Mis Amigos Seguidores en Google

lunes, 21 de marzo de 2016

LAS 9 CARTAS VERSIÓN DEFINITIVA (CRISTO VUELVE)



CRISTO VUELVE, Revela la verdad sobrecogedora
Segunda  Carta de Cristo (Sexto Escrito)
El ‘Padre’ no está en ningún lugar específico sino por todas partes a tu alrededor y dentro de todo. -
Puedes ver la maravillosa actividad del ‘Padre.’ Mira a tu alrededor a las cosas que crecen, el trigo, la hierba, las flores, los árboles y a los pájaros; y dentro de cada cosa viva, verás la obra maravillosa y misteriosa del ‘Padre’ en actividad continua.
Es aquí donde el ‘Padre’ está en perfecto control. Puedes ver que hay ley y orden perfecto, crecimiento, desarrollo, y al final está la cosecha que bendice tanto al hombre como al animal y a las aves. - Considera cómo después de que un hombre termina de labrar sus campos, esparce la semilla sobre la tierra y la cubre. Recoge sus herramientas y se va a casa contento de que al final, si hay suficiente lluvia, habrá comida para alimentar a sus hijos.
Durante muchos días se duerme y se despierta sin hacer más con el cultivo; pero cuando vuelve a visitarlo verá las verdes espigas saliendo de la tierra. Más tarde volverá para ver los tallos y las hojas y aún después verá formándose la semilla y luego un día verá que el grano ha engordado y se ha puesto dorado y listo para la cosecha. El trigo ha crecido de forma admirable, lo cual él no puede explicar. ¿Es magia? No, es la labor del ‘Padre,’ el Poder, la Inteligencia Amorosa que se halla en todo el universo, la cual inspira el trabajo y respira a través de ello; es la actividad del ‘Padre’ que es la VIDA INTELIGENTE del UNIVERSO. -
Cuando entras en el Reino de Dios, tienes una buena sensación.
Te sientes feliz y alegre. ¿Puedes imaginar cómo se sentiría una mujer si perdiera una gran cantidad de dinero y se preguntara cómo daría
de comer a sus hijos?. La mujer de la casa estaría llorando, y barrería la casa tan a fondo que no quedaría ni una mota de polvo – luego –escondida en un rincón oscuro encuentra la apreciada moneda de plata y enseguida se le secan las lágrimas, empieza a sonreír y se siente tan viva y tan alegre que sale corriendo de la casa para invitar a los vecinos a una fiesta para celebrar.
Pensaba que lo había perdido todo, y ahora era rica después de todo. Así es al encontrar el Reino de los Cielos – el Reino de Dios. En lugar de lágrimas y temores, hambre y enfermedad, se encuentra paz, alegría, abundancia y la salud del Reino de Dios. Nunca se volverá a experimentar ningún tipo de falta de nuevo. - También se puede comparar el Reino de Dios a un hombre muy rico que comerciaba con perlas. Toda la vida había querido encontrar una perla especial que brillara más que todas las demás, que estuviera sin defecto y perfecta y con la que él sería la envidia de todos los demás comerciantes. Un día encontró tal perla, preciosa más allá de lo que se podía imaginar, más perfecta que todas las demás. Vendió todo lo que poseía, abandonó todo lo que había acumulado para comprar aquella perla y fue feliz más allá de todos los sueños. - ¿Qué significa esto? Significa que gustosamente renunció a todas las cosas que anteriormente valoró de su vida – su casa suntuosamente amueblada, sus objetos de valor, su estilo de vida, abundancia de comida y bebida, todo con el fin de poseer el tesoro sin precio – el conocimiento que le dirigirá hacia el Reino de Dios donde la felicidad es un estado de la mente que no puede ser tocado por el mundo exterior con todas sus penas y preocupaciones. -
El ‘Reino de Dios’ está dentro de ti. Entras en el ‘Reino de Dios’ cuando te das cuenta plenamente de que el ‘Padre’ está activo dentro de ti en todo momento. Es un estado de la mente, de percepción y comprensión de que la Realidad, detrás y dentro de todas las cosas visibles, es el ‘Padre’, y es precioso y perfecto, y que todas las cosas que son contrarias a la belleza, la armonía, la salud y la abundancia son las creaciones del mal pensar del hombre. -
Me has dado pena al verte sufrir, pero no necesitas padecer si escuchas lo que tengo que decirte. Pero debo avisarte que el Camino que dirige hacia el Reino del Cielo, es difícil de seguir. Quiere decir, - primero – que tienes que ocuparte de tu ‘ego.’ - ¿Por qué es el ‘ego’ de quien te tienes que ocupar? Porque del deseo de proteger y de promocionar tu propio bien, proceden todos los pensamientos palabras y actos egoístas.
