Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 14 de abril de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)


ORGULLO
Capitulo-IX
En el lenguaje común, el orgullo es a menudo considerado como una "cosa buena". Sin embargo, si le echamos un buen vistazo, veremos que, al igual que todos los otros sentimientos negativos que hemos expuesto hasta ahora, el orgullo carece de amor. 
En consecuencia, es esencialmente destructivo. 
El orgullo puede tomar las formas de la sobre-valoración, la negación, jugar a ser el mártir, la terquedad, ser arrogante, jactancioso, fatuo, un echado adelante, altivo, más santo que tú, vanidoso, centrado en sí mismo, complaciente, distante, engreído, presuntuoso, pre-juzgador, intolerante, piadoso, despectivo, egoísta, implacable, malcriado, rígido, condescendiente, crítico, y en formas más leves, cuadriculado. 
El orgullo intelectual conduce a la ignorancia, y el orgullo espiritual es el principal bloqueo para el desarrollo espiritual y la maduración en todo el mundo. 
El orgullo religioso por auto-identificación con los justos y el "tener el único camino verdadero" es la base de todas las guerras religiosas, rivalidades, y tristes acontecimientos tales como la Inquisición. 
El mayor inconveniente de todos es el orgullo religioso y considerarse uno mismo autorizado para matar a los que no comparten las creencias concretas de cada uno.
En todos nosotros, la sensación orgullosa, "tengo las respuestas", bloquea nuestro crecimiento y desarrollo. Es interesante que la parte egotista de la mente esté dispuesta a sacrificar todo lo que quede de la personalidad por su propio bien.
En lugar de admitir que estamos equivocados, la gente literalmente dará la vida de su propio cuerpo y sacrificará cualquier aspecto de la vida en el altar del orgullo (por ejemplo, las guerras religiosas y las cruzadas). 
El orgullo masculino acerca de los programas que nuestra sociedad considera lo masculino bloquean el desarrollo interno emocional y psicológico de la mayoría de los hombres en nuestra sociedad. Algunas mujeres se están uniendo ahora a las filas del chovinismo, lo que sólo agrava el problema e intensifica la guerra de sexos. 
La Vulnerabilidad del Orgullo La persona orgullosa está constantemente a la defensiva debido a la vulnerabilidad de la inflación y la negación. Por el contrario, la persona humilde no puede ser humillada porque son inmunes a la vulnerabilidad, al haber dejado el orgullo. En su lugar, tienen seguridad interior y autoestima. Muchas personas tratan de sustituir el orgullo por una verdadera autoestima, sin embargo, la verdadera autoestima en realidad no surge hasta que se abandona el orgullo. 
Lo que hincha al ego no se traduce en fortaleza interior. 
Por el contrario, aumenta nuestra vulnerabilidad y nivel general de miedo. Cuando estamos en un estado de orgullo, nuestra energía se disipa debido a la preocupación constante por defender nuestro estilo de vida, vocación, barrio, ropa, año y marca del automóvil, ascendencia, país, sistemas de creencias políticas y religiosas. Hay una preocupación incansable por la apariencia y por lo que las demás personas piensen, por ello existe una constante vulnerabilidad a las opiniones de los demás. Cuando el orgullo y la auto-imagen-inflada han sido rechazados, hay una seguridad interior que toma su lugar. Cuando ya no nos sentimos llamados a defender nuestra imagen, críticas y ataques de los demás disminuyen y finalmente cesan. 
Cuando dejamos nuestra necesidad de validación o probarnos a nosotros mismos que tenemos razón, entonces los retos frente a nosotros caen. 
Esto nos lleva a una de las leyes básicas de la conciencia: Defenderse incita el ataque. Un examen de la naturaleza del orgullo facilita el dejarlo, en la medida en que ya no es valorado. Es visto como lo que es, en verdad: débil. 
El dicho, "El orgullo precede a la caída", prevalece. 
El orgullo es una fina capa de hielo, un pobre sustituto que parece roca, la verdadera fortaleza proviene del coraje, la aceptación, o la paz. ¿Existe algún "sano" orgullo? 
Cuando hablamos de orgullo sano, nos estamos refiriendo a la autoestima, la consciencia interior del verdadero valor y valoración de uno. Esta consciencia interior es diferente a la energía del orgullo. La auto-consciencia del verdadero valor de uno se caracteriza por una falta de actitud defensiva. 
Una vez que hemos contactado conscientemente con la verdad de nuestro ser, -la naturaleza de nuestro yo interior con toda su verdadera inocencia, grandeza y nobleza del espíritu humano- ya no necesitamos más el orgullo. 
Sólo sabemos lo que somos, y este auto-conocimiento es suficiente para nosotros. Lo que verdaderamente sabemos nunca necesita defensa y es diferente a la energía del orgullo que estamos discutiendo en este capítulo. 
Echemos un vistazo a algunos de los tipos de orgullo con los que hemos sido programados y veamos cómo se sostendrían si los examinamos. 
El orgullo por la familia, el orgullo por el país, y el orgullo por los logros son ejemplos típicos que vienen a la mente. ¿Es el orgullo realmente la más elevada de las emociones humanas? 
El hecho mismo de que se caracterice por una actitud defensiva demuestra lo contrario. Cuando tenemos orgullo por nuestras posesiones o por algunas organizaciones con la que nos identificamos, nos sentimos obligados a defenderlas. 
