Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 3 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)




TRANSFORMACIÓN
CAPITULO 17
Aunque el dejar ir parezca simple y fácil, sus efectos últimos son profundamente poderosos. Una pequeña y rápida entrega puede a veces irse de las manos y provocar un cambio importante en nuestra vida. Podemos imaginarlo parecido al timón de un barco. Si cambiamos en un grado la brújula del barco, notaremos una diferencia muy pequeña; pero a medida que el barco navegue hora tras hora por el mar, y día tras día, un cambio de un grado en la brújula terminará llevándonos a un lugar muy diferente y a muchas milla de a donde nos hubiera llevado el curso original. 
En este capítulo queremos ver el efecto que el mecanismo de la entrega tiene en las áreas de la vida que preocupan a la mayoría de la gente: salud, riqueza y felicidad. 
Discutiremos estas áreas como suelen ser experimentadas por la mayoría de la gente, y haremos un contraste con los cambios que se producirían a medida que la práctica del dejar ir fuera avanzando. Estos cambios son muy evidentes cuando vemos la vida de otras personas que utilizan la técnica. 
A ellos se les hará también evidente en su propia vida. 
A veces no te dará cuenta de ellos; por lo tanto, se sugiere que hagas una lista de objetivos y compruebes las ganancias a medida que se producen, de modo que permanezcas al tanto y consciente del progreso. 
Este paso auto-consciente circunvala una peculiaridad de la mente. Cuando nos decidimos por una técnica específica para mejorar nuestra vida, y se produce la mejoría, la mente tiene una tendencia peculiar a menospreciar la propia técnica que provocó el cambio. 
Es como si el ego de la mente fuera tan vanidoso que no quisiera concederle el mérito a lo que el mérito es debido.
Esta tendencia de la mente a descontar el progreso interior es a veces muy cómica. 
Por ejemplo, un hombre que había permanecido atrapado en el mismo puesto de trabajo durante 23 años comenzó a utilizar la técnica del dejar ir. En los siguientes 2 meses, de repente saltó a la posición de Vicepresidente y, a finales de año, era el presidente de la compañía. 
Cuando se le preguntó si estaba satisfecho respecto a lo que había logrado mediante el uso de la técnica de interior, su mente lo había descontado totalmente y había atribuido sus logros a los "cambios en los patrones del negocio". 
Su matrimonio también había mejorado y de nuevo, la mente, atribuyó las mejoras a razones externas: 
"La actitud de mi esposa finalmente había cambiado". 
La relación con su hijo también había mejorado, y de nuevo, la mente había eludido la transformación interior y dijo que era debido al hecho de que su hijo estaba "envejeciendo". 
En las discusiones que siguen, se observará que las transiciones de un estado a otro estado superior no son difíciles de hacer. Estas sólo pueden parecernos "difíciles" debido a las percepciones actuales. 
Es importante tener presente que, a medida que nos entreguemos, nuestra percepción cambiará. 
Nuestros objetivos automáticamente se elevarán. 
Lo que ahora parece imposible se convertirá en un sombrero viejo después de que hayamos estado practicando la técnica durante un tiempo. También nos daremos cuenta de que, a medida que la mente contrasta el nivel inferior de la vida con el nivel superior, se producirá a veces una resistencia peculiar para describir un nivel más alto de funcionamiento. 
La mente se volverá crítica y tratará de salvar la cara ridiculizando el estado superior. Esta es una oportunidad de oro, porque es la misma actitud que impide que una persona alcanzar ese estado de vida superior. 
El propio proceso de lectura de este material es incalculable, 
ya que revelará precisamente cuales son esos bloqueos y exactamente por qué estas metas son imposibles en el momento presente. A medida que aparecen las resistencias, las críticas y las denigraciones, podemos empezar a entregarlas y dejarlas ir ahora mismo mientras leemos acerca de ellas. 
Es una gran oportunidad identificar los bloqueos internos hacia el cumplimiento. Como dijo Pogo: "Hemos identificado al enemigo, y somos nosotros". Como psicoterapeuta y psiquiatra profesional con varias décadas de experiencia clínica y formación, estos niveles elevados de funcionamiento fueron considerados imposibles para la mayoría de la gente. 
Sin embargo, al aprender cómo funciona el mecanismo de la entrega a nivel práctico y al ver a cientos de familias, amigos, pacientes y ex-pacientes transformar sus vidas he cambiado totalmente esta opinión. 
Ahora, los niveles superiores de funcionamiento se ven automáticos, fáciles de conseguir, y disponibles para todo el mundo, a menudo en un período de tiempo sorprendentemente corto. Como una cuestión de hechos, algunos de estos niveles de éxito y felicidad parecerán imposibles, pero el nivel más elevado ya que se habrá producido en el momento en que haya terminado de leer este libro. 
