Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 7 de mayo de 2015

Krishnamurti ~ Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo.




Krishnamurti ~ Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo.
Publicado por Maritza en Universo Espiritual Comunidad.
http://universo-espiritual.ning.com/
Lo que estoy diciendo en todas estas conversaciones no es algo para ser meramente recordado. Su propósito no es que ustedes traten de acumular en la mente lo que oyen, que se acuerden de ello y después piensen o actúen al respecto. Si simplemente acumulan en sus mentes lo que les estoy diciendo, eso no será más que memoria, no será una cosa viva, algo que comprenden realmente.
Lo que importa es la comprensión, no el recuerdo. Espero que vean la diferencia entre ambas cosas. La comprensión es inmediata, directa, es algo que ustedes experimentan intensamente. Pero si sólo recuerdan lo que han oído, ello servirá solamente como un patrón, como una guía para seguir, para repetir, una idea para imitar, un ideal sobre el cual basar sus vidas.
La comprensión no es un asunto de la memoria. Es una intensidad constante, un descubrimiento permanente.
Por lo tanto, si sólo recuerdan aquello de que hablo, compararán y tratarán de modificar sus acciones o de ajustarlas a lo que recuerdan. Pero si realmente comprenden, esa comprensión misma genera acción, y entonces no tienen que actuar conforme a lo que recuerden. Por eso es muy importante no limitarse a recordar, sino escuchar y comprender instantáneamente.
Cuando ustedes recuerdan ciertas palabras, ciertas frases, o rememoran ciertos sentimientos que se despertaron aquí y comparan aquello que hacen con lo que recuerdan, existe siempre una lucha entre esa acción y lo recordado. Pero si de verdad comprenden, no copian. Cualquiera que posea cierta capacidad puede recordar palabras y aprobar exámenes; pero si comienzan a comprender todo lo implicado en aquello que ven, que oyen, que sienten, esa comprensión misma genera una acción que ustedes no tienen que dirigir, moldear ni controlar.
Si meramente recuerdan, estarán siempre comparando; la comparación engendra envidia y sobre esa envidia se basa toda nuestra sociedad adquisitiva. La comparación jamás dará origen a la comprensión. En la comprensión hay amor, mientras que la comparación es mera intelectualización, es un proceso mental que consiste en imitar, en seguir, proceso en el que siempre existe el peligro del conductor y el conducido.
¿Alcanzan a ver esto?
En este mundo, la estructura de la sociedad se basa en el que conduce y los que son conducidos, en el ejemplo y los que siguen el ejemplo, en el héroe y los adoradores del héroe. Si investigan este proceso de conducir y ser conducido, encontrarán que cuando siguen a otro no hay iniciativa. No hay libertad ni para ustedes ni para el que conduce; porque ustedes crean al que les conduce y entonces éste les controla. En tanto estén siguiendo un ejemplo de renunciamiento, de grandeza, de sabiduría, de amor, en tanto tengan un ideal que deba ser recordado y copiado, habrá inevitablemente una brecha, una división entre el ideal y la acción que desarrollan.
Un hombre que realmente ve la verdad de esto, no tiene ideales ni ejemplos, no sigue a nadie. Para él no hay ni gurú ni mahatma ni conductor heroico. Está comprendiendo constantemente lo que hay dentro de él mismo y lo que escucha de otros, ya sea de sus padres, de un maestro, de una persona como yo, que ocasionalmente entra en su vida.
Si ahora están escuchando y comprendiendo, entonces no siguen ni imitan; por lo tanto, no temen, y entonces hay amor.
Es esencial que todo lo vean muy claramente por sí mismos, de manera que no sean fascinados por héroes ni hipnotizados por ejemplos, por ideales. Los ejemplos, los héroes, los ideales tienen que ser recordados y se olvidan fácilmente; por eso necesitan tener un recordatorio constante en la forma de una pintura, un ídolo, un eslógan. Al seguir un ideal, un ejemplo, están meramente recordando, y en el recuerdo no hay comprensión.
Están comparando lo que son con lo que quieren ser, y esa comparación misma engendra autoridad, envidia y miedo; y en eso no hay amor.
Por favor, escuchen muy atentamente todo esto y compréndanlo de modo que no tengan que seguir a líderes ni tengan que imitar o copiar ejemplos e ideales, porque entonces serán individuos libres con dignidad humana. No pueden ser libres si están comparándose perpetuamente con el ideal, con lo que deberían ser.
Comprender lo que son realmente -por feos o hermosos o temerosos que sean- no es una cuestión de memoria, de recordar un ideal. Tienen que observarse, tienen que estar atentos a sí mismos, de instante en instante, en la relación humana. Estar conscientes de lo que son en realidad, es el proceso de la comprensión.
Si realmente comprenden de qué estoy hablando, si lo escuchan completamente, estarán libres de todas las cosas totalmente falsas que las pasadas generaciones han creado. No estarán agobiados por la imitación, por la mera repetición de un ideal, lo cual sólo mutila la mente engendrando temor y envidia. Puede que inconscientemente estén escuchando esto de manera muy intensa. Espero que así sea, porque entonces verán qué transformación extraordinaria adviene con el escuchar profundo y la libertad respecto de la limitación.
Interlocutor: La belleza, ¿es objetiva o subjetiva?
K.: Ves algo hermoso, el río desde el balcón; o ves a un niño en harapos que llora. Si no eres sensible, si no te das cuenta de todo lo que te rodea, entonces pasas de largo y ese acontecimiento tiene muy poco valor. Una mujer va caminando con una carga sobre la cabeza. Sus ropas están sucias, ella se ve hambrienta y cansada.
¿Ves el color de su sari, por manchado que pueda estar? Están estas influencias objetivas que te rodean; y si careces de sensibilidad, jamás las apreciarás, ¿verdad?
Ser sensible es estar atento no sólo a las cosas bellas sino también a las que llamamos feas. El río, los campos verdes, los árboles en la distancia, las nubes de un atardecer, a estas cosas las llamamos bellas. A los aldeanos sucios, medio muertos de hambre, a las personas que viven en la escualidez o a las que tienen muy poca capacidad de pensamiento, de sentimiento, a todo esto lo llamamos feo. Ahora bien, si lo observan, verán que lo que hace la mayoría de nosotros es aferrarse a lo bello y desechar lo feo. ¿Pero acaso no es importante ser sensibles tanto a la belleza como a lo que llamamos fealdad? La falta de esta sensibilidad es la causa de que dividamos la vida en lo feo y lo bello. Pero si somos abiertos, receptivos, sensibles tanto a lo feo como a lo bello, entonces veremos que ambos están llenos de significado, y esta percepción enriquece la vida.
Entonces, ¿es subjetiva u objetiva la belleza? Si uno fuera ciego, si fuera sordo y no pudiera escuchar ninguna música, ¿carecería de belleza? ¿O la belleza es algo interno? Puede que uno no vea con sus ojos, que no escuche con sus oídos, pero si experimenta este estado de hallarse realmente abierto, sensible a todo, si está profundamente consciente de todo lo que ocurre dentro, consciente de cada pensamiento, de cada sentimiento, ¿acaso no hay belleza también en eso? Pero ya lo ven, pensamos que la belleza es algo exterior a nosotros. Por eso compramos pinturas y las colgamos en la pared. Queremos poseer hermosos saris, trajes, turbantes; queremos rodeamos de cosas bellas, porque tememos que sin un recordatorio objetivo perderíamos algo internamente.
¿Pero es posible dividir la vida, todo el proceso de la existencia, en lo subjetivo y lo objetivo? ¿Acaso no es un proceso unitario? Sin lo externo no existe lo interno; sin lo interno no existe lo externo.
Interlocutor: ¿Por qué los fuertes reprimen a los débiles?
K.: ¿Reprimes tú al débil? Descubrámoslo. En una discusión o en cuestiones de fuerza física, ¿no apartas del camino a tu hermano menor, al que es más pequeño que tú? Es porque deseas afirmarte a ti mismo.
Quieres mostrar tu fuerza, mostrar que eres mejor o más poderoso, de modo que dominas y apartas al más pequeño, te das importancia. Lo mismo sucede con los adultos. Son más grandes que tú, conocen un poco más que tú porque han leído libros, tienen una posición, dinero, autoridad, de modo que te reprimen, te hacen a un lado; y tú aceptas que te hagan a un lado; entonces, reprimes a alguien que está debajo de ti. Cada cual quiere afirmarse a sí mismo, dominar, mostrar que tiene poder sobre otros. Casi ninguno de nosotros quiere ser como nada. Queremos ser alguien, y el mostrar poder sobre otros nos proporciona satisfacción, nos hace sentir que somos alguien.
Interlocutor: ¿Por eso el pez más grande se traga al pequeño ?
K.: En el mundo animal tal vez sea natural que el pez grande viva del pequeño. Es algo que no podemos cambiar. Pero el ser humano grande no necesita vivir del ser humano pequeño. Si sabemos cómo utilizar nuestra inteligencia, podemos dejar de vivir uno del otro, no sólo físicamente sino también en el sentido psicológico. Ver este problema y comprenderlo, lo cual implica tener inteligencia, es dejar de vivir del otro.
Pero casi todos queremos vivir de otros, de modo que nos aprovechamos de alguno que es más débil que nosotros. La libertad no implica estar libres para hacer lo que nos plazca. Sólo puede haber verdadera libertad cuando hay inteligencia; y la inteligencia adviene cuando comprendemos la relación, la relación entre tú y yo, la relación entre cada uno de nosotros y alguna otra persona.
Interlocutor: ¿Es verdad que los descubrimientos científicos hacen que nuestras vidas sean más fáciles de vivir?
K.: ¿No han hecho más fácil tu vida? Tienes electricidad, ¿no es así? Mueves un interruptor y tienes luz. En este lugar hay un teléfono, puedes hablar si lo deseas a un amigo en Bombay o en Nueva York. ¿No es fácil eso? 0 puedes tomar un avión e ir rápidamente a Delhi o a Londres. Estas cosas son el resultado de los descubrimientos científicos y han hecho más fácil la vida. La ciencia ha ayudado a curar enfermedades; pero también nos ha dado la bomba de hidrógeno, que puede matar a millares de seres humanos. Por lo tanto, como la ciencia está descubriendo constantemente más y más, si no empezamos a utilizar con inteligencia, con amor el conocimiento científico, vamos a destruirnos a nosotros mismos.
Interlocutor: ¿Qué es la muerte?
K.: ¿Qué es la muerte? ¡Qué pregunta para una niñita!
Has visto los cuerpos que llevan al río; has visto hojas muertas, árboles muertos; sabes que las frutas se marchitan y se pudren. Las aves que están tan llenas de vida en la mañana, parloteando, llamándose unas a otras, puede que estén muertas a la noche. La persona que está viva puede ser abatida por un desastre mañana. Vemos que ocurre todo esto. La muerte es común a todos nosotros, todos terminaremos de ese modo. Podemos vivir treinta, cincuenta u ochenta años, gozando, sufriendo, temiendo, y al final de ello ya no estamos más.
¿Qué es eso que llamamos el vivir y qué es lo que llamamos muerte? Es realmente un problema complejo y no sé si quieren investigarlo. Si pudiéramos descubrir, comprender qué es el vivir, quizá comprenderíamos qué es la muerte. Cuando perdemos a alguien a quien amamos, nos sentimos desconsolados, solos; en consecuencia, decimos que la muerte no tiene nada que ver con el vivir. Separamos la muerte de la vida.
¿Pero está la muerte separada de la vida? ¿No es el vivir un proceso de morir?
¿Qué significa el vivir, para la mayoría de nosotros? Significa el acumular, elegir, sufrir, reír. Y en el trasfondo, detrás de todo el placer y el dolor, está el miedo: el miedo de que llegue el fin, el miedo a lo que va a suceder mañana, el miedo de no tener nombre ni fama, de no tener propiedad ni posición social, de que termine todo lo que queremos que continúe. Pero la muerte es inevitable; entonces nos preguntamos:"¿Qué sucede después de la muerte?"
Y bien, ¿qué es lo que llega a su fin en la muerte? ¿La vida? ¿Es la vida meramente un proceso de inspirar y expeler el aire? Comer, odiar, amar, adquirir, poseer, comparar, envidiar... esto es lo que la mayoría de nosotros conoce de la vida. Para la mayoría, la vida es un sufrimiento, una batalla constante de dolor y placer, esperanza y frustración. ¿Y no puede eso terminar? ¿Acaso no deberíamos morir? En el otoño, con la llegada del tiempo frío, las hojas caen de los árboles y reaparecen en primavera. ¿No deberíamos, de igual modo, morir a todo lo de ayer, a todas nuestras acumulaciones y esperanzas, a todos los éxitos que hemos cosechado? ¿No deberíamos morir a todo eso y vivir de nuevo mañana, de manera que, como una hoja nueva, fuéramos puros, tiernos, sensibles? Para el hombre que dice: "Yo soy alguien y tengo que continuar", para él siempre hay muerte y ghat crematorio; y ese hombre no conoce el amor.
Extracto de: EL ARTE DE VIVIR - J. Krishnamurti

