Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 20 de marzo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



MIEDO
Capitulo VI
Las muchas caras del miedo nos son familiares a todos nosotros. Hemos sentido flotar libremente la ansiedad y el pánico.
Hemos estado paralizados y congelados por el miedo, con las palpitaciones y la aprehensión que le acompañan.
Las preocupaciones son miedos crónicos. La paranoia es su extremo. En las formas más leves de miedo, estamos simplemente incómodos. En las más graves, nos volvemos asustadizos, cautelosos, bloqueados, tensos, asustados, tímidos, sin palabras, supersticiosos, estamos a la defensiva, somos desconfiados, nos sentimos amenazados, inseguros, temerosos, suspicaces, tímidos, atrapado, culpables y llenos de pánico escénico.
Existe el miedo al dolor y al sufrimiento, el miedo a vivir, el miedo a amar, el miedo a la proximidad, el miedo al rechazo, el miedo al fracaso, el miedo a Dios, el miedo al infierno, el miedo a la condenación, el miedo a la pobreza, el miedo al ridículo y a la crítica, el miedo de ser atrapado, el miedo a la insuficiencia, el miedo al peligro, el miedo a la desaprobación, miedo al aburrimiento, el miedo a la responsabilidad, el miedo a toma de decisiones, el miedo a la autoridad, el miedo al castigo, el miedo al cambio, el miedo a la pérdida de la seguridad, el miedo de la violencia, el miedo a perder el control, el miedo a los propios sentimientos, el miedo a la manipulación, el miedo a ser descubierto, el miedo a las alturas, el miedo al sexo, el miedo a ir por nuestra cuenta y ser responsables, y el miedo al propio miedo. Hay, además, una causa de miedo de la que mucha gente es inconsciente: el miedo a las represalias. Este temor surge del deseo de esquivar, devolver el golpe, y atacar.
Al dejar el miedo, nos encontramos con lo que hay detrás de el, que a menudo es la ira hacia el objeto del propio miedo. La voluntad de dejar el miedo y superarlo ya nos pasa al siguiente nivel, que es la ira. El hecho de que podamos hacer frente a esta combinación de sentimientos de miedo / ira y entregarlos nos pasa instantáneamente al orgullo y el coraje.
El Miedo a Hablar en Público Un excelente experimento es dejar el miedo al propio miedo. Cuando dejamos de estar preocupados por el miedo, nos damos cuenta de que es sólo un sentimiento.
De hecho, el miedo es mucho más tolerable que la depresión. Sorprendentemente, para una persona que ha estado en depresión profunda, el resurgir del miedo es bienvenido. Es mejor sentir miedo que desesperanza. Para entender cómo el miedo se refuerza a sí mismo, tenemos que detenernos y ver otra de las leyes de la conciencia: Lo que uno mantiene en su mente tiende a manifestarse. Lo que esto significa es que cualquier pensamiento que mantenemos consistentemente en la mente y consistentemente le damos energía tenderá venir a nuestra vida de acuerdo a la misma forma en que nuestra mente lo ha mantenido. Por lo tanto, el miedo engendra pensamientos temerosos.
Cuanto más mantengamos estos pensamientos en la mente, más probable es que el acontecimiento temido ocurra en nuestra vida, lo que a su vez refuerza nuestro miedo.
Como médico pasante, tuve miedo a hablar en público. En cuanto pensaba en levantarme delante de mis colegas médicos para presentar el caso de un paciente, la voz me fallaba de puro miedo. Debido al mantenimiento de ese miedo, surgió la inevitable situación que hizo necesario tener que presentar el caso de un paciente en una reunión de personal. Después de leer algunos párrafos de la historia clínica, la voz comenzó a fallar y debilitarse y finalmente se detuvo. El mismo miedo que había mantenido en la mente sucedió y, por supuesto, esa aparición reforzó el miedo a hablar en público y llevó a la apatía sobre ello.
A partir de entonces, durante muchos años, el sistema de creencias limitante operó: "No puedo hablar en público, no soy orador”. Todas y cada una de las ocasiones para hablar fueron evitadas, con la consiguiente pérdida de autoestima, anulación de actividades, y limitación de metas profesionales. A medida que pasaban los años, el miedo tomó una forma un tanto diferente.
El sistema de creencias fue: "No quiero hablar, porque podría ser un orador malo y aburrido. "Por último, surgió una ocasión en la que era necesario hablar en una reunión pública.
Hubo una oportunidad de sentarse y encontrar el coraje para enfrentar el miedo. El diálogo interior era: "¿Que es la peor que podría suceder? Bueno, podrías ser terriblemente aburrido". Esto trajo a la mente todos los aburridos discursos dados por los demás, y entonces se hizo posible aceptar que un discurso aburrido era en realidad algo común y ciertamente no el fin del mundo. Hubo un abandono de la soberbia y la vanidad tras ese miedo. Sí, podría suceder que el discurso fuera terriblemente aburrido. El fatídico día finalmente llegó. El documento estaba escrito de modo que todo lo que se necesitaba era leerlo. Sí, hubiera sido mucho más interesante hacerlo improvisado, pero había el reconocimiento y aceptación del miedo, por lo que el discurso fue escrito con anterioridad. Llegó el momento de subir al podio. A pesar del miedo interior y la lectura en un tono de voz plano, se logró la hazaña.
Después algunos amigos me dijeron: "Ese fue técnicamente un buen discurso pero, chico, sin duda aburrido”. Al yo interior, sin embargo, no le importaba; estaba jubiloso por haber tenido el coraje y la aceptación para enfrentar la situación y de hecho hacerlo. El hecho de que fuera aburrido era irrelevante. Lo importante es que lo había hecho todo. La autoestima aumentó porque el miedo y la inhibición se habían superado, y las charlas ya no tenían que ser evitadas. De hecho, la práctica se desarrolló al comenzar todas las presentaciones con una advertencia al público: "Soy uno de los oradores más aburridos del mundo y, de hecho, puedo ser bastante tedioso." Sorprendentemente, esto provocó la risa de la audiencia. Sus risas significaban la aceptación de nuestra común humanidad, por lo que los temores se despejaron.
Se descubrió que el humor es valioso para hablar en público.
Es una manera de ser simplemente uno con la humanidad de la audiencia y de descubrir su compasión. Una vez que nos unimos a ellos en la compasión, podemos sentir su aliento de ánimo. Nos encantan aliviar el miedo y aceptarnos, y a ellos les encanta volver a hacer lo mismo que ellos mismos temen. Una vez que esta evolución de los niveles de la emoción se hace, se produce el placer de hablar en público. Encontramos que una parte de la mente puede ser muy divertida cuando se presenta la ocasión. Finalmente, con la entrega total, la lectura de un discurso preparado se dejó y se convirtió en habla improvisada.
Con la mayor experiencia, el hablar en público fue mejorando, lo que generó más compromisos. Esto permitió que apareciera en los medios de comunicación nacionales en programas de entrevistas en la televisión. Es un gran paso empezar siendo demasiado miedoso incluso para leer la historia de un caso delante de unos pocos pasantes a disfrutar de hablar a millones de espectadores en una cadena de televisión en el Show de Barbara Walter.
Todos obtenemos grandes beneficios al liberarnos de una inhibición por miedo y alcanzar un buen funcionamiento, ya que el proceso de aprendizaje automáticamente se vierte en muchas otras áreas de nuestra vida. Nos volvemos más capaces, más libres y felices y, con ello, la paz interior de la mente.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...