Puede decirse en verdad desde el principio que estos altos niveles de funcionamiento no sólo son posibles, sino que son inherentes por derecho de nacimiento. 
Ellos son el estado natural del que has sido privado por toda la programación de la que la mente ha sido objeto desde su nacimiento. Antes de seguir leyendo, es aconsejable sentarse tranquilamente y tomar la decisión interior de dejar de resistir los niveles elevados de funcionamiento. 
Esto significa tomar la decisión de dejar de negarnos los niveles superiores a nosotros mismos, y tomar la decisión de dejar de lado todos los bloqueos hacia la felicidad, el éxito, la salud, la aceptación, el amor y la paz. De esta manera, la hazaña ya está hecha, porque ya has establecido toda la experiencia en un contexto que automáticamente comenzará a desarrollarse.
Salud. 
La personalidad media está preocupada por el cuerpo, su funcionamiento, rendimiento, apariencia y supervivencia. 
La mente media es acosada por las preocupaciones, el miedo a la enfermedad, el sufrimiento, la dolencia y la muerte; por lo tanto, la mente se dispone a defender el cuerpo en una gran variedad de formas. Esto conduce a un exceso de atención a la dieta, el peso, el ejercicio y la salubridad del entorno. 
Con tal tensión interior, al final del día la personalidad media a menudo se siente como una víctima: consumida, vaciada y agotada.
Una consecuencia de esta preocupación por el cuerpo es la autoconciencia. Dentro del campo de la consciencia, la presencia del cuerpo es importante, y hay una fijación mental con lo que está haciendo, su paradero y movimientos, su supervivencia, las actitudes y la aprobación de las otras personas al cuerpo, su apariencia y comportamiento. 
Detrás de toda esta preocupación está la ecuación inconsciente: "Soy un cuerpo." Este es un nivel muy limitado de conciencia. De hecho, en el mundo espiritual a esto se le llama "estar inconsciente". Debido a que es una falsa identificación debida a un marcado estrechamiento de la consciencia, es como llevar puestas unas orejeras. Es como tener un grano en la nariz y pensar que todo el mundo ahora gira en torno a ese grano, y pasar el día con ese grano como lo más importante de nuestra mente. 
Se consciente de la cantidad de energía que es consumida por esta constante preocupación por el cuerpo. 
Nuestra mente ha sido conscientemente programada con una innumerable variedad de sistemas de creencias sobre el cuerpo: lo que necesita, lo que será bueno para él, y su infinito número de vulnerabilidades. Esto conduce a constantes preocupaciones por todo tipo de medidas preventivas de salud, incluidas las modas de los alimentos saludables, las interminables lecturas 
de las etiquetas con los ingredientes potencialmente tóxicos, el miedo a estar cerca de alguien que fuma un cigarrillo, el miedo al polvo y a los pólenes y a todos los supuestos contaminantes del medio ambiente. 
Hay una obsesión por compensar todos esos "peligros" con diversas contramedidas. 
Como hemos visto en anteriores discusiones, estas vulnerabilidades no son más que el producto de la mente, y el cuerpo reaccionará a lo que es mantenido en la mente. 
Esto quedó demostrado en nuestro análisis de las personalidades múltiples, donde el cuerpo reflejó en cada instante lo que cada personalidad y mente particular creyó. 
Al comenzar a dejar ir todos estos temores, cancelamos los sistemas de creencias y reafirmamos que nuestro verdadero
Ser es Infinito y no está sujeto a limitaciones, nos movemos en un estado más elevado de salud, bienestar y energía vital. 
Una manera útil de expresar esto para nosotros mismos es: "Soy un Ser Infinito, no sujeto a_____________". 
Ponemos en el espacio en blanco cualquier enfermedad o sustancia con que la mente haya sido programada para verla como un posible "peligro" para nosotros. 
Después de dejar ir la interminable variedad de miedos y preocupaciones del cuerpo y los sistemas de creencias, las enfermedades físicas empezarán a resolverse automáticamente. Hay un aumento de la sensación de estar vivos y de libertad personal. En el estado de total entrega, el cuerpo apenas es percibido en absoluto. 
Está sólo periféricamente en la consciencia, y no hay preocupación por el. 
Funciona sin esfuerzo, sin problemas, y con muy poca atención. Una persona entregada puede comer de todo o ir a cualquier lugar y ya no está sujeta al miedo a los contaminantes, la polución, los gérmenes, las frecuencias electromagnéticas, las alfombras, los humos, el polvo, la caspa los de animales, la hiedra venenosa, el polen, o los colorantes alimenticios. 
Nuestra percepción del cuerpo cambia, y ahora parece ser como una marioneta o una mascota. Este cambio de percepción es de "soy el cuerpo" a "tengo un cuerpo".
Se vuelve progresivamente obvio que el cuerpo no se está experimentando por si mismo en absoluto. Por el contrario, es la mente la que está experimentando el cuerpo. 