Probablemente te preguntarás: - ¿Porqué debemos preocuparnos de esto? Si lo que dices es verdad, que no hay castigo, que ‘Dios’ no ve la maldad, - entonces ¿por qué deberíamos preocuparnos por nuestro comportamiento? - Hay tanto que aprender aquí que apenas sé por donde empezar. - Como ya he explicado tomas tu VIDA del ‘Padre,’ por lo tanto, sacas tu capacidad de pensar y amar del ‘Padre’. Igual que la Inteligencia del ‘Padre’ es creativa, también tu consciencia es creativa. Con tu mente y tu corazón modelas, tú mismo, los planes de tu vida y experiencias. - Y ¿Qué clase de vida planeas y modelas en tu mente? - Si alguien te molesta o te hace daño, tomas represalias, de algún modo u otro; crees que si alguien se lleva tu ojo, debes coger el ojo de tu adversario. Crees que quien mata debe ser matado como castigo y recompensa; crees que quien te roba debería pagar por ello, que quien te quita la esposa, debe ser apedreado junto con tu esposa. Crees que cada mal que pasa por tu vida debe ser pagado. Puesto que es la naturaleza humana el hacer daño a los demás y te han enseñado a tomar represalias.
Tu vida es una continua escena de guerra; guerra en el hogar entre los esposos, mujeres, hijos y vecinos, entre las personas públicas y entre las naciones. Tu ‘Padre’ ignora esta guerra en tu vida, pero conoce el agobio en tu mente y cuerpo que surge de esta guerra; pero no puede hacer nada para aliviar el dolor – hasta que tú mismo pongas fin a la guerra. Tú mismo debes cesar la lucha y vivir en paz en las familias, entre los vecinos, los empresarios, las personas públicas y entre los países. - Sólo entonces puede tomar lugar la LABOR AMOROSA del ‘Padre’ en tu mente, corazón, cuerpo y vida. -
Sólo entonces podrás reconocer y ver la Labor Amorosa que está siendo realizada en ti y – para ti por el ‘Padre.’ - Recuerda también la gran LEY – COSECHÁS LO QUE SEMBRÁS. - No se puede recoger higos de las zarzas, o uvas de los espinos, o cosechar trigo de la maleza. Piensa en esto y comprende esta parábola porque te es muy importante – no tan sólo hoy – sino también en todos tus días y años venideros, incluso hasta la eternidad. - De modo que, si quieres cambiar tu vida, cambia tus pensamientos; Cambia tus palabras que surgen de esos pensamientos; cambia tus actos que proceden de los pensamientos. - Lo que se halla en tu mente creará todas tus experiencias, tu enfermedad, tu pobreza, infelicidad y desesperanza.
