Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 3 de marzo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)




Capitulo III (Tercer Escrito)
LA ANATOMÍA DE LAS EMOCIONES
Sanando el Pasado
Si nos fijamos en nuestras vidas, veremos restos de crisis vitales pasadas que todavía están sin resolver.
Pensamientos y sentimientos acerca de los sucesos que tienden a ocurrir y colorear nuestra percepción, y nos daremos cuenta de que nos han discapacitado en ciertas áreas de la vida.
Llegados a este punto, es conveniente preguntarse si vale la pena pagar este coste continuo.
Ahora que tenemos algunos mecanismos con los que manejar estos restos, pueden ser descubiertos. Los sentimientos residuales pueden ser investigados y dejados de modo que la curación pueda tener lugar.
Esto nos lleva a otra técnica de sanación emocional que se vuelve poderosa una vez que el acontecimiento principal ha pasado. Esto es poner el suceso en un contexto diferente, para verlo desde una perspectiva diferente, y considerarlo en un paradigma distinto con importancia y significado distintos.
Se dice que la mayoría de las personas se pasan la vida lamentando el pasado y temiendo el futuro; por tanto, son incapaces de experimentar alegría en el presente. Muchos de nosotros hemos asumido que este es nuestro destino humano, nuestra suerte, y lo mejor que podemos hacer es "poner buena cara y aguantarnos". Los filósofos han sacado tajada a veces de este enfoque negativo y pesimista, y desarrollaron todos los sistemas del nihilismo.
Estos filósofos, algunos de los cuales han sido reconocidos en los últimos años, son obviamente meras víctimas de las emociones dolorosas que no han manejado y que provocaron la interminable intelectualización y elaboración.
Algunos pasaron toda su vida construyendo sofisticados sistemas intelectuales para justificar lo que salta a la vista que es una simple emoción reprimida.
Una de las herramientas más efectivas para manejar el pasado es la creación de un contexto diferente. Esto significa que le damos un significado diferente. Asumimos una actitud diferente acerca de las dificultades pasadas o traumas, y reconocemos un don oculto en ello. El valor de esta técnica le fue reconocido por primera vez en psiquiatría a Viktor Frankl.
Explicó el enfoque, que calificó de "Logoterapia", en su famoso libro, El Hombre En Busca De Sentido. Su experiencia clínica y personal demostró que los acontecimientos emocionales y los sucesos traumáticos cambiarían considerablemente y sanarían si se les envolviera con un nuevo significado.
Frankl habló de su propia experiencia en los campos de concentración Nazis en donde llegó a ver su sufrimiento físico y psíquico como una oportunidad para lograr el triunfo interior. "Todo se puede tomar de un hombre, menos una cosa: la última de las libertades humanas, -elegir la propia actitud en cualquier conjunto de circunstancias dadas, elegir tu propio camino" (Frankl, 1959 - 2006). Frankl re-contextualizó las terribles circunstancias para mantener el profundo significado del espíritu humano.
Cada experiencia de la vida, no importa lo "trágica" que sea, contiene una lección oculta. Cuando descubrimos y reconocemos el don oculto que está ahí, la curación se lleva a cabo.
En el ejemplo del hombre que perdió su trabajo, después de que algún tiempo hubiera pasado, miró hacia atrás y vio que su anterior trabajo retrasaba su crecimiento, y que se había quedado en la rutina. Francamente, el trabajo le había provocado una úlcera. Antes de perder el trabajo, sólo había visto sus ventajas. Una vez pasada la situación, comenzó a ver los costes que había estado pagando, -física, mental y emocionalmente.
Después de perder el trabajo, estaba abierto a descubrir nuevas habilidades y nuevos talentos, de hecho, comenzó una nueva y más prometedora carrera.
Por lo tanto, los acontecimientos de la vida son oportunidades para crecer, expandirse, experimentar y desarrollarse. En algunos casos parece en retrospectiva que hubiera en realidad este propósito inconsciente detrás del acontecimiento, como si nuestro inconsciente supiera que algo importante debiera ser aprendido y, por doloroso que fuera, esa era la única forma en la que podía llevarse a la experiencia.
Esto es parte de la psicología del psicoanalista Carl Jung, quien llegó a la conclusión después de toda una vida de estudio, de que existe un impulso innato en el inconsciente hacia la plenitud, la integridad, y la realización del Ser, y que el inconsciente ingeniará las maneras y los medios de llevar a cabo esto, aunque sean traumáticas para la mente consciente. Jung también dijo que en el inconsciente había un aspecto de nosotros mismos llamado la "sombra".
La sombra son todos los pensamientos, sentimientos y conceptos reprimidos sobre nosotros mismos que no queremos enfrentar. Uno de los beneficios de una crisis es que a menudo nos lleva a familiarizarnos con nuestra sombra. Nos hace más humanos y más completos para darnos cuenta de que todo lo compartimos con toda la humanidad. Todas las cosas, "ellas", que pensábamos que eran culpables están igualmente en nosotros mismos.
Así, cuando son llevadas hasta a la conciencia consciente, y son reconocidas y entregadas, ya no operan en nosotros inconscientemente.
Una vez que la sombra ha sido reconocida, pierde su poder.
Todo lo que se necesita es simplemente reconocer que tenemos ciertos impulsos, pensamientos y sentimientos prohibidos. Ahora, pueden ser manejados con un "¿Y qué?" Al pasar por una crisis vital, nos hacemos más humanos, más compasivos, aceptamos mejor las cosas y nos volvemos mas comprensivos hacia nosotros mismos y hacia los demás. Ya no hemos de satisfacernos haciendo que los demás se equivoquen o equivocándonos nosotros mismos. Manejar una crisis emocional lleva a una mayor sabiduría y resulta beneficioso de por vida.
El miedo a la vida es en realidad el miedo de las emociones.
No son los hechos lo que tememos, sino nuestros sentimientos acerca de ellos. Una vez que tengamos dominio sobre nuestros sentimientos, nuestro miedo a la vida disminuye. Sentimos una mayor confianza en nosotros mismos, y estamos en disposición de hacer grandes cambios porque ahora sentimos que podemos manejar las consecuencias emocionales, sean las que sean.
Porque el miedo es la base de todas las inhibiciones, el dominio sobre el miedo significa desbloquear todas las vías de la experiencia de la vida que antes habían sido evitadas.
Por lo tanto, el hombre que maneja con éxito la crisis de perder un empleo no volverá a experimentar ese mismo miedo de nuevo.
En el futuro, por tanto, será más creativo en el siguiente trabajo, dispuesto a tomar los riesgos necesarios para que sea un éxito. Comienza a ver cómo ese miedo inquietante de la pérdida del empleo ha limitado severamente su actuación en el pasado, lo hizo miedoso y cauteloso, y le costó su autoestima debido a su doblegamiento y conformidad con sus superiores.
Uno de los beneficios de una crisis vital es una mayor auto-consciencia. La situación es abrumadora, y nos vemos obligados a detener todos nuestros divertimentos, dar un buen vistazo a nuestra situación vital, y volver a evaluar nuestras creencias, metas, valores y dirección en la vida.
Es una oportunidad para reevaluar y dejar la culpa. También es una oportunidad para un cambio total de actitud.
Las crisis vitales, a medida que las pasamos, nos enfrentan a polos opuestos. ¿Deberíamos odiar o perdonar a esa persona? ¿Deberíamos aprender de esta experiencia y crecer, o resistirla y amargarnos? ¿Elegimos pasar por alto los defectos de las otras personas y los nuestros, o en su lugar nos molestan y mentalmente las atacamos? ¿Deberíamos retirarnos de una situación similar en el futuro con mayor temor, o debemos trascender esta crisis y dominarla de una vez por todas? ¿Elegimos la esperanza o el desaliento? ¿Podemos utilizar la experiencia como una oportunidad para aprender a compartir, o nos encerraremos en una concha de miedo y amargura? Cada experiencia emocional es una oportunidad para ir hacia arriba o hacia abajo. ¿Qué elegiremos? Esa es la confrontación.
Tenemos la oportunidad de elegir si queremos conservar o dejar los trastornos emocionales. Podemos ver el coste de aferrarnos a ellos. ¿Queremos pagar el precio? ¿Estamos dispuestos a aceptar los sentimientos? Podemos ver los beneficios de dejarlos ir.
La elección que hagamos determinará nuestro futuro. ¿Qué clase de futuro queremos? ¿Elegiremos ser sanados, o nos convertiremos en unos heridos ambulantes?
Al tomar esta elección, es bueno observar el pago que obtenemos al aferrarnos a los restos de una experiencia dolorosa. ¿Cuáles son las satisfacciones que estamos obteniendo? ¿Con tan poco estamos dispuestos a conformarnos? Ira. Odio. Autocompasión. Resentimientos. Todo esto tiene una recompensa poco barata, una muy pequeña satisfacción interior. No pretendamos que no está ahí. Hay un placer extraño, peculiar cuando nos aferramos al dolor. Sin duda, satisface nuestra necesidad inconsciente de aliviar la culpa a través del castigo.
Llegamos a sentirnos miserables y descompuestos. Surge entonces la pregunta: "¿Pero por cuánto tiempo?"
Tomemos, por ejemplo, a un hombre que no había hablado con su hermano durante veintitrés años.
Ninguno de los dos podía recordar el incidente en cuestión; había sido olvidado hacía tiempo. Pero tenían la costumbre de no hablarse, por lo que durante veintitrés años pagaron el precio de perder su mutua compañía, afecto, y unión en los asuntos familiares, y compartir todas las experiencias y el amor que podrían haber tenido.
