Mis Amigos Seguidores en Google

miércoles, 24 de agosto de 2016

La aceptación de cuanto sucede.


La aceptación de cuanto sucede.

Para saber aceptar cuanto sucede en la vida cotidiana, lo más indicado seria saber antes qué está sucediendo. 

Primero, podemos ver que todas las estructuras sociales con las que siempre hemos mantenido una interrelación, se están transformando, o, se están convirtiendo en otras cosas. Es obvio que para que se conviertan en otras cosas, antes tienen que hacer algo parecido a mirarse en un espejo. 
Cuando nos miramos a un espejo y no nos gusta algo que vemos, intentamos cambiarlo. De forma semejante está cambiando la sociedad actual. Verlo así, es tal vez una manera más relajada de mirar y además te evitas el conflicto interno generado cuando se mira lo no agradable. ¡Ese impacto! No es real que al mundo le esté yendo mal. Puede que ya tocase fondo el mundo y quiera otra cosa que tal vez no haya probado antes. ¿Lo has mirado así alguna vez de esas, cuando te alarmas porque todo va mal? Si tuvieras la sensación de que al mundo le va mal...

¿Has mirado primero si a quien le va mal es a ti? ¿Crees que si fueras muy feliz, ibas a estar viendo al mundo tan mal? ¿No te suena incompatible? Tu muy feliz, y el mundo todo lo contrario... ¿Nos sigues? Si revisas a fondo estas preguntas, puede que veas, por sentido común (el menos común de todos los sentidos como dicen por ahí), al menos por asomo, que si estuvieras muy feliz... ¿Cómo vas a ver tanto malo que dices ver fuera de ti? En todo caso, podrías ver que el mundo comienza a mirarse en el espejo. ¿Te has cuestionado esto? Si nada de esto que lees te resuena, míralo de nuevo, si tampoco te dice nada, te haces un favor abandonando esta lectura. Así, sin más. Ah, y gracias por haber llegado hasta aquí, por algo sería. Proseguimos. Por otra parte, añadida a lo de antes, la vida va a seguir la veas como la veas. ¿Qué podría hacer aquí la diferencia? Es muy sencillo de ver.

Cuando lo ves todo armónico, acorde a lo que quisieras ver, es cuando añades tu granito de arena, o tu enorme bola de fuego que el mundo necesita.

Eso por un lado. Por el otro, puedes ver qué cosas nuevas suceden a partir de aceptar cuanto sucede. Dicho de otra forma, cuando fluimos, que es en verdad cuando aceptamos lo que sucede, la vida que eres, comienza a tener una transformación, tan proporcionada y tan grande a todo lo que ves fuera de ti. Y otro punto seria, a tener en cuenta, que todas tus luchas han sido siempre motivadas por querer que cuanto suceda fuera ("bajo tus reglas, normas, caprichos"), cuadre con todo aquello que dices te gustaría que sucediera. ¿Quieres hacer la prueba? Para ello solo tienes que mirar cómo ha sido tu vida hasta aquí en este mapa. Si a partir de esto, quisieras estar de acuerdo en todo cuanto sucede pero no puedes, si hay causas que te retienen aún, como una especie de paredes que se interponen cada día..., tenemos una buena noticia por nuestra parte, por nuestra experiencia:

Cuando has puesto la intención sana, incondicional, honesta por tu parte de enfocarte en qué cosas son esos muros que se interponen, la vida te lo ira mostrando con lo único a dar por tu parte: la atención necesaria para descubrirlo. Nadie lo va a descubrir por ti. Desde aquí ya, si decides embarcarte a este nuevo carrusel mágico, la existencia te ira demostrando (a medida que elimines aquellos aspectos que se interponían), que puedes ir aceptando cada vez más cosas. Y mientras más cosas aceptes, más transformación verdadera y estable se dará en tu vida. Aquí estamos hablando siempre de todo aquello que te hace sufrir sin necesidad. No estamos diciendo que todo está bien en un sentido de que no podemos cambiar nada, o, que vamos a alimentar algún tipo de desánimo frente al mundo. Nada de eso. Estamos sopesando primero: que puedes tener aún basuras dando vueltas que te impiden ver más claro que la vida es mucho más sencilla de lo que la mente en muchas ocasiones se piensa.