Libro La Voz Interior : Ésta es la primavera de la Nueva Era por Eileen Caddy (1-10 Mayo 2015)




Mayo Se me enseñó una montaña cuya cima parecía estar envuelta por una nube. Vi muchas almas subiendo hacia la cumbre por la ladera y pude ver que cuando llegaban a la altura de la nube, dudaban y se mostraban temerosas de atravesarla. Oí estas palabras : No temas. Atraviesa la nube del no saber hasta entrar en la gloriosa luz y mantente consciente de Mi y de Mi divina presencia, pues YO ESTOY en todas partes. No hay lugar en el que YO no esté.
Mayo, 1
Las grandes puertas giran alrededor de pequeñas bisagras. Los sucesos de gran alcance comienzan a partir de principios muy pequeños. Te digo que lo que se ha iniciado en Findhorn de una manera tan pequeña crecerá y se extenderá hasta ser un movimiento universal, de carácter mundial; una revelación se convertirá en una revolución. Mis caminos son muy extraños y de lo más maravilloso; no son tus caminos. Anda por Mis caminos con fe y confianza absolutas, y mira cómo se desarrollan Mis glorias y prodigios. La primavera de la Nueva Era está aquí, llena de brotes de armonía, belleza y abundancia perfectas, y nada puede impedir que llegue. Hay un tiempo y una estación para cada cosa y ahora es el tiempo y la estación del nacimiento de la Nueva Era. Por tanto, no te aferres al pasado, déjalo atrás y mira lo que guardo para ti en este día nuevo y glorioso. Mira cómo tienen lugar Mis maravillosas promesas y da eternas gracias por todo. Mantén siempre ante ti la visión del nuevo cielo y de la nueva tierra.
Mayo, 2
Sin amor en tu corazón no puedes recorrer este camino espiritual, pues el amor es la clave. El amor indica el camino. El amor es el camino. Hablar de amor es perder el tiempo. Vívelo y demuéstralo en tu vida. Olvídate completamente del yo llevando amor a tus semejantes. Cuanto más los ames, más Me amas a Mí. No basta con tolerarlos; lo que hace falta es amor de verdad. El amor nunca es posesivo. El amor libera a los amados. No puedes esperar ayudar a un alma si eres posesiva, porque todas las almas deben ser completamente libres para encontrarse a si mismas y para vivir sus propias vidas, dirigidas por Mí. Cuando actúas de manera posesiva con respecto a un alma, detienes su progreso espiritual, y eso es algo que jamás debes hacer, porque en ese caso estás cargando con una gravísima responsabilidad. La libertad del Espíritu es esencial para todos y cada uno de vosotros.