Cuando el hombre aprendió el mecanismo de la entrega, comenzó a dejar de lado sus sentimientos hacia su hermano. De repente, estalló en lágrimas de dolor, dándose cuenta de todo lo que se había perdido en los últimos años.
Al perdonar a su hermano, provocó una respuesta similar en el hermano, y los dos se reunieron. Luego, uno de los hermanos se remontó hasta el incidente. Había sido una discusión por un par de zapatos de tenis. ¡Por un par de zapatillas de tenis habían pagado un precio que se había extendido durante veintitrés años! De no haber aprendido la técnica del dejar ir, el hombre bien podría haber ido a la tumba con el mismo resentimiento.
Así que la pregunta es, "¿Por cuanto tiempo queremos seguir sufriendo? ¿Cuando estamos dispuestos a dedicar a ello? ¿Cuándo es suficiente?" La parte de nosotros que quiere aferrarse a las emociones negativas es nuestra pequeñez. Es la parte de nosotros que es miserable, mezquina, egoísta, competitiva, rastrera, maquinadora, desconfiada, vengativa, crítica, mermada, débil, culpable, avergonzada, y vana.
Tiene poca energía; es agotadora, degradante, y lleva a la disminución de la autoestima. Es la pequeña parte de nosotros que representa nuestro auto-odio, la culpa sin fin, y la búsqueda del castigo, la enfermedad y el trastorno. ¿Es esa la parte con la que queremos identificar? ¿Es esa la parte que queremos potenciar? ¿Es esa la forma en que queremos vernos a nosotros mismos?
Porque si esa es la forma en que nos vemos a nosotros mismos, esa es la manera en que los demás nos verán. El mundo sólo puede vernos como nos vemos a nosotros mismos. ¿Estamos dispuestos a pagar las consecuencias? Si nos vemos a nosotros mismos como rastreros y mezquinos, es poco probable que estemos los primeros de la lista de la empresa para un aumento de sueldo.
El precio de aferrarse a la pequeñez puede ser demostrado por la prueba muscular. El procedimiento es bastante simple (Hawkins, 1995, 2012). Mantén en la mente, un pensamiento bonito y haz que alguien presione tu brazo hacia abajo mientras resistes; notar el efecto.
Ahora elige la visión exactamente opuesta. Imagínate a ti mismo como un ser generoso, compasivo, cariñoso, y experimenta tu grandeza interior. Al instante, habrá un enorme aumento de la fortaleza muscular que indica un repentino aumento de la bio-energía positiva.
La pequeñez trae debilidad, enfermedad, trastornos y muerte.
¿De verdad quieres eso? Dejar ir los sentimientos negativos pueden ir acompañado de otra maniobra muy saludable que ayudará enormemente tu transformación interior, y es la de dejar de resistir las emociones positivas.
Mejorar las Emociones Positivas
El corolario al dejar ir los sentimientos negativos es dejar de resistir los positivos. Todo en el universo tiene su opuesto; por lo tanto, en la mente, cada sentimiento negativo tiene su contrapartida entre la pequeñez y la grandeza, seamos constantemente conscientes de su existencia en un momento dado o no.
Un buen ejercicio y muy esclarecedor es sentarse y observar la sensación directamente opuesta a la negativa que estamos viviendo y empezar a dejar de resistirnos a ella.
Digamos, por ejemplo, que el cumpleaños de un amigo se acerca y nos sentimos resentidos y mezquinos; por lo tanto, nos parece que no deberíamos salir a comprar un regalo, y el día se acerca.
Los sentimientos exactamente opuestos son los del perdón y generosidad. Solo empezamos a buscar los sentimientos de perdón en nosotros mismos y dejamos de resistirlos.
Al mantenernos en el dejar ir de nuestra resistencia a perdona a la persona, a menudo es sorprendente que vienen en oleadas. Empezaremos a reconocer que parte de nuestra naturaleza siempre ha tenido la voluntad de perdonar y quiere hacerlo, pero no nos atrevimos a correr el riesgo.
Pensamos que parecería una tontería. Pensamos que estábamos castigando a la otra persona manteniendo el resentimiento, pero en realidad hemos estado suprimiendo el amor.
En un principio, podemos no sentir esto consciente y específicamente en relación a nuestro amigo, pero empezaremos a notar que tenemos este aspecto en nuestra personalidad.
A medida que seguimos entregando nuestra resistencia a amar, nos daremos cuenta de que dentro de nosotros hay algo que quiere expresarse a través del compartir y el dar, dejando ir el pasado y enterrando el hacha de guerra. Hay un deseo de hacer un gesto amistoso; queremos curar la separación, reparar la herida, corregir el error, expresar gratitud, y tener una oportunidad para hacer lo que pensaste que era una tontería.
El propósito de este ejercicio es encontrar en nosotros lo que sólo puede describirse como la grandeza. La grandeza es el coraje para superar los obstáculos. Es la voluntad de pasar al nivel más elevado del amor. Es la aceptación de la humanidad de los demás y tener compasión por su sufrimiento al ponernos nosotros mismos sus zapatos. Del perdonar a los demás proviene nuestro perdón y alivio de la culpa. La verdadera recompensa que obtenemos es la de desprendernos de nuestra negatividad y elegir ser cariñosos; somos los únicos que se benefician. Somos los únicos que ganamos la verdadera recompensa.
Con este incremento de la consciencia de quiénes realmente somos viene la progresiva invulnerabilidad al dolor. Una vez que compasivamente aceptamos nuestra humanidad y la de los demás, ya no estamos sujetos a la humillación, la verdadera humildad es parte de la grandeza.
Del reconocimiento de quiénes somos en realidad proviene el deseo de buscar lo que es edificante.
De él surge un nuevo significado y contexto de la vida.
Cuando ese vacío interior, debido a la falta de autoestima, es reemplazado por el verdadero amor propio, autoestima y respeto, ya no tenemos que buscarla en el mundo, porque la fuente de la felicidad está en nosotros mismos.
Y caemos en la cuenta de que no puede ser suministrada de ningún modo por el mundo.
Ninguna riqueza puede compensar una sensación de pobreza interior. Todos sabemos de muchos multimillonarios que tratan de compensar su sensación interior de vacío y falta de valor interior. Una vez que hemos contactado con este Ser interior, esta grandeza interior, esta plenitud interior, alegría y verdadera sensación de felicidad, hemos trascendido el mundo.
El mundo es ahora un lugar para disfrutar, y ya no estamos tomando partido por el. Ya no estamos en su efecto.
Al utilizar estas técnicas de renunciar a lo negativo y entregar la resistencia de lo positivo, más pronto o más tarde nos encontramos en una repentina y completa consciencia de nuestra verdadera dimensión.
Una vez que esto se ha experimentado, nunca será olvidado.
El mundo nunca nos intimidará de nuevo como una vez lo hizo.
Es posible que continuemos acatando las formas del mundo por puro hábito, pero el instinto interior, la vulnerabilidad interior, y la duda interior se han ido ahora.
Externamente, el comportamiento puede parecer el mismo, pero, internamente, las causas para ello son ahora totalmente diferentes.
El resultado final de manejar conscientemente las emociones es la invulnerabilidad y la imperturbabilidad. Nuestra naturaleza interior está ahora a prueba de balas. Somos capaces de ir por la vida con equilibrio y gracia.

Dr. David R Hawkins
http://universo-espiritual.ning.com/
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



Capitulo III (Segundo Escrito)
LA ANATOMÍA DE LAS EMOCIONES
Comprendiendo las Emociones De acuerdo con los hallazgos científicos, todos los pensamientos son archivados en el banco de memoria de la mente en un sistema de archivo basado en sentimientos asociados y sus finas gradaciones (Gray-Laviolette, 1982).
Son archivados de acuerdo con el tono de sus sentimientos, y no por hechos. En consecuencia, existe una base científica para la observación de que la auto- consciencia se incrementa mucho más rápidamente al observar los sentimientos que los pensamientos. Miles de pensamientos pueden literalmente llegar a ser afectados por un solo sentimiento asociado. La comprensión de la emoción subyacente y su correcto manejo es, por lo tanto, más gratificante y menos consumidora de tiempo que ocuparse de los propios pensamientos. Al principio, si uno no está familiarizado con todo el tema de los sentimientos, es aconsejable a menudo comenzar simplemente observándolos sin ninguna intención de hacer nada con ellos. De esta manera, sucederán algunas aclaraciones sobre las relaciones entre sentimientos y pensamientos.
Después hay más familiaridad, y puede darse luego un poco de experimentación. Por ejemplo, algunas áreas de pensamientos que tienden a repetirse pueden ser atrapados y la sensación asociada a ellos identificarse. Puede entonces trabajarse con la sensación al aceptar primero que está ahí, sin resistirse a ella o condenarla.
Y luego uno comienza a vaciar la energía de la sensación directamente dejándola estar hasta que se agote.
Un poco más tarde, el pensamiento anterior puede ahora ser visto y se observará que sus características han cambiado.
Si las sensaciones han sido totalmente entregadas y apartadas, por lo general todos los pensamientos asociados a ella habrán desaparecido por completo y habrán sido reemplazados por un pensamiento concluyente con el que manejar el tema más rápidamente.
