Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 20 de marzo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



MIEDO
Capitulo VI (Segundo Escrito)
El Efecto Curativo del Amor
El miedo es tan pandémico en nuestra sociedad que constituye la emoción predominante que gobierna nuestro mundo, como sabemos.
El miedo también fue la emoción predominante entre los miles de pacientes tratados durante las décadas de práctica clínica.
El miedo es tan extenso y toma tantas formas que no hay suficientes páginas en este libro para enumerar todas sus variedades.
El miedo se relaciona con nuestra supervivencia, por lo que tiene un trato especial en nuestras mentes. Para la mayoría de la gente, el miedo es tan omnipresente que su vida constituye realmente un conjunto gigantesco de dispositivos de compensación para conquistar sus miedos. Sin embargo, incluso esto no es suficiente, por lo que los medios nos presentan una y otra vez situaciones de miedo, como en las noticias de esta mañana: "Un grupo terrorista amenaza con envenenar el suministro de alimentos".
Estos titulares son constantes, como si quisieran dar a la mente todas las oportunidades para que dominara la más temida de todas las emociones. Como la letra de una canción dijo, "Estamos atrapados entre el miedo a la vida y el miedo a morir."
Cuando todos los dispositivos de compensación de la mente fallan y el miedo se vierte en la conciencia en ataques de ansiedad o fobias evidentes, se etiqueta a la persona como paciente de una neurosis de ansiedad.
Es una información a destacar que el tranquilizante Valium es el fármaco más vendido en los Estados Unidos. Los temores tienden a aumentar. Así, el paciente típico con fobias muestra una extensión progresiva del miedo en más y más ámbitos de su vida, lo que le lleva a más y más restricciones de su actividad, y, en casos severos, a una total de inmovilización.
Este fue el caso de una paciente llamada Betty. Betty tenía treinta y cuatro años, pero parecía mucho mayor porque estaba delgada y demacrada. Entró en la oficina cargada completamente de bolsas de papel, en las que se encontró más tarde que contenían 56 botellas diferentes de preparaciones de herboristerías, vitaminas, suplementos nutricionales, además de varias bolsas de comida especial. Su miedo había comenzado como una fobia a los gérmenes y pronto todo a su alrededor parecía estar posiblemente contaminado con gérmenes. Tenía muchos miedos en relación a la salud y a contraer enfermedades contagiosas, y había progresado ahora a un miedo al cáncer. Creía cada historia terrible que leía, así que tenía miedo a casi todos los alimentos, al aire que respiraba, y que la luz del sol tocara su piel. Llevaba ropa blanca porque tenía miedo de los tintes a los materiales. En la oficina, nunca se sentaba porque tenía miedo a que la silla pudiera estar contaminada.
Cada vez que necesitaba una receta, pedía que fuera escrita en el centro de un talonario de recetas que no hubiera sido tocado. Además, quería arrancar la página del talonario ella misma; no quería que yo la tocara porque posiblemente llevaba los gérmenes del último paciente de haberle dado la mano. Llevaba guantes blancos en todo momento. Pidió ser tratada por teléfono ya que tenía demasiado miedo como para volver a hacer el viaje a la oficina de nuevo. A la semana siguiente por teléfono, me dijo que tenía miedo de levantarse. Llamaba desde su casa aún desde la cama porque ahora tenía miedo a salir a la calle.
Había desarrollado miedo a los ladrones, a los violadores, y a la contaminación del aire. Al mismo tiempo, tenía miedo a quedarse en casa en la cama por miedo a que pudiera empeorar y, para agravar todos sus otros temores, tenía miedo a estar perdiendo la cabeza. Le preocupaba que la medicación no le ayudara y que pudiera tener efectos secundarios, pero le preocupaba no tomarla por miedo a no mejorar. Ahora, decía que tenía miedo a que pudiera ahogarse con las píldoras y había dejado de tomar sus pastillas, incluso las del herbolario, menos aún la medicación prescrita. Sus temores eran tan paralizantes que cada acción terapéutica era bloqueada totalmente.
No iba a permitirme hablar con su familia. Tenía miedo a que se enteraran de que estaba visitando a un psiquiatra y pensaran que estaba loca. Yo estaba totalmente desconcertado y atormenté a mi cerebro durante semanas pensando cómo podía ayudarla. Finalmente, lo dejé. Experimenté el alivio de la entrega al entregarme totalmente: "No hay absolutamente nada que yo pueda hacer para ayudarla. Lo único que me queda por hacer es quererla." Y, así que, eso es lo que hice. Sólo pensaba en quererla, y con frecuencia le enviaba pensamientos cariñosos. Le di tanto amor como el que posiblemente le di cuando hablamos por teléfono y, finalmente, después de un par de meses de "terapia de amor", ella mejoró lo suficiente como para venir a la oficina. A medida que pasaba el tiempo, mejoró y sus miedos e inhibiciones comenzaron a disminuir, aunque nunca desarrolló ninguna interiorización. Estaba demasiado preocupada para hablar de cuestiones psicológicas, decía, así que durante meses y después con el tiempo años de tratamiento, lo único que hice fue quererla.
