Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 8 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)




MÉDICO, CÚRATE A TI MISMO
CAPITULO 20
Por petición popular, la experiencia personal de la auto-sanación se ha compartido muchas veces en conferencias, charlas y talleres. Todo el mundo parece querer escuchar la historia una y otra vez de cómo un médico fue sanado de muchas enfermedades. 
Por lo tanto, en este capítulo se relacionarán los aspectos más destacados de la recuperación y la curación, ya que ellos ilustran en detalle hasta qué punto los principios y técnicas que de los que hemos estado hablando trabajan en realidad en la práctica. 
La experiencia vivida y la observación clínica confirma que la mayoría de los trastornos humanos son susceptibles de ser curados siguiendo ciertos principios. Muchas enfermedades pueden ser revertidas si no hay un fuerte predominio kármico para lo contrario. Paradójicamente, los casos graves, donde toda esperanza ha sido dada por vencida, a menudo responden con prontitud y dan los mejores resultados. 
Esto es así quizás porque la personalidad finalmente se dejar ir y ahora es "dulcemente razonable". 
Están listos para lo que Thomas Kuhn llama "un cambio de paradigma", es decir, la voluntad de ver las cosas de manera diferente, desde una perspectiva más amplia y estar con la mente abierta. A veces se llega hasta la enfermedad crónica, el sufrimiento, el dolor, y una confrontación con el miedo a la muerte antes de que una persona esté dispuesta a dejar de lado las preciadas creencias y se abra a la verdad de la realidad clínica. 
Principios Básicos Este capítulo detalla la curación y la recuperación de una multitud de enfermedades físicas de la vida de un médico. 
Delimitaremos los principios básicos que facilitan el proceso de la auto-sanación. Al hacerlo, revisaremos algunos materiales que ya hemos cubierto, de esta manera los reuniremos en una experiencia global integrada. 
Empezaremos por los conceptos básicos de trabajo: 
• Un pensamiento es una "cosa". 
Tiene energía y forma. 
• La mente, con sus pensamientos y sentimientos controla el cuerpo; por lo tanto, para sanar el cuerpo, los pensamientos y los sentimientos necesitan ser cambiados. 
• Lo qué es mantenido en la mente tiende a expresarse a través del cuerpo. 
• El cuerpo no es el yo real; es como una marioneta controlada por la mente. 
• Las creencias inconscientes puede manifestarse como enfermedad, a pesar de que no recordemos las creencias subyacentes.
• Una enfermedad tiende a ser el resultado de la supresión y la represión de emociones negativas, además de un pensamiento que le da una forma específica (es decir, consciente o inconscientemente, elegimos una enfermedad en particular y no otra). 
• Los pensamientos son causados por sentimientos suprimidos y reprimidos. 
Cuando un sentimiento es dejado, miles o incluso millones de pensamientos que fueron activados por ese sentimiento desaparece. 
• A pesar de que una creencia específica puede ser cancelada y su energía puede ser rechazada, generalmente es una pérdida de tiempo tratar de cambiar por si mismo el pensamiento. 
• Entregamos un sentimiento al permitirlo estar presente sin condenarlo, juzgarlo, o resistirnos a el. 
Simplemente lo vemos, lo observamos, y nos permitimos sentirlo sin tratar de modificarlo. 
Con la voluntad de entregar un sentimiento, este saldrá a su debido tiempo. 
• Un sentimiento fuerte puede ser recurrente, lo que significa que hay más de él a ser reconocido y entregado. 
• A fin de entregar un sentimiento, algunas veces es necesario empezar por renunciar a la sensación que existe sobre una emoción en particular (por ejemplo, la culpa del "yo no debería tener este sentimiento"). 
• A fin de renunciar a un sentimiento, algunas veces es necesario reconocer y dejar su recompensa subyacente (por ejemplo, la "excitación" de la ira y el "jugo" de las simpatías al ser una víctima desamparada). 
• Los sentimientos no son el yo real. 
