Mis Amigos Seguidores en Google

sábado, 2 de abril de 2016

LAS 9 CARTAS VERSIÓN DEFINITIVA (CRISTO VUELVE)


CRISTO VUELVE, Revela la verdad sobrecogedora
Cuarta Carta de Cristo (Segundo Escrito)
Juntos decimos a una voz  presta atención, escucha:
NOSOTROS,  y tú en la tierra,  somos todos uno en las mismas raíces de nuestro ser. Cualquier destrucción que causes a otros, también la estás aplicando a ti mismo.
YO  NOSOTROS  debemos dejar en claro que NOSOTROS hemos venido a toda la gente de sentido común, buena voluntad y de buen corazón, sin tomar en consideración su presente raza o creencias religiosas. La abrazamos, la amamos, la atraemos hacia dentro del manto de nuestra consciencia de protección y seguridad.
Somos conscientes de sus problemas en la tierra en este momento. SOMOS conscientes del conflicto entre el Judaísmo y el Islam que ya tiene siglos.
Pero esta ruptura no tiene nada que ver con NOSOTROS.
Sus riñas nos dejan impasibles. ¿Por qué arriesgar su propio bien, su propia futura felicidad, peleando sobre algún concepto sin sentido y por consiguiente sin valor? En realidad, se adhieren a su religión elegida, porque, en la profundidad de sus corazones, están todos alargando la mano hacia la FUENTE DE SU SER, aunque llaman a su FUENTE del SER con nombres diferentes.
Somos los dos conscientes de las luchas de algunos individuos judíos por vivir ‘dignamente’ y de individuos islámicos que en verdad veneran a Alá a través del día, atribuyendo todo lo que hacen y logran a su poder, que trabaja de parte suya, y de cristianos inmersos en sus creencias de Salvación por la sangre de Jesús todos esforzándose para lograr ‘ser buenos’, pero nunca lo conseguirán mientras los dividan sus creencias. Una vez que el torbellino de la presente consciencia mundial de mutua agresión haya sido plenamente agotada  con toda seguridad llegará el día en que se juntarán Musulmanes, Judíos, Cristianos, Budistas e Indúes, rechazando las diferencias de sus creencias religiosas y entremezclándose como un solo pueblo para dar gracias a la CONSCIENCIA DIVINA, de la CUAL han tomado su ser, y desde LA CUAL vendrán todas las futuras bendiciones sin límites de vidas hermosas e inspiradas, interesándose los unos por los otros.
Todos juntos reconstruirán sobre viejos cimientos y dirán:
‘Que nunca vuelva a ocurrir tal cosa entre la gente, puesto que ya sabemos que en la raíz de nuestra existencia somos verdaderamente uno’.
‘Cuando te hago sufrir a ti, yo también vengo a menos en la Vida Divina, y mi propio sufrimiento vendrá detrás.’ NOSOTROS y la HERMANDAD dentro de la CONSCIENCIA CRÍSTICA también estamos plenamente conscientes de los Budistas e Hindúes, los seguidores del Tao, los adeptos espirituales de las Filipinas y todas las demás sectas y disciplinas religiosas de cada país que tienen como meta el alcanzar y tocar, aunque sólo sea momentáneamente, el equilibrio de la FUENTE UNIVERSAL del SER.


Somos conscientes de TODOS. Todos envueltos en nuestro Amor Universal, Compasión y Solicitud.
Todos importantes para nosotros, sea cual sea la creencia, puesto que todos son UNO en la raíz de su ser  sus almas están unificadas en la Consciencia Divina. Uno y TODOS, están unidos y son uno al nivel del alma, dentro de su FUENTE del SER. ¿Si recoges una gota de lluvia en la palma de la mano, ¿se puede decir que porque la gotita de lluvia cayó en TU mano, y por que se ha separado de la lluvia que está cayendo al suelo, que la gotita es diferente en ‘ser’, composición química y calidad de pureza o fuerza, del resto de la lluvia que está cayendo a tu alrededor? Podrías tocar tu gotita con tinte verde y hacerla verde, pero ¿se puede decir que la gotita verde es totalmente diferente del resto de la lluvia que cae en este mismo momento? Tú, que eres sensato, de buena voluntad y de buen corazón, sincero y verdadero, podrás contestar  no, la lluvia no es diferente. Es exactamente igual en calidad y en ser como el resto de la lluvia; la única diferencia es que se ha añadido tinte verde, rojo o azul. Por consiguiente, se ha convertido en algo más que la lluvia que está cayendo a nuestro alrededor, pero la gotita de lluvia que está en mi mano es básicamente la misma que la lluvia.
