Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 1 de mayo de 2016

¿POR QUÉ NO HAY MUERTE?

Google+
Queridos humanos, 

Quisiéramos aclarar algo que han entendido mal desde hace mucho tiempo. Lean con cuidado lo que sigue y traten de sentirlo desde su corazón. 

Consideren esto. Una ola se mueve dentro del océano hacia la orilla, junto con sus demás compañeras. Cuando se estrella con esa orilla, desaparece. “¿A dónde se fue?”, se preguntan todas sus amigas. 

Ustedes le han llamado “muerte” a la desaparición de esa ola. Han perdido su tiempo sintiendo miedo a esa desaparición, han gastado su vida tratando de evitarla y han inventado un sinfín de historias intentando explicarla o negarla. Muchas de sus enseñanzas espirituales y religiosas están diseñadas para apaciguar ese miedo y la ansiedad que lo rodea, para adormecer su curiosidad a través de respuestas fáciles, distrayéndolos de la obvia verdad con promesas de cosas extravagantes que se revelarán o que podrán adquirirse o experimentar después de la muerte, y estas teorías podrían satisfacer a la mente, pero nunca al corazón. 

¿A dónde se fue la ola? Esta es la pregunta clave. 

La respuesta es, no se “fue” a ningún lado, ni dentro del tiempo ni del espacio. No se fue ni al cielo ni al infierno. No se fue al limbo ni comenzó otra vida. Todas estas ideas están basadas en un solo pero muy profundo malentendido. 

Veamos de nuevo. Cuando la ola se estrella en la costa, ésta simplemente se disuelve de nuevo dentro del mismo océano. Pero incluso esto no es verdad. ¿Por qué? ¡Porque, en primer lugar, la ola jamás estuvo separada del océano! La ola siempre fue una única apariencia DEL océano, un movimiento del todo, no “en” él, o en alguna “parte” de él. El todo no se “va” a ninguna parte cuando se muere porque no hay ningún sitio adonde ir. Sólo hay el sí mismo. Desde la perspectiva del océano, cuando la ola se estrella en la orilla, no ha pasado absolutamente nada. La muerte es un no-evento. Cero. Nada de Nada. Nada. Sólo se trata de un sueño que se ha evaporado - el sueño de la separación, la ilusión de que había olas separadas, de que había nacido una ola y que había una ola a punto de morir. En el momento exacto de la muerte, no hay ola que pueda morir porque ni siquiera hay una ola. Entender esto elimina todo temor a la muerte. 

La muerte no es un “evento” dentro del tiempo. Lo que es verdad sobre aquello que llamamos “muerte”, fue verdad desde un principio. Desde un principio, no había olas separadas. La ola siempre estuvo ausente como una entidad separada. Desde el principio, nunca hubo algo que se moviera “a través” del océano, a través del tiempo y el espacio. Siempre ha sido el océano moviéndose, el océano ondeando, sin desplazarse hacia ningún destino sino siempre perfectamente AQUÍ. 

Eso que llamamos muerte, como cualquier ilusión de auto-empequeñecimiento se disuelve ante la inmensidad de uno mismo, conforme uno descansa en el Hogar que jamás abandonó, todo lo que se pierde es eso que no era nuestra verdadera naturaleza. Todo lo que se pierde es cualquier sentido de carga. La historia, el futuro imaginario, las creencias, las teorías, las certezas, las dudas, los temores, las culpas, los anhelos, los obstáculos, el sentido de pérdida, la imaginación acerca de uno mismo y de los demás, todo se disuelve y se limpia, dejando sólo eso que jamás apareció visiblemente desde un principio - nuestra presencia. Nos despojamos de toda pretensión y nos disolvemos perfectamente en la vida. La muerte es pura vida. Podemos ver a Jesús renunciando al “fantasma” (el fantasma de un “yo”) en la cruz. 

La presencia es una “cosa” que jamás ha sido una “cosa”, la única cosa que nunca ha llegado ni se ha ido ante la presencia. Los pensamientos han llegado y se han ido, los sentimientos llegan y se van, los sueños y las esperanzas y los miedos vienen y van, las imágenes del pasado y del futuro, las creencias, las ideologías, las religiones, los conceptos acerca de Dios y el diablo, el cielo y el infierno, la luz y la oscuridad, la dualidad y la no dualidad, incluso la vida y la muerte y la vida después de la muerte han desfilado ante ustedes, pero eso que jamás ha venido e ido a ustedes es la presencia en donde todas esas apariencias ofrecen su danza. Nunca han sido conscientes de que la presencia viene y va, nunca. Si pudieran estar conscientes de ello, si pudieran notarlo, si pudieran saberlo, ver que llega y se va, ver que cambia o que decae o que pasa, entonces no sería realmente presencia, sería más bien una idea acerca de la presencia. Nunca estarán conscientes de la pérdida o de la desaparición de la presencia. La presencia siempre es ontológicamente anterior a aquello que parece estar presente. Es lo que todos somos, lo que tú eres, y normalmente se le conoce como un amor sin límites, sin condiciones y que no puede morir, incluso cuando se disuelva el apego corporal. 

En ese sentido, de acuerdo a nuestra verdadera naturaleza, no podemos morir y tampoco podemos experimentar la muerte. Todo lo que podemos experimentar, aquello de lo que nos podemos hacer conscientes no es la muerte sino la vida, el movimiento de la vida, el pulso, el latido y el cambio de la misma, y en ese sentido, incluso una experiencia cercana a la muerte no es la muerte, ya que esto sigue siendo un acontecimiento dentro del tiempo o más allá del tiempo, acogido en el cálido abrazo de la presencia. El proceso de morir podría resultar doloroso o incómodo o incluso alegre, sí - este está en el ámbito de la experiencia , después de todo - pero aquí hablamos de la muerte y no de morir y podemos decirles que la muerte no es su problema, no es algo que tengan que hacer o para lo que tengan que prepararse, esto no es su asunto, para nada. Tan sólo tienen que confiar y descansar en lo que siempre han sido. Pueden permitir que la inmensa inteligencia del cuerpo asuma el control, la inteligencia que sabe cómo respirar en este momento, la que sabe cómo sanar, la que sabe cómo circular la sangre en las venas, incluso dentro del sueño profundo sin sueño, la que sabe cómo morir. Sus planes no están sujetos al tiempo. Esta inteligencia ha hecho todo esto por millones de años, sin esfuerzo alguno. 

La muerte es la cosa más familiar que puede haber y ahora ustedes se reirán de todas las extrañas teorías de segunda mano y a veces hasta aterradoras que otras olas cuentan por el simple hecho de no saber la verdad. 

Ocúpense de morir, sí, cuiden el jardín de la vida, pero no teman el no-evento de la muerte en sí, ya que su cálida familiaridad ya está aquí, como su propia presencia, como eso que es mucho más íntimamente conocido que cualquier otra cosa, como aquello que está leyendo estas palabras en este momento, como eso que jamás ha temido su propia muerte ya que no puede haber dos presencias, una haciéndose consciente de la “otra”. 