Por ejemplo, está el caso de un hombre que extravió su pasaporte poco antes de ir a un país extranjero. A medida que la fecha de salida prevista se acercaba más y más, su pánico interior se acumulaba. Su mente se aceleró rápidamente, tratando de pensar donde podría haberse perdido el pasaporte. Lo buscó arriba y abajo. Intentó varios trucos mentales en vano. Se reprendía a si mismo : "¿Como pude haber sido tan estúpido de perder el pasaporte? ¡Ahora no hay tiempo para conseguir otro?"
A medida que el fatídico día se acercaba, se enfrentó a un dilema real: sin pasaporte, no hay viaje. Perder el viaje tendría un montón de consecuencias negativas ya que era tanto de negocios como de placer, y hubiera creado una situación difícil. Por último, se acordó de hacer la técnica del dejar ir. Se sentó y se preguntó a si mismo: "¿Cuál es el sentimiento básico que he estado ignorando?" Para su sorpresa, el sentimiento básico que le vino fue el sufrimiento.
El sufrimiento se asoció a no querer separarse de alguien a quien quería mucho. También había un miedo asociado a la pérdida de la relación, o al menos al debilitamiento de la misma debido a su ausencia. Al soltar el dolor y el miedo asociado, de repente se sintió en paz con el asunto.
También llegó a la conclusión de que si la relación no podía manejar una ausencia de dos semanas no valía mucho la pena de todos modos; así que, no había realmente nada que arriesgar.
Tan pronto como se sintió en paz, al instante recordó dónde estaba el pasaporte. De hecho, estaba en un lugar tan sencillo y obvio que sólo el bloqueo inconsciente podía explicar por qué no lo había recordado. Huelga decir que todos los miles de pensamientos acerca de la pérdida del pasaporte, el viaje fallido y las posibles consecuencias al instante desaparecieron. Su estado emocional se convirtió en uno de gratitud y felicidad en vez de la frustración.
El dejar ir puede ser muy útil en las situaciones de la vida cotidiana, pero su uso en las crisis vitales puede ser crucial para la prevención y el alivio de una gran cantidad de sufrimiento.
En una crisis vital por lo general hay un desbordamiento de las emociones. La crisis ha tocado una de nuestras principales áreas de sentimientos suprimidos o reprimidos. En esta situación, el problema no es el de identificar la emoción, sino cómo manejar el agobio.
Manejo de Crisis Emocionales Debido a que este es un problema muy difícil para la mayoría de la gente, se requieren algunos detalles. Hay varias técnicas que ayudan a moverse a través de los desastres emocionales mucho más rápidamente, y con un mejor resultado final, que permitirán que fluyan por si mismo. Recordemos los mecanismos habituales que la mente consciente utiliza para manejar las emociones, que son la supresión (o represión), la expresión y el escape.
Estos son sólo perjudiciales cuando se usan sin intención consciente. En un apuro, a menudo es aconsejable utilizarlos, pero haciéndolo conscientemente. El propósito de esta maniobra es reducir la enorme cuantía abrumadora de la emoción misma a fin de que pueda ser desarmada y dejada punto por punto y por partes (este proceso es descrito mas adelante).
Así, en este caso, es correcto conscientemente desprenderse de tanta emotividad como seamos capaces en ese momento.
La emoción puede ser reducida en intensidad al compartir el sentimiento con amigos o mentores.
Al expresar simplemente la sensación, algo de la energía tras ella se reduce.
También es correcto en estas circunstancias conscientemente utilizar los mecanismos de escape, tales como salir de una situación social para tomar distancia de una ofensa, jugar con el perro, ver la televisión, ir al cine, escuchar música, hacer el amor, o cualquiera de los hábitos de uno bajo estas circunstancias.
Cuando el sentimiento se ha reducido a su pura cantidad e intensidad, lo mejor es empezar a dejar ir los pequeños aspectos de la situación en lugar de toda la situación en su conjunto y la emoción que la acompaña en sí misma.
Para ilustrar este punto, tomemos el ejemplo de un hombre que pierde su trabajo después de muchos años con una compañía, y ahora está en una abrumadora desesperación. Al utilizar los tres mecanismos ya descritos, algo de la emotividad puede ser reducida. Lo que puede ver, entonces, son algunas de las pequeñas trivialidades sobre el trabajo.
Por ejemplo, ¿podría dejar de querer almorzar donde siempre ha almorzado con su colega del trabajo? ¿Podría dejar de querer aparcar su coche en la plaza de aparcamiento que siempre tuvo en el pasado? ¿Podría dejar de querer ir a montar en el mismo ascensor? ¿Podría dejar el apego a sus trajes? ¿Podría dejar de querer el apego a su secretaria y su simpatía hacia ella? ¿Podría dejar el apego a su ordenador? ¿Podría dejar de ver al mismo jefe todos los días? ¿Podría dejar de lado sus sentimientos de familiaridad con los ruidos de fondo en la oficina?
El propósito de entregar estos aspectos menores de perder un trabajo, que pueden parecer triviales, es el de poner la mente en modo dejar ir. El modo del dejar ir nos lleva hasta el nivel del Coraje; los sentimientos negativos han sido reconocidos y trabajados; en consecuencia, han perdido su carga.
De pronto, existe la consciencia de que tenemos el coraje de enfrentar la situación, reconocer nuestros sentimientos, y hacer algo al respecto. A medida que las trivialidades son entregadas, curiosamente, el suceso principal se vuelve menos y menos opresivo. La razón de este fenómeno es que, cuando utilizamos el mecanismo de la entrega en una emoción, estamos entregando todas las emociones al mismo tiempo.
Es como si todas las emociones tuvieran la misma energía subyacente, de modo que al entregar en una dirección entregamos los sentimientos que parecen, en la superficie, estar en una dirección opuesta.
Este es un tema de la experiencia clínica; debe ser intentado personalmente para creerlo. Después de utilizar estos cuatro métodos anteriores (supresión, expresión, escape, entrega de los pequeños aspectos), un quinto método se hace evidente ahora. Cada emoción fuerte es en realidad una combinación de varias emociones subsidiarias y el complejo emocional total puede ser desarmado. Así, por ejemplo, el hombre que ha perdido su empleo inicialmente tiene un sentimiento de desesperación; pero, a medida que él comienza a entregar lo periférico, y a medida que disminuyen sus agobio a través de conscientemente utilizar la fuga, la supresión, y la expresión, ahora se da cuenta que también hay ira. Ve que la ira está asociada con el orgullo.
Hay una gran cantidad de ira en forma de resentimiento.
No es auto-invalidación, lo que es una forma de ira expresada en contra uno mismo. También hay un temor considerable. Así, estas emociones asociadas, ahora se pueden abordar ahora directamente.
Por ejemplo, puede empezar a dejar ir el temor de que no va a encontrar otro trabajo. Cuando ese miedo se reconoce y se aparta, todas las posibilidades alternativas que existen se volverán evidentes para él. Y, a medida que entrega el orgullo, pronto verá que no está afectado por un desastre económico, como había pensado.
Por lo tanto, a medida que desarma el complejo emocional se aparta cada una de las partes que lo componen, cada componente tiene ahora menos energía y puede ser entregado individualmente. Al salir del agobio, se recordará que una cierta parte de la emoción fue suprimida intencionalmente o escapada. Ahora puede volverse a examinar, de modo que ya no haga un daño residual, como el terminar en amargura, culpa inconsciente, o disminuir la autoestima. Los fragmentos del complejo emocional pueden repetirse durante un período de tiempo, incluso años, sin embargo, debido a que son ahora pequeños fragmentos, cada uno puede ser manejado a medida que se presenta.
Por lo menos la situación de crisis habrá sido pasada de forma segura y consciente. Manejar una crisis a nivel emocional y no intelectual reduce su duración de forma espectacular.
En el caso de una persona que pierde su trabajo, manejarlo desde el nivel intelectual producirá miles de pensamientos y escenarios hipotéticos. La persona sufre muchas noches sin dormir debido a los pensamientos acelerados con los que la mente revisa la situación una y otra vez. Todo esto es inútil.
Hasta que la emoción subyacente no sea entregada, los pensamientos se generarán indefinidamente. Todos sabemos de personas que han sufrido una crisis emocional hace muchos años y, todavía hoy, no se han recuperado.
Han coloreado su vida, y han pagado un alto precio por su falta de saber-hacer en el manejo de las emociones subyacentes.
Existen numerosos beneficios al manejar una crisis vital con éxito. Por un lado, la cantidad de emoción suprimida o reprimida es ahora mucho menor. La crisis ha obligado a renunciar a ella y, por lo tanto, la cantidad que queda almacenada es mucho menor.
Hay una mayor sensación de autoestima y confianza, porque existe la consciencia de que uno puede sobrevivir y manejar lo que la vida le traiga. Hay una reducción general del miedo a la vida, una mayor sensación de dominio, una mayor compasión por el sufrimiento de los demás, y una mayor capacidad para ayudarles a superar circunstancias similares. Paradójicamente, después de una crisis vital, a menudo se da un período de duración variable de paz y tranquilidad, a veces acercándose al nivel de la experiencia mística.
La "noche oscura del alma" con frecuencia precede estados de consciencia acrecentada. Uno de los ejemplos más conocidos de esta paradoja es ilustrado por las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte.
En la actualidad hay muchos libros sobre el tema que revelan algo en común. Una vez que el peor de todos los miedos posibles, el miedo y la conmoción de la muerte, ha tenido que ser enfrentado, es sustituido por una profunda sensación de serenidad, paz, unidad, e inmunidad al miedo.
