo a un plano superior. Los celos están indisociablemente ligados al amor sensual. Mientras estéis atados a un ser físicamente, querréis que éste os pertenezca sólo a vosotros. Amadlo espiritualmente, y desearéis presentarlo ante los demás para que también puedan apreciar sus cualidades y beneficiarse de ellas."

Omraam Mikhaël Aïvanhov

LA PRESENCIA ES LA LLAVE DE LA LIBERTAD

LA PRESENCIA ES LA LLAVE  DE LA LIBERTAD

De modo que sólo puedes ser libre ahora.

No puedes ser libre en el futuro.

Aprende a usar el tiempo en los aspectos prácticos de tu vida —podemos denominarlo el «tiempo del reloj»—, pero regresa inmediatamente a la conciencia del presente cuando esos asuntos prácticos estén resueltos. Así no habrá una acumulación de «tiempo psicológico», que es la identificación con el pasado y la continua proyección compulsiva hacia el futuro.
Si te marcas un objetivo y avanzas hacia él, estás usando el tiempo del reloj. Eres consciente de adonde quieres ir, pero valoras y das la máxima atención al paso que estás dando en este momento. Si te centras excesivamente en el objetivo, quizá porque estás buscando la felicidad, la realización, o completar tu sentido de identidad, dejas de honrar el ahora. Entonces se queda reducido a un simple paso intermedio sin valor intrínseco que te permite acceder al futuro. El tiempo del reloj se convierte en tiempo psicológico. Tu camino de vida deja de ser una aventura y se reduce a una necesidad obsesiva de llegar, de alcanzar, de «lograrlo». Dejas de mirar y de oler las flores que están a los lados del camino y dejas de interesarte por la belleza y el milagro de la vida que se desarrolla a tu alrededor cuando estás presente en el ahora.
¿Estás siempre tratando de llegar a otro lugar distinto de donde estás? ¿Son la mayoría de tus acciones sólo un medio para conseguir un fin? ¿Pospones siempre la satisfacción o la reduces a breves placeres como el sexo, la comida, la bebida, las drogas o las emociones intensas y la excitación? ¿Estás siempre centrado en conseguir, alcanzar y llegar a ser, o, alternativamente, estás siempre buscando una nueva emoción o placer? ¿Crees que si adquieres más cosas te sentirás más realizado, serás lo suficientemente bueno o estarás psicológicamente completo? ¿Esperas que un hombre o una mujer dé sentido a tu vida?
En el estado de conciencia normal, es decir, no iluminado, el poder y el infinito potencial creativo que residen en el ahora quedan totalmente oscurecidos por el tiempo psicológico. Tu vida pierde la cualidad vibrante, la frescura, la maravilla. Las viejas pautas de pensamiento, emoción, conducta, reacción y deseo se expresan en acciones absolutamente repetitivas; son un guión mental que te da una especie de identidad, pero distorsiona o encubre la realidad del ahora. A continuación la mente crea una obsesión en la que el futuro sirve para escapar de un presente insatisfactorio.
Lo que percibes como futuro es parte intrínseca de tu estado de conciencia ahora. Si tu mente lleva una pesada carga del pasado, experimentarás más de lo mismo. El pasado se perpetúa a sí mismo por la falta de presencia. La calidad de tu conciencia en este momento es lo que conforma el futuro, que, por supuesto, sólo puede ser experimentado como el ahora.
Y si la calidad de tu conciencia en este momento es lo que determina el futuro, ¿qué determina la calidad de tu conciencia? El grado de presencia que tengas. Por tanto, el único lugar donde puede ocurrir el verdadero cambio y donde puede disolverse el pasado es el ahora.
Quizá te cueste reconocer que el tiempo es la causa de tus sufrimientos y de tus problemas. Crees que están causados por situaciones específicas de tu vida, y desde el punto de vista convencional eso es verdad. Pero hasta que no enfrentas la disfunción fundamental de la mente —su apego al pasado y al futuro y su negación del ahora—, en realidad los problemas son intercambiables.
Si hoy desaparecieran milagrosamente de tu vida todas las causas de sufrimiento o infelicidad, pero no estuvieras más presente, más consciente, pronto te encontrarías con una serie de problemas similares, como una sombra que sigue tus pasos. En último término sólo hay un problema: la mente ligada al tiempo.
En el tiempo no hay salvación. No puedes ser libre en el futuro.
LA PRESENCIA ES LA LLAVE de la libertad, de modo que sólo puedes ser libre ahora.