La muerte es sólo para el yo separado imaginario. Por eso es que podemos decir sin duda alguna: queridos humanos, para eso que realmente son ustedes, no hay muerte. Hemos estado tratando de despertarlos a este hecho evidente desde que empezaron a preguntarse a dónde se habían ido la abuela y el abuelo. Ellos simplemente se disolvieron en ustedes, en donde siempre estuvieron, en su corazón de corazones.

- Jeff Foster 

CUAL ES EL LENGUAJE DE LA GUIA DIVINA .......


En nuestra humanidad, creemos que la Guía Divina va a llegar y a establecer contacto con nosotros tal y como lo harían otros seres humanos, pero debemos recordar que la Guía Divina muchas veces llega en forma de energía sublime y a través de diferentes manifestaciones. La Guía Divina es la Energía y la Luz de Dios vibrando en nosotros y por lo tanto, es importante estar atentos y guardar silencio para recibirla.
Recuerde que la Comunión con Dios es la forma de recibir información, asistencia y sanación. Cuando usted hace espacio y crea momentos de comunión, usted crea espacio para manifestar un estado de unidad con la Guía Divina y con su poder ilimitado. Cuando se sienta atorado en alguna parte de su vida, pare, respire, cierre sus ojos por un momento y luego pida al Espíritu Santo que le recuerde su presencia. Este momento de unión o vínculo es todo lo que necesita para saber qué dirección tomar.
La Comunión, es el punto o apertura para las revelaciones. La comunión se hace en un instante espontáneo o a través de un momento específico para esto. En la comunión pedimos recibir conocimiento profundo sobre alguna cosa, intuiciones, revelaciones, ideas, entendimiento, y claridad. La información de Dios viene a través de momentos que apartamos para comulgar con Él y hacerle preguntas. 

Mi recomendación es que usted cree una intención de luz de entrar en un estado de comunión en forma diaria. 
La clave está en dedicar un período de tiempo específico para escuchar a Dios. El marco de tiempo puede durar desde algunos minutos, una hora, o varios días o semanas. 
Yo sugiero que usted cree la intención de recibir Guía Divina directamente de Dios o de los Seres de la Luz que trabajan para el plan divino, y luego darle al Espíritu el tiempo que sea necesario, sea el que sea, para que se manifieste.
La Guía Divina viene a nosotros de diferentes formas:
1. Visiones, imágenes o en dibujos mentales: Podemos recibir visiones como si fueran una película mental o muestras visiones pueden venir como tomas rápidas de ciertas imágenes o escenarios. Estas visiones pueden ser simbólicas y pueden venir también en forma de sueños.
2. Sonidos, voces y palabras: Dios y sus ángeles pueden hablarnos a través de una voz clara que escuchamos como si fuera una voz humana e incluso pueden llamarnos por nuestro nombre. Esta voz puede sentirse fuera o dentro de nuestra cabeza y puede escucharse también como si fuera nuestra propia voz.
3. Sentimientos y corazonadas: La Guía Divina puede venir a nosotros como corazonadas, sensaciones físicas e incluso, a través de olores.
4. Pensamientos, ideas y certezas internas: La Guía Divina puede llegar a nosotros a través de información que viene desde la inteligencia universal y que se manifiesta a través de nuestra propia inteligencia e intuición.
Identifique todas las señales, mensajes, coincidencias, y conexiones que recibe en respuesta a sus oraciones. Documente estas revelaciones en un Diario de Respuestas Sagradas, y verá cómo es guiado maravillosamente a todo lo que su alma necesita.
IVONNE RICHARDS

EL REGALO DE LA IMPERMANENCIA

Field Of Dreams:
Hay ocasiones en que todo se viene abajo. Y a veces, en medio de todo ese desastre, nos sentimos perdidos, abandonados, sin esperanzas. Se siente como si nuestro camino estuviera lleno de obstáculos, como si hubiéramos perdido nuestro hogar. 

Pero, espera. Si las cosas no se hubieran venido abajo, ¿cómo hubieras podido recordar Eso que nunca se viene abajo? ¿Qué no la conmoción de todo ese desastre te obligó a hacer un alto, respirar, y contemplar verdades más profundas? ¿Qué no esa devastación te hizo recordar tu verdadero camino, un camino que jamás puede tener obstáculos?

Construiste tu mundo con cosas que eran transitorias, impermanentes, no esenciales para tu felicidad. 
El desmoronamiento de tu mundo ahora se siente un tanto cruel, como si se tratara de un castigo del Universo, una broma de mal gusto. Pero hay compasión ahí. La vida está tratando de despertarte de tu letargo espiritual. Te dice: no construyas tu mundo en aquello que cambia, que no dura, que no es esencial. Construye tu mundo en la comprensión profunda de tu verdadera naturaleza. Construye tu mundo sobre la base más sólida que hay. Construye tu mundo en el amor. 

Deja que lo impermanente te recuerde lo que es esencial. 