Muchas de esas personas desarrollan habilidades extraordinarias, convirtiéndose en sanadores, desarrollan la consciencia psíquica, y los estados avanzados de la iluminación espiritual.
Experimentan saltos importantes en el crecimiento y la súbita aparición de nuevos talentos y capacidades. Así, cada crisis vital lleva consigo las semillas de un cambio, una renovación, una expansión, un salto en la conciencia, y un dejar ir lo viejo y el nacimiento de lo nuevo.
Dr. David R Hawkins.
http://universo-espiritual.ning.com/
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/

Las Semillas de la Gracia (o también: Algunas Plantas Necesitan del Fuego para Sobrevivir)



Las Semillas de la Gracia (o también: Algunas Plantas Necesitan del Fuego para Sobrevivir)
Publicado por Julieta Herrera en Universo Espiritual Comunidad.
http://universo-espiritual.ning.com/
Todos los problemas son sólo pensamientos.
Y los pensamientos no son ningún problema…”
El inesperado final de una larga relación. Un corazón completamente roto. Un cuerpo que se está cayendo a pedazos. La fortuna o el sustento que desaparece de la noche a la mañana. El ser querido que sufre un terrible dolor. El no tener ni idea acerca de qué hacer o qué decir. Sentirse impotente en medio de la locura.
La vida nos presenta una serie de retos, ¡a veces intensos y a veces aparentemente imposibles! Y en medio de la destrucción de los sueños, somos llamados a mantenernos presentes, y a mantenernos abiertos a la aparición de inteligentes y compasivas soluciones. Y si no llega ninguna solución, de todos modos somos llamados a mantenernos presentes. A estar aquí, ahora, de todos modos. Para dignificar el suelo en donde estamos parados, y así, dignificar el Universo entero a través de recordar lo que somos.
Sí ES posible vivir una vida sin problemas, no importa lo que digan los demás. Los retos nunca dejarán de aparecer, ¡por supuesto! No neguemos las realidades del mundo relativo. Las situaciones parecerán, a veces, injustas o indeseables, por supuesto. Nuestros felices sueños de ‘lo que estaba destinado a suceder’ a menudo estallarán en la hoguera de la vida, por supuesto.
¡Pero no te desesperes! Siempre hay semillas de gracia dentro de los escombros, si tenemos ojos para mirarlas. Las formas pueden desintegrarse, sí, pero el Amor, el Amor que da nacimiento a las estrellas, no puede morir. Algunas plantas necesitan quemarse para completar su ciclo de vida.
Es el pensamiento (a veces llamado 'mente’) el que cambia las situaciones (los acontecimientos) en problemas (en acontecimientos indeseables o negativos). El pensamiento se resiste al flujo natural de la vida, le dice NO a lo que es, intenta ponerse en contra de cómo son las cosas, y realmente cree que esa resistencia le conducirá finalmente hacia una paz interior y exterior.
El pensamiento intenta accionar el botón de 'REGRESAR’ o de 'ADELANTAR’ la película de la vida. Intenta volver a alguna escena anterior (al pasado, cuando todo era mejor), o saltar hacia la siguiente escena (al futuro, cuando todo estará mejor). Pero la vida está aquí, ahora: ¡en esta escena presente! La vida está sucediendo, antes de que el pensamiento la juzgue como un acontecimiento 'bueno’ o 'malo.’
Este momento es vida en plenitud.
La mente intentará encontrar cualquier justificación para la infelicidad, por supuesto. Siempre le echará la culpa a las circunstancias externas, a la gente, a los objetos, a las sustancias, a la falta de sustancias, y se sentirá 'bien’ y 'confiada’ con cada una de esas justificaciones. Pero, ¿qué pasaría si nuestra felicidad no dependiera jamás de cosas externas? ¿Qué pasaría si nuestra felicidad estuviera enraizada en el silencio interior y en la absoluta presencia? ¿Qué pasaría si cada aparente 'problema’ fuera una gigante invitación a detenernos, a salir del drama del pasado y del futuro y de la eterna-incompleta-historia acerca de 'mí’, a dejar de intentar regresarla y adelantarla, y a empezar a enamorarnos del sitio en donde nos encontramos en este momento, con la vida que se nos ha dado, incluso si imaginamos que no es la vida que hubiéramos querido?
Sé aquí ahora. Esta es una enseñanza que nunca envejece:
Tomando su último aliento, una mujer siente la paz de un universo entero en descanso. Habiendo perdido todo su dinero, un hombre descubre la alegría de dar sin ningún miedo y sin ninguna expectativa. En medio de una gran decepción, alguien aprende a abrir su corazón todavía más y más, tanto que todo el universo cabe en él. En los escombros de un edificio derrumbado, se logra una inesperada conexión, surge un acto de infinita bondad que deshace miles de años de karma y reverbera por más de siete generaciones en todo sentido.
Encontrar lo deseado en medio de lo indeseado, descubrir amor en lo aparentemente difícil de amar… ¡este es el camino de la gracia!
- Jeff Foster

LAS 104 LEYES DE LA METAFÍSICA



LAS 104 LEYES DE LA METAFÍSICA
1. LEY DE LA ABUNDANCIA:
También llamada Ley de Opulencia o Ley del Éxito.
El Universo es abundancia. Podemos traerla a nuestra vida a través de la visualización.
El éxito y la prosperidad no se refieren solo al dinero, también se refiere a la comunicación, a la espiritualidad, a las relaciones.
2. LEY DE ACCIÓN: 
No importa lo que pensamos o sentimos, cuales son nuestros dones o potencialidades. Solo la acción (el aplicarlos) los trae a la vida.
Aquellos que creemos saber qué es el compromiso, por ejemplo, en algún momento comprendemos que solo ejerciéndolo se lo entiende.
3. LEY DE AKASHA: 
Es la gran Ley Cósmica que afirma que en la sustancia hay inteligencia.
“En el principio, el espíritu de Dios se movía sobre las aguas y Dios dijo, que se haga la luz… Y hubo luz”. Génesis 1: 1.3.
Existe una fuente de vida que eternamente emana la energía requerida para toda la existencia. Si esa fuente de luz se detuviera por un segundo, toda la existencia se desvanecería.
Akasha es el principio de la vida, o el fluido dar de vida por parte de Dios.
Akasha: luz invisible, el aura de Dios, la luz de Cristo, la divina presencia manifestándose como Dios dice “estoy más cerca de ti que tus manos y tu respiración”. “No existe esfera de existencia, incluyendo lo orgánico e inorgánico, que no esté llena de chispa de divinidad”.
“Sopló en sus narices el soplo de la vida y el hombre se convirtió en alma viviente”. Génesis 2:7. De ahí, el principio de la respiración pránica.
4. LEY DE LA ANALOGÍA: 
Condición de la tercera dimensión: si bien podemos usar la analogía para crear (por ejemplo con la visualización), nunca serán exactos los detalles.
Podemos usar la analogía en cuanto a características y correspondencias básicas.
La analogía sirve para intentar entender lo inexplicable.
5. LEY DE ASCENCIÓN: 
Vibración elevada que el alma encarnada puede alcanzar.
Cuando una personalidad pierde la ilusión de la separación con Dios, la vibración de esa persona alcanza el punto de la ascención. Esto no significa que el alma abandone el plano terrestre, se convierte en un modelo a emular.
Podemos estimar la frecuencia vibratoria de otra persona de acuerdo a como atrae a otros.
6. LEY DE ATRACCIÓN:
Es una de las tres Leyes básicas. Ley básica de toda la manifestación.
Explica porqué los planetas se mantienen girando alrededor del Sol y porqué el sistema solar se mantiene unido al sistema.
Así mismo, mantiene las partículas subatómicas girando alrededor de un núcleo central.
La Ley dice: “atraemos a nuestra vida aquello en lo que ponemos la atención, sea deseado o no”.
Existen tres pasos para atraer lo que uno desea a su vida:
1-Tener muy claro qué es lo que se desea.
2-Elevar las vibraciones hasta que se ajusten a ese deseo.
3-Permitir que lo deseado llegue.
7. LEY DEL BALANCE O DEL INTERCAMBIO JUSTO:
Supera todas las Leyes humanas creando estabilidad en la manifestación tridimensional.
Cada pensamiento deberá ser compensado por aquel que lo creó.
Esto es sabiduría divina: permite que existan todos los puntos de vista sin que nadie deba ponerse a defenderlo.
Nadie puede decirte lo que significan las circunstancias de tu vida para ti.
8. LEY DEL DESAFIO O RETO: 
Tenemos derecho a preguntarle a cualquier entidad incorpórea cuál es su intención, su identidad y cualquier información pertinente. Aquellos que vienen a traernos mensajes, no se molestan por estas preguntas.
Pregunta a las entidades lo que desees saber tres veces (usando las mismas palabras) y recibirás la información correcta.
9. LEY DE AFINIDAD QUÍMICA:
Gobierna el alma del reino mineral. Se refiere a la unión de átomos y elementos. Sirve para perpetuar la vida en el reino mineral y preservar su integridad.
10. LEY DE COHESIÓN:
Una de las siete Leyes del sistema solar.
Es una rama de la Ley de Atracción.
Trabaja en el reino de las mónadas.
En un plano material, rige la reunión de las moléculas en el nivel subatómico.
En el plano de la evolución, interviene en la construcción de formas nuevas.
11. LEY DEL COLOR: 
Todos los colores son centros de atracción y son complementarios o antagonistas unos de otros.
El color sana y tiene impacto físico, emocional y mental.