Cada quien, seas quien seas, de qué color tengas la piel, qué clase de pelo adorne tu cabeza y la proteja del sol, la forma que tenga tu cabeza o cuerpo, el idioma que hables, los pensamientos que pienses, la clase de palabras que uses, los actos y hechos que realices como resultado de tus creencias y tus pensamientos – no importa cuáles sean tus DIFERENCIAS de CONSCIENCIA FÍSICAS y HUMANAS – eres igual que cada uno de los demás, de la misma calidad, engendrado de la misma FUENTE del SER, teniendo el mismo potencial infinitamente, las mismas capacidades espirituales infinitamente respecto a todo.
La única diferencia entre cada uno, sea Musulmán, Árabe, Judío Ruso, Cristiano Americano, Budista de Tíbet, e Indio Hinduista, son los aditivos que han sido bombeados dentro de cada uno, como resultado de la genética derivada de tu parentesco y raza, entorno, crianza familiar, recursos familiares pobres o abundantes, educación y oportunidades de vida.
PERO – TODOS éstos son superficiales.
Son aditivos que enmascaran tu Realidad, que llamas tu alma, igual que el tinte enmascara la verdad referente a la gota de agua en la palma de tu mano. Tu alma procede directamente de la Consciencia Divina, y permanece siendo sí misma, prístina y pura, y unida a la Consciencia Divina con todas las demás almas, a pesar de todos los aditivos que la hayan cubierto y corroído desde el nacimiento.
También te has de dar cuenta de que todo el mundo nace con capacidades humanas diferentes para aprovechar los aditivos que les son bombeados al nacer. Las capacidades humanas que van a ser utilizadas por cada alma, dependen del progreso espiritual que cada una logró en las vidas anteriores. Algunas personas logran salir de profundos agujeros de desventajas, depresión o desesperanza y alcanzan altas posiciones de confianza y respeto, ejerciendo mucha influencia sobre otros  algunos otros caen desde alturas vertiginosas llenas de ventajas, riqueza, oportunidades y talentos, hasta agujeros negros de desesperación y depresión, consumo de drogas, asesinato, violación y lo que sea.
Sin embargo, a pesar de todo lo que has hecho – o no hecho – de tus oportunidades o la falta de ellas, sigues siendo fundamental y básicamente del mismo ‘ser’ y potencial que los demás.
Pueden TODOS ascender poco a poco, desde cualquier nivel espiritual de consciencia que ocupen actualmente, hasta las alturas de la CONSCIENCIA DIVINA dentro de los Reinos Celestiales.
Conforme vayas aceptando estas Cartas como la VERDAD de la EXISTENCIA, y busques a diario el vivir según los principios que te pondrán en contacto y en armonía con AQUEL QUE TE DIO El SER – adelantarás con toda seguridad y alcanzarás las metas espirituales más altas que te hayas fijado en este momento actual.
Pueden todos ascender hasta al punto donde aceptarán plenamente la VERDAD; trabaja para purificar tu consciencia personal con el fin de asimilar la CONSCIENCIA DIVINA y hacerte un individuo lleno del Poder de la Consciencia Divina
e irradiándolo en tu entorno inmediato y eventualmente a través del mundo. SON TODOS importantes dentro de su entorno
inmediato.
Al padre/la madre que siente que no se aprecia todo lo que hace por la familia, que siente que él/ella no hace mella en la vida familiar, que nunca se le escucha, que no es respetado, amado; que siente que fuera del hogar o el lugar del trabajo él/ella no tiene importancia y que no se le echaría de menos, le falta visión interior. Toda persona, bien sea varón, mujer, padre, madre, amigo, trabajador, empresario, crea un impacto en su entorno.
Si se marchara, habría un hueco en el tejido del ambiente, habría una pérdida y tardaría tiempo en llenarse el espacio con la llegada de otro y con las nuevas actividades de los que se quedaran atrás. Se queda un vacío tras la Voz y el Poder del más grande, el Hacedor del bien, o tras del trabajador más bajo que barra el suelo o los caminos del jardín. Cada uno ocupa un lugar especial en el entorno total. Cada uno trae su propio talento, su propia personalidad, su propia manera de hacer las cosas, su propio impacto en la gente con quien habla, en el lugar donde vive y trabaja.