PRACTICANDO EL PODER DEL AHORA.

ECKHART TOLLE

viernes, 26 de febrero de 2016

EL ARTE DE ENSOÑAR – EL CONOCIMIENTO DEL SILENCIO - CARLOS CASTAÑEDA

A lo largo de varios blogs he intentado descifrar los términos y conceptos que los toltecas utilizaban para describir su conocimiento. Términos como “huevo luminoso”, “ver”, “punto de encaje”, “nahual”, “tonal”, “atención”, “voluntad”, “intento”, “acecho”, “ensueño”, etc. han desfilado por este sitio del sexto sol. Ahora toca su turno a uno de los tres pilares de la percéptica Tolteca: El Arte de Ensoñar.
Como he comentado en múltiples ocasiones, los toltecas dividían sus enseñanzas básicamente en tres grandes ramas: El Acecho, el Ensueño y el Intento. El Acecho se practica mayormente, aunque no únicamente, en estados de vigilia, cuando estamos despiertos, con nuestra conciencia ordinaria. El acecho, del cual hablaré en el siguiente blog, es un arte para el lado derecho, para el Tonal, para el cuerpo físico.
Por el contrario, y como su nombre lo dice, el arte de ensoñar se practica mayormente, aunque no únicamente, durante la fase de sueño, cuando dormimos, con nuestra conciencia acrecentada de manera natural por el sueño. El ensueño es un arte para el lado izquierdo, el Nahual, nuestro cuerpo de ensueño.
Para hablar de cualquiera de estas artes, es necesario saber y reconocer lo que los toltecas denominaron “el punto de encaje”. Absolutamente todo el conocimiento Tolteca se basa en este hecho: La existencia de un punto específico dentro del huevo luminoso donde la percepción ocurre. 
Sólo como recordatorio, para la continuidad de este texto, diré que el mundo coherente que percibimos es resultado de ambas, la posición y fijación del dicho punto de encaje en un lugar específico dentro de nuestro huevo luminoso, una posición que compartimos todos los seres humanos y que nos permite participar de un mundo más o menos similar, en cuando a lo que percibimos todos como mundo. También mencionaré que la posición exacta donde se fija el punto de encaje es arbitraria, y se relaciona con el interminable diálogo interno que todos los seres humanos mantenemos durante el transcurso de nuestra vida. Una vez que el punto de encaje se ha fijado en una posición, tiende a permanecer en ella durante toda la vida, y en muy raras ocasiones se llega a mover. Cuando dicho movimiento es involuntario, se convierte en eso que llamamos “alucinaciones”, es decir una realidad no coherente con nuestro sistema de percepción establecido. Cuando dicho movimiento se logra a voluntad, entonces estamos hablando de un ser humano que se ha convertido en vidente, en perceptor de otras posiciones del punto de encaje.
Los antiguos toltecas, al igual que muchas otras culturas antiguas, observaron que ciertas situaciones pueden provocar un movimiento del punto de encaje. No quiero decir con esto que otras culturas reconozcan la existencia del punto de encaje, pero sí conocieron los efectos de su movimiento. De hecho, casi todos nosotros hemos experimentado sacudidas y movimientos del punto de encaje. Fatiga extrema, falta de sueño, privación del alimento, enfermedad, calentura, ingesta de bebidas alcohólicas o drogas, y un largo etcétera son causas para que el punto de encaje se suelte del lugar que habitualmente ocupa. De hecho, somos verdaderamente frágiles, y nuestro punto de encaje se mueve con casi cualquier cosa, un buen susto incluso lo puede mandar muy lejos, y es precisamente en esa fragilidad donde estriba el meollo del asunto.
Los Toltecas, al tratar de desarrollar cualesquiera de esas formas de movimiento del punto de encaje, se dieron cuenta del daño que provocaban al cuerpo físico, y pagaron un precio demasiado alto para tan breves visiones. Una a una fueron descartando todas ellas, iniciando con las plantas de poder. Al final, los Toltecas se quedaron sin nada. No habían encontrado ninguna forma posible para mover el punto de encaje que no causara un daño permanente al cuerpo.
Así fue como algunos de ellos dieron, casi sin querer, con la solución ideal. Tras años de ver y observar huevos luminosos y puntos de encaje, se dieron cuenta que, de manera natural, y sin daño alguno para el cuerpo, el punto de encaje se mueve de su lugar habitual cuando dormimos. Los toltecas vieron que mientras el ser humano permanece despierto, el punto de encaje, anclado con el interminable diálogo interno, permanece inmutablemente fijo en su posición habitual. Pero una vez que vamos a dormir, el punto de encaje, al suspenderse ese diálogo interno, se mueve libremente dentro del huevo luminoso.
Los antiguos videntes observaron que la clave para mover el punto de encaje es el silencio interno. Dicho de otra forma, la llave que abre las puertas de la percepción es la suspensión temporal del diálogo interno.
