Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 8 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



EL LOGRO DE METAS PROFESIONALES
CAPITULO 19 (Segundo Escrito)

Los Sentimientos y la Habilidad para las Ventas.
Dado que la venta es una parte en muchas profesiones ya sea implicando a un producto, unas ideas o nuestros servicios personales, es gratificante observar la relación entre estos tres niveles básicos de conciencia y la propia habilidad para las ventas. 
El estado inferior o inercia se rige por la sensación de apatía, tristeza y miedo; es evidente que la capacidad para las ventas será la más baja. Los vendedores en este estado suele decir en las previsiones que no está interesado en el producto en estos momentos. Esto lleva inmediatamente al pensamiento negativo y la autocrítica de pensamientos tales como: 
"No quieren mi producto". La propia naturaleza de la actividad de ventas expone a los vendedores al rechazo y la decepción. 
Ellos pueden escapar temporalmente de estos sentimientos, descansando para tomar café o conversando sobre temas personales con los demás empleados; sin embargo, sus sentimientos han deteriorado su concentración y disminuyen 
su capacidad para producir ideas ingeniosas. 
La baja autoestima crea vulnerabilidad al desaliento, que, a su vez, crea expectativas de fracaso. 
Cuando los pensamientos de fracaso son mantenidos en la mente, el fracaso se precipita en las situaciones de venta. 
En este punto, al reconocer los sentimientos negativos y al dejar ir las recompensas de cada uno de ellos, una persona puede evolucionar hacia el siguiente nivel. 
El siguiente nivel, el estado dinámico, está basado en los sentimientos del deseo, la ira y el orgullo. 
Incluye un mayor grado de vigor y dirección. 
Esto facilita una mejor concentración en las metas del trabajo; sin embargo, dado que los sentimientos son algo dirigidos, puede haber excesiva verbalización, dedicando más tiempo a hablar de las previsiones de ventas que de escucharlos. Normalmente, esto puede llevar a cierres prematuros, dinamismo excesivo, y a crear problemas de comercialización. Sin embargo, el logro de los objetivos de ventas es posible en este nivel debido a las elevadas energías invocadas. 
Un bloqueo para el éxito en este nivel es el de enfocarnos en el beneficio propio y el subyacente punto de vista, "yo gano; ellos pierden". Este motivo egoísta es intuitivamente recogido por las previsiones de ventas y puede llevar a resistencias. 
Los pensamientos característicos de este nivel se encuentran en la línea de: "Quiero conseguir que lo compren, así conseguiré una buena comisión." 
El más alto o nivel pacífico, se basa en los sentimientos del coraje, la aceptación y el amor, nuestra capacidad de concentración es máxima. 
El personal de ventas en este nivel son capaces de escuchar con atención a la otra persona, y situar la venta en un contexto que sea beneficioso para el comprador y no para el vendedor. Debido a que la mente está tranquila y creativa, nunca pierde una idea creativa que pueda producir una venta o que vaya a convertir un problema en una solución. 
Las personas en este nivel a menudo convierten a los clientes en amigos, y los clientes tienden a ser leales. 
El logro de los objetivos de ventas en este nivel está asegurado ya que lo que se está manteniendo en mente es una situación positiva de ganogano y la certeza interior de que una solución gano-gano se puede crear en la situación. 
A menudo, al entregar lo que parece ser una situación imposible, rápidamente se convierte en una experiencia positiva. 
Ejemplo de ello es el caso de una vendedora que había estado trabajando en una galería de arte. 
Las ventas iban lentas; no había hecho una venta en las últimas semanas. 
Intentó una serie de técnicas de la conciencia consigo misma y trabajó muy duro en ello. 
Utilizó la visualización, el pensamiento positivo, las técnicas de venta avanzada, y las afirmaciones escritas; sin embargo, no pasó nada. Su frustración aumentaba progresivamente, con la consiguiente sensación de, "no puedo". 
Finalmente, en su desesperación, ella acabó por dejarse ir completamente y entregó todos sus sentimientos reprimidos. 
En el interior de sí misma, de repente se sintió libre de todos los esfuerzos, intentos y sacrificios. 
La tensión interior desapareció y, en su lugar, se sintió en paz mientras iba a trabajar esa mañana en la galería. 
En la primera hora de trabajo, vendió dos copias de una escultura, que, curiosamente, fue titulada "Letting Go- 
Dejar Ir". 
Ejecutivos de diversas empresas tienen documentados avances similares. 
Por ejemplo, el socio de una de las firmas contables de mayor prestigio del país, después de experimentar el éxito mediante la entrega interior, con el tiempo dejó la firma a fin de compartir con los demás lo que él consideraba que era lo más beneficioso que había encontrado en su vida. 
Él quiso introducir este enfoque en una serie de grandes corporaciones. Estudió los resultados en una de las compañías de seguros más grandes de los Estados Unidos. 
Su estudio encontró que, en los primeros seis meses de aprendizaje de la técnica, las ventas de los agentes de seguros aumentaron un 33% con respecto a un grupo control. 
Llegó a la conclusión de que el éxito en este mundo está relacionado con nuestra capacidad de concentración, lo que significa la capacidad de mantener la atención en una sola cosa durante un tiempo sin ninguna interferencias de los otros pensamientos o sentimientos. 
Una mente que esté concentrada en un pensamiento positivo tiene el poder de aumentar la probabilidad de que el pensamiento positivo se materialice en el mundo de los acontecimientos. 
La gente más exitosas del mundo son los que tienen en cuenta el bien mayor de todos los concernidos, incluyéndose ellos mismos. 
Ellos saben que hay una solución gano-gano para todos los problemas. Están en paz consigo mismos, lo que les permite apoyar el potencial y el éxito de los demás. 
Ellos hacen el trabajo que aman, y de esa manera se sienten continuamente inspirados y creativos. 
Ellos no buscan la felicidad; sino que han descubierto que la felicidad es un subproducto de hacer lo que aman. 
Un sentimiento de satisfacción personal que viene naturalmente de su contribución positiva a la vida de los demás, incluyendo a sus familiares, amigos, grupos, y al mundo en general.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...