Mayo, 3
Cuando tu actitud es positiva, eres capaz de penetrar en la profundidad, más allá de lo que se ve de forma inmediata. Mira con mucha claridad cuáles son tus necesidades, y admite sin la menor duda que esas necesidades van a ser satisfechas de un modo maravilloso, y da gracias porque así está sucediendo. Nunca dejes de dar gracias. La ley de la gratitud hacia todo es una ley espiritual fundamental. ¿Puedes en verdad mostrarte agradecida por todo? ¿Puedes ver lo bueno en cada situación? Quiero que intentes poner esta ley en práctica cada vez más, especialmente cuando te enfrentes a una situación especialmente difícil. Afróntala de un modo ecuánime y directo; a continuación mira en su interior, por debajo, por encima de ella y a su alrededor; cuando hayas acabado, verás que tu actitud entera ante tal situación ha cambiado por completo. Lo que a primera vista parecía un desastre ahora ha pasado a ser una oportunidad, estarás decidida a tener éxito sacando lo mejor de ella.
Mayo, 4
Ten perfecta paz. No acumules tensión intentando entender lo que no es cosa de entender. Cuando quiera hacerte comprender algo, se hará sin esfuerzo porque pondré sobre ello la luz de la verdad. Se te revelará y tu no tendrás la menor duda respecto a su significado. Cuando te digo que la vida es sin esfuerzo, eso es exactamente lo que quiero decir. Hay demasiada tensión y esfuerzo en la vida. ¿Cómo esperar estar en paz cuando estás siempre esforzándote y en tensión? Que mi paz, que está más allá de toda comprensión, te llene y te rodee, pues cuando estás en paz por dentro, reflejas paz por fuera y las almas que encuentras necesitan esa paz. Que nada te perturbe ni te inquiete. Sencillamente has de saber que todo está en Mis manos y que todo está muy, muy bien. Así que eleva tu corazón con profundo amor, gratitud y alabanza y entra en paz en este día.
Mayo, 5
Mira la abundancia de la naturaleza, la belleza que te rodea y reconóceme en todas las cosas. ¿Cuántas veces al día mientras vas de aquí para allá miras las maravillas que te rodean y das gracias por ellas? Casi todo el tiempo vas con tanta prisa que te pierdes una buena parte y te quedas sin absorber toda la belleza y hermosura que podrían refrescarte y elevar tu alma. Es cuestión de abrir los ojos y estar muy despierta y sensible. Comienza ahora dándote cada vez más cuenta de las cosas que de verdad importan en la vida, las cosas que alegran el corazón, refrescan el Espíritu y elevan la conciencia. Cuanta más belleza absorbas, más belleza podrás reflejar. Cuanto más amor recibas, más amor tendrás que dar. El mundo necesita cada vez más amor, belleza, armonía y comprensión, y tu eres quien se lo ha de proporcionar. ¿Por qué no abres tu corazón ahora y lo haces?
Mayo, 6
N0 te quedes satisfecha contigo misma cuando tu vida esté agitada: busca Mi guía y dirección en el interior, y muéstrate dispuesta a aceptar ayuda procedente del exterior. Hay muchas ocasiones en las que he de utilizar Mis canales para ayudar a poner luz sobre una situación, especialmente cuando hay puntos ciegos o cuando estás tan cercana a la situación que tú misma no eres capaz de verla con claridad. En esas ocasiones disponte a aceptar ayuda del exterior, aunque eso no quiere decir que has de precipitarte a buscar a alguien cada vez que necesites que un problema se solucione. Es importante que aprendas a tenerte sobre tus propios pies y a pensar por ti misma, buscando en tu interior siempre que sea posible. No has de ser perezosa espiritualmente, confiando en alguna otra persona para solucionar algo que sabes que deberías estar afrontando tú sola. Estar en sosiego y dirigirse al interior para encontrar la respuesta requiere tiempo y paciencia, pero no puedes esperar crecer espiritualmente a menos que aprendas a poner eso en práctica.
Mayo, 7
Mantén ese centro interior tan quieto como un estanque para poder reflejar lo mejor sin distorsión alguna, y así será capaz de irradiarlo hacia el exterior. No permitas que nada te turbe ni te inquiete, quiero que sepas que todo está saliendo a la perfección, y que camines con ese conocimiento sin que nada del mundo te preocupe. Aprende a reírte de ti misma, especialmente cuando veas que te estás poniendo demasiado seria y te depriman los caminos del mundo. Cuando te sorprendas poniéndote demasiado seria, anda, relájate y comienza a disfrutar de la vida, y verás cómo la tensión y el esfuerzo desaparecen. Si te descubres cargada por llevar un peso demasiado grande sobre tus hombros, suelta ese peso, descansa y relájate. Verás como puedes hacer mucho más en ese estado de descanso y relajación que cuando estás forzada como una goma elástica totalmente estirada y a punto de romperse.
Mayo, 8
Esta vida espiritual pide almas que estén totalmente dedicadas, pues sin dedicación desfallecerían en el camino. Hay muchas influencias en la vida que pueden fácilmente desequilibrarte a menos que tengas un solo objetivo y estés completamente dedicada. Llevar una vida plena y gloriosa significa hacerlo en todo momento; no puede ser una vida a tiempo parcial. Has de estar vigilante día y noche, continuamente alerta, y lista para actuar al instante sin pensamiento ni preocupación alguna por el ego. Algunas veces tendrás que seguir adelante con completa fe y confianza, sin siquiera conocer la razón que te mueve a actuar así. Habrás de actuar según la intuición y la inspiración, y cuando lo hagas quizá no descubras razón alguna para ello. Pero si sabes que algo está bien, adelante con ello, pues has de saber que tras de ti irán acompañándote todas las fuerzas de la luz, porque YO ESTOY contigo.
Mayo, 9
Fluye con la corriente, no contra ella. Cuando sientas que es necesario cambiar, estate dispuesta a cambiar y hazlo sin intentar resistirte. Muéstrate muy flexible. Mantente abierta, y nunca permitas que tu actitud sea “lo que fue bastante bueno para mis padres también lo es para mi”. No vendrá cambio alguno si esa es tu actitud, y han de venir cambios. Lo nuevo no puede encajar en el viejo molde porque lo nuevo ha desbordado lo viejo y necesita más espacio. Dale más espacio expandiéndote a la par. No tiene por qué ser un proceso doloroso si no ha y resistencia. Cuando una planta está en una maceta, hay que cambiarla para dejar que sus raíces crezcan. Cuando tu conciencia ya ha superado las viejas concepciones necesita que se le deje espacio para expandirse en ámbitos nuevos. Ese proceso puede ocurrir de una forma muy natural; no es preciso que haya esfuerzo o tensión. Tan sólo abandónate, relájate y siéntete cambiar y expandirte de una forma tan natural como la respiración, saliendo de lo viejo y entrando en lo nuevo.
Mayo, 10
No dejes de dar gracias por cada lección que aprendas, por muy difícil que resulte. Date cuenta de solo lo mejor puede venir de ella, y de que cada dificultad no es sino un paso que te permite avanzar en el camino. Hay lecciones importantes que deben aprenderse, y cuanto antes lo hagas, mejor. No intentes eludirlas, o proseguir dando un rodeo; en lugar de eso, tenlas por lo que son, y afróntalas directamente y del modo justo. No seas como la aguja de un gramófono, enganchada en un surco, repitiendo las mismas faltas una y otra vez. Si quieres cambiar, puedes hacerlo. Si quieres ser diferente y llevar una vida victoriosa, solamente has de decidir que vas a hacerlo y podrás. ¿Por qué no empezar ahora viendo lo mejor en la vida, y disfrutando de ella tal como lo merece?

http://universo-espiritual.ning.com/

Pensamientos Semanales del 1-7 Mayo de 2015 (Omraam Mikhaël Aïvanhov)