Un hombre me gritó: - Cuéntanos, Maestro:
¿Cómo nos mantenemos en paz con nuestros vecinos, cuando ellos mismos no viven en paz con nosotros? Le dije, sonriendo: - Cuando tu vecino te viene a decir que tiene que viajar a alguna distancia, y que no quiere ir solo, y te pide que le acompañes - ¿Qué haces? El hombre se rió: - Si mi vecino me quisiere quitar de lo que estaba haciendo, no estaría contento. Le diría que buscara a otro porque estaba ocupado. - Y ¿Cómo se sentiría tu vecino? El hombre se encogió de hombros: - No lo sé. -
Y la próxima vez que le necesitaras para que te hiciera algún favor, ¿Cómo te respondería a tu petición? El hombre ya no se reía. No contestó. Otro contestó: - Le soltaría unas palabrotas y le diría que pidiese ayuda a otro. Dije a la gente: -
Ha contestado correctamente. Y ¿Cómo se sentirá él? - indicando al hombre quien había hablado primero, y sonriéndole a él.
Una mujer gritó por encima de la risa: - Les dirá a todos a quienes se encuentre que qué vecino más egoísta y miserable tiene. Quizás querrá hacerle daño de algún modo. Hubo gritos de acuerdo y asentí con la cabeza: - Sí, habrá olvidado que una vez su vecino le pidió que anduviera una o dos millas con él y él se negó.
No verá la LEY de COSECHA y SIEMBRA trabajando en su vida.
Él la puso en movimiento al negarse a ir una milla con su vecino y ahora cosecha sus actitudes y actos. Porqué estar enfadado cuando él mismo ha creado la situación. La gente se reía, inclinando la cabeza y hablando los unos con los otros. Nunca antes habían oído tal conocimiento del comportamiento humano. Había aquí una enseñanza totalmente nueva. Dije: - Te aconsejo que cuando venga tu vecino pidiéndote que andes una milla con él, o cualquier otra cosa que le hiciera sentirse más a gusto o feliz, primero piensa en lo que te gustaría que él hiciera por ti si también tuvieras necesidad.
¿Cómo te gustaría que respondiera a tu petición? Un murmullo pasó por la multitud y veía que entendían lo que les estaba diciendo. - De hecho, si tu vecino te pide que le acompañes una milla, hazlo con agrado y estáte dispuesto a acompañarle dos millas si es necesario. Cuando te niegas a la gente, no te das cuenta, pero amarras tu mente y tu cuerpo, los pones en tensión preparándote para protegerte contra el estar obligado a hacer algo que no quieres hacer. Amarras tu mente y tu cuerpo y el ‘Padre’ también se queda amarrado y no puede hacer Su TRABAJO AMOROSO dentro de ti, y de esta tensión procede la enfermedad. - De nuevo, puede que te encuentres a alguien en gran necesidad, que tenga frío o que esté triste. Puede que te pida el abrigo. No pases de largo airosamente. Algunas personas se rieron. Sabían que esto era lo que harían. - Nada de eso. Dale el abrigo y, si realmente hace frío, también la túnica y sigue tu camino, regocijándote. - ¿Regocijándote? - preguntó una voz incrédula. Me reía y dije: - Sí, amigo mío, - ¡Regocijándote! Primero porque tenías un abrigo y una túnica para dar, y luego regocijándote porque te das cuenta de que ahora que te hace falta el abrigo y la túnica tu ‘PADRE’ dentro de ti, en breve, restituirá el abrigo y la túnica de algún modo sorprendente. Sin embargo, si le das el abrigo y la túnica y luego sigues andando quejándote…: – ahora, ¿por qué he hecho eso? Fui insensato. Ahora yo pasaré frío en lugar de él y la gente se reirá de mí porque he regalado mi abrigo y mi túnica y me he quedado sin nada – y ¿qué dirá mi mujer cuando llegue a casa?