Y ciertamente que muchas otras culturas de la antigüedad dieron con este mismo hallazgo. Basta voltear a ver a los hindúes o a los budistas. Ellos lo saben. Saben que en la meditación no está invitada la palabra, el juicio o el raciocinio. Y saben que todo surge de ahí. Del silencio interno. Así comienzan las visiones.
Ellos conocen lo que los toltecas llaman “ver”, ese estado de percepción directa de energía, tal como fluye en el universo. Es claro para mí que ellos conocen los chacras porque algunos de ellos llegaron a “ver” directamente energía. Movieron sus puntos de encaje al lugar en donde el “ver” ocurre, y los movieron a través del silencio. Los hindúes descubrieron la meditación para suspender el diálogo interno y mover sus puntos de encaje. Los Toltecas ciertamente inventaron técnicas como caminatas con posturas muy específicas para el mismo fin, pero lo que más utilizaron fue el impulso natural que brinda el sueño, y lo utilizaron para entrenarse en su movimiento.
Pero en qué consiste el ensueño, entonces.
De entrada es necesario diferenciar un sueño de un ensueño. La diferencia consiste en el nivel de “atención” que poseemos dentro del sueño. Un sueño se convierte en un ensueño cuando estamos perfectamente conscientes de que estamos soñando y de lo que estamos soñando.
Seguramente la mayoría hemos pasado por esos estados de atención total en un sueño, cuando, dentro de un sueño, de pronto nos damos cuenta y decimos: ¡wow, estoy soñando! Ese es un ensueño. Los Toltecas lo definen como pasar la atención de todos los días a los sueños. El problema es que esos momentos son por lo general involuntarios y muy pocos. Se podrían contar con los dedos de las manos en toda una vida.
Así que poco a poco, los antiguos videntes fueron diseñando técnicas para dominar lo que terminaron por llamar la “atención de ensueño”. Hay que aclarar algo aquí. Ensoñar no se trata de controlar un sueño. De hacer lo que uno quiera en él o con él. Ensoñar se trata de dejar que el sueño se desarrolle por sí solo, como ocurre siempre. El chiste de ensoñar es no perder la atención de lo que pasa ahí.
Por lo regular, cuando nos damos cuenta dentro de un sueño que estamos soñando y nos maravillamos y lo vemos todo tan claro como la vida misma, esa atención que logramos no dura mucho tiempo. Tal vez no seamos muy conscientes de esto, pero cuando soñamos, a pesar de ser un solo sueño largo, dentro de él se desarrollan varios sueños. Pasamos de una alberca en nuestra sala a una playa del pacífico y luego a un desierto en la luna. Todo en un mismo sueño. El sueño tiende a cambiar constantemente, y nuestra atención de ensueño se desgasta con cada cambio, hasta perder por completo esa conciencia del ensueño y se convierte en un sueño normal, donde ya no tenemos atención alguna.
Los sueños cambian por una sencilla razón: porque el punto de encaje se está moviendo durante todo el sueño. Y aquí voy a decir algo muy importante: que estemos dormidos no significa que no estemos percibiendo.
La percepción ocurre todo el tiempo, 365x7x24. Somos puntos de encaje, no porque cerremos los ojos y nos vayamos a dormir dejamos de percibir. El punto de encaje no duerme. Así que lo que vemos en nuestros sueños es eso, fibras de energía que normalmente no ilumina el resplandor de nuestro punto de encaje. Vemos imágenes cambiantes porque nuestro punto de encaje se mueve y nunca se fija en esa nueva posición, sino que se sigue moviendo. Por eso los sueños dentro de nuestro gran sueño no duran mucho.
Si bien estamos dormidos, seguimos percibiendo, aunque no seamos conscientes de ello. Para ser consciente de ello se necesita otro ingrediente en la mezcla: la atención.
Así que, lo que realmente desarrollamos durante los ensueños, es lo que los antiguos videntes llamaron la “atención de ensueño”. Y aunque la llamaron así para diferenciarla de la atención ordinaria, estamos hablando de lo mismo.
Para finalizar este post, diré que para la enseñanza del ensueño, los Toltecas dividieron su instrucción en varias etapas, y llamaron a cada una de ellas “compuertas”. En su libro “El arte de ensoñar”, Don Juan menciona a Casteneda que existe 7 compuertas, aunque más que compuertas son barreras naturales propias del ensueño. Les llamaron compuertas porque no sólo hay que llegar a cada una de estas barreras, también hay que pasarlas.
Termino entonces esta participación explicando la primera compuerta del ensueño. La primera compuerta del ensueño es la entrada al ensueño mismo. Llegamos a la primera compuerta cada vez que vamos a dormir. Para pasar esta primera compuerta, necesitamos mantener la atención ordinaria mientras entramos en estado de sueño. Entramos conscientes al sueño y mantenemos esa conciencia el mayor tiempo posible.