http://universo-espiritual.ning.com/
Pensamiento del viernes 1 de mayo de 2015.
"En el plano físico, los seres están individualizados, separados, y lo que vive cada uno, no afecta directamente a los demás. Vuestro sufrimiento o vuestro gozo no es, aparentemente, su sufrimiento o su gozo. Si tomáis un alimento indigesto, estropeáis vuestro estómago, no el suyo. Pero en lo alto, en los planos sutiles, ya no hay ninguna frontera entre los seres, y todos vuestros estados producen efectos sobre ellos. Sí, porque arriba sólo existe un ser único, el Hombre cósmico que es la síntesis de todos los seres.
Nosotros vivimos en el Hombre cósmico, nosotros mismos somos este Hombre cósmico, y ninguna criatura existe fuera de él como entidad separada. De ello se deriva esta ley moral: todo el bien y el mal que hacemos a los demás, nos lo hacemos a nosotros mismos. ¿Os parece que eso no tiene sentido?... Al contrario, tiene mucho sentido, porque en el Hombre cósmico somos uno."
Pensamiento del Sábado 2 de mayo de 2015.
"Nuestro cuerpo físico está hecho de materia, y como la materia está sometida al tiempo, se desgasta, se erosiona, se disgrega. A eso se le llama envejecer, y las arrugas, el pelo blanco, los dolores reumáticos, etc., son los signos evidentes de este envejecimiento. Evidentemente, esta constatación no es agradable. Pero nosotros no somos solamente un cuerpo físico, y aunque su desgaste se encuentra en el orden natural de las cosas, interiormente nada nos obliga a envejecer con él. No hay pues de qué inquietarse verdaderamente.
Las personas que se apenan tanto por los signos de la edad, que cada día pueden constatar ante el espejo, ya son en general viejas interiormente. En lugar de preocuparse de mantener aquello que en ellas es cálido y vivo – su corazón – se identifican con su cuerpo, se identifican con la materia. Pero es el corazón, y no el cuerpo, lo que hace que seamos jóvenes o viejos, y si nuestro corazón envejece, es porque nosotros se lo permitimos. Para no envejecer, hay que seguir amando a los seres y las cosas, conservar intacto nuestro interés y nuestra curiosidad por la vida que está ahí, a nuestro alrededor, siempre nueva, rica, abundante."
Pensamiento del domingo 3 de mayo de 2015.
"Labrad, sembrad, regad cada día vuestra tierra interior y no pidáis que los demás se den cuenta de vuestro trabajo. Si lo hacéis concienzudamente, todo el mundo se verá un día obligado a reconocerlo y apreciarlo, porque las leyes son verídicas.
Imaginad un jardinero que acaba de plantar una semilla extraordinaria, única... Está tan contento y orgulloso que quiere que todo el mundo lo sepa; cada vez que se presentan visitantes, desentierra la semilla para mostrársela diciendo: «¿Veis? Soy yo quién la ha sembrado. Miradla bien, dentro de algún tiempo producirá un árbol excepcional con unos frutos deliciosos que podréis comer...» Evidentemente, esto será el fin de la pobre semilla. ¿Os reís? Pero precisamente esto es lo que tienen tendencia a hacer muchos espiritualistas: desentierran lo que apenas acaban de sembrar para que los demás sepan que árbol tan magnífico están cultivando. Y ésta es la mejor manera de matarlo. No hay que sacar la semilla de la tierra, hay que esperar a que el árbol aparezca por sí mismo ante las miradas de todos y empiece a dar frutos."
Pensamiento del lunes 4 de mayo de 2015.
"¿Por qué la espiritualidad es una ciencia? Porque tiene como fundamento las leyes que rigen la vida psíquica. Los científicos deben reconocer también su legitimidad: puesto que la vida espiritual se basa en unas leyes, existe necesariamente una ciencia de la vida espiritual. Les invito pues a ampliar su campo de investigación: poco a poco descubrirán que sus propios descubrimientos hacen hincapié en la veracidad de la enseñanza de los Iniciados. Mientras opongan el mundo físico al mundo espiritual, mientras los separen, cualesquiera que sean los progresos de las ciencias, estos progresos dejarán insatisfechos a los humanos porque permanecen exteriores a ellos. Por supuesto, les procuran los medios para actuar sobre la materia, pero podemos tener todos los medios para actuar sobre la materia y sentirnos en el vacío: los descubrimientos científicos y técnicos son incapaces de alimentar al alma.
El trabajo espiritual es ciertamente una empresa de envergadura cuyos resultados aparecen lentamente. Pero el que se lanza a este trabajo se conecta cada día con el mundo divino de los principios, descubre un sentido, y este sentido le da la plenitud."
Pensamiento del martes 5 de mayo de 2015.
"Uno de los fundamentos del cristianismo es el de que hace dos mil años, Dios manifestó su amor por la humanidad enviando a la tierra a su «único hijo». Durante un periodo, esta creencia pudo ayudar quizá a algunos a evolucionar, pero ahora hay que abandonar semejante disparate. Porque no denota una buena comprensión del amor de Dios, que es inmenso, inagotable, infinito. Dios tiene muchos hijos e hijas, los tiene y aún tendrá muchos más. Desde hace miles de años, envía a la tierra a seres excepcionales para instruir a sus hermanos y hermanas, y enviará aún a otros. No necesita para nada a aquellos que le prohíban tener otros hijos que no sean Jesús, o que cuenten que antes de la venida de Jesús los humanos estaban privados de la verdadera luz. ¡Cómo si la salvación de los humanos tuviera que depender de la época en la que hayan vivido: antes o después de Jesús!
Por mucho que la Iglesia se obstine en fijar un principio y un final a la revelación divina, al Señor, a Él no le impresionan lo más mínimo estos decretos. Sigue sin tenerlos en cuenta, Él está mucho más allá y no dejará de enviar seres que aporten cada vez nuevas luces al mundo."
Pensamiento del miércoles 6 de mayo de 2015.
"La tendencia natural de los humanos es imponerse, exigir, obligar a los demás sin preguntarse si estas exigencias están justificadas. Y lo que es extraordinario, es que eso les parece fácil de realizar. Declaran: «Yo soy el que decido! ¡Yo soy el que manda!» No prevén que van a encontrar toda clase de oposiciones – ¡lo que es, sin embargo, previsible! – y que se enzarzan así en una lucha de la que saldrán agotados e incluso enfermos.
Que aquellos que tengan esta tendencia de querer imponerse siempre, se analicen. Por supuesto, muchos dirán que su profesión les obliga a asumir pesadas responsabilidades, que su trabajo les agota porque las condiciones son deplorables, que los empleados, la gente de su entorno, no cesan de crearles dificultades... No, el trabajo no produce fatiga cuando se sabe cómo trabajar, cómo comportarse con aquellos con los que se trabaja; la fatiga proviene de que, demasiado a menudo, se confunde trabajar con imponerse."
Pensamiento del jueves 7 de mayo de 2015.
"Existen hombres y mujeres cuyo talento nos deja estupefactos: poseen un don. ¿Y qué es un don? Una entidad que ha venido a habitar en un ser para manifestarse a través de él.
Nuestros contemporáneos, que se dicen racionales, quizás no admitirán jamás esta idea de que los talentos, las capacidades, son entidades que habitan en los humanos. Pero entonces, ¿cómo explicar el hecho de que puedan perderlos? Precisamente, porque un don es un huésped que ha venido de otra parte: había aceptado instalarse en tal persona, pero como ésta le ha creado unas condiciones insoportables, acabó marchándose. Esto es lo que les sucedió a muchos que, en vez de velar por este tesoro que poseían, lo dilapidaron con una vida de desórdenes, de deshonestidades, de intrigas. Se imaginaban que su talento era algo que habían adquirido definitivamente. Pero no, desgraciadamente no. Así pues, si no queréis perder vuestros dones, si queréis amplificarlos o adquirir otros, debéis preparar para las entidades celestiales unas condiciones adecuadas: la paz, la armonía, la luz."
Omraam Mikhaël Aïvanhov

Gota de verdad


La idea común, impuesta por aquellos que iluminados o no, formaron caminos filosóficos religiosos o de otra índole, en parte por la necesidad del espíritu de alcanzar la felicidad.
No hay peor ciego que aquel que no quiera ver, esto significa que de algún modo la mente bloquea aquello que cree perjudicial para sus intereses, aunque la verdad es la vanidad que no permite engrandecer vuestra percepción y comprensión, haciéndoles girar en torno a la verdad relativa, cuya vibración os aceptas, lo que creéis saber o percibir.
El microcosmos, el cosmos y el macrocosmos esta formado por un conjunto de vibraciones (electricidad, magnetismo y vibraciones, en donde estando presente uno de estos, están en otros dos conceptos), es así que tomando el átomo como ejemplo y componente de todo lo físico por lo menos, veréis que esta formado, entre otras cosas por protones y electrones, que son cargas positivas y negativas, para no os confundirlos mucho, os diré que todo esta creado con carga positiva y negativa, cuando os dicen esto es positivo o negativo, significa que tiene mas de una que de otra, nunca pensáis que una cosa es solo positiva o negativa. Importante es decir que lo que es aquí es allá y mas allá hasta el infinito, solo cambia el estado de vibraciones, a mayor vibración mayor perfección.
Para cosas importantes de saber, es que no hay cosas, elemento o conceptos por separados, todos pertenecen a un todo, por lo que existe en un eterno presente, un único universo con infinitas vibraciones, todos nos trasladamos o viajamos a través de estas, todos sois vibraciones y sienten vibraciones.
Esto es para todos los de esta tercera dimensión es decir vosotros los humanos, los no humanos, extraterrestres, espirituales, los que se ven dioses, los jardineros del espacio, los jueces de la casa de los sabios etc. etc.
No es mi deseo ignorar los mensajes que enviáis a través de este medio (los leo todos), pero no quisiera entrar en polémica con quienes los envían, pues se perdería parte del valioso tiempo que os queda, solo os puedo afirmar con absoluta seguridad, que cualquier Ser, grupo, religión, seudo religión vigente o no vigente, que tenga y escriba con algo de amor, tiene algo de verdad, quisiera ser mas simple con mis mensajes y solo aclarar dudas a quien o quienes se interesen, también quisiera ser mas directo con los hermanos mayores que están en otros planos, que poniéndose la corona de guía muy cerca de los ojos, no lo deja ver lo que pretendo mostrar...
Que la paz y el amor este con todos vosotros para cuando llegue el gran cambio.
Paz y Amor. Su hermano amigo viajero…
Patricio Bustos.