La gente inclinaba la cabeza riéndose, disfrutando de la imagen del hombre que regala su abrigo y túnica y luego se acuerda de qué cosa insensata se ha hecho a sí mismo. Yo sabía que a menudo se habían privado de sí mismos para ayudar a otros – y que luego se habían arrepentido de su generosidad. Esperé un momento, y luego dije a voz en cuello para conseguir la plena atención de cada uno - Pero ¿no te he dicho que COSECHAS lo que SIEMBRAS?. ¿No te he dicho con toda claridad, que tus pensamientos, palabras y actos crean tus futuras circunstancias? De modo que, ¿Qué quieres SEMBRAR para COSECHAR después de dar el abrigo y la túnica al forastero? ¿Quieres que tus obsequios se restauren, o quieres estar sin abrigo y túnica durante mucho, mucho tiempo? Porque esto es lo que sucederá si sigues tu camino enfadado o disgustado porque regalaste el abrigo y la túnica. tus palabras y actos sellarán, harán dura como la roca, la pobreza que te habrás causado al regalar el abrigo y la túnica. La gente ya no sonreía ni reía, estaban muy callados y escuchando con atención. - Recuerda, primero haz a los demás lo que desees que te hagan a ti, entonces, habrá paz y contentamiento en tu mente y tu corazón, y el ‘Padre’ podrá hacer su LABOR AMOROSA dentro de tu cuerpo, mente y corazón.
Da y da abundantemente, y regocíjate de que tienes regalos para dar a los que tienen necesidad, porque según das así se te restauran tus dones de la manera que más necesitas. Da con el corazón contento, da con confianza y con el conocimiento de que donde hay carencia en tu vida, así hará el ‘Padre’ su LABOR AMOROSA con abundancia dentro de ti- y para ti.
No hagas nada con el corazón pesado porque un corazón pesado es lo que seguirás teniendo. Da todo con espíritu alegre, que todo en tu vida te traiga tan sólo alegría e iluminación espiritual.
Un hombre comentó: - Esto está contra la naturaleza del hombre. Es natural preocuparse por el futuro. La ropa es cara. La comida no se encuentra fácilmente. La vida es una lucha constante.
Le contesté con voz fuerte porque decía simplemente lo que pensaba la mayoría de los oyentes. - Pero no sabes con seguridad que mañana estarás luchando para vivir. No sabes si mañana no tendrás un empleo espléndido o cualquier otra cosa maravillosa que pueda sucederte. No sabes esto– pero te estás asegurando de que NO haya un empleo espléndido, o cualquier otra oportunidad maravillosa en tu vida – porque estás creando las circunstancias de tus mañanas. Se enfadó: - ¿Lo estoy? ¿Cómo estoy haciendo eso? - ¿No acabo de explicártelo?’ - Volví a la gente riéndome. - Contadme cómo este hombre aquí delante, de la túnica roja, creó sus mañanas.
Hubo silencio entre la multitud. Luego un joven, Marco, me gritó: - Lo sé. Dijo que estaría luchando para comprar la comida y la ropa. Nos has dicho que lo que pensamos y hablamos es lo que recibimos. - Así es, - dije. - Eres un chico listo. Has comprendido. Cuidado con que no crees para ti las cosas que no quieres. Y estaré contento que seas mi discípulo cuando seas mayor si tus padres te lo permiten. Algunas personas se rieron – pero otros no. Veía que no creían ni una palabra de lo que decía. - Nunca entrarás en el Reino del Cielo estando angustiado. Si hoy lo estás pasando mal, ¿Por qué te lamentas? ¿Te hará sentir mejor si te vas quejando? ¿Tus lágrimas harán más feliz tu día? Y si te angustias por tus mañanas, estás cargando tus mañanas de penas y fatigas incluso antes de llegar a ellas. ¿Por qué hacerlo? ¿Qué bien te hará? ¿La angustia alguna vez te ha hecho algo bueno? Como si pudieras hacerte más alto estando angustiado por ser bajo. - No, no te quedes dando vueltas en las cosas que no tienes. Permanece en las cosas que sí pueden ser tuyas si vuelves al ‘Padre’ que está dentro de ti y pides con fe perfecta, creyendo que recibirás – y te digo, sin temor a la contradicción, que recibirás. Pero se debe pedir bien – creyendo. No recibirás nada si al pedir te preguntas