Parece imposible, pero no lo es. Cómo se logra esto, pues muy fácil, igual que se logra todo: intentándolo. La persistencia es indispensable. La mente, con todas sus defensas racionales, no puede defenderse de la persistencia. Tarde o temprano, las barreras de la mente caen bajo su impacto. Hay gente que logra esto con cierta facilidad. Incluso hay algunos que en lugar de entrar conscientes al sueño, se dan cuenta de que están soñando una vez dormidos. Es lo mismo. Lo que necesitamos es estar conscientes de que estamos soñando. Una vez logrado lo anterior el objetivo es fijar ese sueño. No dejar que cambie. Y esto se logra fijando la vista en un objeto dentro del sueño y echando breves vistazos a todos los demás objetos, regresando siempre al primer objeto fijado. Don Juan dice que lo mejor es verse primero las manos, y después de ahí partir a cualquier otro objeto, y regresar después a las manos. Sugiere las manos porque siempre van a estar ahí. Pero no importa si no son las manos. De hecho a mi me cuesta un enorme trabajo verme las manos. Prefiero utilizar objetos dentro del sueño mismo. Mientras más se ejercita esta atención, más permanece fijo el sueño.
La explicación tolteca es que una vez que el punto de encaje se ha desplazado a un nuevo sitio, gracias al sueño, el siguiente paso es fijarlo en la nueva posición a la que se ha movido. Y esto se logra entrenando la atención de ensueño. Cuando fijamos el sueño, fijamos también el punto de encaje en la nueva posición. La verdad es que esto no es muy diferente a lo que hacemos para fijar el mundo que percibimos con la atención ordinaria. Cuando nacemos, los adultos entrenan nuestro tonal, nuestro cuerpo físico, a usar la atención para que fijemos el mundo, para que fijemos nuestro punto de encaje en la posición que ocupará toda la vida. Esto nos lleva años de práctica. Lo mismo es para entrenar la atención de ensueño. Cuando ensoñamos, le pasamos la estafeta de la atención a nuestro cuerpo energético, a nuestro nahual. Estamos enseñando al nahual a fijar el mundo que está percibiendo. A fijar el punto de encaje. Y esto lleva años de práctica.
Les dejo aquí mismo un extracto del libro “El arte de ensoñar” donde don Juan habla acerca de la primera compuerta del ensueño. Lean del maestro lo que quiero decir.
Un fuerte abrazo.
Kali.
-Te voy a enseñar el primer paso hacia el poder -dijo don Juan al empezar su instrucción en el arte del ensueño . Te voy a enseñar cómo preparar el ensueño.
¿Qué quiere decir preparar el ensueño, don Juan?
-Preparar el ensueño quiere decir tener un mandato práctico y preciso de los sueños; no dejar que se esfumen o cambien. Por ejemplo, puede que sueñes que estás en un salón de clases. Preparar el ensueño significa no dejar que ese sueño se transforme en otro. Es decir que controlas la visión del salón de clase y no la dejas ir hasta que tú quieras.
¿Pero es posible hacer eso?
-Por supuesto que es posible. Ese control no es tan diferente al control que uno tiene en la vida diaria. Los brujos están acostumbrados a él y lo ejercen cada vez que lo necesitan. Para llegar a tenerlo debes comenzar por hacer algo muy simple. Esta noche debes mirarte las manos en tus sueños.
Expresé mis sentimientos acerca de lo absurdo de esta tarea, y don Juan me sugirió que debería enfrentarla como un entretenimiento, en vez de algo solemne o mórbido.
-Ponte tan serio como se te dé la gana cuando hablemos del ensueño -dijo. Las explicaciones siempre requieren de profunda reflexión. Pero cuando ensueñes, sé tan liviano como una pluma. El ensueño tiene que llevarse a cabo con integridad y cordura, pero con risa y con la confianza de quien no tiene preocupación alguna. Solamente bajo estas condiciones pueden nuestros pinches sueños convertirse en ensueño.
Don Juan puso en claro que él había seleccionado arbitrariamente mis manos como algo que yo podía buscar en mis sueños, y que buscar cualquier otra cosa era igualmente válido. El propósito de este ejercicio no era encontrar una cosa específica sino emplear la atención de ensueño.
Don Juan describió la atención de ensueño como el control de los sueños; control que uno adquiere al fijar el punto de encaje en cualquier nueva posición a la cual se haya desplazado durante los sueños normales. En términos más generales, llamó a la atención de ensueño una faceta incomprensible de la conciencia, que parece estar esperando el momento en que la convoquemos y le demos propósito; la llamó también una facultad velada que todos tenemos en reserva, pero que nunca nos atrevemos a usar.
Mis primeros intentos de verme las manos en mis sueños fueron un desastre. Después de meses de vanos esfuerzos, me di por vencido y le eché en cara a don Juan lo absurdo de tal tarea.
Hay siete compuertas dijo a manera de respuesta. Y los ensoñadores tienen que abrirlas todas, de una en una. Te has dado un soberano chingadazo contra la primera compuerta, la cual debes abrir si es que vas a ensoñar.
-¿Por qué no me dijo usted esto antes, don Juan?