LOS PÁJAROS DE LA MENTE


Los pensamientos no son la verdad, y en última instancia, ni siquiera son tuyos. Son sólo voces, sonidos, sugerencias, opiniones de la mente, yendo y viniendo todo el tiempo, como una bandada de pájaros cantando, y cada pájaro canta una melodía distinta; una opinión, una idea o una perspectiva diferente. Tú no eres esos pájaros; tú eres el inmenso espacio en donde ellos pueden cantar, la consciencia que los acoge, el silencio subyacente y el silencio entre cada uno de ellos.
No trates de silenciar a esos pájaros (porque eso los hace cantar aún más fuerte) o destruirlos (porque son sólo partes de ti mismo buscando algo de amor) más bien déjalos que canten, y vuelen, porque ese es tu poder, y tu libertad. El pájaro que canta "Yo soy un fracaso" puede cantar, y el pájaro que canta "Soy un desperdicio de espacio" puede cantar, y el pájaro que canta "Soy el pájaro más maravilloso" puede cantar, y todos sus demás amigos pueden cantar, y tú eres el majestuoso nido de la consciencia, un santuario de aves, jamás definido por el coro de opiniones, nunca en guerra con ellas; el gran YO SOY, indefinible.
- Jeff Foster

La No-dualidad de la Cruz





San Agustín escribió, "Como un novio, Cristo salió de su habitación... Se acercó al lecho nupcial de la cruz, y ahí, montándose en ella, consumó su matrimonio. Y cuando percibió los suspiros de la criatura, se rindió amorosamente al tormento en lugar de su novia, y se unió él por siempre (a ella)."
¿La crucifixión como una celebración de vida? ¿Como un matrimonio? ¿¡Qué diablos está pasando!?
Cuando despertamos de nuestros sueños de la niñez y dejamos de tomar en forma literal nuestras metáforas religiosas y espirituales, cuando dejamos de creer que el literal hijo de un literal dios literalmente murió en una cruz literal y después fue literalmente resucitado y literalmente ascendido a un cielo literal, la crucifixión revela su verdad más íntima y profunda: que cuando dejamos de resistirnos al dolor, cuando recordamos aquello que realmente somos como la inmensa, abierta, espaciosa capacidad para todo lo que hay en la vida, cuando recordamos nuestra verdadera identidad como la consciencia misma, entonces, nuestra humanidad, con toda su belleza y desorden y dolores, se ve que es inseparable de lo divino, inseparable de la gracia.
La cruz nos apunta a Eso que no puede ser crucificado, a aquello que somos antes de cualquier historia, a lo que fue Jesús, a la consciencia misma ("Dios"). En este lugar, la novia y el novio, el padre y el hijo, el tiempo y lo atemporal, la dualidad y la no-dualidad, el vacío y la forma, incluso la vida y la muerte son sólo opuestos mentales imaginarios que nadan en un amor y en un silencio y en una plenitud más allá de la comprensión.
La salvaje tortura de la cruz te succiona hasta su centro infinitamente en paz.
Y así, la crucifixión, entendida en su sentido más profundo, va más allá de la teología e incluso de la psicología y se convierte en esta gran invitación a despertar, a morir a todo aquello que es falso, y en el medio de toda esa devastación, a descubrir que eres la vida eterna. Puedes llamarlo la paz de Dios o consciencia o puedes ni siquiera ponerle un nombre, eso no importa porque sólo se trata de metáforas que intentan describir lo que ya eres, previo a toda palabra.
Todos vivimos nuestra propia crucifixión. Todos enfrentamos la ruina, el ridículo, la desesperación y la pérdida de nuestra propia imagen. Morimos como seres separados y renacemos como la consciencia misma y resucitamos con este cuerpo, en este momento, en este lugar, y el círculo de la vida se completa a sí mismo en y como este momento común y corriente.
Nadie puede escaparse de la pruebas que nos pone la vida. Nadie puede escapar del dolor de la humanidad, como enseñó el Buda. La única pregunta que queda es ¿Cómo nos estamos relacionando con esta existencia? ¿Podríamos "entregarnos amorosamente al tormento"? ¿Podríamos "unirnos eternamente" con nosotros mismos con una paz que rebase todo entendimiento? ¿Podríamos darnos cuenta de que la muerte no es algo a lo que debamos temer?
Ya sea que creas literalmente en la crucifixión o no, o que te llames a ti mismo Cristiano, Judío, no-dualista o ateo, no puedes negar el poder simbólico y mitológico que tiene el impacto de la crucifixión, y su importancia como enseñanza universal de profundo despertar en el medio del insoportable dolor, una enseñanza que trasciende la religión misma y le habla a todas las personas, independientemente de su edad o de su formación.
No me etiqueto como Cristiano, pero oculto a plena vista, en el corazón del mensaje Cristiano hay una enseñanza no-dual asombrosamente poderosa de amor incondicional, profunda aceptación y un perdón desgarrador - una enseñanza, por supuesto, que se encuentra en el corazón de todas las otras grandes tradiciones religiosas del mundo. La verdad no puede ser contenida - es como un río salvaje que se desborda por todos lados. Con razón hay tantas religiones en el mundo, tantos sistemas metafóricos, cada uno tratando de expresar la única e inefable verdad de la existencia: que el instrumento de tu tortura, aquello que alguna vez amenazó con destrozar tu espíritu, eventualmente se convierte en tu salvación y te despierta a la vida. Que cuando enfrentamos sin miedo la aparente oscuridad descubrimos que sólo hay luz no dividida. Que la libertad reside no en escapar hacia lo Absoluto sino en afirmar la vida tal y como es - consumando nuestro matrimonio con nuestra humanidad, incluyendo todas las pruebas y tribulaciones, y conociendo a Dios como el principio inquebrantable presente incluso en nuestro dolor; eso que nos sostiene cuando nosotros mismos no somos capaces de sostenernos.
- Jeff Foster

Reflexión de Osho sobre la Mente




Y no estoy diciendo que cuando tú naces de nuevo en la no-mente, no puedes usar tu mente. La mente tiene usos limitados. Úsala. Cuando trabajas en una tienda o en una fábrica, no estoy diciendo que no uses la mente. Digo que seas perfectamente una mente. Usa tu mente, pero no la lleves constantemente contigo, veinticuatro horas al día, todos los días. No sigas hurgando en ella. Úsala como usas una silla. Uno no anda acarreando con una silla para todas partes, dondequiera que vaya por si la pudieras usar.
La mente es un bello instrumento si sabes además ser no-mente también.
El libro de la Sabiduría de Osho

DEJANDO FLUIR....





"En esta maestría juego es la meta y su principal enemigo es el estrés. Cuando usted está bajo estrés que estar a perder su mente poco a poco, en un grado muy educado. Su mente comienza a vagar por su cuenta. Se ve en otros lugares en busca de refugio y esperanza . Se ve en su subconsciente y saca de ella cada recuerdo y cada fragmento de las intenciones y acciones dejaron incompleto en su vida. Usted comienza a vivir en el pasado. No actuar en el presente, sino de acuerdo con las superposiciones de su pasado. Cuando usted no puede sentir el presente y no se puede conectar con el futuro, la vida se vuelve muy difícil. Es exactamente ese día que usted está confundido, y se pierde el dominio sobre su mente. De repente te sientes que no puedes meditar, hacer sadhana, o cualquier otra cosa para despejar su mente. Se empieza a sentir mal y quiere derrotar a ti mismo, para que recoja todo hábito que hace que no se prepara para la confianza y el éxito ... ¿Entiende cómo funciona este patrón de estrés a encerrarte en la mente de intriga? Resulta las tres mentes en contra de usted ". ~
 Yogi Bhajan, La Mente

Kafka y la muñeca: la omnipresencia de la pérdida




Kafka y la muñeca: la omnipresencia de la pérdida
“Cuenta la historia, que Franz Kafka, se encontró con una niña en el parque al que se iba a caminar todos los días. Ella estaba llorando, había perdido a su muñeca y estaba desolada. Kafka se ofreció a ayudar a buscar a la muñeca y se dispuso a reunirse con ella al día siguiente en el mismo lugar. Incapaz de encontrar a la muñeca compuso una carta “escrita” por la muñeca y se la leyó cuando se reencontraron. “Por favor no me llores, he salido de viaje para ver el mundo. Te voy a escribir sobre mis aventuras “. Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se reunían, él le leía estas cartas cuidadosamente compuestas de aventuras imaginarias sobre la querida muñeca . La niña fue consolada. Cuando las reuniones llegaron a su fin, Kafka le regaló una muñeca. Ella obviamente se veía diferente de la muñeca original . Una carta adjunta explicó: ‘mis viajes me han cambiado … “ Muchos años más tarde, la chica ahora crecida, encontró una carta metida en una grieta desapercibida dentro de la muñeca . En resumen, decía: ‘. Cada cosa que amas, es muy probable que la pierdas, pero al final, el amor volverá de una forma diferente’ “
- Kafka y la muñeca: la omnipresencia de la pérdida, de May Benatar-