El hombre está en parte compuesto de color (en el aura). Somos color, tono, símbolos y velocidad de vibración o luz.
12. LEY DEL TERRENO COMÚN: 
Permite resolver problemas y puede visualizarse cuando dos o más se reúnen para zanjar diferencias.
El área es limpiada de energías previas enviando energía de amor a esa área. Se cubre con una red de luz dorada.
13. LEY DE LA CONSCIENCIA: 
Afirma que a medida que la consciencia se expande, así se expande el tiempo y el espacio. Así aumenta el conocimiento de ese hombre y sus oportunidades y posibilidades.
14. LEY DE LA CONTINUIDAD DE LA CONSCIENCIA:
El Universo está en un proceso de creación continuo.
La consciencia cósmica es una realidad y todo está conectado.
Para ordenar esto, existe la consciencia.
La fusión de la consciencia individual con la consciencia universal (construcción del Puente Antahkarana) resulta en el desarrollo de conocimiento universal (omniciencia = todo el conocimiento).
La continuidad de la consciencia se logra una vez que el alma ha reconocido, despertado y se ha liberado e identificado con el Todo.
Una forma de avanzar en esto es estar atentos y observarnos.
15. LEY DE LOS CICLOS: 
El mundo de la naturaleza es regido por ciclos; día, noche, estaciones, fases lunares…
Los ciclos no se empujan unos a otros, todo sucede en su momento justo.
Todo tiene un tiempo de ascenso y otro de caída. Lo que se eleva caerá y lo que cae se volverá a levantar. Es la Ley de los Ciclos.
16. LEY DEL RETORNO CÍCLICO: 
También llamada Ley de Reencarnación.
Una vez que el alma califica como para encarnar en la tercera dimensión, existe un aprendizaje que lleva a cabo.
La reencarnación es el proceso por el cual, “la consciencia del átomo permanente” se manifiesta en otro cuerpo a través del nacimiento humano.
Todo Karma deberá ser limpiado o perdonado y ciertos aspectos del crecimiento del alma deberán ser limpiados o perdonados y ciertos aspectos del crecimiento del alma deben ser alcanzados antes de que el episodio reencarnacional se considere terminado.
17. LEY O DERECHO A DECRETO (INNVOCACIÓN DIVINA): 
Esta Ley particular existe para aquellos que trabajan en servicio de otros. Los seres que están sólo a su propio servicio no la encontrarán efectiva.
Esta Ley le permite al reino ascendido a moverse desde los confines de la Ley de No-Intervención para actuar en nuestro beneficio.
Al decretar, debemos agregar la frase “Bajo la Ley de la Gracia”, lo que garantiza que no se manifestará nada que resulte perjudicial para nuestra existencia o el interés superior de todos y convierte a nuestra manifestación en algo libre de Karma.
Para que los decretos funcionen deben ser emitidos tres veces.
Por ejemplo “Por Decreto Divino, en el nombre de (Jahvé, Dios, Jesús, Maestros Ascendidos, Angeles sanadores, Madre María, Mi Ser Superior, etc…) y bajo la Ley de la Gracia, pido……… Está hecho. Gracias.” 
Realiza el pedido tres veces, luego déjalo ir. Está en buenas manos, confía.
18. LEY DE LA DISCIPLINA: 
Practicando la disciplina, uno expande la entidad a un nivel mucho mayor que cualquier otra acción.
La disciplina es el medio más seguro de ganar independencia y libertad.
Provee la concentración necesaria para desarrollar las habilidades y el conocimiento que se traduce en mayores opciones en la vida.
El compromiso incluye disciplina durante cierto período de tiempo.
La disciplina y el compromiso proveen un puente entre el aquí y nuestros objetivos.
19. LEY DE DESINTEGRACIÓN:
Una de las siete Leyes del sistema solar.
Solo funciona en la tercera dimensión y afirma que todo lo existente materialmente llega a un punto de destrucción que permitirá la construcción de materia nueva. Esto incluye a nuestro sistema solar.
Cuando se trasciende la tercera dimensión, se supera esta Ley.
Rige tanto la desintegración mineral como la disolución de formas mentales caducas.
Las grandes catástrofes terrestres como la disolución del vehículo astral cuando se lo deja atrás.
Es la Ley más difícil de entender por los humanos.
20. LEY DEL FLUJO DIVINO: 
Viviendo el presente, centrándonos en el amor y estando al servicio de otros (opuesto al servicio a uno mismo), vivimos la Ley del Flujo Divino, el flujo de nuestro Ser Superior, creando acciones que reflejan amor y receptividad.
Cuando somos capaces de hacer esto, aprendemos a saber exactamente qué decir, qué hacer para el bien de todos y evitar aquello que no nos gusta -en nosotros y en los otros-.
Mantenemos una fuerte conexión con Dios.
Cuanto más lo hacemos, más capaces somos de hacerlo.
21. LEY DEL AMOR DIVINO Y LA UNIDAD:
Esta Ley afirma que cuando el alma completa su ciclo de reencarnación, habiendo aprendido a vibrar a una velocidad que lo iguala a Dios, se le permite fundirse con Dios.
Se convierte en una extensión de Dios y puede vivir en la Luz líquida que surge de Dios o reencarnar como avatar (guía) en la tercera dimensión para ayudar a la humanidad.
22. LEY DE LA ECONOMÍA:
Causa que la materia siempre siga la línea de menor resistencia, es la base de la acción separativa de la materia que gobierna la materia.
Los iniciados deben perfeccionarse en esta Ley antes de lograr la iluminación.
(Entre dos opciones, siempre se prefiere la más económica, la que ahorra más recursos, siempre que dé resultados comparables).
23. LEY DE ECONOMÍA DE LA FUERZA: 
Una de las tres Leyes principales. También llamada Ley del menor esfuerzo. Concierne tanto al mundo material como al físico.
Responde al hecho de lograr el mejor resultado posible con el menor gasto posible de energía.
Existe un significado escondido en esta Ley: aquellos que desean trabajar constructivamente deben aprender a usar esta Ley de sentido común. Cuando está presente, se economiza tiempo, la energía se distribuye sabiamente, se elimina el celo excesivo y los Maestros pueden confiar en la sagacidad del aspirante.
24. LEY DE CONGRUENCIA:
Principio de correspondencia en Kybalión, “Como es arriba, es abajo”.
El propósito de esta Ley es conducir la mente hacia la idea de la Unidad del Todo – iluminación.
Los pensamientos de nuestra mente se reflejarán en las circunstancias exteriores.
Nuestro mundo externo es el reflejo de nuestro mundo interno.
La Tierra es una escuela donde se aprenden estas Leyes de control mental.
Existe una correspondencia entre los fenómenos del mundo físico y el no físico; esto explica intuición, visión remota y viaje astral.
También explica el conocimiento espontáneo. Debe usarse continuamente. Establece la conectividad entre todo lo existente.
Los maestros de Egipto la conocían como la sustancia de lo etéreo, como medio de transmisión de luz, calor, electricidad.
Conocida también como sustancia universal, aquella en la que todo (soles, planetas) está suspendido.
Investigaciones con el Hubble descubrieron la manifestación física de esa sustancia, “materia oscura”, no refleja ni absorbe la luz por eso no se ve.
Planos de correspondencia: Plano Físico, Plano Mental, Plano Espiritual = Gran Trinidad.
25. LEY DE EXPANSIÓN:
La consciencia se expande gradualmente, por ello todo en la naturaleza habita dentro de una esfera.
La esfera requiere de dos fuerzas: rotativa y cíclica-espiral para producir su actividad interna.
26. LEY DE LA EXPECTATIVA: 
La energía sigue al pensamiento.
Vamos hacia lo que imaginamos.
Lo que asumimos , esperamos o creemos, crea nuestra experiencia.
Cambiando la expectativa cambiamos cada aspecto de la vida.
27. LEY DE LA FE: 
Reconoce que existe más de lo que sabemos.
Lo reconocemos porque somos parte del Todo.
Tenemos un vínculo directo con la Fuente Universal. Solo tenemos que mirar dentro, escuchar, discernir y confiar.
Debemos confiar en nuestra intuición y sabiduría interior como árbitro final y fuente de nuestras decisiones.
28. LEY DE FIJACIÓN: 
Una de las siete Leyes del sistema solar.
Gobierna el tiempo del nacimiento de un individuo.
De acuerdo al pensamiento de un hombre, así será su realidad.
Él “fija” para sí mismo el karma correspondiente.
La palabra se elige por dos propósitos: da la idea de que el hombre puede dar forma a su propio destino y en segundo lugar implica estabilidad (a medida que la evolución progresa, el Ego tiene la facultad de formar formas de pensamiento concretas).
Esta Ley gobierna el plano mental.
29. LEY DE FLEXIBILIDAD:
Implica la aceptación del momento presente, de los demás y de nosotros mismos.
Requiere un estado de consciencia alerta y en expansión.
Los bloqueos se convierten en escalones y los problemas son oportunidades.
Todo sirve al propósito superior. “Dios me concede la serenidad de aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje de cambiar las cosas que puedo y la sabiduría de reconocer la diferencia”.
30. LEY DEL PERDÓN:
Trabaja con la energía del permitir.
Supera la antigua tradición del “ojo por ojo” .
Intercede la Ley de la Gracia (34).
La continuación de la especie humana, depende de esta Ley.
El perdón y la amabilidad son las cualidades de los que se dominan a sí mismos.