Como decía Gandhi, si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiarte a ti mismo, y esta aceptación te da ese gran cambio. Y segundo, que cuando tengas claras aquellas cosas que solo te retenían, te ataban, te encarcelaban, y las apartes de tu existir, podrás entonces desde esa aceptación incondicional, saber qué apartados pueden estar necesitando un cambio. Un cambio que después decidirás o no involucrarte. Pero es fundamental primero cambiar uno mismo. Se ha dicho muchas veces que todo empieza en uno. ¿Pero se comprende con suficiente profundidad? Hay muchas personas que se decepcionan por relacionar la lentitud de este avance con los resultados. ¿No es mucho más incómoda la vida que hasta ahora llevas? Puede que estés solo a unos pasitos de hacer un gran avance en tu calidad de vida, y, ese avance te va a proporcionar más ánimos para seguir adelante. Es como una rueda que parece surgir de la nada y te hará estar más vivo, amar mucho más la vida, hasta descubrir, recordar que Quien Realmente Eres, siempre está basado en el AMOR.



LA VERDAD
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
 

Meditar o Sumergirte en la vida.


Meditar o Sumergirte en la vida.

Cuando nacemos en este plano de existencia, no hay ningún ruido mental, ningún pensamiento te perturba, ningún niño nace preocupado por pagar su hipoteca o la siguiente factura, ninguno está dándole vueltas a la cabeza por si llegará o no justito a final de mes. Los niños cuando nacen, están en meditación. A ellos, que vienen del Hogar, nadie les ha enseñado aun a tener problemas con preocupaciones. Por tanto, es la vida real teniendo una experiencia en la densidad. Han salido del mundo sutil para ingresar a un lugar donde podrán tener experiencias que en la luz no se pueden tener. Pero mientras les van llegando esas experiencias que les hará aprender acerca del Amor, acerca de Quienes Son... siguen meditando, siguen ausentes de pensamientos ruidosos al menos por un tiempo.

Vamos a abstraernos un poco: ellos saben que aprender cosas del amor, no tiene fin, por tanto siguen meditando, no pueden parar ese estado natural de ser hasta que comiencen a involucrarse de lleno en lo denso, en aquellas cosas que solo tienen sentido para poder pasar por experiencias complicadas y necesarias para evolucionar, o, dicho de otra forma, no saldrán del estado natural de Ser hasta que olviden Quienes son.

En este planeta existen muchas personas especializadas en poder hacerles olvidar, en ese sentido todo funciona perfectamente, no hay problemas para que olviden y así hacer lo que vinieron a hacer. Aquí parece que el tema que tratamos se acaba, pero es cuando empieza, porque si estás leyendo esto, es posible que sea debido a tus problemas para recordar ese estado. Sentimos que sentir como siente un niño que acaba de llegar, es el estado olvidado y que estamos en vías de recordar. Pero ojo, si no tiras todo asunto que te motive preocupaciones, la meditación o el estado natural de Ser, no será. Se hace necesario aquí aclarar que cualquier tema denso que se te repita a veces en la cabeza, es un obstáculo. Por tanto, sino sanas eso antes, no hay avance al recuerdo. Ahora supongamos por un momento que ya no existen esos obstáculos y por tanto tu felicidad se estiró lo suficiente para retroalimentarse a sí misma constantemente.

En este estado, es muy posible que te vengan muy a menudo comprensiones, pequeños o grandes recuerdos que llegan de forma mágica y que solo recibes tú de forma única (no vienen por internet), son como descargas de la vida que tú no dejas de atraer en estados no mentales. En ese estado digamos que el servidor no está abierto continuamente, a veces cierran para ir a comer. Ir a comer: sonreírte. Otras veces abren media jornada: el resto del día les hace gracia verte pletórico/a y lo disfrutan tanto que se les "olvida" abrir. Aunque algo me empuja en este momento para decirte de todas formas que siempre están abiertos a no ser que seas tú el que cierre la media jornada. No olvides que todo cuanto llega a tu vida lo creas tú. En el caso de quien redacta esto (personaje Javier), sucedía que me tomaba libre un día entero y, aprendí algo en esta "equivocación". Aprendí a guardar mi energía, ya no doy esos saltos pletóricos o, mejor dicho, los doy para adentro.

