Mis Amigos Seguidores en Google

sábado, 2 de abril de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)


IRA
Capitulo VIII
La ira puede recorrer todo el rango desde la rabia al leve resentimiento.
Incluye venganza, ira, indignación, furia, celos, victimismo, rencor, odio, desprecio, cólera, discusiones, hostilidad, sarcasmo, impaciencia, frustración, negatividad, agresión, violencia, rechazo, mezquindad, rebelión, conductas explosivas, agitación, abuso, brusquedad, quemarse poco a poco, tristeza, pucheros y obstinación.
Estas variaciones de la ira son bien ejemplificadas por los diarios de noticias de la televisión. La ira puede surgir sobre la técnica de la entrega en sí. La ira que uno espera dejar de sentir, en el pasado, ha sido valorada.
La ira del miedo a la pérdida. La ira de los sentimientos en general. La ira a la sensación de no renunciar inmediatamente.
Hay una gran cantidad de energía en la ira; por lo que en realidad nos sentimos con energía cuando estamos irritados o enfadados. Uno de los trucos que la gente aprende es pasar rápidamente de la apatía y la tristeza a la ira, y luego saltar de cólera al orgullo, y a continuación, al coraje. En la ira, hay energía para la acción.
Esto resulta en el hacer del mundo.
Cuando los "pobres" del mundo se vigoricen por el deseo y pasen a la ira por lo que les falta, esa ira les moverá a hacer las acciones necesarias para cumplir sus sueños de una vida mejor.
La cantidad de ira reprimida en la población se puede verificar rápidamente al ver como de popular es la violencia en los medios de comunicación, donde a los espectadores se les presenta una experiencia vicaria de dejar salir su ira en forma de palizas, tiroteos, apuñalamientos, linchamientos, y asesinatos de diversos "tipos malos". Por lo general nos sentimos tan culpables de la ira que creemos necesario hacer al objeto de nuestra ira "malo", así podemos decir que nuestra ira está "justificada".
Pocas son las personas que pueden asumir la responsabilidad de su propia ira y decir: "Tengo ira porque estoy muy enfadado". Utilizando la Ira Positivamente Es común que las personas repriman su ira, agresión y hostilidad interna; la ven poco digna, desagradable, e incluso como un fracaso moral o revés espiritual. No se dan cuenta de que la ira reprimida es sino energía de la ira y, si no se reconoce y se trabaja, tendrá consecuencias perjudiciales para la salud y el progreso en general.
La intención tras la ira es negativa, y tendrá consecuencias similares incluso si no se expresa. Un enfoque útil es el de ver la energía de la ira de manera positiva y utilizarla para emprender nuestras ambiciones y nuestras acciones de una forma útil.
Por ejemplo, digamos que estamos enfadados con nuestro jefe.
Nos sentimos resentidos. Nunca parece reconocer nuestras habilidades o esfuerzos. Pero sabemos que no es prudente expresar nuestra ira y resentimiento.
Derivaría muy probablemente en la pérdida de nuestro trabajo o por lo menos provocaría el resentimiento continuo del jefe.
En el mejor de los casos, la expresión de la ira daría lugar a una situación chabacana. En cambio, podemos tomar la decisión de utilizar esa energía de manera constructiva en nuestro propio nombre. Puede ser nuestra inspiración para crear un proyecto que, debido a su excelencia, demuestre nuestros puntos.
Podría ser la energía que nos pasara y sacara de una situación que no es satisfactoria. Podemos utilizar esa energía para crear nuevas oportunidades de empleo o encontrar un trabajo mejor, desde un comité, mejorar nuestra situación laboral, iniciar un sindicato, o lo que creemos que beneficie a nuestros objetivos personales.
En las relaciones personales, existe la misma oportunidad.
La ira puede ser utilizada para inspirarnos hacia la mejora de nuestras habilidades de comunicación, tomar un curso sobre las relaciones interpersonales, o inscribirse en un programa de auto-mejora. La ira puede inspirarnos hacia una reorientación a poner una mayor claridad de esfuerzo, y a hacer de verdad un trabajo mejor. De esta manera, la situación puede resultar en reafirmación.
Puede inspirarnos a buscar dentro de nosotros mismos y a renunciar a todos los sentimientos negativos, a través de la aceptación. En lugar de volvernos locos por ella, podemos aceptarla.