31. LEY DEL LIBRE ALBEDRÍO: 
Los que estamos en la tercera dimensión, tenemos libertad de elegir si queremos usar nuestra creatividad de forma negativa o positiva. Es nuestra decisión.
No todos los planetas se manejan dentro de esta Ley.
No importan las circunstancias, podemos elegir nuestro camino.
32. LEY DE GÉNERO:
Masculino y Femenino se manifiestan en toda la creación.
Todas las formas de vida los contienen a ambos.
En el plano físico hay individuos masculinos y otros femeninos. De eso se trata la reproducción de las especies.
En el plano mental hay energías masculinas y femeninas, aunque cada una contiene parte de las otras.
En el plano espiritual, masculino y femenino se funden en Dios Padre-Madre.
33. LEY DE BUENA VOLUNTAD:
Nuestro Ser Superior + nuestra mente-pensamientos + nuestra acción + energía = solidifica la materia.
Ímpetu creativo positivo, crea una realidad mejor.
Algunos están “a cargo” de este proceso, son los individuos que crean, que elaboran ideas, que solucionan problemas. Los demás acompañan con su “buena voluntad”. De a poco se irán viendo los resultados.
34. LEY DE LA GRACIA:
Cuando uno utiliza esta Ley, puede recibir más de lo que merece. Puede enviar sanación a otros sin interferir con el plan de su alma.
35. LEY DEL ENTENDIMIENTO GRUPAL: 
Cuando los esfuerzos de varios individuos se suman, el resultado se multiplica; ya sea para un trabajo de luz o de magia negra.
Cuanto más puro es el pensamiento (es decir sin mezcla de otros pensamientos) más poderoso es el resultado.
También es importante mantenerlo en la mente por tiempos prolongados.
36. LEY DE VIDA GRUPAL: 
El hombre debe pensar si sus acciones afectarán su grupo de pertenencia.
El hombre vive en familia, pero las familias se agrupan.
Siempre se debe pensar en función del grupo, que en última instancia es la GRAN HERMANDAD HUMANA.
37. LEY DEL PROGRESO GRUPAL: 
También conocida como Ley de la Elevación.
Se simboliza con una montaña en cuya cima hay una cabra.
El carnero simboliza esfuerzo grupal.
Energía del séptimo rayo.
Todos los lugares difíciles pueden alcanzarte.
38. LEY DE LA CURACIÓN:
Habilidad de canalizar energía (chi, prana, Espíritu Santo) desde la Fuente Divina que llamamos Dios.
El propósito de esta canalización es proveer energía divina o remover bloqueos.
39. LEY DE LA VOLUNTAD SUPERIOR: 
Cuando abandonamos el deseo de servir a nuestros propósitos egoístas (exclusivamente) y dejamos que la Voluntad Superior nos guíe, sentimos una incandescencia inspirada en nuestro centro y nuestras acciones se encaminan en el sentido de la acción correcta.
40. LEY DE LA HONESTIDAD: 
Implica expresar aquella realidad interior que es más auténtica. Ser nosotros mismos.
En el sentido de la integridad: actuar en línea con las Leyes Universales en lugar de reaccionar negativamente.
No hay castigo para el que no cumple estas Leyes. Las mismas consecuencias de sus actos son el castigo.
Cuando dejamos que el miedo nos detenga de expresar lo que sentimos, estamos siendo deshonestos con nosotros mismos.
41. LEY DE LA IDENTIDAD:
Cada individuo tiene derecho a su propia singularidad.
Esta Ley tiene que ver con el tiempo en que el alma permanece entre encarnaciones. Durante ese lapso, los rasgos de su identidad individual sobreviven, de esa manera puede continuar realizando su misión.
42. LEY DE INTENCIÓN: 
Cuando una persona mantiene una intención en su mente pero no toma las acciones en ese sentido, da una falsa imagen de sí mismo. Piensa mejor de sí mismo que lo que sus acciones demuestran.
La energía (acción) debe ir después de la intención.
Si uno actúa con amabilidad solo para que los demás lo reconozcan, entonces no recibirá beneficios.
Para una recompensa espiritual, la intención y la acción deben estar unidas.
Cuando uno promete algo y no lo cumple, constituye una mentira y esto crea Karma.
43. LEY DE INTUICIÓN: 
Solo podemos contar con nuestra fuente de información interior o intuición cuando dejemos de depender de las opiniones de otros para reforzar nuestro sentido de identidad o valor.
44. LEY DE PROPORCIONES INVERSAS: (longevidad)
Uno puede prolongar su vida aprovechando mejor la energía pránica.
El lapso de vida es de 120 años si la persona respira 21.600 veces por día. Esto es 15 respiraciones por minuto.
Si la frecuencia de respiraciones es de 18 veces por minuto, la vida será de 96 años.
Si los hábitos de vida y el gasto innecesario de energía lleva a nuestras respiraciones a unas 30 por minuto, el promedio de vida bajará a 60 años.
Si la frecuencia desciende por prácticas de yoga y autocontrol a un promedio de 5 respiraciones por minuto, el promedio de vida puede llevarse a 360 años.
Si se lleva a 1 por minuto, la vida alcanzaría los 1800 años.
Si la frecuencia de respiraciones se reduce a cero, la vida sería infinita.
El secreto de la longevidad consiste en desviar la respiración a los canales y centro sutiles.
45. LEY DE LA JUSTICIA: 
Esta Ley afirma que cuando uno ejerce una acción sobre otro, recibirá una acción equivalente.
A su tiempo, todas las cosas se equilibran.
El funcionamiento de esta Ley es instantáneo para las personas que se dan cuenta de que son Dios. Se esfuman para siempre las contracorrientes del ego y la retribución no se hace esperar.
46. LEY DEL KARMA: 
Principio natural de causa y efecto.
Cada causa tiene su efecto, todo efecto tiene una causa. Todo sucede de acuerdo a la Ley.
Cuando se usa esta Ley con esfuerzo consciente, se producen resultados deseables en la vida de esa persona.
Cuando se usa inconscientemente, los resultados son desastrosos. Se los llama accidentes.
Una de las causas mentales más comunes de estos resultados es el miedo.
La causa del miedo es una falta de conocimiento acerca de Dios.
Puede ser eliminado a través del conocimiento, la sabiduría y la comprensión de la Ley Universal.
Dado que existen 7 dimensiones de realidad en las cuales pueden ocurrir las causaciones, no nos damos cuenta de la mayoría de las causas de ciertos efectos.
Comprendiendo las Leyes Universales, podemos operar en la gracia en lugar de acumular Karma.
47. LEY DEL CONOCIMIENTO: 
Todo conocimiento es energía.
El conocimiento es menos necesario que la habilidad para utilizar el potencial de la mente y el pensamiento.
El conocimiento es la comprensión total de las Leyes de energía, conservación de la fuerza, fuentes, cualidades, tipos, vibraciones.
48. LEY DEL LOTO: 
El florecimiento del ser incluye conocimiento, amor y sacrificio.
49. LEY DEL AMOR: 
Una de las siete Leyes del sistema solar.
Ley del plano astral.
Transmutación del deseo natural en amor incondicional.
50. LEY DE LA UNIÓN ETÉRICA: 
Su símbolo son dos figuras, una masculina, otra femenina, unidas por la espalda. El hombre lleva sobre su cabeza un escudo o bandeja de plata o reflector. La mujer lleva una urna con aceite. Debajo figura un jeroglífico que contiene el secreto del plano astral. Funciona bajo el quinto rayo, el vitalizante.
51. LEY DEL CONTROL MAGNÉTICO: 
Una de las siete Leyes del sistema solar.
En el control de esta Ley reside el control del espíritu sobre el cuerpo.
Cada pensamiento trae su resultado, que vuelve a nosotros como un boomerang.
A la manera de un imán, atraemos aquello que pensamos.
52. LEY DEL IMPULSO MAGNÉTICO: 
Ley de unión polar.
Resulta en la unión entre un hombre y un grupo con el que vibra armónicamente.
Su símbolo es el de dos esferas unidas por un triángulo de fuego.
Representa así la unión atómica.
El rayo energético que le corresponde es el segundo.
Es factor de manifestación.
53. LEY DE MAGNETISMO: 
Produce la unificación de la personalidad.
Es de un orden más elevado que la unión sexual y es expresión de la fuerza lunar.
54. LEY DE MANIFESTACIÓN: 
Existen acciones, sonidos, técnicas, energía mental y símbolos que cuando se comprenden, permiten manifestar amor, alegría y paz en el aura.
Con más práctica y amor es posible crear objetos físicos.
Es una fuerza, equivalente a la electricidad y la gravedad.
La mente humana es una chispa de la mente de Dios. Cualquier cosa que la mente humana crea con fuerza, ocurrirá (siempre que se mantenga un pensamiento puro, esto es, que no interfiera otro pensamiento).
55. LEY DE MANTRAS: 
Cada mantra es un vínculo con cierto aspecto del absoluto, cierta manifestación de la divinidad.
En la práctica auténtica de mantras, uno se olvida que es uno mismo el que está cantando, se vuelve el mantra mismo y llega a un estado en que solo existe el mantra.
Uno se conecta entonces con el Ser que el mantra representa – si se trata del nombre de un Maestro – o conecta con el rayo de luz emanado de Dios si es un sonido (aum, om, hu, etc.).
La práctica de cantar mantras es muy beneficiosa en la elevación de la vibración.
56. LEY DE LA MEDITACIÓN: 
Corriente de pensamiento unificado.
Esfuerzo mental continuado para asimilar el objeto de la meditación, liberado del esfuerzo por asimilar otros objetos.