si te han oído o si el ‘Padre tendrá ganas de darte lo que quieres. Ésa es la manera humana de dar, pero no la del ‘Padre’ quien da abundantemente y satisface tus necesidades. - El ‘Padre’ siempre vierte Sus dones sobre ti, dones de alimento abundante, vestidura, casa, amigos, siempre que tú tengas el corazón y la mente limpia, y siempre y cuando confíes continuamente en el ‘PADRE’ como tu apoyo de momento a momento. - Si rezas y no recibes, ni por un momento pienses que es porque no hay ‘Padre’ o que el ‘Padre’ no te escucha. Más bien debes preguntarte qué hay en ti que impide que la OBRA AMOROSA del ‘Padre’ sea hecha en ti y para ti. - Si vas al altar para rezar o para ofrecer un regalo, y de camino recuerdas que has reñido con alguien, da media vuelta y ve con esta persona para hacer las paces con ella. Luego, al acercarte al ‘Padre’ en la oración, tendrás la mente limpia y pura, y serás escuchado por el ‘Padre’ y el ‘Padre’ podrá responder, dándote todo lo que necesites, dentro de la paz y la quietud de tu ser. -
Si todavía no puedes creer que el ‘Padre’ cuida de su creación, mira a tu alrededor a las radiantes flores del campo. ¡Que hermosas son! Considera el brillante pensamiento que diseñó su belleza! ¿Dónde encontrarás los colores que se ven en lo pétalos? Con toda su sabiduría, Salomón no fue capaz de que le hicieran tan hermosas vestiduras. Ve cómo las flores atraen a las abejas, y las abejas ayudan a traer las semillas de la próximas estaciones para hacer tu mundo, y para darte alimento. ¿Por qué no puedes creer y confiar en el ‘Padre’ cuando el mundo a tu alrededor está planificado, diseñado, y cuidado de un modo tan maravilloso? - Pero, recuerda – estas plantas y árboles vivos, a diferencia del hombre, no pueden quejarse de su suerte y verse hambrientos y desnudos, y así, no ‘deshacen ‘el trabajo que el ‘Padre’ hace en ellos. - Eres tú con tus continuas quejas y palabras acerca de lo que te falta, tu agresión hacia el otro, tu insistencia en tomar represalias, tu crítica y calumnia, lo que produce tu carencia – y tu enfermedad – con consistencia día tras día. -
Les he dicho todas estas cosas para prepararlos, los que están enfermos, para curarlos. No se puede ser curado, al menos de que crean de todo corazón que habrá curación. Recuerden que la enfermedad corporal surge de la enfermedad de la mente, tal como el mal humor, el rencor, los enfados y los odios. - ‘El Padre Amor’ es la fuente de toda salud, por consiguiente todos los pensamientos y sentimientos contrarios al ‘Padre Amor’ producen enfermedad.’ - Igual que todos sus males y enfermedades empiezan en la mente – así también su bien. - Cuiden al vecino tanto como a ustedes mismos. - Bendigan a su vecino cuando surge alguna disputa, recen por él cuando sea duro ustedes, porque entonces estarán construyendo el bien en su mente y pensamiento, y el bien será la cosecha de su siembra. No sólo eso – estarán trayendo su mente a una armonía y sintonía con el ‘Padre’ que está dentro de ustedes, que es el ‘Amor Perfecto’. En estas condiciones el ‘Padre’ puede hacer su TRABAJO AMOROSO perfecto dentro de ustedes.
Cuando terminé de hablar, las personas me trajeron a sus enfermos y según su fe se curaron. 

*********************************************************************
Igual te resuena e igual no te resuena la verdad de alguien o el mensaje de alguien, está perfecto lo importante es el mensaje y no el mensajero....y repitiendo si te resuena tómalo si no déjalo pasar... no es para ti... mas también justo es a esto que se nos invita a no tener ningún ídolo, ningún Avatar, nadie a quien seguir... solo sigue tu propio corazón… justo de esto habla de los falsos profetas marcando a alguien en particular... pues todos somos maestros y alumnos a la vez y no en si el vehículo llamado cuerpo, y no la personalidad, sino el mensaje que llega a través nuestro o a través de los otros.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...