Si has llegado al estado de que tu vida se convirtió en una meditación continua (sabemos de algunos que les asusta tanta felicidad), ya sé que no vas a seguir leyendo esto. Tal vez te vayas a leer otro tipo de prensa que aún está prohibida en este planeta.

Continuemos entonces para los que quieren aprender bien a meditar: MEDITAR ES NO PENSAR. Pero ojo, la forma en que organizamos las palabras siempre, no es un requisito para dejarte llevar al pie de la letra en todo lo que leas u oigas. Y este texto no está exento de esto. Queremos decir que de todo lo que aprendas en la vida, hazlo siempre desde tu propia intuición, o sea, si algo no te resuena por dentro, no lo hagas tuyo. Aclarado esto, repito: MEDITAR ES NO PENSAR. Y sigo: no pensar no significa que dejes de vivir, como algunos malinterpretan, es totalmente al revés. Queremos decir que la mente, cuando está apagada, es cuando tienes mayor recepción de lo que ocurre a tu alrededor. Si llevaras muy a menudo apagada la mente: ¿qué sucedería con las palabras que tengas que expresar? Verías o sentirías como si nacieran de otro lugar. Y es el habitual silencio interno el que se encarga de esto. ¿Y quién es ese silencio interno? TU. O aquel niño que acababa de aterrizar a este mundo.

Y la palabras nacidas en ese estado, fluyen más claras, utilizas menor número de palabras a la vez que emites más información, nacen de una seguridad mayor y sabes, sin preguntártelo, que dices justo lo adecuado a tu nivel vibratorio. Estarías ya sintiendo que van quedando atrás aquellos entretenimientos que te obstaculizaba la nueva forma de Ser. En un estado así te haces muy consciente de no juzgar nada. Continuará...

Viviendo así, sientes los beneficios de no juzgar nada. Entiendes, que desde tu anterior forma enferma de clasificar las cosas, solo estabas interfiriendo en todo lo que llegaba. Sabes que al interferir, no fluías, al no fluir te perdías del presente, te estancabas creando entretenimientos que antes o después te pasaban factura y, cuando leías la factura, ibas a buscar al culpable fuera de ti. Este nuevo estado es una forma muy activa y rápida de hacer emerger al Ser que sin esperar nada, siempre ha estado esperándote en muchos y diferentes cuerpos físicos. Siempre ha estado confiado de que un día te permitieras comprenderlo. Y un día, sin darte cuenta, te encuentras amándolo todo: AHORA ESTAS MEDITANDO. En medio de ese estado de amar, la palabra meditación se queda corta. Toda tu vida se ha convertido en una meditación porque sabes que no necesitas pensar para amar.

Que las palabras nacen de otro lugar, que ahora te escuchas cuando hablas, que sea lo que sea en lo que te enfoques, estás viendo más profundamente todo. Que sientes más todo en ese estado clarividente o claridad para ver los entre-hilos de la existencia. Tu corazón y tu mente se están haciendo UNO. Amas ese proceso. Tal vez, viendo tantas cosas nuevas, no te diste cuenta que todos los miedos se esfumaron y vas por la calle tan en paz y, al mismo tiempo viendo tantos disfraces, tanta información que llega a ti sin saber de dónde ni falta que hace, que por supuesto en esa aceptación abrazada no te queda otra que saber que todo viene del Ser que ahora vive. Te lo diré de otra forma: AHORA EXISTES. Así, no te queda otra opción que amar este nuevo estado de MEDITAR O SUMERGIRTE EN LA VIDA y que, nunca hubo una primera o segunda parte, que la vida es toda UNA, una emoción sin límites a lomos de verdaderas aventuras. Que ya no necesitas hacer esfuerzos por nada, que ya no deseas nada porque lo tienes todo.