Al meditar acerca de Dios se produce una fusión con él o iluminación.
57. LEY DE MENTALISMO: 
“Todo es mente”.
Todo: realidad sustancial subyacente a todas las manifestaciones empíricas.
El universo material aparente, con todas sus galaxias, es espíritu mental indefinible, incognoscible, universal, infinito y viviente.
Esta Ley explica la verdadera naturaleza de la energía, el poder y la materia.
La naturaleza del universo es mental.
La transmutación mental es el arte de cambiar las condiciones del universo.
El átomo de materia, la unidad de fuerza, la mente del hombre y el ser del arcángel son solo grados en una escala, pero son fundamentalmente lo mismo. La diferencia reside en el grado y velocidad de la vibración.
Todas son creaciones del Todo y solo existen en la Infinita mente del Todo.
58. LEY DE LOS MILAGROS: 
Esta Ley puede ser operada por cualquier persona que se haya dado cuenta de que la esencia de la creación es luz.
Un maestro puede usar su conocimiento divino para proyectar instantáneamente en manifestación física los átomos de luz.
La forma de la proyección (agua en vino, medicinas, cuerpo humano) está determinada por los poderes, visualización y voluntad del maestro.
Todos lo eventos en nuestro universo son explicables por estas Leyes.
Los llamados milagros son logros naturales cuando uno comprende el funcionamiento de las Leyes.
Nada es un milagro excepto en el sentido sutil que todo es un milagro.
¿Existe algo más milagroso que el hecho de que nos encontremos encajados en cuerpos intrincadamente organizados sobre un planeta que gira en medio de las estrellas?.
59. LEY DEL REGRESO MONÁDICO: 
Tiene que ver con la fuerza de evolución y es en la suma total de tres influencias.
La fuerza de las vibraciones de las siete estrellas de la Osa Mayor depende de la cercanía y alineación entre cualquier hombre celestial y su prototipo.
En segundo lugar están las siete hermanas, o Pléyades.
En tercer lugar está Sirio.
La aparición y desaparición de estas olas de fuerza de vida producen la encarnación de peregrinos divinos y manifiesta grandes vidas como el “Observador Silencioso” o el “Gran Sacrificio”.
Dentro de ciertos límites, el hombre controla su destino, manipulando niveles de energía inferiores y a medida que el tiempo pasa su control se vuelve más extensivo.
60. LEY DEL NO JUICIO: 
El Espíritu Universal no nos juzga.
Los juicios son inventos humanos; un medio para comparar, contrastar y controlarnos a nosotros mismos.
Bajo la Ley de la equivalencia (24), nuestras críticas atraerán críticas en igual medida.
La revisión kármica que cada uno de nosotros realiza después de cada vida, es una condición de esta vida en tercera dimensión.
61. LEY DEL DESAPEGO: 
El apego a uno mismo crea Karma.
El desapego es posible cuando uno se da cuenta que el ser es vacío.
El ser no existe como entidad separada. La comprensión conceptual de esta verdad no alcanza para lograr la liberación, hay que experimentarlo.
Hay métodos para lograr el desapego, pero en general, caen en dos categorías: conducta de desapego y práctica espiritual.
A través de ellos es posible liberarse de los confines de una vida determinada karmicamente.
62. LEY DE LA NO INTERVENCIÓN: 
Los individuos y las sociedades tienen el derecho de servirse a sí mismos y no a otros. Esto evita que seres físicos o no físicos intervengan o corrijan aquello que ven que está mal.
Si se viola esta Ley, ocurre mucho karma.
Al espíritu no se le permite canalizar material hacia una persona que lo fuerce a modificar su evolución. La única excepción es cuando el canalizador está de acuerdo con el ingreso de otra conciencia para impartir conocimiento.
63. LEY DEL ORDEN DE LA CREACIÓN: 
Todo lo que comienza es concebido por el espíritu; crece en la mente y se manifiesta en lo material.
Primero es la fuente o el medio o la manera por la cual los poderes hacen posible la creación.
Luego, los hombres usan esto para fines destructivos. Sin embargo, el hombre se está desarrollando hacia la luz. Estamos alcanzando un punto crítico a partir del cual habrá más luz que oscuridad.
64. LEY DE LA PACIENCIA: 
La paciencia involucra acción y pensamiento; espiritual, mental y físico.
A través de ella, aprendemos a conocernos, a medir y poner a prueba nuestros ideales, a usar la Fe y buscar la comprensión sobre toda otra virtud.
La paciencia le permite a las otras virtudes manifestarse profundamente.
A través de la paciencia sabemos que la iluminación llegará a su debido tiempo.
65. LEY DE LOS HÁBITOS: 
Todo hábito o patrón, sea que lo llamemos bueno o malo, tiende a reproducirse a sí mismo hasta que lo quebremos haciendo algo diferente.
Aprendimos a encontrarle sentido al mundo a través de la observación de patrones y esto es una habilidad de valor para la supervivencia. Pero podemos corregir los hábitos disfuncionales negativos o destructivos haciendo algo diferente.
66. LEY DE LA PERFECCIÓN: 
Esta Ley afirma la absoluta perfección del proceso de nuestro desarrollo.
Desde una perspectiva trascendental, todos tienen el potencial para ser incondicionalmente perfectos.
Cuando entendemos el cuadro total, entendemos nuestro rol y responsabilidad para ayudar al mundo a vivir de una manera más amorosa, generosa, amable y gentil.
Cuando vivimos de acuerdo a esta responsabilidad, expandimos nuestro ser hacia la perfección.
67. LEY DE LA PERIODICIDAD: 
El entrenamiento es cíclico; tiene su marea baja y su marea alta, como todo en la naturaleza.
Tiempos de actividad dan paso a tiempos de descanso… y períodos de contacto alternan con períodos de silencio aparente.
Si el estudiante se desarrolla según lo deseado, cada período en calma es seguido por una actividad mayor y por logros más potentes.
Aprender a sincronizarse con el ritmo.
68. LEY DE AFINIDAD PLANETARIA: 
Ley que rige la interacción entre los planetas.
69. LEY DE POLARIDAD: 
Todo es dual. Todo tiene polos. Todo tiene su par de opuestos.
Parecido y diferente es lo mismo.
Los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado.
Todas las paradojas se pueden reconciliar.
Sin polaridad, la luz, la gravedad y la electricidad no serían posibles.
En la persona, esto se da en su polaridad luz/oscuridad.
A partir de esta Ley, tomamos decisiones (generosidad/avaricia, amor/odio, verdad/mentira).
Esta Ley tiene que ver también con la Ley de causa y efecto, porque es como un péndulo que hace regresar lo que uno envió.
70. LEY DE LA PLEGARIA Y LA MEDITACIÓN: 
La plegaria es el esfuerzo consciente de comulgar con la Conciencia de Vida y su Creador y así hablar con Dios.
La plegaria es un alineamiento, un proceso de limpieza que abre nuestro ser interior a la Fuente de toda la vida para aquellos que están ansiosos por iluminarse.
Hablamos con Dios, pero a menudo no esperamos la respuesta.
En meditación, las Fuerzas Creativas de Dios pueden canalizarse a través de vías espirituales y físicas y diseminarse por nuestro cuerpo a través de nuestros chakras.
La plegaria es precursora de la meditación. Medita regularmente.
71. LEY DEL MOMENTO PRESENTE: 
El tiempo no existe.
El pasado y el futuro solo tienen realidad en nuestra construcción mental.
La idea del tiempo es una convención de pensamiento y lenguaje, en acuerdo social.
En realidad sólo tenemos este momento.
Cuando tenemos algún remordimiento por el pasado, es nuestro pensamiento el que lo mantiene vivo.
Lo mismo pasa con la ansiedad por el futuro.
Cuando trabajamos conscientemente en vivir el momento, el presente mejora.
72. LEY DEL PROCESO: 
Representa la consciencia de que tenemos objetivos que lograr en nuestra vida.
Si queremos lograr cierto objetivo, debemos establecer una dirección (crear orden), prepararnos bien y proceder por pasos pequeños pero seguros.
Cualquier logro debe alcanzarse mediante incrementos. Saltear un paso o tomar un atajo a menudo resulta en fallas. Hay que saber apreciar el logro del pequeño paso.
73. LEY DEL PROGRESO: 
En la Tierra, el cambio es un fenómeno constante.
La vida nunca se queda estática, siempre está llevando a cabo un movimiento.
Cuando hablamos del progreso espiritual, hablamos del progreso del alma.
El alma está siempre en progreso, activando la vitalidad del cuerpo del hombre que la contiene. Sin embargo, algunas almas hacen un cambio que involuciona, el movimiento puede ser negativo.
Trabajando con esta Ley, el movimiento tiende a ser positivo.
74. LEY DE LA PROFECÍA: 
El único futuro verdadero que existe es el deseo o voluntad de la Fuente de toda creación de que ninguno se pierda.
El futuro es el desarrollo de la Divina Presencia Yo Soy.
La geometría sagrada es un aspecto, una manifestación del amor de Dios.
Las personas que acceden a los registros akáshicos están utilizando la geometría sagrada para trazar una línea desde un supuesto pasado, a través del presente y hacia el futuro.
La habilidad de usar la geometría sagrada se alcanza cuando uno eleva su vibración al punto de poder acceder a Akasha para ayudar a otro ser.
Cuando uno lee la energía de las personas, moviéndose al futuro, debe tener en cuenta que esa energía cambia todo el tiempo.