- Jeff Foster

LA MANIFESTACIÓN DEL DESTINO

“The unreal is more powerful than the real, because nothing is as perfect as you can imagine it. Because its only intangible ideas, concepts, beliefs, fantasies that last. stone crumbles. wood rots. people, well, they die. but things as fragile as a thought, a dream, a legend, they can go on and on.”:
¿Tienes algún sueño? ¿Alguna visión acerca de cómo podría ser la vida? ¿Alguna idea para una futura escena en la película de tu vida o en la del planeta? Maravilloso. Pero aquí hay dos cosas importantes que debemos recordar.
En primer lugar, que no puedes llegar allá desde aquí. En otras palabras, ‘allá’, tu visión de un mañana, está realmente apareciendo en un sitio más allá de todos los ayeres y todos los mañanas - aquí y ahora. Los sueños, las esperanzas, los planes, el destino imaginado, todo eso que llamamos 'futuro’, es tan sólo una apariencia presente, no futura. El futuro surge en este momento. El pasado surge en este momento. Toda la película de tu vida, su historia y sus sueños futuros aparecen en el presente, tu verdadero Hogar, previo al tiempo, tu verdadero sitio de descanso y alegría y tu último destino. Así que sueña, ten esperanzas, planea y sé consciente siempre del lugar en el que te encuentras.
En segundo lugar, no podrías llegar a un mejor mañana si te estás resistiendo al ahora. La resistencia sólo genera más resistencia, y estar en guerra con lo que hoy ves como 'problemas’, luchar en contra de los 'obstáculos’ de hoy, estar diciendo 'no’ a lo que aparece en este momento, sólo te lleva a generar más obstáculos, problemas y asuntos que resistir. Una falsa identificación no te puede llevar sino a otra falsa identificación. Un NO a la vida jamás te llevará a un SÍ a la vida, ni a la manifestación de ese SÍ que dices estar buscando en tu presente experiencia(porque la vida y tú son uno). Cualquier SÍ futuro tiene que fluir desde un SÍ en el presente, por más que esté en conflicto con el sentido común, y por mucho que esto moleste al ego, que se nutre de la resistencia y el conflicto y de luchar por aquello que cree que quiere pero que realmente nunca puede conseguir dentro del tiempo.
Se nos enseñó que con el fin de obtener lo que queremos, con el fin de generar cambios y poder sanar, que con el fin de manifestar nuestros sueños, debíamos luchar con el presente. Esto no es cierto. La oscuridad sólo nos lleva a más oscuridad. Sólo la luz puede evidenciar la irrealidad de la oscuridad. Sólo el amor sana, como siempre se nos ha dicho. La guerra nunca nos ha conducido a la verdadera paz.
Para llegar a donde quieres estar en el fondo de tu corazón, para vivir ese SÍ inmenso, no empieces por rechazar el sitio donde te encuentras porque cuando rechazas una ola, rechazas el océano entero. Al rechazar en este momento alguna de las escenas de una película, estarás rechazando toda la película porque la escena ES la película de este momento. No hay nada más. Empieza desde donde estás y ve esta escena presente como tu portal, así como cada ola es tu único portal hacia la inmensidad del océano porque ésta ES el océano mismo.
Todo comienza con un SÍ. Un SÍ a la confusión, a la duda, a la frustración, incluso a la desesperación. Un SÍ a cualquier cosa que esté surgiendo en este preciso momento. Un SÍ a no contar con las respuestas en este momento. Un SÍ al reconocimiento de aquello que deseas pero sin tener la idea de cómo se va a manifestar. Todo está bien - la película de tu vida no se ha escrito aún, está completamente incompleta. No podrías aprenderte un guión que ni siquiera existe. La manifestación no es asunto tuyo. Simplemente descansa en eso que eres, absolutamente completo, independientemente de que la historia esté incompleta y sé consciente de que la escena de este momento es tu destino (lo que realmente eres) manifestándose (apareciendo) y que eres inseparable de esa danza.
El destino fluye solamente desde el destino. Lo que realmente deseas ya está aquí, ya está brillando y lo que deseas sólo puede fluir desde aquello que realmente deseas. Entiende bien esto y todo será posible porque tú eres la vida misma, el poder que mantiene a los planetas en órbita y canta a través de las aves en esas cálidas noches de verano.
-Jeff Foster
http://universo-espiritual.ning.com/

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



LA RELACIÓN ENTRE LA MENTE Y EL CUERPO 

CAPITULO XV (Segundo Escrito)