En este estado, imagina las cosas que creas sin proposición previa porque vas consciente a todas partes. Por donde vas, tu energía lo impregna todo porque ya supiste sin preguntas que el amor es quien va pintando las paredes con su nombre. Y adviertes que antes eran más opacos los colores más luminosos que ahora ves de cualquier objeto. Es como si hubiera cambiado tu anterior visión analógica por una digital, y, tienes ahora la extraña sensación de haber desaparecido todas las manchas y te centrarás en estas cosas internas que muchos aún llevan por dentro (sin saberlo), porque ahora estas preparado para "ayudarlos" de verdad. Te has vuelto un todo terreno. Con un sentido del equilibrio tan exquisito como ya no buscado. Con unas ganas de vivir a todas horas que ya no tienes que inventarlas, ahora son reales, se metieron dentro y te amas. Y por amarte tanto, puedes ahora lanzar amor en todas direcciones.

Y veras a quienes quieran seguirte, y al mirarte, sienten en sí mismos una extraña mezcolanza de miedo y curiosidad. Y alguno, atrevido, algún día te lo contará, y tu amor por él lo comprenderá todo e intuirás que hay cosas que tienes que callarte, y volverá, insistirá auto-engañado en la búsqueda exterior. Y todo está bien porque sigues (ya no puede ser de otra forma) amando y sabiendo que se acabaron todas las preguntas, y con ellas se fue también todo aquello que te importaba tanto de lo que pensarán los demás. Porque ahora ha cambiado la forma de verlos, y te gusta que sean libres para pensar lo que quieran porque te sientes libre de verdad. Libre de haber pagado tu hipoteca AMANDO.


LA VERDAD por
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
 

SIENTE LA LIBERTAD


SIENTE LA LIBERTAD

Ahora toca sentirse más libre aún, dejar atrás la búsqueda sin aparcar el deseo que siempre te nacerá del corazón, de tu pureza que Es, que ya Es, y no salir más afuera. Todo lo dejas en tus manos, las verdaderas manos que acarician la espuma de todas las olas. En ese estado de ahora ya Eres, sin salirte de él, y siendo consciente de todo cuanto te rodea. Cuando vengan pequeñas sensaciones de no sentirte bien, tampoco las rechaces, siéntelas para ti dejando al mundo ser, aceptándolas con tu abrazo de infinito amor. Esto no te fallará nunca y volverás a ti porque renaces de una aceptación honesta. Entonces, tras esto, necesitas tal vez comprender, grabarte con transparencia que cuando vengan momentos de pequeños dolores (mejor verlos pequeños y ayudas a mantener el equilibrio y el sin rechazo), ya estabas preparado/a para ellos porque te aseguraste, sabías, sentías en una meditación (por ejem.) QUE VAS A SEGUIR SINTIENDO DESDE LA LIBERTAD QUE ERES. 

Ahora ya tienes claro que toda lucha interna es inútil (aunque todo sirva), entonces... ¡a que esperas...! PERMITE MAS AMOR AL MUNDO DESDE EL SIN LUGAR QUE ERES, porque ya ninguna huida te alcanza, ningún escondite es apto para ti. Comprendiste el teatro de esta parte del universo y me ayudas con tus nuevas comprensiones que ahondan y llegan hasta la roca que eres. Eres esa roca en fortaleza, sí, y estas anclado/a en el puerto de la vida y los barcos perdidos podrán ver tu luz para llegar a Casa. Me ayudas, no sabes cuánto me ayudas. Tú y tu deseo natural te han llevado bien lejos, y veo la sencillez de cómo recibes esto en emoción y alegría. Tu sonrisa mueve y vuelve al mundo. Ese es tu nuevo canto que todos pueden ver. Tu sonrisa interna canta en la calle triste, en las plazas inestables, en las colas de espera, tu sonrisa interna y la externa es creadora de oportunidades para otros, y otros verán, y lo veras tú también cómo se dirigen al cambio. 