Muchas profecías antiguas han perdido relevancia, a pesar de que los profetas estaban en lo correcto. Solo de escuchar la predicción, ya estamos cambiando el futuro.
75. LEY DE LA RADIACIÓN: 
Esta expresión de la actividad divina tiene mucha utilidad práctica.
Entender la cualidad radiatoria de toda sustancia es un punto importante de la evolución.
Es el efecto producido por todas las formas, en todos los reinos, cuando se alcanza tal nivel vibratorio que las vibraciones sobrepasan los límites del cuerpo y permiten la emanación de la esencia subjetiva.
La liberación implica la habilidad del átomo consciente para pasar a una vibración más alta con una mayor realización de la consciencia.
76. LEY DEL RENACIMIENTO: 
Cada vida es un asumir antiguas obligaciones, una oportunidad para pagar antiguas deudas, recuperar antiguas relaciones, compensar y progresar, despertar cualidades dormidas, reconocer antiguos amigos o enemigos y explicar las condiciones por las cuales el hombre es como es.
Esta Ley, cuando se la comprende, puede resolver muchos problemas sexuales y matrimoniales. Crea una persona que pisa con más cuidado en su camino de vida.
77. LEY DEL REBOTE: 
Todo ser tiene derecho a salir de una situación negativa, más fuerte y atrevido y con mayor crecimiento que antes.
Esto ha sido utilizado en historias desde los comienzos de la humanidad.
Las situaciones traumáticas crean la necesidad del rebote y el alma a veces busca estas situaciones negativas para dar un salto en la fe (que le sirva a ella y a los observadores de la situación).
78. LEY DE LA REPULSION: 
Representa los ángeles destructores. Aquellos con espadas llameantes.
El ángel que guarda el tesoro empujará al hombre en distintas direcciones hasta que encuentre el Portal de iniciación.
El rayo correspondiente es la energía de rechazo del primer rayo, el factor de dispersión.
79. LEY DE RESPONSABILIDAD: 
Fue idea de Dios separar, darle existencia al alma.
Fue nuestra idea separarnos de Dios hacia la materialidad, porque el propósito inicial era el crecimiento rápido.
Algunas almas han perdido su alma en cierta forma.
Dios es responsable por nosotros a través del amor. Nosotros somos responsables de reclamar ese amor.
Una vez establecidos los límites de nuestra responsabilidad, podemos hacernos cargo de nuestro deber y dejar ir lo que no lo es. Encontraremos mayor alegría en apoyar a otros y crearemos relaciones armoniosas.
Esta Ley nos ayuda a entender que existe una línea muy delgada entre la cooperación excesiva y la co-dependencia.
La Ley nos enseña a respetar nuestros valores internos y encontrar nuestro punto de equilibrio.
80. LEY DEL RITMO: 
Todo fluye, todo tiene sus mareas, todo sube y baja. El péndulo se manifiesta en todo.
Este principio, en el plano físico, es el más visible de los principios y su poder puede observarse en la naturaleza.
En el plano mental se manifiesta en los cambios de humor.
Es la Ley de compensación y mantiene en equilibrio todas las cosas.
Perpetúa el fenómeno del tiempo.
Contrarrestar este movimiento puede lograrse polarizando las cualidades internas y es un arte conocido por hierofantes, adeptos y maestros de todas las épocas.
81. LEY DE LAS RELACIONES HUMANAS CORRECTAS: 
Nos ayuda a poner límites a nuestras conductas en relación con otros.
Nadie debe forzar la enseñanza, el consejo o la guía.
Lograremos más éxito con nuestro ejemplo y escuchando al otro.
Las personas, si se les da la oportunidad, encuentran sus propias respuestas.
82. LEY DEL DERECHO AL PROPIO ESPACIO: 
Todos tenemos derecho a elegir nuestra carrera, nuestro sistema de creencias y la vida que vamos a crear.
En el niño, está permitida la guía paterna, pero el adulto tiene derecho a elegir su visión.
Amigos sobreprotectores y gobernantes dictatoriales han impedido la plena aplicación de esta Ley.
83. LEY DEL SACRIFICIO (Y MUERTE): 
Una de la siete Leyes del sistema solar.
Factor de control en el plano físico.
Destrucción de la forma como requisito de la evolución.
“Ley de aquellos que eligen morir”.
Símbolo: crucificción, rosacruz con pájaro arriba (dorado).
Energía del cuarto rayo.
84. LEY DE ESCUELAS (AMOR Y LUZ): 
Cubre la expansión de consciencia de las personas que evolucionan y la habilidad de atraer: su ser superior, su gurú, aquello que busca saber, aquello que necesita para ejercer su servicio, otras almas con las cuales trabajar.
85. LEY DEL SERVICIO: 
Surge de la aplicación exitosa de la Ley de Antahkarana (14) y la meditación (56).
Ley que dominará el futuro.
Ocurre cuando alma y personalidad se entregan.
Requiere sacrificio de tiempo e intereses personales, esfuerzo deliberado, sabiduría continua y desapego.
Es la Ley de la Era de Acuario.
Trabaja bajo el sexto rayo.
Eludirla conscientemente trae penalidades kármicas.
86. LEY DEL SEXO:
Fuerza que une las polaridades en el nivel animal.
Deber de perpetuar la forma.
Solo será poderosa mientras dure la diferencia de los sexos. Tendencia futura: androginia.
87. LEY DE LA EVOLUCION SOLAR: 
Suma todas las actividades menores de la evolución del sistema.
88. LEY DE LA UNION SOLAR: 
Ley del uso oculto (interjuego solar entre el aspecto material y el de consciencia). No se puede hablar más de ella.
89. LEY DEL SONIDO: 
Todo ser viviente tiene un sonido.
La ciencia del sonido traerá cambios y formas nuevas.
Sanación con sonido: muy efectiva, restaura los patrones de armonía en las personas. Eleva vibración.
“Om mani padme hum”, el mantra más poderoso.
90. LEY DEL ACERCAMIENTO ESPIRITUAL: 
Derecho de cada persona a crear cada pensamiento, palabra e intención en reflejo de su Ser Divino.
Cuando esto se realiza con éxito, la persona refleja a Dios y es espejo para la emulación de otros.
91. LEY DEL DESPERTAR ESPIRITUAL: 
Para despertar espiritualmente es necesario un nivel básico de autocontrol y estabilidad.
El egoísmo trae peores consecuencias kármicas cuando uno entra en contacto con los reinos superiores.
Con el despertar espiritual se requiere mayor impecabilidad.
92. LEY DE LA CONVOCATORIA: 
Uno puede aprender a convocar un alma, elevar la propia y tener una conversación con ella. De alma a alma. El mensaje es recibido de manera profunda.
93. LEY DE LA RENDICION: 
Rendirse asusta mucho. Solo puede hacerse cuando hay fe completa en Dios.
Cuando se abandona el yo, se da un fundirse con un estado superior de existencia.
Al rendirse, inmediatamente se manifiesta una realidad que es exactamente lo que necesita esa alma para su evolución.
94. LEY DE SINTESIS: 
Una de las tres Leyes principales.
Todas las cosas, abstractas o concretas, existen como UNA.
Unidad del pensamiento de Dios.
Ley principal del Hombre Celestial: La Ley de Atracción ha oscilado, la Ley de Economía ha sido trascendida.
95. LEY DE ENSEÑANZA: 
Responsabilidad de pasar a otros lo que uno aprende, siempre que ellos quieran aprender.
96. LEY DE TELEPATIA: 
Posibilidad de recibir mensajes de otros, a través de vibraciones de pensamiento.
97. LEY DE LOS TRES PEDIDOS: 
Cada vez que elevamos un pedido a Dios, repetirlo 3 veces, aumenta su efectividad.
98. LEY DEL TIEMPO: 
El momento presente es el momento de la creación.
El futuro es creado por los pensamientos, emociones y acciones del hoy.
La existencia en tercera dimensión tiene una estructura de tiempo mucho más rígida que en cuarta dimensión.
Elevando la vibración es posible entrar en el “no tiempo” (demostraron muchas virtudes, aniquilaron su ego, eximieron mucho karma).
El tiempo lineal de la tercera dimensión fue creado para que se perciba un orden y no se recuerden las vidas pasadas.
99. LEY DEL AMOR INCONDICIONAL: 
Amarnos y honrarnos a nosotros mismos y a los demás.
Consciencia de que todos formamos parte de Dios.
Todo es más fácil cuando amamos así.
100. LEY DE LA UNIDAD: 
Todos estamos unidos y contenemos la semilla de la divinidad.
Cuando uno de nosotros crece, todos crecemos. Es el miedo lo que nos mantiene separados de la fuente.
101. LEY DE SIMPATIA UNIVERSAL: 
Permite a los yogui transferir información a otras mentes.
102. LEY DE VIBRACION: 
Una de las siete Leyes del sistema solar.
Nada está quieto, todo vibra.
Las diferencias entre materia, pensamiento y espíritu es una diferencia de frecuencia vibratoria.
Los átomos vibran tan rápido que parecen quietos.
En el otro extremo, hay átomos que vibran tan lento que parecen inexistentes.
103. LEY DE LA VOLUNTAD DE DIOS: 
Es la voluntad divina que lo humano sea divino.
Dios es todo el bien y es a causa de Dios que todo existe.
104. LEY DEL PODER DE VOLUNTAD: 
Cada individuo tiene derecho a desarrollar su propio nivel de fuerza de voluntad, independientemente de su grupo de almas.
Fuente: Shurya
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...