Este caso ilustra un concepto que previamente hemos presentado en el capítulo sobre la apatía; y es que, una vibración más elevada, como la del amor, tiene un efecto curativo sobre la vibración más baja, como en el caso de la paciente, el miedo. Este amor es un mecanismo de reafirmación, y muy a menudo podemos calmar los temores de otra persona por nuestra mera presencia física, y por la energía cariñosa que les proyectamos y con la que les envolvemos. No es lo que decimos, sino el hecho mismo de nuestra presencia lo que tiene el efecto curativo. Podemos aprender otra de las leyes de la conciencia: El miedo es curado por el amor. Este es el tema central de una serie de libros escritos por el psiquiatra Jerry Jampolsky (por ejemplo, Amar es Liberarse del Miedo).
Esta fue también la base para la curación en el Centro de Curación por la Actitud en Manhasset, en Long Island, del que fui co-fundador y consejero médico. La curación por la Actitud tiene que ver con la interacción del grupo con los pacientes que tienen enfermedades mortales y catastróficas, y todo el proceso de la curación tiene que ver con dejar ir el miedo y reemplazarlo con el amor. Este es el mismo mecanismo de curación demostrado por los grandes santos y sanadores iluminados, cuya mera presencia tiene el poder de curar debido a la intensa vibración de amor que irradian. Este poder sanador, -base de la curación espiritual-, también se transmite por los pensamientos cariñosos.
Las multitudes de personas a través de la historia registrada que se han curado con sólo este tipo de amor son legendarias.
En la historia reciente, por ejemplo, a la Madre Teresa se le atribuye la curación de un gran número de personas por estos mismos mecanismos del amor incondicional y la presencia iluminada. Para las personas que no están familiarizadas con las leyes de la conciencia, este tipo de curas parece milagroso.
Pero para aquellos que están familiarizados con las leyes de la conciencia, tales fenómenos son comunes y de esperar. Los niveles elevados de conciencia son en sí mismos capaces de sanar, transformar e iluminar a otros. El valor del mecanismo de la entrega es que, al dejar ir los bloques para amar, nuestra capacidad de amar aumenta progresivamente, y la energía amorosa tiene la capacidad de sanarnos a nosotros mismos y los demás.
El único inconveniente de este tipo de curaciones es que a menudo la curación se mantiene mientras se esté próximo a una persona capaz de irradiar altos niveles de amor, pero la enfermedad vuelve cuando la gente deja su presencia, a menos que ellos mismos hayan aprendido a elevar su propia conciencia. "Bueno", podrías preguntar, "si enviar pensamientos de amor tiene un poder sanador, ¿cómo es que vemos a todos esos enfermos en los hospitales, cuyas familias son tan solícitas? ¿Por qué el amor de la familia no cura al paciente?" La respuesta es ver el tipo de pensamientos que están siendo enviados por la familia al paciente. Si los examinamos, encontraremos que son principalmente pensamientos de angustia y miedo, acompañados de culpa y ambivalencia. Podríamos imaginar el amor como la luz del sol y los pensamientos negativos como las nubes. Mientras que nuestro más elevado, Ser superior es como el sol, todos los pensamientos negativos, las dudas, los miedos, los enfados, y los resentimientos que tenemos atenuar la luz del sol y, finalmente, la luz llega a través de ellos sólo débilmente. Fue Jesucristo quien dijo que todos nosotros, por la fe, potencialmente teníamos el poder de curar.
El santo, la persona de elevada conciencia, es por definición alguien que ha eliminado las nubes de la negatividad e irradia completamente el poder curativo del sol. Esa es también la razón por la que los seres santos tienen tal poder magnético que atraen multitudes a su presencia física.
Por ejemplo, cuando fue el cumpleaños del fallecido santo Indio Sri Ramana Maharshi, habían 25.000 personas de pie ante el sofocante sol tropical, hombro con hombro, como un solo hombre para celebrar su presencia y desearle lo mejor.
A medida que consistentemente dejamos nuestros miedos y resistencia y permitimos que sean entregados, la energía que estaba atada al miedo es retirada y ahora se vuelve dispone para brillar como energía de amor. Por tanto, el amor incondicional tiene el mayor poder de todos, y ese amor es el poder de los santos famosos. El amor incondicional es también el poder de la madre y el padre, cuya presencia es tan esencial para el aprendizaje del amor en los niños cuando crecen. Fue Sigmund Freud quien observó que lo más afortunado que nos puede pasar es crecer siendo el hijo predilecto de nuestra madre. ¿Qué pasa con aquellos de nosotros que no tuvimos la feliz experiencia de ser rociados con el amor incondicional a medida que crecimos? Existe la creencia generalizada de que si no tuviéramos esta experiencia, estaríamos de alguna manera lisiados o con cicatrices de por vida; en realidad, esto no es así. Una persona que ha experimentado una gran cantidad de amor en sus primeros años de vida tiene menos miedo y un buen comienzo, pero este amor es inherente a todos nosotros. Por la naturaleza misma de nuestro ser y por la propia naturaleza de la energía vital que fluye a través de nosotros y nos capacita para respirar y pensar, todos tenemos el mismo nivel de vibración de la energía del amor en nosotros. Si, al buscar en nosotros, vemos que hemos permitido que la experiencia de nuestra propia naturaleza sea bloqueada por extensos temores, después podremos redescubrir el amor en nosotros al utilizar el mecanismo de entrega y, por tanto, dejar ir las nubes de la negatividad.
Al redescubrir este amor interior, redescubrimos la verdadera fuente de la felicidad.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...