Creencias que Predisponen a la Enfermedad 
Para determinar nuestra propia propensión a la enfermedad, podemos ver las siguientes preguntas: ¿Me preocupo por mi salud, manteniendo pensamientos de miedo por lo que me pudiera suceder? ¿Tengo una sensación secreta de miedo, excitación y peligro cuando oigo hablar de una nueva enfermedad que está siendo anunciada y está de moda? ¿Dedico tiempo a chequeos constantes, leo acerca de enfermedades, me quedo asustado por las historias de la televisión acerca de ellas? ¿Estoy interesado en saber acerca de las enfermedades de los famosos?
¿Creo que el medio ambiente y los alimentos están llenos de peligros ocultos, o que los alimentos contienen aditivos que son venenosos y causan enfermedades? ¿Creo que ciertas enfermedades "recorren nuestra familia"? ¿Paro o quiero parar (pero no me atrevo) observar a las víctimas de los accidente de auto? ¿Me gustan los programas de TV de hospitales? ¿Me gustan los programas de televisión que incluyen golpes, gritos, peleas, asesinatos, tortura, crímenes y otras formas de violencia? ¿Soy una persona con sentimiento de culpa? ¿Estoy lleno de ira? ¿Condeno la conducta de las otras personas? ¿Soy propenso a emitir juicios?
¿Tengo resentimientos y rencores? ¿Me siento atrapado y sin esperanzas? ¿Me digo a mí mismo: 
"Todo lo que está pasando a mi alrededor, probablemente voy a cogerlo"? ¿Estoy preocupado por las adquisiciones y los símbolos de status en lugar de la calidad de las relaciones? ¿Debo llevar un montón de seguros y todavía me preocupa que no sean suficientes? En resumen, la manera de cambiar nuestros cuerpos es cambiar nuestros pensamientos y sentimientos. Debemos dejar de lado los pensamientos y sistemas de creencias negativas y quitarse el estrés de las emociones negativas que les dan energía. 
Debemos cancelar la programación negativa que proviene del mundo, así como también de nuestros propios sistemas de creencias. Podemos ver los efectos nocivos de la programación negativa del miedo en las personas que están sujetas al miedo a los alimentos, los productos químicos, y las sustancias del medio ambiente. Cada día se anuncia que un nuevo producto químico o sustancia tiene efectos nocivos. 
Cuanto más temerosos estemos, más rápidamente nos programamos, y luego el cuerpo responde en consecuencia. 
El miedo a las sustancias, los alimentos, el aire, las energías, y los estímulos de todo tipo ha llegado al punto de ser convertirse en casi una paranoia al medio ambiente. Algunas personas se vuelven tan fóbicas hacia el medio ambiente y todo en el que su mundo se hace más y más pequeño. Se vuelven más miedosos cada día. 
Algunas personas incluso sucumben a tal punto que huyen del mundo y viven en recintos burbuja artificiales, víctimas de sus propias mentes. Esto le puede suceder a personas razonables, incluso a médicos. Comenzó con el polen, la ambrosía, la caspa de caballo, los pelos de perros y gatos, el polvo, las plumas, la lana, el chocolate, el queso y los frutos secos (creía que todo esto causaba alergias). 
Más tarde, se añadió el azúcar (hiperglucemia), además de los aditivos alimentarios (cáncer), los huevos y los productos lácteos (colesterol), y las vísceras (gota). 
Siguiendo la "dañina" lista llegaron los colorantes alimenticios, las sacarinas, la cafeína, los colorantes, el aluminio, las telas sintéticas, el ruido, las luces fluorescentes, los insecticidas, los desodorantes, los alimentos cocinados a altas temperaturas, los minerales en el agua, el cloro en el agua, la nicotina , el humo del cigarrillo, los petroquímicos, los gases de escape de los automóviles, los iones positivos, las vibraciones eléctricas de baja frecuencia, los alimentos ácidos, los pesticidas y los alimentos con semillas. El mundo encogió tanto y se hizo tan pequeño que no había nada seguro que comer. Nada se podía utilizar. No había aire para respirar. El cuerpo tuvo todas las alergias, reacciones, y enfermedades para demostrarlo.
Salir a cenar, se convirtió en un ejercicio del pasado, ya que no había nada en el menú que se pudiera comer, excepto la lechuga (lavada muy bien, por supuesto), ¡y era imprescindible el uso de guantes blancos en el momento de retirar los utensilios del restaurante! Luego, con el aprendizaje de una verdad nuclear, todo el patrón fue descifrado. 
"Lo que se mantiene en la mente tiende a manifestarse", incluyendo las creencias inconscientes. El acusado no era el mundo sino la mente. Toda la programación negativa y el condicionamiento temeroso estaba en la mente y el cuerpo obedecía a la mente. Esta ley de la conciencia revocó la paranoia en espiral. A medida que cada creencia interna era observada y entregada, todas las reacciones corporales negativas, las enfermedades y los síntomas desaparecieron. 
En otras palabras, no era la hiedra venenosa lo que causaba la reacción alérgica, sino la creencia de la mente de que la hiedra venenosa era un alérgeno. A medida que la mente dejaba su programación, las reacciones del cuerpo se liberaron. 
En la prueba kinesiológica, se produjo un cambio completo de los patrones de reacción. 
Lo qué había producido anteriormente una respuesta muscular débil ya no tenía ningún efecto. En la propensión general al nivel de estrés obviamente se hizo mucho más baja, hasta el punto de que el cuerpo no reaccionó en absoluto a lo que, de otro modo, serían considerados estímulos negativos (por ejemplo, las luces fluorescentes y los edulcorante artificial). Comparación con Otras Técnicas Como hemos visto, el estrés surge del interior, como respuesta a un estímulo. 
El estresor en realidad es la presión de las energías emocionales suprimidas y reprimidas, que son un reflejo de nuestro bajo nivel de conciencia general. Por lo tanto, es el contenido de nuestra conciencia lo que ha de ser modificado para eliminar y prevenir el estrés. Los tratamientos comúnmente prescritos para el estrés son similares a los tratamientos en el campo de la medicina. Tratan de reparar el daño causado por la enfermedad que ya tenemos, en vez de curar la causa interna de la enfermedad.
En las conferencias sobre el estrés, por ejemplo, habitualmente se incluyen los temas siguientes: 
Aromaterapia. 
Taller de ejercicio físico. 
Acupuntura para los trastornos de estrés. 
Bio-feedback. 
Quiropráctica. 
Regulación del estrés. 
Nutrición. 
Fitness y tablas de ejercicios. 
Homeopatía. 
Entrenamiento autógeno. 
Curación holística. 
Masaje y trabajo corporal. 
Tanques de flotación. 
Equilibrio Dental. 
Desarrollo de técnicas mediante el uso de los movimientos del cuerpo. Como se puede ver de lo anterior, los acercamientos comunes tratan sólo con las consecuencias y los daños resultantes del síndrome de estrés. 
Ninguno de ellos trata las causas básicas. 
Todos ellos implican procedimientos relativamente complicados y requieren mucho tiempo, y no se prestan a la aplicación sobre el terreno. 
A modo de ejemplo, digamos que estamos dando un discurso o una conferencia. Estamos en el sitio. 
No es práctico parar a mitad de un discurso y hacer ejercicios de respiración, entrar en trance hipnótico, pincharnos con agujas de acupuntura, o conectarnos a una máquina de bio-feedback. ¿Que utilidad tiene un tanque de flotación en el medio de una discusión familiar? Debido a que estos enfoques son temporales, consumen tiempo, y a menudo son caros, 
la gente los intenta por poco tiempo con entusiasmo, pero su entusiasmo se desvanece porque en el fondo nada ha cambiado realmente. 
Las mismas percepciones básicas del mundo persisten. 
Las mismas presiones emocionales están ahí. La personalidad sigue siendo la misma. Las circunstancias de la vida no han cambiado. El nivel de conciencia no se alteró. 
La psicología de la persona es la misma. 
Las expectativas continúa como antes y la vida, por tanto, continúa como antes. Sin un cambio de conciencia, no hay ninguna reducción real del estrés. 
Sólo se mejoran las consecuencias. 
Todas estas técnicas tras los hechos y tratamientos sí ayudan y a menudo alivian una condición dada y traen algo de alivio, pero dejan intacta la base del problema. 
Uno puede seguir todas esas técnicas y seguir siendo la misma persona propensa al estrés. 
En nuestra experiencia, la utilización consciente del mecanismo de la entrega es más eficaz en relación al tratamiento de las enfermedades crónicas relacionadas al estrés.
Las enfermedades comienzan a curarse espontáneamente ya que la causa emocional subyacente ha sido eliminada, y los otros tratamientos a menudo se vuelven innecesarios. 
En los casos poco frecuentes de enfermedades persistentes que no se eliminan con la entrega de los pensamientos y sentimientos negativos, pueden estar operando factores desconocidos, como inclinaciones kármicas. 
En estos casos, entregamos el deseo de cambiar o controlar nuestra experiencia de vida, y esperamos mayores descubrimientos internos sobre el origen y significado de la enfermedad. 
Una entrega de gran profundidad se completa cuando una persona ha dejado de necesitar o querer que una curación física se produzca. Se alcanza un estado de paz sobre la situación cuando los tres aspectos de la enfermedad –el físico, el mental y el espiritual se han abordado y el resultado final o la recuperación deseado ha sido entregada. La paz viene con la total entrega interior a lo que es.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)