EL NACIMIENTO DE LA EMOCIÓN




La diferencia fundamental entre una reacción instintiva y una emoción está en que la primera es una reacción directa del cuerpo frente a una situación externa, mientras que la emoción es la respuesta del cuerpo a un pensamiento.
Además del movimiento del pensamiento, y no tan separada de él, está otra dimensión del ego:la emoción. Claro está que no todo pensamiento ni toda emoción le pertenecen al ego. Se convierten en ego solamente cuando nos identificamos con ellos al punto de permitir que nos suplanten por completo; es decir cuando se convierten en el "Yo".
El organismo físico, nuestro cuerpo, tiene su propia inteligencia, y lo mismo sucede con todas las demás formas de vida. Esa inteligencia reacciona a lo que dice la mente, a nuestros pensamientos. Claro está que la inteligencia del cuerpo es una parte inseparable de la inteligencia universal, una de sus incontables manifestaciones. Proporciona cohesión temporal a los átomos y las moléculas que componen el organismo. Es el principio organizador de todo el funcionamiento de los órganos del cuerpo, de la conversión del oxígeno y los alimentos en energía, de los latidos del corazón y la circulación de la sangre, del funcionamiento del sistema inmune encargado de proteger al cuerpo de los invasores, de la traducción de la información sensorial en impulsos nerviosos que llegan hasta el cerebro donde son descodificados y ensamblados nuevamente para crear un panorama coherente de la realidad externa. Esta inteligencia coordina perfectamente todas esas funciones, además de otras miles que ocurren simultáneamente. No somos nosotros quienes manejamos nuestro cuerpo. Lo hace la inteligencia, la cual está también a cargo de las reacciones de nuestro organismo frente a su entorno.
Eso es así para todas las formas de vida. Es la misma inteligencia que dio su forma física a la planta y que se manifiesta en la flor que abre sus pétalos para recibir los rayos del sol de la mañana y luego los cierra durante la noche. Es la misma inteligencia que se manifiesta como Gaia, ese ser viviente complejo que es nuestro planeta Tierra.
Esta inteligencia da lugar a reacciones instintivas cuando el organismo se ve amenazado o desafiado. En los animales produce reacciones semejantes a las emociones humanas: ira, temor, placer. Podría decirse que estas reacciones instintivas son emociones primordiales. En algunas situaciones, los seres humanos experimentan las reacciones instintivas de la misma manera que los animales. Ante el peligro, cuando está amenazada la supervivencia del organismo, los latidos del corazón se aceleran, los músculos se contraen y la respiración se hace más rápida, en preparación para luchar o huir. Es el miedo primordial. Cuando el cuerpo se siente acorralado, se produce una intensificación súbita de la energía que le da una fuerza que antes no tenía. Es la ira primordial. Aunque estas reacciones instintivas parecen semejantes a las emociones, no lo son en el sentido verdadero de la palabra. La diferencia fundamental entre una reacción instintiva y una emoción está en que la primera es una reacción directa del cuerpo frente a una situación externa, mientras que la emoción es la respuesta del cuerpo a un pensamiento.
Indirectamente, una emoción también puede ser una reacción a una situación o a un hecho real, pero vista a través del filtro de la interpretación mental, el filtro del pensamiento, es decir, a través de los conceptos mentales de bueno y malo, gusto y disgusto, yo y lo mío. Por ejemplo, es probable que no sintamos emoción alguna cuando nos enteramos de que le han robado el automóvil a alguien, mientras que si es nuestro automóvil, nos sentiremos muy alterados. Es sorprendente cuánta emoción puede generar un concepto mental tan nimio como es el de "mío".
Si bien el cuerpo es muy inteligente, no está en capacidad de distinguir entre una situación real y un pensamiento. Reacciona a todos los pensamiento como si fueran la realidad. No sabe que es apenas un pensamiento. Para el cuerpo, un pensamiento preocupante o amenazador significa, "Estoy en peligro", llevándolo a reaccionar de conformidad, aunque la persona esté descansando en su cama en la noche. El corazón se acelera, los músculos se contraen, la respiración se hace más rápida y se acumula la energía. Pero como el peligro es solamente una ficción de la mente, esa energía no tiene por dónde desfogar. Parte de ella retorna a la mente y genera más pensamientos angustiosos. El resto de la energía se vuelve tóxica e interfiere con el funcionamiento armonioso del cuerpo.
ECKHART TOLLE

COMO EL JUNCO






No seas duro contigo, ni demasiado blando. 
Sé como el junco,
que aun mecido por el viento 
sabe encontrar la flexibilidad justa
para seguir en pie.
Ángel Hache
http://escrito-en-el-viento.blogspot.com.es/

RINDETE A TU SER




Nadie dijo que fuera fácil…
Hay que tener valor y coraje en la vida, 
no solo para enfrentarse al mundo, 
sino también para enfrentarse a uno mismo.
La vida no parará de traerte experiencias duras y agotadoras
hasta que llegues al límite y te entregues totalmente.
Pues no podrás hallar la completa libertad,
hasta que te Rindas completamente de tu propia batalla interna.
La paz y la felicidad son la consecuencia
de esta entrega a la vida…
de traspasar las barreras de tus propios límites
y hallar el horizonte…
Hasta que no digas y sientas en lo más profundo de tu corazón
“Me rindo a mi Ser!”,
seguirás batallando y enfrentándote contigo mismo
y con toda la existencia.
Éste es el mayor de los éxitos...
el logro más grande de todas las batallas.
Y solo puedes alcanzar este estado,
cuando ya tienes bastante y te entregas a lo que es...
para fluir con tu propia experiencia
con una total aceptación y comprensión
de que todo lo que sucede en la vida
es únicamente para tu propia evolución.
Así que "Ríndete a tu Ser".
Camino al Despertar

ESCUCHEMOS, Y CAMINENOS EN PAZ…




Como bien sabemos, los seres humanos tenemos -al opuesto de los reinos inferiores- lo que llamamos el libre albedrío, es decir, la posibilidad de razonar y, desarrollar nuestra mente en consciencia. Una mente analítica gracias a la cual podemos o no, tomar en nuestras manos nuestra evolución personal y de ese modo paso a paso, crecer en consciencia hacia nuestro potencial Divino latente en nuestro interior. Los reinos menos avanzados, es decir: el mineral, vegetal y animal, son dirigidos por los impulsos de la Naturaleza que dictan literalmente la forma de proceder para su propia evolución y perfecto equilibrio.
Los seres humanos somos chispas de la llama Divina, pero aun sin consciencia, o poca, varia según nuestra evolución personal. Somos una Mónada, palabra que viene de 'monos' que significa UNO, indivisible y Divino conjunto. Somos parte de la llama Divina y estamos todos unidos en planos más sutiles, pero encarnados de forma individual en cuerpos hechos de materia física vehículos que nos sirven para mayores posibilidades de experiencias e interacciones posibles entre todos nosotros.
Partiendo de esa base conocida, y viendo que existe una Naturaleza Superior capaz de regir 3 Reinos a la vez, mineral, vegetal y animal, fácilmente podemos llegar a aceptar que esa Fuerza es también parte de nuestro Reino Humano, y que se ocupa de varios temas nuestros. Por ejemplo y entre otras cosas, mantiene todas las funciones fisiológicas de nuestro cuerpo en perfectas condiciones de salud y energías y sin que tengamos ni que pensarlo. Por lo tanto, podemos llegar también a aceptar que las 'Intuiciones' que recibimos a diario, provienen también de esa misma chispa Divina que todos tenemos dentro.
Todo esto nos puede llevar a recordar la gran importancia de confiar en nosotros mismos. Confiar en lo que ya hemos alcanzado comprender de forma racional y crecido en consciencia gracias al estudio y a la experiencia de la acción, si…, pero también confiar en nuestras Intuiciones y corazonadas como se les llama; porque si tal y como lo creo dichas Intuiciones -aunque a veces nos parezcan extrañas- provienen de aquella Fuerza Divina que nos mantiene en pie, y hace que todo lo que conocemos funcione, no nos estará induciendo al error… sino más bien, guiándonos hacia nuestro verdadero destino.
Jean Marc Boyer.