¿Puedes ver de dónde nace esta emoción? Es tu emoción, porque no hago otra cosa que dejar de pensar en ti, en quien soltó las dependencias emocionales que tenías hacia los demás. Tú ya te puedes sentir libre de toda dependencia y, si alguna quiere volver a asomar la cara, vuelve a sacar tu sonrisa sin dejar de sentir lo que toque en ese momento. Esa es tu verdad, tu espada brillante cuyo filo, el que corta esquemas a los demás, es tu sinceridad, tu honestidad llamando más que nunca a las cosas por su nombre. Porque tú no tienes nombre, el personaje saltó fuera del barco ahogándose hacia otros renaceres, otros reciclados pero tú te quedaste a bordo para pilotar tu vida, aquello que no necesita galones (ego) para entrar a ningún lugar. Tú eres la vida. Y en breve, la vida que eres ya se puede sentir UNO CON TODO. Y si empiezas a sentirte uno con todo, no me necesitas, porque quiero que tengas claro que yo solo soy otro más, así que no te enganches a nadie, A NADIE. 

Porque si te enganchas a alguien tú sabes que después tendrás que soltarlo. Solo si encuentras o ya tienes a tu alma gemela (en esto no existe el significado de enganche), porque ambos son uno más que cualquier otra cosa del mundo. Pero vuelve a ti, no pienses mucho porque ahora quiero hablarte del silencio y esto se me hace bien cuesta arriba para describirlo porque ME QUEDO SIN PALABRAS, no puedo avanzar intentando explicarte... Si tuviéramos la forma de poderte decir que en el silencio interno lo ves todo... entonces no tendríamos esa dificultad. Pero no podemos explicártelo, ya que, aunque nos salgan estas palabras sin pensarlas, casi del tirón, el silencio va mucho más allá porque sería como intentar describirte, y ahí, tenemos un problema que nace del no problema, de no poder describir lo que no tiene nombres, nace del todo y la nada que eres y nace cómo no, del amor que te damos y que a veces puede que te llegue. 

Y el amor no es tan solo unos dedos que corren por un teclado y quisiera tocarte, porque no necesito tocarme a mí mismo (dos en uno) que eres tú para saber que estas, que estoy, que soy, que eres, que somos. No, el amor es el silencio, es el que un día me llamo a filas, a esas filas donde ya no puedo recordar qué sentía cuando me encontraba mal, aunque lo intente, aunque tenga la teoría. El amor-silencio que eres es el que camina con la cabeza alta y sin aquellos galones ya, desde una plena libertad de ofrecerle al mundo entero TU SILENCIO MAESTRO. El que da, el que solo vive dando, solo dando ERES, y solo a la intemperie de la vida que eres puedes darlo todo. Sigue en esta nueva y por siempre emoción que llega a ti ahora desde ti, en un presente presencial. Sigue, no pares nunca, te veo pues ya me ves y ahora, en ese silencio que no permite que ningún pensamiento se entremezcle con estas letras que nacen de ti, SOMOS UNO.

Y aquí tuve que parar un poco, la emoción que me subió sin dejar de mirarme..., uff..., es otro silencio que tampoco me dejan introducírtelo como me gustaría. Me llegó una imagen de ti con los ojos cerrados que me hizo abrirlos y tocarme el pecho. Erais vosotros leyendo vuestra vida en otro lugar no habitual que tampoco puedo describirlo y todo se llenó de más silencio, de más vosotros. Sí, erais vosotros empezando a escribir vuestros propios escritos importando solo el que escribe en el momento de la escritura, hablando cada uno desde uno mismo con la experiencia que te proporcionó tu individualidad física. Algo me dice que ya tienes suficiente información (va en concordancia a tu cansancio), que algo cansado/a estás de buscar más información y te vas a lanzar a dejar de copiar y pegar y poner tus cosas en tus verdaderas manos con el silencio que eres. A otros que buscan aún, les servirá la experiencia que no les has contado. 

Porque ya nada importa lo que piensen los demás si de todas formas no van a cambiar la libertad que eres porque hay cosas (y sabes de que te hablo) que ya no tienen marcha atrás. Si conseguí tocarte y viste mi mano, entonces es tu mano.

AHORA QUE ERES LIBRE, TU DECIDES SEGUIR DANDO (TE).



LA VERDAD por 
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...