LA RELACIÓN ENTRE LA MENTE Y EL CUERPO 

CAPITULO XV

La influencia de la Mente La máxima fundamental a comprender es que el cuerpo obedece a la mente; por lo tanto, el cuerpo tiende a manifestar lo que la mente cree.
La creencia puede sostenerse consciente o inconscientemente. Esta dictamen se desprende de la ley de la conciencia que afirma que: Sólo estamos sujetos a lo que mantenemos en la mente. El único poder que cualquier cosa tiene sobre nosotros es el poder de la fe que nosotros le damos. Por "poder", nos referimos a la energía y la voluntad de creer.
Si nos fijamos en el Mapa de la Conciencia (véase el Apéndice A), es fácil ver por qué la mente es más poderosa que el cuerpo. El campo de energía de la razón (que calibra 400), con sus creencias y conceptos de la mente, es más poderoso que el campo de energía del cuerpo físico (que calibra 200).
Por lo tanto, el cuerpo expresará las creencias mantenidas por la mente, consciente o inconscientemente. Nuestra propensión a aceptar las creencias negativas depende de cuanta negatividad estamos soportando en el primer lugar.
Una mente positiva, por ejemplo, se negará a aceptar los pensamientos negativos y simplemente los rechazará como falso por si mismos. Hay un rechazo a adquirir ideas negativas comúnmente aceptadas. Sabemos lo fácil que es venderle la auto-condena a una persona con sentimiento de culpa o alguna enfermedad a una persona temerosa. La idea, por ejemplo, de que "los resfriados se pillan" es un buen ejemplo.
La idea de que "todos se resfrían" será suscrita por una persona que tenga la suficiente culpa, miedo, e ingenuidad con respecto a las leyes de la conciencia. Por la culpa inconsciente, la persona siente inconscientemente que "merece" resfriarse.
El cuerpo obedece a la creencia de la mente de que los resfriados son causados por virus, que se "pillan" y nos contagian. Así, el cuerpo, que es controlado por las creencias de la mente, manifiesta el resfriado.
La personalidad que ha dejado las energías negativas subyacentes de la culpa y el miedo no tiene una mente temerosa que crea que "Me voy a resfriar; probablemente como todo el mundo". Esas son las dinámicas detrás de la enfermedad.
Los mecanismos que se llevan a cabo a través de las alteraciones inducidas por la mente en el flujo de energía del sistema de bio-energía y por la propagación de la energía reprimida en el sistema nervioso autónomo.
El pensamiento es poderoso porque tiene una elevada frecuencia de vibraciones. Un pensamiento es en realidad una cosa; tiene un patrón de energía. Cuanta más energía le damos, más poder tiende a manifestarse físicamente.
Esta es la paradoja de mucha de la llamada educación para la salud. El efecto paradójico es que los pensamientos de miedo se refuerza y se les da tanto poder que las epidemias son creadas en realidad por los medios de comunicación (por ejemplo, la gripe porcina). Las "advertencias" basadas en los miedos a los peligros para la salud en realidad configuran el entorno mental para que esa misma cosa que es temida se produzca. Superpuesto por todo el cuerpo físico hay un cuerpo de energía cuya forma es muy parecida a la del cuerpo físico y cuyos patrones controlan realmente al cuerpo físico. Este control es en el nivel del pensamiento o la intención.
La física cuántica subatómica avanzada ha demostrado, asimismo, que la observación influye en las partículas sub-atómicas de alta energía. El poder de la mente sobre el cuerpo ha sido demostrado por la investigación clínica.
Por ejemplo, en un estudio, a un grupo de mujeres se les dijo que se les daría una inyección de hormonas para provocar la menstruación dos semanas antes. En realidad, se les dio sólo una inyección de placebo con solución salina.
Sin embargo, más del 70% de las mujeres desarrollaron tensión premenstrual temprana con todos los síntomas físicos y psicológicos.
Otra clara demostración de esta ley de la conciencia se observa en las personas con trastornos de personalidad múltiple.
Una vez se pensó que era poco común, pero ahora se ha encontrado que el trastorno de personalidad múltiple es relativamente común; y por tanto, la investigación sobre el fenómeno se ha vuelto cada vez más prominente.
Se ha demostrado que las diferentes personalidades en el cuerpo tienen diferentes acompañamientos físicos.
Hay, por ejemplo, cambios en las ondas electro-encefalográficas cerebrales, así como cambios en su manejo y escritura, en el umbral del dolor, en la respuesta eléctrica de la piel, en el Cociente Intelectual, en los períodos menstruales, en la dominancia del hemisferio cerebral, en la capacidad del lenguaje, en el acento, y en la visión.
Así, cuando la personalidad que cree en las alergias está presente, la persona es alérgica; pero cuando la otra personalidad está presente en el cuerpo, desaparecen las alergias. Una personalidad puede necesitar gafas y la otra puede que no. Estas personalidades diferentes en realidad tienen diferencias notables en la presión intraocular y en otras mediciones fisiológicas.
Estos fenómenos físicos también cambian bajo la influencia de la hipnosis en personas normales. Las alergias pueden hacerse aparecer o desaparecer por simple sugestión. Las personas que reciben la sugestión de ser alérgicas a las rosas mientras están bajo hipnosis empezarán a estornudar al salir del estado hipnótico y detectar un jarrón de rosas en la mesa del doctor, aún si las rosas son artificiales.
Sir John Eccles, Premio Nobel, declaró que después de toda una vida de estudio era evidente que el cerebro no era el origen de la mente, como la ciencia y la medicina habían creído, sino al revés. La mente controla al cerebro, que actúa como una estación receptora (como una radio) en la que los pensamientos son similares a las ondas de radio y el cerebro es similar a un receptor. El cerebro es como un aparato receptor, un panel de control que recibe formas de pensamiento y luego las traduce en el funcionamiento neuronal y la memoria de almacenamiento.
Por ejemplo, hasta hace poco se creía que los movimientos voluntarios de los músculos se originaba en la corteza motora del cerebro. Pero ahora, como Eccles ha informado, la intención de moverse es registrada por el área motora suplementaria del cerebro al lado de la corteza motora.
El cerebro es, por tanto, activado por la intención de la mente y no viceversa. Esto lo vemos en los numerosos estudios de imágenes del cerebro realizados en personas en estados de meditación. Por ejemplo, la investigación del Dr. Richard Davidson durante la pasada década en la Universidad de Wisconsin (Madison) ha demostrado que la práctica en meditación de la compasión y la bondad amorosa estimula una mayor actividad en la corteza pre-frontal izquierda (la sede de emociones positivas tales como la felicidad) y la producción de una sincronía de ondas gamma de gran amplitud (signo de consciencia expandida, alerta, y visión).
Lo qué se mantiene en mente tiene el poder de alterar la actividad cerebral y la neuroanatomía. Estamos sujetos a todo tipo de efectos de las creencias inconscientes y conscientes que nuestra mente está manteniendo respecto a cualquiera de nuestros sistemas corporales. Esto incluye nuestras creencias sobre los supuestos efectos sobre distintos alimentos, los alérgenos, los trastornos de la menopausia y menstruales, las infecciones y todas las demás enfermedades que están asociadas a sistemas específicos de creencias, junto con la propensión subyacente al estrés debido a la presencia de sentimientos negativos suprimidos. Norman Cousins, editor en jefe de Saturday Review durante tres décadas, demostró este principio cuando se curó él mismo de una enfermedad física grave por medio de la risa. Él escribió Anatomy of an Illness- Anatomía de una enfermedad, un libro acerca de su experiencia de recuperación de una enfermedad artrítica paralizante por medio de grandes dosis de vitamina C y risa abdominal inducida por películas de los hermanos Marx.
Descubrió que la risa tenía un efecto anestésico que podría aliviar su dolor durante dos horas. La risa es un método de dejar ir. A través de la risa, Cousins siguió dejando ir la presión emocional subyacente y cancelando los pensamientos negativos. Esto dio lugar a cambios muy positivos y beneficiosos en su cuerpo y facilitó su recuperación finalmente.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/

 

La Obra Creativa Hombre-Deva (V.B. Anglada )



V.B. Anglada
El Reino Dévico. III
 

* La Liberación del Ángel Solar.

La liberación constituye la más grande aportación humana al misterio de perpetuación de la vida, cuya expresión esencial es el movimiento incesante de renovación que está en la base de la evolución de la propia vida de Dios en todas y cada una de las formas creadas con la sustancia de los cuatro elementos. 

Queda un hecho principal a dilucidar con respecto a la vida del Ángel Solar, una vez el fuego de la liberación ha destruido el cuerpo causal que fue a través de las edades su morada transitoria.