El Sol y el Surya-Yoga


La meditación a la salida del Sol, el Surya -Yoga, se practica durante la primavera y el verano. Fue instituida por el Maestro Peter Deunov en Bulgaria y ha permanecido como uno de los ejercicios más importantes de la Enseñanza de la Fraternidad Blanca Universal.
El Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov, en sus conferencias, no cesó de profundizar y descubrir el sentido y la riqueza de esta práctica, donde el Sol tiene, como símbolo, un lugar central.
El Maestro Omraam dice:
“Me gustaría hablaros ahora de un yoga que supera a todos los demás: es el yoga del Sol. Ya era conocido en el pasado: los griegos y los egipcios lo practicaban, como también los persas, los aztecas, los mayas, los tibetanos… Ahora ha sido abandonado, sobre todo en Occidente. Como en sánscrito Sol se dice “Surya”, le damos a este yoga el nombre de “Surya-yoga”, el cual es mi yoga preferido porque reúne y resume por sí solo todos los demás yogas. Sí, ¿por qué no juntar todos los yogas en un solo?…”
“Los humanos aún no se han dado cuenta de la importancia del Sol. Naturalmente, la ciencia se ocupa de él, pero lo hace para utilizado, para embotellarlo, para venderlo, porque sólo le interesa el aspecto técnico, industrial y comercial de las cosas. ¡Están tan lejos del aspecto espiritual!… Incluso las religiones están lejos, especialmente los religiosos. Ahora bien, precisamente este aspecto espiritual es el que hay que comprender: lo que representa el Sol con sus rayos, cómo puede desarrollarse espiritualmente el hombre mediante el conocimiento del Sol, mediante la práctica del Sol, aprendiendo a mirarlo, a contemplarlo, a entrar en él, a identificarse con él”.
Todos los textos que vienen a continuación son asimismo palabras del Maestro Omraam.
Prepararse
Para venir a la salida del Sol, tenéis que estar preparados desde la víspera: no comer demasiado, no acostaros demasiado tarde, no hacer nada que pueda preocuparos o atormentaros el día siguiente, sino arreglarlo todo de manera que estéis libres por la mañana, con el pensamiento limpio y el corazón en paz, sin tener nada pendiente que arreglar o reparar. Si no es así, a la mañana siguiente no habrá nada en el depósito, y os adormeceréis en lugar de hacer este trabajo que es el más útil para vosotros mismos, para la sociedad y para el universo entero; porque nosotros somos una parte del cosmos y no podemos imaginar que nuestra existencia está separada de él. Así pues, si respetáis ciertas reglas, y si venís por la mañana con el pensamiento concentrado sólo en este trabajo, sabiendo que vuestro porvenir, vuestra felicidad, vuestra salud, vuestro equilibrio dependen de él, recibiréis esta riqueza que mana continuamente de la fuente divina, el Sol.
Sobre la meditación a la salida del Sol
En la paz y la luz de la mañana, empezáis a meditar, pero suavemente, sin concentraros enseguida intensamente en el Sol. Echad primero una ojeada en vuestro fuero interno para ver en qué estado se encuentran los habitantes, y si hay ruido, bullicio, tratad de apaciguarlo y de equilibrarlo todo, porque sólo después de haber instalado la armonía y la paz en vosotros mismos podréis proyectaros hacia el Sol.
Pero no os concentréis siempre en los mismos temas, porque os arriesgáis a saturaros inmediatamente. Lo mismo ocurre con la alimentación, hay que variar, pero manteniéndose en los menús vegetarianos. Así pues, me veo obligado a daros varios métodos presentándoos nuevos aspectos del Sol, y cuando meditéis, en la Roca o en otra parte, encontraréis lo que os conviene en aquel día; al día siguiente, escogeréis otra cosa…
Para que podáis serviros mejor de todo lo que os he explicado, tenéis que anotarlo, tener una pequeña lista, como los cocineros para los menús, y anotar los métodos, las fórmulas, todo lo que os voy a decir respecto al Sol. Cada día consultaréis vuestra pequeña lista: «Veamos, esto no me dice nada hoy… Aquello tampoco… ¡Ah! ¡Esto es muy sabroso! ¡Esto es lo que me hace falta!» Y entonces la meditación será un éxito… Pero, cuidado, no es seguro que el mismo método sea el adecuado para el siguiente día; entonces, al día siguiente, cambiad de menú, escoged un nuevo tema de meditación.
Algunos temas de meditación
El sol de la renovación
Cada año en la primavera todo se renueva. ¡Por todas partes, a nuestro alrededor, cuántas transformaciones! Es una nueva ola que fluye en el cielo y en toda la tierra. Sí, pero no es suficiente con observar que los ríos fluyen, que los pájaros cantan, que miles de plantas salen de la tierra y florecen, o que los árboles se cubren de hojas. Para nosotros también hay todo un trabajo a hacer, un trabajo de renovación.
Cada mañana, cuando vais a la salida del Sol, sólo debéis tener en la cabeza esta renovación. Dejad de lado todos los demás temas, todo lo que ya está viejo y caduco, para finalmente recibir la nueva vida y entrar en comunicación con esa gran corriente que viene del corazón del Universo. Los rayos de la primavera os envían todo aquello que necesitáis como energías y estimulantes para el resto del año. No los dejéis pasar sin tomar algo de ellos. Abríos a ellos para dejaros atravesar por esas fuerzas de luz, de alegría, de resurrección.
Captar los elementos sutiles contenidos en el Sol
El Sol es el origen y el padre de todas las cosas, es la Causa primera; la tierra y los demás planetas salieron de él, es él quien los ha engendrado. Por eso la Tierra contiene los mismos elementos que el sol, pero en estado sólido, condensado. Los minerales, los metales, las piedras preciosas, los gases, los cuerpos sutiles o densos que se encuentran en el suelo, en el agua, en el aire y en el plano etérico, salieron del Sol. También los productos farmacéuticos se fabrican a partir de sustancias minerales o vegetales que proceden del Sol. Así pues, concentrándose en el Sol, el discípulo puede apropiarse de los elementos necesarios para su equilibrio y su salud captándolos en su pureza original.
En realidad, es muy sencillo, ni tan siquiera es necesario conocer qué elementos restablecerán vuestra salud, esto no tiene ninguna importancia. Elevaos mediante el pensamiento hasta las regiones más sutiles, más delicadas del espacio, y exponeos allí a todas esas corrientes. Entonces, vuestra alma y vuestro espíritu, que son químicos muy competentes y que conocen exactamente la naturaleza de todas las sustancias etéricas, captan lo que es necesario y dejan lo demás de lado.
Esperad con amor, sumisión, alegría, confianza, y poco después, cuando volváis, sentiréis que algo se ha restablecido, tranquilizado, reforzado. He ahí cómo hay que obrar.
Y poco importa si, de momento, no conocéis la naturaleza de estos elementos. Sabed solamente que se encuentran en el prana. El prana es una fuerza viviente, la vitalidad que procede del Sol, que se respira con el aire y que se absorbe a través de todas las células. Si queréis, se puede comparar el prana con el agua que fluye desde las altas montañas, un río que encierra muchos elementos nutritivos para los peces, pero también para los animales y los hombres que viven en las orillas. El prana es un río que procede del Sol y llega hasta nosotros, y del cual podemos extraer, mediante la respiración y la meditación, todos los elementos que necesitamos.
Contemplando el Sol
Exponerse al Sol espiritual para hacer crecer los gérmenes escondidos en nuestra alma
Si las semillas que Dios ha depositado en nuestra alma, nuestro espíritu, nuestro corazón, nuestro intelecto y nuestro cuerpo físico no crecen, no dan frutos, se debe a que nos hemos olvidado de acercarnos al Sol. Únicamente el calor del Sol y su luz pueden despertar lo que el Señor ha depositado en nosotros: las cualidades, las virtudes, los dones, los poderes mágicos, todos los esplendores. El día en que el hombre comprenda esto, empezará a acercarse al Sol espiritual, y todas las semillas depositadas en él podrán crecer, dilatarse y dar frutos.
Exponeos a los rayos del Sol y dejadle hacer su trabajo. Sentiréis crecer en vosotros pequeños brotes, pequeños retoños… Naturalmente hay que regarlos enseguida, porque si no se los riega, pueden secarse. El Sol envía su luz y su calor, pero no puede regar las plantas; así pues, precisa una colaboradora, el agua, y esta colaboradora está en nosotros. El Sol hace una parte del trabajo, y a nosotros nos corresponde la otra; las plantas que el Sol ha calentado, debemos regarlas con nuestro amor, nuestra fe, nuestra confianza. ¡Hay que echarle una mano! Si dejáis que el Sol os caliente sin participar en su trabajo, no se producirán grandes resultados y lo que habrá hecho crecer, morirá desecado.
Pero, ¿cómo participar en este trabajo? Cuando estáis bajo los rayos del Sol, debéis ser activos como él, es decir, meditar, contemplar, orar, dar gracias al Señor, o bien pronunciar algunas palabras adecuadas. De esta manera regáis estos brotes con vuestro corazón, con vuestro amor, y todo va por buen camino.
Amar como el Sol
Debéis tomar el Sol por modelo diciéndoos: «Nos ilumina, nos calienta, da la vida a todas las criaturas sin discriminación, ¿a qué se debe?» ¿Acaso el Sol es ciego, no ve los crímenes, no es más que un mecanismo sin inteligencia ni discernimiento al que poco importan la bondad o la maldad, la honestidad o la deshonestidad? No, el Sol ve las faltas y los crímenes de los humanos mucho mejor que cualquiera, pero para él no son otra cosa que hechos insignificantes en relación a la inmensidad de su luz y de su calor. Todo lo que nos parece monstruoso y terrible, para él no son más que pequeños errores, pequeñas destrucciones, pequeñas manchas… Él lo quita, lo repara, lo lava, y continúa iluminando a la humanidad hasta que alcance la perfección con una paciencia ilimitada.
El Sol tiene sus ideas sobre el género humano, sabe muy bien que la humanidad aún es un fruto verde, áspero, duro y ácido, ve la eternidad y la inmortalidad del alma humana. Entonces él, que tan bien sabe hacer que maduren los frutos de los árboles, que los colma poco a poco de azúcar y de perfume hasta lograr que sean deliciosos, quiere también hacer que la humanidad madure. Pero como ha comprendido que se necesita más tiempo para los humanos que para los árboles y los frutos, ha decidido tener paciencia… El Sol no abandona a los hombres porque sabe que si les abandona, su evolución se detendrá, no habrá frutos maduros, no habrá santos, profetas, divinidades sobre la Tierra. El que el Sol brille siempre demuestra que conoce el fin de su trabajo, la finalidad de la creación, y sigue ayudando a los humanos hasta su madurez.
El Sol es el único que no se cansa nunca. Los demás se fatigan, cierran la tienda y desaparecen de la circulación: ¡enterrados! Pero el Sol siempre está ahí, triunfante, radiante. Dice: «Venid, bebed, tomad… ¿Habéis hecho tonterías? No os lo tendré en cuenta. Los humanos son egoístas, negativos, vengativos, y si os cogen no respondo de vosotros. Pero yo no os haré ningún daño, venid, exponeos a mis rayos… ¡aún os daré más! » Tomando el Sol como ideal, como modelo, estáis obligados a mejorar. Junto a él, encontráis la fuerza suficiente para olvidar todas las dificultades, todas las decepciones que suponen el contacto con la humanidad. Pensando como el Sol os convertís en una divinidad, porque no perdéis nunca ni vuestro amor ni vuestra paciencia. Todos los demás capitulan y al cabo de cierto tiempo os dicen: «¡Idos! ¡Ya no os quiero ver! He hecho todo lo que podía por vosotros, y ahora estoy cansado.» Pero el Sol no se fatiga jamás… Ahora podéis comprender por qué os llevo hacia el Sol: porque él es el único que os puede inspirar sentimientos nobles y divinos…
Contemplando la Salida del Sol
Ejercicio para las mañanas en que las nubes tapan el Sol
Puede ocurrir que alguna mañana el Sol esté tapado por las nubes, en cuyo caso hay que saber qué hacer. Ya que las condiciones no son favorables, tenéis que desplazar vuestra actividad: en lugar de mantenerla en el cerebro, en la conciencia, la desplazáis hacia la subconsciencia, hacia el plexo solar. Os dejáis llevar en ese océano cósmico de amor y de felicidad, os abandonáis confiadamente y decís: «Señor Dios, yo me dejo llevar en ese océano de luz, yo confío en Ti.» Y manteniendo en el intelecto sólo una ligera vigilancia para que nada malo pueda introducirse en él, os abandonáis, nadáis en un océano de alegría, estáis en la beatitud. Ved, pues, lo que podéis hacer en semejantes días: no adormecerse, naturalmente, sino dejarse mecer vigilando de cuando en cuando lo que pasa dentro de sí.
Beber el Sol
Estáis esperando la salida del Sol, la aparición del primer rayo… Os mantenéis vigilantes, atentos, y cuando aparece ese primer rayo, lo aspiráis; de esa forma empezáis a beber el Sol. En lugar de mirarlo y respirarlo solamente, lo bebéis, lo coméis, e imagináis que esta luz viva se propaga por todas las células de vuestros órganos, y que las refuerza, las vivifica, las purifica.
Ese ejercicio os ayuda a concentraros y los resultados son fantásticos: todo vuestro ser se estremece y acabáis por sentir que verdaderamente bebéis luz. Así pues, bebed el Sol, ello os ayudará a manteneros vigilantes, con la conciencia despierta: la necesidad de continuar bebiendo os mantendrá despiertos.
La Tierra de los Vivos
Aprended a utilizar los aparatos que Dios os ha dado para entrar en comunicación con el Sol y sus habitantes, para armonizaros con ellos, para entrar en su aura, su felicidad, su luz, su paz. Si pudierais sólo captar algunas ondas, podríais escuchar a todas estas entidades celestes hablaros de vuestro futuro, de las riquezas que poseéis, de la vida que tendréis cuando vuestra conciencia se despierte. Sí, el Sol os habla, os canta, ¿cómo es posible que no podáis escuchar nada?…
Sabed que más allá de esa bola de fuego incandescente, existe un mundo habitado por las criaturas más evolucionadas que dirigen los planetas. Son las vibraciones de estas criaturas las que se transforman en el espacio en calor y en luz.
El Sol, es la Tierra de los Vivos que mencionan los Salmos: “Caminaré ante el Eterno en la Tierra de los Vivos.” Sí, esta Tierra de los Vivos es el Sol. La luz que recorre el espacio, que nos ilumina y nos vivifica, no viene del Sol en sí mismo, sino de sus habitantes. El Sol es una tierra fértil y cultivada donde se expande toda una civilización que es obra de esas entidades sublimes. Ellas nos hablan, nos observan, nos sonríen a veces, pero nosotros, durante este tiempo, ¿dónde estamos?