Son vitales en su propio nicho. Nadie puede robarle su importancia a una persona, excepto la persona misma que niega su propio valor. Aunque una persona nazca discapacitada, también tiene su lugar único de importancia en la familia y en el ambiente.
A veces ocupa una posición de importancia mayor que si hubiese nacido entero y perfecto. Sus logros despiertan admiración y respeto. El impacto que tienes en el entorno depende plenamente de tu voluntad de ser, de tu voluntad de actuar, de tu voluntad de irradiar buena voluntad, de tu voluntad de aprovechar al máximo tus oportunidades, de tu voluntad de ser especial para la gente al hacer que los demás se sientan mejor que antes de contactar contigo. Cada condición surge de la VOLUNTAD que se ejerce en todo momento. Algunos nacen con una gran fuerza de voluntad, otros con menos, pero en el momento en que una persona se da cuenta completamente de que toda FUERZA de VOLUNTAD se toma de la CONSCIENCIA UNIVERSAL y de que se puede aumentar la FUERZA de VOLUNTAD llamando a la FUENTE del SER dentro de uno mismo, para que se la aumente; así la persona empieza a darse cuenta de que, después de todo, la fuerza de voluntad no tiene límites en absoluto. Puede ser extraída, según la magnitud y la fuerza de la fe de uno, desde la misma CONSCIENCIA UNIVERSAL.
Cada uno de cada género, cada raza, nación, religión, de cada nivel de recursos e ingresos, desde el pobre hasta el rey, es igualmente importante en el momento del AHORA, y en el momento del final del día.
Las verdaderas diferencias surgen sólo de lo que cada uno da de sí mismo en este momento, el próximo momento y el resto del día. Un Rey o Primer Ministro puede ser recordado por su bondad, por los beneficios que haya traído a su país, o por la miseria que impuso sobre la gente.
Igualmente un hombre nacido en una familia empobrecida que pudo no haber desarrollado sus habilidades hasta un nivel alto, pero que haya dado todo en el servicio de su entorno, al final será venerado por sus parientes y amigos – y en la próxima vida cosechará su siembra, tal como el Rey o el Primer Ministro.
Tal persona habrá aportado ‘vida’ a su entorno, porque la naturaleza de la fuerza vital es el amor incondicional y el servicio, el trabajo y la armonía, dando lo que sea necesario para la satisfacción de las necesidades del otro. Si, cada día, tu fuerza vital se emplea simplemente en dar una taza de té a los enfermos, entonces deja que esta fuerza vital sea empleada en su forma más alta: con la gran disponibilidad de ir hacia el paciente con una sonrisa cálida, y de entregar el té con amabilidad y buena voluntad, y deseando la curación de la persona.
De tal manera, un repartidor de té puede convertirse en un instrumento radiante de curación y elevación.
Cuanto más frecuentemente el repartidor del té pida silenciosamente el influjo de la Consciencia Divina hacia su propia consciencia, más grande y más penetrante será la irradiación de su fuerza vital para el paciente.
Puede que el enfermo no sea consciente de lo que sucede, pero una habitación con enfermos que están atendidos por tal repartidor o cuidador, recobrará la salud más rápidamente que aquellos que reciben el té de uno que se lo entrega sin mirarlos, sin palabra, sin un pensamiento amable. No, cada trabajo, cada momento, puede ser sagrado y hermoso, radiante con el influjo de la fuerza vital de la Consciencia Divina que va elevando y sanando a uno mismo y a los demás si uno se toma el tiempo para darse cuenta de que él/ella es un canal de la Consciencia Divina, la cual es toda sanación, toda protección, toda satisfacción de las necesidades de cada persona. Una persona, incluso una que limpia los suelos y vacía las bacinicas, poseyendo este conocimiento, puede entrar en una habitación y convertirse en el más importante – quizás, el único - distribuidor del bien, entre seis personas que están repartiendo bacinicas. Tal persona puede ir dejando tras de sí un legado de aumento de fuerza en cada paciente.
Una persona que se dé cuenta que desde sus ojos se irradia una potente fuerza vital hacia aquellos a quienes les dirige la vista, puede saber que su mirada, esa mirada penetrante o esa contemplación sonriente, ha beneficiado al que la recibe.