Hubiera sido inútil hablarte de las compuertas del ensueño antes de que toparas con la primera. Ahora ya sabes que es un obstáculo, y que tienes que vencerlo.
Don Juan explicó que en el flujo energético general del universo hay entradas y salidas, que funcionan a manera de compuertas; y que en el específico caso del ensueño hay siete entradas; siete obstáculos que los brujos llaman las siete compuertas del ensueño.
Llegamos a la primera al darnos cuenta de una sensación muy particular que se nos viene encima antes de quedarnos profundamente dormidos -dijo . Una placentera oscuridad y pesadez que nos mantiene suspendidos y no nos permite abrir los ojos.
-¿Cómo puede darse uno cuenta de estar quedándose dormido? ¿Cuáles son los pasos que hay que seguir?
-No hay pasos que seguir. Uno solamente intenta estar consciente del acto de quedarse dormido.
-¿Pero cómo puede uno intentar eso?
El intento o el acto de intentar, es algo muy difícil de explicar. Yo, o cualquier otro brujo, pareceríamos un par de idiotas si tratáramos de explicarlo. Ten esto en cuenta cuando oigas lo que te voy a decir a continuación: los brujos intentan cualquier cosa que se proponen intentar, simplemente intentándolo.
Me aseguró que intentar la primera compuerta del ensueño era uno de los medios descubiertos por los brujos de la antigüedad para llegar al cuerpo energético y entrar en la segunda atención.
-Decirle a un ensoñador que encuentre en sus sueños un objeto determinado es un subterfugio, dijo. El asunto es darse cuenta de que uno se está quedando dormido. Y hacer esto no es posible, simplemente ordenándose a uno mismo hacerlo, sino sosteniendo la vista de cualquier cosa que uno esté mirando en su sueño.
Me dijo que los ensoñadores echan fugaces vistazos a todo lo que está presente en un sueño. Si enfocan su atención de ensueño en algo específico, usan este enfoque como punto de partida. Luego la enfocan en otros objetos del sueño, regresando al punto de partida cuantas veces les sea necesario.
-Voy a repetir lo que debes hacer en tus sueños para cruzar la primera compuerta del ensueño. Primero, enfoca tu atención de ensueño en cualquier cosa, como punto de partida. Luego, pon tu atención en cuantos objetos puedas. Recuerda que si sólo echas vistazos breves, las imágenes no cambian. Después de ver cada objeto regresa al primero que viste.
¿Qué quiere decir cruzar la primera compuerta del ensueño?
Llegamos a la primera compuerta del ensueño, al darnos cuenta de que nos estamos quedando dormidos, o al tener un sueño inmensamente real. En cuanto llegamos a esa compuerta, la cruzamos al ser capaces de sostener la vista en cualquier objeto en nuestros sueños.
-Ya casi puedo sostener la vista en los objetos de mis sueños, aunque se disipan demasiado rápido.
-Eso es precisamente lo que estoy tratando de decirte. A fin de compensar la evanescencia de los sueños, los brujos idearon el uso de un objeto como punto de partida. Cada vez que se le aísla y se le mira, uno recibe una carga de energía. Al principio, no se deben enfocar demasiadas cosas en los sueños. Cuatro objetos son suficientes. Más tarde, uno puede agrandar el campo de acción hasta abarcar todo lo deseable. Pero tan pronto como las imágenes comienzan a cambiar, y uno siente que se está perdiendo el control, se debe regresar al punto de partida, y empezar otra vez. A medida que continúes vas a estar consciente de cuán fácil te va a ser ahora ensoñar.
Pensé que don Juan estaba o exagerando o dándome aliento. Pero él me aseguró que no.
Lo más asombroso que les ocurre a los ensoñadores dijo , es que al llegar a la primera compuerta, también llegan al cuerpo energético.
-¿Qué es exactamente el cuerpo energético?
-Es la contraparte del cuerpo físico; una configuración fantasmal hecha de pura energía.
¿Pero no está también el cuerpo físico hecho de pura energía?
Claro que lo está. La diferencia es que el cuerpo energético tiene únicamente apariencia, pero no masa. Ya que es pura energía, puede llevar a cabo actos que van más allá de las posibilidades del cuerpo físico.
¿Cómo qué por ejemplo, don Juan?
Como transportarse en un instante a los confines del universo. Ensoñar es el arte de templar el cuerpo energético, de hacerlo coherente y flexible, ejercitándolo gradualmente.
“Por medio del ensueño, condensamos el cuerpo energético, hasta llegar a hacerlo una unidad capaz de percibir. A pesar de que la manera normal de percibir el mundo afecta al cuerpo energético, su modo de percibir es independiente. Tiene su propia esfera.
¿Cuál es esa esfera, don Juan?
Esa esfera es energía. El cuerpo energético trata con la energía en términos de energía. Hay tres formas en las que trata. Puede percibir energía a medida que ésta fluye; puede usarla como un cohete para propulsarse dentro de áreas insondables; o puede percibir como percibimos normalmente el mundo.
“El arte de ensoñar”, por Carlos Castaneda.