EL MARAVILLOSO PLEXO SOLAR


¿Qué es lo más importante para la vida de un árbol? Sus raíces. El tronco, las ramas, las flores, los frutos, son solamente las formas, los colores, los sabores y los perfumes a través de los que se manifiestan las raíces. Las raíces son negras, feas, deformes, pero lo que producen es magnífico. Si no hubiera raíces, no habría tronco, ni ramas, ni flores, ni frutos. Todos los que se maravillan ante un árbol, nunca piensan en sus raíces, lo muy inteligentes y capaces que deben ser para poder formar semejante esplendor. Las raíces permanecen en la sombra, jamás se habla de ellas, pero si se las estropea, se acabó el árbol. Mientras que si las raíces están en buen estado, aunque las ramas estén muertas, el árbol puede renacer. He aquí una cuestión sobre la que vale la pena reflexionar. Se puede decir que en nosotros las raíces están representadas por el plexo solar. Todos lo que somos capaces de producir y manifestar proviene de estas raíces: El plexo solar.
Lo que más perturba el plexo solar y, como consecuencia, a los órganos internos: el hígado, los riñones, el estómago, etc., son el miedo, la cólera, los temores, la duda, el amor desordenado, los pensamientos y sentimientos caóticos; y puesto que el plexo solar es un depósito de fuerzas, la consecuencia de este desorden es una desmagnetización total.
Pero aunque el plexo solar se puede vaciar, también se puede llenar, y esto es lo que debe aprender el discípulo: cómo llenar su plexo solar. Os daré algunos métodos:
1. Cada árbol es un depósito de fuerzas salidas del sol y de la tierra, y podemos extraer estas fuerzas. Escoged un gran árbol: un cedro, un roble, un haya o un abeto... os arrimáis a él colocando vuestra mano izquierda a vuestra espalda, con la palma apoyada en el tronco del árbol, y al mismo tiempo colocáis la palma de vuestra mano derecha sobre el plexo solar. Os concentráis en el árbol pidiéndole que os dé una parte de su fuerza; entonces se produce una especie de transfusión de energías que recibís a través de vuestra mano izquierda y que cedéis mediante la mano derecha al plexo solar. Luego, dais las gracias al árbol.
2. También podéis reforzar vuestro plexo solar si miráis y escucháis fluir el agua de un manantial, de una cascada, de una fuente. En apariencia se trata de un método insignificante pero que da excelentes resultados. El agua que fluye afecta al plexo solar que se pone a trabajar expulsando los materiales nocivos. Un método extraordinario es estando en la playa o en un acantilado, observar como rompen las olas, la energía que fluye de este movimiento dirigirlo con la mente a vuestro plexo Solar.
3. Cuando meditéis sobre temas elevados y divinos, podéis colocar vuestra mano sobre el plexo solar a fin de llenarlo de fuerzas y de energías que podéis utilizar más tarde. Cuando os sentís llenos de alegría o de fuerza, no los desperdiciéis inútilmente en gestos, palabras, pensamientos y sentimientos; utilizad este método: colocad vuestra mano derecha sobre el plexo solar meditando, y llenadlo silenciosamente con esta fuerza, con esta alegría. Nuestro plexo solar es el banco en el que podemos guardar el dinero que necesitaremos más tarde. Podemos experimentarlo cada día.
Omraam Mikhael Aivanhov
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...