Auto- Sacrificio Hay muchos orígenes para la ira.
Ya hemos mencionado que muy a menudo un complejo sentimiento de ira se relaciona con el miedo, y la ira desaparece cuando dejamos el miedo. Otro orígenes para la ira es el del orgullo, y especialmente ese aspecto del orgullo que llamamos vanidad.
Con frecuencia, es nuestro orgullo personal el que alimenta y propaga la ira. Uno de los orígenes del orgullo está conectado con el auto-sacrificio.
Si nuestras relaciones con los demás están asociadas a nuestro pequeño yo en forma de sacrificios, entonces nos estamos preparando nosotros mismos para la ira posterior, porque la otra persona no suele ser consciente de nuestro "sacrificio" y es, por lo tanto, poco probable que cumplan nuestras expectativas.
Un ejemplo de esto viene de un día de la vida en un matrimonio típico tradicional. La mujer se pasa el día entero trabajando intensamente en la limpieza de la casa, meticulosamente cuida de las plantas, trae las flores, cambia algunos muebles, y hace todo lo posible para hacer que la casa se vea hermosa.
Cuando el marido llega a casa, no dice ni una palabra acerca de la casa y ni incluso pareció darse cuenta. En vez de eso, está agotado después de un día de trabajo, y le relata sus diversas pruebas y tribulaciones. En su mente, él está pensando en todos los auto-sacrificios que ha hecho: los clientes irritados, la ardua conducción a través del tráfico de la ciudad, el irritable jefe, y la presión de los plazos. Él está pensando en todo lo que ha hecho por su esposa y su familia. Mientras él está pensando en todas esas dificultades, ella siente un resentimiento creciente al no haber reconocido él sus esfuerzos, y repasa en su mente todos los sacrificios que hizo ese día. Podría haber ido a almorzar con sus amigos.
Podría haber terminado de leer el libro que está disfrutando. Podría haber estado mirando su programa favorito en la televisión. En cambio, hizo todo esto para él, y ahora él no está haciendo ningún comentario sobre los resultados de sus esfuerzos.
Dado que ambos abrigan rencores, resentimientos y frustraciones, su ira interior se prepara; se expresa como frialdad y desapego y, entre tanto, se escapa a ver la televisión por la noche y va a la cama en silencio para meditar sobre sus quejas.
Esta es una escena típica de hogar estadounidense que es casi banal repetirla aquí. Sin embargo, su carácter común habla de su valor de aprendizaje para nosotros; podemos examinarla y tratar de desentrañar este decline de la relación.
Lo que queremos, deseamos, e insistimos de la otra persona es sentido por ellos como presión.
Por lo tanto, ellos inconscientemente lo resisten. En el ejemplo anterior, ambas personas están en busca de reconocimiento.
Ellos lo quieren, lo desean, pero lo bloquean el uno al otro.
Cada uno se siente presionado y, por consiguiente, resisten.
La resistencia se debe a que la presión siempre se siente por nosotros como una negación a nuestra elección. Se considera un chantaje emocional. La fórmula inconsciente dice: "Dame lo que quiero o te castigaré con la pasividad, la ira, haciendo pucheros, con mal humor y el resentimiento".
A todos nos molesta sentirnos emocionalmente chantajeados. Todos sabemos la resistencia que sentimos cuando nos damos cuenta de que alguien está buscando un cumplido, y la misma resistencia continúa inconsciente y conscientemente.
Cuando estamos motivados por el auto-sacrificio, estamos presionando a la otra persona. Incluso si reconocemos que la forzamos, le contrariará. Un elogio forzado no satisface.
Parte de la ira que surge del orgullo del auto-sacrificio.
Tenemos una cierta vanidad secreta sobre lo que estamos haciendo por los demás, y nuestro orgullo por el éxito nos hace vulnerables a la ira cuando nuestro "sacrificio" no se reconoce.
La manera de contrarrestar esta ira es reconocer y renunciar al orgullo, entregar nuestro deseo por el placer de la autocompasión y, a cambio, ver nuestros esfuerzos en favor de los demás como regalos. Podemos experimentar la alegría de ser generosos con los demás como la propia recompensa.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...