Siguiendo la luz purísima de las estrellas que cantan al unísono la gloria de la Divinidad, se hace referencia aquí a un ciclo especial de fuego regido por aspectos estelares desconocidos todavía por la ciencia astrológica actual. Ve nuevamente el ángel el camino que conduce a su verdadera morada, oye nuevamente la palabra paterna y lleno de amor indescriptible retorna al Nirvana. El Nirvana tiene un significado total de unión con Dios y es el estado típico de liberación. El Adepto, la Mónada y el Ángel Solar se hallan fundidos en este mar de fuego de liberación del cual no puede hablarse por carecer el lenguaje humano de formas posibles de transcripción.

Podríamos decir, sin embargo, que se trata del Corazón de Dios, de donde brotan las corrientes de amor que dan vida al Universo. Es precisamente del Corazón de Dios, del Nirvana divino, de donde proceden los Ángeles Solares, es también el Nirvana el estado de conciencia de los Adeptos, cuya Mónada o esencia espiritual tiene allí permanentemente su morada.

La actividad de los Ángeles Solares, de aquellos que edad tras edad se sacrifican en bien de todas las humanidades, y no solamente de la humanidad terrestre, constituye desde siempre el más apasionante y descriptivo testimonio de gracia de la Divinidad, que jamás deja huérfanos de ayuda a aquellos que suspiran por la liberación, (por) su retorno al hogar paterno una vez finalizada su misión de intermediarios entre los seres humanos y su vida espiritual más elevada; es decir, entre el pequeño punto de conciencia que es el alma en encarnación física que da vida a la personalidad en los tres mundos, y la Mónada espiritual, que es el nexo de la unión con Dios. 

No significa el descanso absoluto en el Nirvana sino únicamente la libertad de movimiento, cuyo gozo es indescriptible, producido por la rotura de los lazos que los mantenían unidos voluntariamente a la vida mística de los hombres, del Alma en los tres mundos. La actividad natural de los Ángeles Solares, y aun de muchos Adeptos de la cadena terrestre que alcanzaron la liberación en este universo actual, es perpetuar la gloria de Dios de ciclo en ciclo, inundando la vida oculta de la naturaleza con los radiantes estímulos y potentísimas energías que proceden del Corazón de Dios y son en nuestro universo el vehículo de liberación de todo su contenido. Un indicio de esta verdad es evidente cuando en algunos tratados místicos o religiosos se dice que sólo por el Amor será salvado o redimido el hombre. El Amor es el único agente de liberación en el universo en donde vivimos, nos movemos y tenemos el ser.

La actividad de todos los Rayos que evolucionan o se manifiestan cíclicamente en nuestro universo está condicionada por esta ley de Amor que constituye la esencia de nuestro Logos Solar. Son únicamente agentes de la razón principal que motivó un día el nacimiento del Universo, el Amor, y que continuará actuando como ley en tanto que el Universo perdure como tal. Una vez finalizado el Día de Brahma, cuando Dios sienta el sueño y penetre en el reposo a que este día de actividad le ha hecho acreedor, cuando la calma del Pralaya suma toda la creación en el silencio, en la nada, todavía en los profundos e ignorados repliegues de esta calma, de esta inactividad absoluta, el dinamismo del Amor continuará imperando, preparando todo el contenido memorial del extinguido Universo para otra obra de más elevadas y de más sutiles cualidades y proporciones que será realizada utilizando el marco siempre abierto de los espacios infinitos y el poder eternamente despierto de la voluntad creadora.


* Algunas consideraciones esotéricas.

El éter es la sangre de los dioses; a través del mismo y tal como puede leerse en el Libro de los Iniciados, los dioses cabalgan sobre unos rayos más rápidos que los de la luz. 

La luz, otro misterio a desarrollar, vinculada con la expresión de la energía ígnea que produce la vida entre los mundos, tiene otras dimensiones y adopta características distintas de acuerdo con la evolución de la vida y conciencia de aquellas gloriosas potestades que llenan el cosmos absoluto de sistemas planetarios en movimiento. El movimiento y la luz son inseparables. La velocidad, regida por el tiempo, llega a unos extremos límites en lo que a capacidad perceptiva del ser humano se refiere cuando rebasa la de la luz solar, pero si nos atenemos a nuestros estudios esotéricos y consideramos que nuestro Universo, con su Sol central, sus planetas y sus distintos planos de evolución sólo es el cuerpo físico de un Logos Cósmico, podremos imaginar empleando la analogía, la naturaleza de la luz tal como podría expresarse, por ejemplo, en el plano búdico del sistema cósmico.

Los seres privilegiados que han logrado experimentar la conciencia búdica correspondiente a nuestro pequeño esquema planetario y gozan del indescriptible sentimiento de unidad con el conjunto universal, podrían hablarnos del aspecto luz dentro de una medida, un esplendor y una irradiación que escapan a todo razonamiento, ya que la grandeza de la experiencia trasciende la capacidad descriptiva de nuestra pequeña mente. La naturaleza de la luz dentro de la conciencia búdica del cosmos, o cuerpo búdico del Logos Cósmico, que utiliza todo el conjunto universal en el que vivimos, nos movemos y tenemos el ser sólo como su cuerpo físico de expresión, ha de apelar forzosamente a la más exaltada imaginación que podamos desarrollar, y emplear luego la lógica de la analogía.

Luz, Amor y Poder, palabras claves del sistema planetario que nos sirve de morada, pueden adoptar ahora un nuevo significado. Este significado puede abrir ante nuestra mirada inquisitiva nuevos horizontes, nuevos hemisferios ocupados por nuevas y más esplendentes verdades. 

Por esta infinita panorámica, sin meta posible de culminación ni posible punto de llegada podremos un día vincularnos con el aspecto vida infundida en toda cosa creada. 
Participamos, entonces, pese a nuestra infinita pequeñez, del destino kármico de los dioses, y consideramos el sacrificio por el bien del conjunto como el único sentido de aquella vida cuyo fuego arde por doquier. En los extremos límite de tales tensiones, en las que oleadas cada vez más tumultuosas de vida penetran en nuestro ser, van sucediéndose dentro de nosotros las iniciaciones, es decir, conciencia cada vez más intensa y apercibida del movimiento de la vida.


Extracto de Conferencia
VICENTE BELTRÁN ANGLADA
Barcelona, 2 de Diciembre de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) el 21 de Agosto de 2006
 

La Obra Creativa Hombre-Deva (V.B. Anglada )




V.B. Anglada
El Reino Dévico. II
 

Paulatinamente se irá apreciando que la acción de los devas en sus múltiples cualidades y funciones forman parte consustancial de nuestra vida, cosa que hasta aquí no había entrado en el aspecto práctico de la investigación esotérica. Deberemos descender, sin duda, del elevado pedestal en que nuestros conocimientos esotéricos nos habían situado y empezar a reconocer humildemente la participación del mundo dévico y de la evolución angélica en cada uno de los hechos familiares, sociales y espirituales que ocurren en nuestro mundo y constituyen nuestro karma. 