Sin la mente, el cuerpo no podría ser percibido en absoluto. 
El brazo no puede experimentar su brazo-idad. Sólo la mente puede experimentar la brazo-idad. Esto, por supuesto, es la propia base de la anestesia. Cuando la mente está inconsciente, el cuerpo no tiene ninguna sensación. 
Poco a poco caemos en la cuenta de que, de hecho, el cuerpo no tiene ninguna sensación; sólo la mente es capaz de esa función. Este es un cambio muy importante de conciencia, porque ahora la preocupación no está en el cuerpo ni en como defenderlo. 
El foco de atención se traslada ahora a la mente, que es donde se encuentra un mayor poder. 
A medida que cambiamos nuestros pensamientos, sentimientos y percepciones, empezamos a notar que el cuerpo sigue su ejemplo. 
Reconocemos que la gente no está realmente respondiendo en absoluto a nuestro cuerpo, sino a nuestras actitudes interiores, a nuestro estado de energía, y a nuestro nivel de consciencia. Un día te das cuenta de que todos y todo en el mundo está respondiendo a nuestro nivel de conciencia, nuestra intención, 
y al sentimiento interior que tenemos sobre ellos. 
Certificamos el magnetismo de personas santas como la Madre Teresa, el Dalai Lama y Mahatma Gandhi. 
Vemos que no son amados por su apariencia física, sino por la radiación interior de amor y paz que emanan. 
El cambio de enfoque del nivel físico al nivel de la conciencia comienza a dar resultados rápidos. La entrega persistente de los sentimientos y actitudes negativas significa que la culpa asociada también está siendo constantemente abandonada. 
Una conciencia que no tiene sentimiento de culpa ya no tiende 
a atraer la enfermedad. En la inconsciencia, la culpa requiere castigo y enfermedad, con su acompañamiento de dolor y sufrimiento, como medios de auto-represalias más frecuentes de la mente. Estas auto-represalias pueden tomar la forma de un accidente, un resfriado, el ataque de gripe, una artritis o alguna de las múltiples dolencias que la mente ha inventado. 
Estas dolencias adoptan formas de epidemia debido a la televisión y la publicidad en los medios. 
Cuando se distribuye al público algún cuadro prominente de enfermedad grave, hay un salto repentino en la incidencia de esa enfermedad. El inconsciente se apodera de una dolencia y la utiliza para ajustar las cuentas. Con la entrega constante de la culpa interior, hay menos y menos cuenta que liquidar. 
Por lo tanto, una persona que esté libre de negatividad y culpa tiende a estar libre de la enfermedad y el sufrimiento. 
La curación puede ser dramática. 
Este fue el caso, por ejemplo, de la editora de una revista que estaba en un estado desesperado de esclerosis múltiple avanzada. La profesión médica había hecho por ella lo que podía y había dado el caso por terminal y perdido. 
En ese momento, se topó con una técnica de renuncia a la culpa al estudiar el "Libro de ejercicios" de Un Curso de Milagros. Al trabajar con este curso autodidacta, que consiste en meditar exactamente una breve lección al día durante 365 días, ella empezó a deshacer toda su culpa y resentimiento a través del mecanismo del perdón. Al perdonar constantemente y deshacer los sentimientos negativos, y por lo tanto deshacer su culpa interior, la enfermedad de la esclerosis múltiple revirtió por sí misma. 
Al escribir estas líneas, ella ha estado recuperada durante muchos años y goza de una salud radiante y espléndida, y es feliz con su vida.
La salud y el bienestar, por tanto, son generalmente la consecuencia automática de dejar ir la culpa y las otras negatividades, así como también de dejar ir nuestra resistencia a los estados positivos de la salud y el bienestar. 
A través del mecanismo de la entrega, toda la gama de patologías pueden resolverse en el bienestar. 
Como se dijo antes, pueden haber casos poco comunes en los que la enfermedad o la deficiencia física no haya disminuido debido a factores desconocidos, como inclinaciones kármicas. La entrega continua trae la curación al nivel del ser interior para que, aun cuando el cuerpo parece sufrir limitación y los demás puedan verlo como "trágico", la persona está en paz 
e irradia un bienestar interior que eleva a los demás. 
A través de la entrega a gran profundidad, tales personas han dejado la auto- compasión, la culpa, y la resistencia a las circunstancias de la vida. Han trascendido la visión de que su enfermedad es un obstáculo para la felicidad personal y la ven como un vehículo para la bendición de los demás. 
En los últimos años, los ejemplos públicos de este fenómeno han incluido al fallecido Papa Juan Pablo II, quien se aproximó a su irremediable enfermedad de Parkinson como una oportunidad espiritual para convertirse en uno con, e incluso asumir el sufrimiento de los demás.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...