Pues todo lo que nosotros – sí, tú y YO, el CRISTO- pensamos y hacemos es un acto de consciencia – y la consciencia es la fuerza vital. Con la actividad de nuestras mentes, la tuya y la mía, damos forma a nuestra consciencia, a nuestra fuerza vital en diferentes formas que bendicen o maldicen el ambiente.
La única diferencia entre tú y Mahoma y Yo, conocido en la tierra como Jesús, es la clase de pensamientos y sentimientos que Mahoma y Yo irradiamos a los demás. Los dos irradiamos energía de la consciencia que da vida al mundo. ¿Qué irradias tú en tu mundo? Recuerda de nuevo cómo, durante un momento de gran agobio durante mi tiempo en Palestina, maldije la higuera y se marchitó hasta las raíces.
Poco después yo también fui categóricamente maldecido, tanto por los soldados Romanos como por los Sacerdotes Judíos.
Yo, también, fui marchitado hasta las raíces antes de morir en la cruz. Cuidado con lo que haces a los demás, y estáte seguro de que te gustaría recibir lo mismo. Una taza de agua dada a alguien con cariño, puede bendecirlo y elevarlo, o si se da de mala gana puede hacer que el que la recibe se sienta intimidado y de poca importancia - un poco más débil y más deprimido ¿Qué papel juegas en tu ambiente? ¿Te honran y te reconocen por el amor y buena voluntad que distribuyes en el momento en que pisas tu lugar de trabajo? ¿Te has percatado de lo que es realmente importante en la vida? ¿Te has marcado un plan espiritual, una meta espiritual que sea alcanzada antes de que pases a la siguiente preciosa dimensión? ¿Estarás suficientemente purificado y comprometido con el amor incondicional para entrar en los niveles más altos de la consciencia espiritual, o son tus objetivos todavía aquellos de tu plano terrenal? Pregúntate: ¿Qué papel realmente quieres jugar en tu entorno? ¿Cuál es tu destino espiritual?
Igual de importante - ¿Cuáles son tus actitudes hacia los demás - superioridad y exclusividad - o estás consciente de que la mayoría de la gente está haciendo lo mejor que puede con cualesquiera que sean los talentos que posee? Para alcanzar tu pleno potencial, debes darte cuenta de que ni posición, ni riquezas pueden poner límites al poder que puedes ejercer en el mundo.
Tus únicas limitaciones son tus actitudes y los pensamientos que surgen de tus actitudes. La fuerza vital que se irradia de la mente del rey, el primer ministro, el general, -o un modesto sirviente o soldado- es igualmente poderosa y productora del bien en el ambiente, siempre y cuando cada uno discipline sus pensamientos hasta llegar a estar sintonizado con las frecuencias espirituales del amor incondicional y la Consciencia Divina.
Lo que es más, tales pensamientos entran y dan realce a la fuerza misma de la consciencia mundial. Cada persona que agrega su pensamiento espiritual al pensamiento espiritual mundial lo fortalece.
El único factor que determina el grado con el que se imparten tendencias de vida o de enfermedad, es el nivel de realización y de comprensión espiritual que una persona haya obtenido de la FUENTE del SER. Por lo tanto, el hombre que felizmente quita la basura en el barrio con un buen corazón y una bendición para todos los que encuentra, es una luz resplandeciente en su pequeño mundo. Y el codicioso, el rico de buena posición que sale de su mansión de mal genio para ir al trabajo, es un pozo de oscuridad que puede ser sentido negativamente por aquellos que se le acercan. Seas lo que seas, lo que poseas, la posición que ocupes en la vida, no hay límites al potencial de tu desarrollo.
No hay límites al potencial de la grandeza y gloria de tu ser.
Tu única limitación es la cantidad de tiempo y energía que estés dispuesto a dedicar a la meditación sobre tu FUENTE de SER, abriendo tu consciencia humana para entrar dentro de ELLA y para recibirla en tu mente.
De modo que, líder religioso, venera a tu congregación, porque no sabes qué iluminación y progreso espiritual está ocurriendo en las mentes de aquellos que aparentan ser humildes, y socialmente de ninguna importancia.
Líder religioso, cesa tu crítica de otras religiones, porque no conoces las alturas de conocimiento espiritual, percepción e iluminación que sus partidarios puedan haber alcanzado.
Líder religioso, comprende que tú mismo eres tanto más avanzado espiritualmente cuanto más sea avanzada tu percepción personal de la Realidad. Si no tienes ninguna percepción de lo que se halla más allá del velo de tu mundo material, puede que seas religioso, pero no tienes consciencia espiritual.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...