Mientras que los sentimientos son programas que van y vienen, el verdadero Ser interior siempre permanece igual; por lo que es necesario dejar de identificar los sentimientos transitorios como nuestros. 
• Ignora los pensamientos. 
Ellos no son más que interminables racionalizaciones de sensaciones interiores. 
• No importa que esté pasando en la vida, mantén la firme intención de entregar los sentimientos negativos a medida que surjan. 
• Toma la decisión de que la libertad es más deseable que tener sentimientos negativos. 
• Elige entregar los sentimientos negativos en lugar de expresarlos. 
• Entrega la resistencia y el escepticismo en relación a los sentimientos positivos. 
• Renuncia a los sentimientos negativos, pero comparte los positivos.
• Ten en cuenta que el dejar ir se acompaña de una sensación sutil, en general una mayor ligereza en ti. 
• Abandonar el deseo no significa que no conseguirás lo que quieres. Simplemente despeja el camino para que suceda. 
• Obtenlo por "ósmosis". Ponte en el aura de los que tienen lo que quieres. 
• "Lo semejante atrae a lo semejante". Asóciate con gente que estén usando la misma motivación o similar motivación y que tengan la intención de expandir su conciencia y sanar. 
• Se consciente de que tu estado interior es conocido y transmitido. La gente a tu alrededor intuirá lo que estás sintiendo y pensando, incluso si no lo verbalizas. 
• La persistencia da sus frutos. Algunos de los síntomas o enfermedades pueden desaparecer rápidamente; mientras que otros pueden tardar meses o años si la condición es muy crónica. 
• Deja de resistir la técnica. Comienza el día con ella. 
Al final del día, tómate tiempo para renunciar a cualquier sentimiento negativo que quede de las actividades del día. 
• Sólo estás sujeto a lo que mantienes en mente. 
Sólo estás sujeto a un pensamiento negativo o creencia si consciente o inconscientemente dices que te aplica a ti. 
• Deja de darle nombre a tu trastorno físico; no lo etiquetes. Una etiqueta es todo un programa completo. Entrega lo que realmente sientes, las propias sensaciones en si. 
No podemos sentir una enfermedad. 
Una enfermedad es un concepto abstracto mantenido en la mente. 
No podemos, por ejemplo, sentir "asma". Es útil preguntarnos: "¿Qué estoy realmente sintiendo?" Simplemente observa las sensaciones físicas, como, "Opresión en el pecho, silbidos, tos". No es posible, por ejemplo, experimentar el pensamiento: 
"No estoy recibiendo suficiente aire." Ese es un pensamiento terrible de la mente. 
Es un concepto, todo un programa llamado "asma". Lo que en realidad se experimenta es una tensión o una constricción en la garganta o en el pecho. 
El mismo principio se aplica las "úlceras", o cualquier otro trastorno. No podemos sentir las "úlceras". Sentimos una sensación de ardor o pinzamiento. 
La palabra "úlcera" es una etiqueta y un programa, y tan pronto como utilizamos esa palabra para etiquetar nuestra experiencia, nos identificamos con todo el programa "úlcera". Incluso la palabra "dolor" es un programa. 
En realidad, estamos sintiendo una sensación corporal específica. El proceso de auto-curación es más rápido cuando dejamos de etiquetar o dar nombre a las diferentes sensaciones físicas.
• Lo mismo ocurre con nuestros sentimientos. 
En lugar de poner etiquetas y nombres a los sentimientos, podemos sentir simplemente las sensaciones y dejar la energía detrás de ellas. 
No es necesario etiquetar una sensación de "miedo" a fin de ser conscientes de su energía y renunciar a esa energía. 
La Curación de Enfermedades Multiples. 
En el caso de este médico, habían tantas enfermedades y todas al mismo tiempo que era imposible recordarlas todas. 
Cuando daba una conferencia, era necesario listarlas en una tarjeta índice. 