El orgullo de nuestras ideas y opiniones conduce a interminables argumentaciones, conflictos, y aflicción.
Un estado emocional más elevado que el orgullo es el del amor. Si amamos todas las cosas que señalamos anteriormente (familia, país, logros), significa que no hay duda de su valor en nuestra mente. Ya no tenemos que estar a la defensiva. 
Cuando el verdadero reconocimiento y conocimiento reemplazan a la opinión, que es parte del orgullo, ya no hay lugar para la discusión. Nuestro puro amor y aprecio por algo es una posición sólida que no puede ser atacada. 
El orgullo, al ser una posición vulnerable, siempre implica que en algún lugar hay una duda que necesita ser aclarada, y el oponente rápidamente se centra en esa duda. 
Cuando todas las dudas han sido despejadas, las opiniones y el orgullo desaparece. Hay una sutil inferencia de disculpa en el orgullo, como si la cosa en sí misma no fuera lo suficientemente buena para admirarse por sus propios méritos. Lo que es digno de nuestro amor y respeto no necesita de apologistas. 
El orgullo sutilmente infiere que no hay lugar para el debate y que el valor de algo es cuestionable.
Cuando verdaderamente amamos algo y, por lo tanto, somos uno con ello, es porque vemos su intrínseca perfección. 
De hecho, sus "defectos" son parte integrante de su perfección, porque todo lo que vemos en el universo está en proceso de devenir. En ese proceso, su perfecta evolución es parte de esa perfección. 
Así, la flor a medio desplegar no es una flor imperfecta que necesite defensa. Por el contrario, su floración está procediendo con precisa perfección de acuerdo con las leyes del universo. 
Del mismo modo, todos y cada uno de los individuos del planeta están desplegando, acrecentando, aprendiendo y reflejando la misma perfección. 
Podríamos decir que el despliegue del proceso evolutivo se está llevando a cabo precisamente de acuerdo a las leyes cósmicas. Uno de los inconvenientes de la posición del orgullo, como hemos dicho, es su vulnerabilidad. La vulnerabilidad entonces, invita al ataque; por lo tanto, en la sociedad, somos testigos de que la gente orgullosa representa la crítica, y su vulnerabilidad se explica por el dicho, "El orgullo precede a la caída." En el relato bíblico, el talón de Aquiles de Lucifer fue su orgullo, a pesar de la gran situación que había adquirido.
Humildad
El intento de suprimir el orgullo que proviene de la culpa simplemente no funciona. No es útil etiquetar la energía del orgullo de "pecado" y suprimirla en nosotros como culpa, para ocultarla, o pretender que no lo sentimos. Lo que pasa es que esa energía sutil adquiere una nueva forma, conocida como orgullo espiritual. No nos sentimos cómodos en presencia de aquellos que son orgullosos; por lo que, la arrogancia bloquea la comunicación y la expresión del amor. 
Aunque amamos a aquellos que están orgullosos de logros específicos, los amamos a pesar de su orgullo y no gracias a él. Sentirse culpable por el orgullo como pecado espiritual sólo bloquea y, como hemos dicho, no es realmente la respuesta. 
La verdadera respuesta es simplemente dejarlo al examinar su verdadera naturaleza. Una vez que vemos el orgullo por lo que es, es una de las emociones más fáciles de entregar.
Para empezar, podemos preguntarnos: "¿Cuál es el propósito del orgullo? ¿Cuál es su recompensa ¿Por qué tengo que buscarlo? ¿De qué te compensará? ¿De qué tengo que darme cuenta de mi verdadera naturaleza a fin de dejar el orgullo sin una sensación de pérdida?" La respuesta es bastante obvia. 
Cuanto más pequeños nos sentimos dentro, más hemos de compensar la sensación interior de insuficiencia, falta de importancia, ausencia de valores y por la sustitución de la emoción del orgullo. Cuanto más entreguemos nuestras emociones negativas, menos vamos a confiar en la muleta del orgullo. En su lugar, habrá una cualidad que el mundo llama "humildad" y que experimentamos subjetivamente como tranquilidad. La verdadera humildad es distinta a la paradoja del "orgullo a la propia humildad", o la "falsa modestia," que se ve con frecuencia en el ámbito público. 
La falsa modestia es la pretensión de empequeñecerse uno mismo con el anhelo de que los demás reconocerán los logros de los que uno está tan orgulloso, pero que es demasiado arrogante para presumir abiertamente. La verdadera humildad no puede ser experimentada por la persona que dice que la posee, ya que no es una emoción. 
Como hemos dicho antes, el verdaderamente humilde no puede ser humillado. Son inmunes a la humillación. No tienen nada que defender. 
No hay vulnerabilidad y, por lo tanto, el verdaderamente humilde no experimenta ataques críticos de los demás. 
En vez de ello, una persona verdaderamente humilde ve la verbalización crítica de la otra persona como un mero enunciado de los problemas internos de la otra persona. 
Por ejemplo, si alguien fuera a decir: "Crees que eres muy bueno, ¿no?", Lo que la persona verdaderamente humilde vería es que la otra persona tiene un problema con la envidia, y la cuestión no se basa en realidad en lo que aparece en primer plano. No hay nada que sea ofendido por y no hay necesidad de reaccionar. 
En cambio, para una persona orgullosa, esta pregunta sería vista como un insulto y heriría sus sentimientos, respondería verbalmente, o incluso llevaría a un final violento en algunos casos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...