LUZ EN EL SENDERO…



LUZ EN EL SENDERO…
Antes que los ojos puedan ver, deben ser incapaces de verter lágrimas.
Antes que el oído pueda oír, debe haber perdido su sensibilidad.
Antes que la voz pueda hablar en presencia de los Maestros, deberá haber perdido la facultad de herir.
Antes que el alma pueda estar en presencia de los Maestros, sus pies deberán haberse lavado en la sangre del corazón…
Mata todo sentido de separación.
Desea solamente lo que existe dentro de ti.
Desea solamente lo que está más allá de ti.
Desea solamente lo que es inalcanzable.
Pues, dentro de ti está la luz del mundo…
Sí eres incapaz de percibirla dentro de ti, es inútil que la busques en otra parte…
Es inalcanzable porque retrocede eternamente.
Entrarás en la luz, pero jamás tocarás la llama…
Busca el camino.
Busca la flor para que florezca en el silencio que sigue a la tormenta: no hasta entonces…
Y en ese silencio profundo se producirá el misterioso acontecimiento que demostrará que se encontró el camino.
Llámala como quieras: es una voz que habla donde nadie habla: es un mensajero que llega, un mensajero sin forma ni sustancia; o es la flor del alma que se abrió.
Ninguna metáfora puede describirla…
Oír la voz del silencio es entender que la única guía verdadera proviene del interior… pues cuando el discípulo está preparado, también lo está el Maestro…
Aférrate a lo que no tiene sustancia ni existencia.
Escucha solamente la voz que es insonora.
Mira solamente lo que es invisible.
MABEL COLLINS
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...