Este reconocimiento humilde y agradecido a la actividad de los devas debe constituir para el esoterista, para el verdadero discípulo, la línea de acción principal para el futuro, ya sea en relación con el propio progreso individual como con todas y cada una de sus actividades en servicio de la humanidad de cuyo organismo vital debe sentirse cada vez más una pequeña aunque bien definida y organizada pieza. 
Comprenderán ustedes también que el conocimiento y la decisión que imparten los devas solares no puede ser adquirido a través de los libros y manuales esotéricos en uso, eso equivaldría a admitir que a cualquier irresponsable curioso dotado de una poderosa mente intelectual le es posible acceder al poder y al conocimiento implícitos en la Mente de Dios, cuya expresión es el fuego creador del cual todos los seres y todas las cosas poseen su pequeña parte.

Afortunadamente, las reglas que rigen el conocimiento divino son sabias, y absolutamente drásticas, analícese si no, a través de la historia, el peligro de aquellos que como verdaderos aprendices de brujo quisieron emplear el fuego del conocimiento y el poder de Dios sin estar debidamente preparados. Sodoma y Gomorra, Nínive y Babilonia, el drama de la Atlántida, etc., son ejemplos vivos o dramatización psicológica y social de aquel gran peligro al que todos estamos propensos. Los colaboradores que decidan trabajar en el plano mental para contribuir con su ayuda a la iluminación espiritual del planeta, se hallarán bajo la directa protección del Señor Buda y dentro del área de luz de los devas solares.

Me pregunto cuántos de ellos serán capaces, no obstante, de resistir la terrible presión de las energías ígneas que producen el aliento vivo de todo verdadero conocimiento y de toda profunda determinación, su apertura mental deberá ser en todo caso muy amplia así como muy exquisita y profunda su capacidad de silencio. En última instancia habrá de reconocerse que el valor efectivo del conocimiento no se mide por la capacidad intelectual de retener muchos y muy variados temas esotéricos sino que radica fundamentalmente en la limpidez, claridad y tersura de la mente. Considero pues muy interesante que dichos colaboradores dejen de preocuparse en demasía por el estudio esotérico, no digo que dejen de leer o de meditar, y empiecen a trabajar creativamente en sus mentes para producir en ellas aquella actividad natural de distensión que produce intuición y es la luminosa avenida por medio de la cual y, a manera de escalera de Jacob —he ahí otro símbolo altamente esotérico—, ascienden y descienden los devas solares.

Nos referiremos brevemente, también, ya que el objeto principal es resaltar las vinculaciones dévicas con nuestro trabajo, a los devas del plano astral. Hallamos los devas del plano astral en cada uno de los siete subplanos que constituyen este plano, y naturalmente, estas huestes dévicas constituyen distintas gradaciones o jerarquías que se extienden desde el mundo del deseo más material al sentimiento de integración más elevado. Se comprenderá también que su vinculación con nuestra obra de servicio dependerá mayormente de la calidad de nuestras intenciones y de la buena voluntad depositada en el trabajo. La mayoría de los devas del plano astral responden al aspecto devocional y debo hacer resaltar de nuevo el hecho de que actualmente toda la jerarquía dévica del plano emocional se halla regida por un poderoso deva del 2º Rayo cuya misión apreciable, según la ordenación jerárquica del Plan para la Nueva Era, es sublimizar y dignificar el deseo humano y enaltecer hasta las más elevadas cúspides espirituales el aspecto sentimiento de la humanidad.

Su participación como impulsor de las leyes que regulan la evolución planetaria en la naturaleza se hace sentir también en el reino vegetal, el reino más avanzado en nuestro planeta, con el cual está estrechamente vinculado el mundo emocional de los hombres. Hago estas referencias, que serán ampliadas más adelante, para estímulo de todos aquellos trabajadores que por predisposición natural hayan decidido trabajar específicamente en el mundo psíquico e instaurar en el mismo la armonía y el equilibrio psicológico de los seres humanos. Los devas del plano astral trabajan por medio de sonidos inaudibles y de colores invisibles, una aparente paradoja para nosotros que forzosamente debemos atenernos todavía a reglas concretas de objetividad, pero en estas frases se halla un nuevo desafío para el inteligente investigador espiritual, quien deberá sutilizar constantemente sus sentidos perceptivos para poder captar las sutilísimas vibraciones provenientes de ciertos subplanos del plano astral.

He dicho en alguna parte de mis escritos, y voy a repetirlo ahora, que existen ciertos devas, conocidos esotéricamente bajo el nombre de “ángeles del silencio”, que acuden solícitos allí donde un ser humano da evidentes pruebas de sutilización de los vehículos a través de los cuales su alma se expresa, así tendrán explicado de nuevo el hecho de la participación dévica en todo intento del ser humano de purificación y perfección. 

En lo sucesivo, y ya como una enseñanza esotérica para la Nueva Era, habrá que contar con el mundo dévico en todos y cada uno de nuestros intentos de llegar a Dios. Los devas del plano astral, a partir del cuarto subplano, tienen la misión de contrabalancear las actitudes humanas con los móviles divinos. Se les llama pues, los ángeles del equilibrio, y son precisamente ese tipo de devas los que invocamos en nuestra actividad de servicio en el plano astral. Cuando el equilibrio es perfecto y hay una perfecta armonía entre la actitud humana y el móvil o plan divino, surge como expresión natural la música. 
La música es la más elevada expresión del equilibrio cósmico; pero, para el esoterista, o para el discípulo, no existe otro tipo de música que la que proviene de ciertos discípulos exaltados, tales como: Mozart, Wagner, Beethoven, Bach, etc. 
No se considera música el ruido discordante de la llamada música moderna, que en su mayor parte es una regresión histórica a la vida primitiva y no constituye mensaje dévico alguno para la humanidad. 
Pasando por alto estas consideraciones, hay que afirmar el hecho de que sutilidad es una palabra clave que para nosotros deberá tener cada vez más un valor de síntesis. 
No podemos invocar a los devas del equilibrio sin haber sutilizado hasta cierto punto nuestro sentido devocional y sin estar henchidos de grandes ideales en favor de la humanidad. El hecho de que parte de ustedes se haya adherido con buena voluntad a esa tarea de equilibrar psicológicamente a las personas que tienen dificultades en el aspecto astral o psíquico, es una garantía de que ya están en cierta medida conectados o han atraído ya la atención de los devas del equilibrio, el efecto subsiguiente ha de ser paz e integridad. No hay mejor yoga, evidentemente, que el espíritu de servicio y hay que reconocer y afirmar que practicar el yoga, de la clase que sea, pensando sólo en la propia perfección o liberación, es separarse del camino espiritual cuya sutilidad y transparencia se basan en la iinntteeggrriiddaadd ddee pprriinncciippiiooss,, eenn llaa ssoolliiddeezz ddeell pprrooppóóssiittoo yy ((eenn)) eell mmááss aabbssoolluuttoo ddeessiinntteerrééss.. EEstas tres reglas constituyen el sendero de servicio y en su luminoso recorrido nos acompañarán siempre nuestros hermanos los devas.