Todas las enfermedades se produjeron a la edad de 50 años: Dolores de cabeza por migraña. Crónica y frecuente. Bloqueo de las trompas de Eustaquio. Fuertes dolores de oídos. 
Miopía y astigmatismo. Fueron prescritas lentes trifocales. Sinusitis, moqueo, y alergias. Dermatitis, de varios tipos. Ataques de gota. Necesitando llevar un bastón en el maletero del coche y una dieta restringida. Problemas de colesterol. 
Y mayores restricciones en la dieta. Úlcera duodenal. 
Crónica y recurrente durante 20 años, que no respondía a los tratamientos médicos. Pancreatitis. Intermitentes ataques provocados por la úlcera recurrente. Gastritis, hiperacidez, píloro-espasmo intermitente. 
Con las consiguientes restricciones dietéticas. 
Colitis, recurrente. Diverticulitis. Un tipo de apendicitis del colon. En ocasiones la hemorragia, requirió hospitalización 
y transfusiones de sangre. 
Problemas comunes en el extremo inferior del tracto gastrointestinal. Programado para cirugía. Artritis de la columna cervical (cuello). Desplazamiento de cuatro de las vértebras cervicales. Lumbalgia, necesitando tratamiento quiropráctico. Enfermedad de la vibración (síndrome de Raynaud). Pérdida de sensibilidad y gangrena inminente en la punta de los dedos debido a una mala circulación.
Síndrome de la Mediana Edad. Frialdad en manos y pies, pérdida de energía y la libido, y depresión. 
Quiste pilonidal en la base de la columna vertebral. 
Curable solo por cirugía. Bronquitis y tos crónica. 
Agravaba los dolores de cabeza, la espondilosis y la lumbalgia. Sensibilidad a la hiedra venenosa. La piel se quebraba todos los años. A veces requirió hospitalización. Pie de atleta. 
Que dio lugar al sistema de creencias de que provenía de los suelos de las habitaciones de hotel. La caspa. Que dio lugar al sistema de creencias de que provenía de estar en una barbería. Inflamación del cartílago (Síndrome de Tzietze). Un trastorno raro, con hinchazón dolorosa de la unión de la costilla y el esternón. Problemas dentales y de las encías. Pérdida de hueso alrededor de la base de los dientes. Se recomendó cirugía para las encías. Desequilibrio energético global. 
Las pruebas kinesiológicas revelaron que todos los sistemas energéticos estaban desequilibrados, y cada meridiano testado era débil. En retrospectiva, es increíble cómo el cuerpo siguió su camino en el mundo y funcionó tan bien como lo hizo. Puesto que cada uno de los trastornos requirió una mayor restricción de la dieta, hubieron momentos en los que la lechuga y las zanahorias estuvieron a punto de ser los únicos alimentos "seguros". Esto llevó a la pérdida de 11 Kilos y a un cuerpo que se veía delgado y demacrado. 
Más tarde, algunos amigos me revelaron que habían hecho apuestas sobre lo que ese cuerpo iba a durar. La mayoría de ellos estimaron que probablemente caería alrededor de los 53 años. La pregunta interior en ese momento era: ¿Cómo podría un hombre de éxito, muy educado y profesional, que funcionaba de manera creativa en el mundo, llevando una vida equilibrada, que había sido psicoanalizado a fondo y con experiencia en muchas modalidades de tratamiento y curación, tener aún tantos problemas físicos? 
Sí, había una gran carga de trabajo, pero estaba equilibrada con ejercicio físico y trabajos creativos, como la carpintería, la albañilería, trabajos en madera, y el diseño arquitectónico. 
Por otra parte, la vida espiritual era activa, con dos horas de meditación todos los días, antes y después del trabajo. 
Las interminables técnicas mencionadas en la Introducción fueron investigadas: la auto-hipnosis, la macrobiótica, la reflexología, iridoloyección astral, los grupo intensivos, el trabajo corporal, laogía, la terapia de polaridad, las afirmaciones, la relajación, y muchas otras.
Continua en el siguiente Capitulo...
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...