Como ustedes se habrán apercibido, mis referencias sobre el mundo dévico en relación con nuestro trabajo son de orden universal, y no es necesario penetrar en el mundo particular o del detalle para que sea comprensible cuál ha de ser nuestra actitud invocativa. Lo que se intenta mayormente es el estímulo que estas referencias puedan aportar en el ánimo de los colaboradores, como predisposición del alma hacia el equilibrio natural de la naturaleza dévica. Hay que practicar la distensión y el silencio. De ambas actividades, que constituyen una base de armonía, se eleva un sutilísimo clamor que llega a los atentos oídos de los devas del equilibrio, ellos responden inmediatamente al mismo con generosa adhesión y exquisita simpatía. El color preponderante que surge del alma en silencio es el verde pálido, brillante, y los devas del equilibrio responden al mismo con su vibración de armonía de color amarillo intensísimo y claro, con un tono que no tiene ninguna medida, no tiene ningún apoyo ni ninguna comparación con los colores que nosotros conocemos en el mundo físico, pero en la base de ese color, junto con el verde que se eleva del alma silenciosa, existe la garantía absoluta de la curación psíquica de la raza.

Vamos a hablar de los devas del plano etérico-físico. Ellos constituyen en su totalidad aquello que esotéricamente llamamos Prana, se mueven en éteres físicos de distintas densidades y su vida constituye, tal como dije anteriormente, la expresión de los cuatro elementos conocidos: el fuego, el agua, la tierra y el aire, tal como podemos percibirlos físicamente a través de nuestros cinco sentidos corrientes hay que decir que cada plano del Sistema Solar está constituido también por esos cuatro elementos, aunque en unas expresiones de increíble sutilidad, que es más pura conforme se va ascendiendo o profundizando, de subplano en subplano desde el plano físico al monádico.

Las características de los devas del plano físico en sus distintas densidades o evoluciones son innombrables, pero responden invariablemente a las leyes de actividad con la naturaleza física; tenemos así a los devas de la tierra, del agua, del aire y del fuego, y en una síntesis de actividad tenemos a los devas más sutiles del subplano atómico, cuya belleza es realmente indescriptible, así como indescriptiblemente poderosa es su participación en la vida oculta de la naturaleza y en la vida espiritual del hombre.

Como no es mi objetivo extenderme mucho sobre estas existencias dévicas por cuanto el interés principal radica en el estímulo creador y no en las curiosas descripciones dévicas que serán tratadas más adelante, nos referiremos aquí a nuestro inteligente contacto con los devas que pueden más fácilmente ayudarnos en nuestra actividad de servicio de curación física. En cierta ocasión, el Maestro nos dijo que la curación física de las enfermedades es un asunto puramente mental y está relacionado con un empleo inteligente de los éteres. Esto quiere significar que nuestras invocaciones de los devas que constituyen los éteres sutiles del plano físico, la más potente expresión de prana, tienen una importancia trascendente en nuestros trabajos de curación física. No podemos acercarnos, esotéricamente hablando, al problema de la curación partiendo de los viejos principios o de las atávicas tradiciones que utilizaban pócimas, ungüentos o medicinas, aunque todavía tengan su validez. La curación podría ser directa a través del éter sutil o prana, operando directamente sobre la causa de la enfermedad que siempre puede ser localizada en el cuerpo etérico de los seres humanos. La comprensión de este hecho nos inducirá seguramente a trabajar con renovada fuerza en pro de la redención física de la humanidad, cuyas viejas enfermedades provenientes como fatal herencia de las primitivas razas, nos mueven a compasión y son el acicate al más noble de nuestros empeños. He hablado de compasión, es el más grande de los elementos invocativos para la curación física, es el poder máximo de la humanidad en el aspecto servicio y la más elevada muestra de fraternidad humana. La más elevada forma de virtud. Hay que tratar de sentir compasión si queremos atraer a los agentes dévicos, señores de la curación universal, no podemos invocar su fuerza si nuestro corazón está reseco y son áridas las avenidas de nuestros sentimientos en favor de los demás.

Recuerden ustedes que Cristo no curaba con pócimas ni medicamentos sino simplemente con la imposición de manos y con el más elevado sentimiento de compasión universal. Tratemos de imitarle en ese sentido si de veras queremos curar, los elevados devas que acudían a su pura invocación también acudirán a nosotros, nosotros debemos realizar aquellas cosas más grandes a las que Él se refirió: vamos a tratar de curar con prana puro, utilizando la esencia de los devas que habitan en las más elevadas regiones. Me pregunto si se darán cuenta de la oportunidad cíclica a nuestro alcance, al incidir sobre todos los éteres planetarios la augusta potencia del Señor de Acuario: es más fácil, dada está divina situación, que podamos sentir compasión y fraternidad, cosa que resultaba realmente difícil, casi inaccesible, en los tiempos de Jesús de Nazaret. Tenemos a nuestro alcance la promesa de Cristo y en nuestras manos un tremendo poder que podemos utilizar conscientemente, el de los devas. Seamos pues consecuentes y tratemos de aprovechar hasta máximo el privilegio a nuestra oportunidad cíclica. Nuestra tarea en orden al trabajo de curación física de enfermedades es puramente radioactiva, empleando aquí la conocida expresión científica que define nuestros tiempos, y en la medida que podamos rasgar los éteres con nuestros luminosos intentos de curación, nos será posible constatar éxitos apreciables en orden a nuestro trabajo. Aconsejé visualizar el color dorado, símbolo del sol, al tratar a los enfermos, porque este color en distintos y muy variados matices es el color etérico del prana, y pueden a través de éste color ser invocados los devas que en ellos viven y realizan su evolución. El éxito final para el buen practicante es así seguro, pero no depende como ustedes comprenderán, del tiempo y del resultado inmediato sino de la persistencia en una actitud que unida a muchas otras puede preparar eficazmente el campo, el cuerpo físico de los seres humanos, para convertirlos en verdaderos tabernáculos del Espíritu Santo.

Como habrán podido apreciar, he seguido en la conversación de hoy una técnica precisa y premeditadamente estructurada de estímulo y de cordialidad de relaciones humanas, y he hablado así de los devas de tres planos definidos, del plano mental que deben producir comprensión espiritual; del astral que infundirán armonía y equilibrio psíquico; y del físico, cuya sutilización creciente determinará la curación de todas las enfermedades físicas de la raza humana. Comprendan ustedes que no se trata de forzar a nadie a seguir determinada regla de conducta tendiente a la noble expresión de los fines expuestos, mi aportación al trabajo de invocación de energías es sencilla y humilde, tal como pueden serlo las actitudes de cada uno de ustedes, pero estoy seguro de que la suma de nuestros esfuerzos y voluntades puede crear algo realmente grande para un próximo futuro, tal es al menos mi pleno convencimiento y el renovado estímulo de mi oración constante.


Extracto de Conferencia
VICENTE BELTRÁN ANGLADA
Barcelona, 2 de Diciembre de 1975
Digitalizada por el Grupo de Transcripción de Conferencias (G.T.C.) el 21 de Agosto de 2006
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...