Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 3 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)




TRANSFORMACIÓN
CAPITULO 17 (Tercer Escrito)

Felicidad. 
En las secciones sobre Salud y Riqueza, ya hemos tocado importantes áreas relacionadas a la felicidad en general. 
Ahora nos centraremos más en la vida emocional interior porque allí es donde todos vivimos realmente. 
Los propósitos de la salud y la riqueza están, después de todo, sólo porque suponemos, y hasta cierto punto es verdad, que dan lugar a la felicidad. La felicidad puede ser experimentada, sin embargo, directamente y en este nivel es relativamente independiente de la salud o la riqueza. 
Echemos un vistazo objetivo a la visión media de la felicidad. Para empezar, la felicidad es extremadamente vulnerable. 
Un comentario casual, un comentario crítico, una ceja levantada, o un coche que pise la línea delante de nosotros es suficientes para hacer estallar la felicidad de la personalidad media al instante. La amenaza de la pérdida del empleo, un sentimiento de desconfianza en una relación, una frase premonitoria de un médico, o un taxista impertinente, son suficientes para arruinarnos el día a muchos de nosotros. 
¿Por qué es nuestra felicidad tan frágil que un suceso cotidianos pueden "arruinarnos" todo el día? 
En la sección sobre la anatomía de las emociones, ya hemos visto las razones para ello. Como resultado de sentimientos, pensamientos y actitudes negativas, sumados a los juicios y las críticas constante de las otras personas, a menudo se sienten separados de los demás. A causa de esta sensación de soledad interior y separación, las relaciones adoptan forma de apegos, con todo el miedo, la ira y los celos que acompañan a cualquier amenaza a esos apegos. 
Los resultados de la negatividad interior de esas creencias comunes como: "Se nace solo y muere solo". Nada, de hecho, está más lejos de la verdad. 
Como los libros recientes sobre las experiencias cercanas a la muerte revelan, es durante la vida que a menudo te sientes solo y, en el momento de la muerte, hay una sensación absoluta de unidad y conexión (Eadie, 1992; Neal, 2011). 
Debido a los apegos, las dependencias, y la pequeñez interior, podemos sentirnos débiles y limitados. 
La intolerancia culpable de nuestros pensamientos y sentimientos interiores es proyectada en el mundo, por lo que se ve el mundo como un lugar terrible. 
Debido a que estos temores se mantienen en la mente, los acontecimientos y experiencias terribles son, literalmente, atraídos a nuestra experiencia de vida. 
El miedo deriva en ira crónica y nos hace propensos a los ataques y al caos emocional interior. 
El dolor y el sufrimiento se producen, con desesperación periódica y propensión a la alteración emocional. 
El ego-mente, que nos ve a todos separados, tiene envidia de cualquier otra persona que parece más feliz y exitosa, o con 
una relación mejor, un cuerpo mejor, o mejores influencias. 
Al poco tiempo, debido a la falta de claridad interior sobre las metas, hay una confusión que lleva a la autocompasión, la envidia, y a un mayor resentimiento. 
La interminable auto-condena se proyectan al mundo, tomando la forma de condena a los demás, lo que aumenta aún más la sensación de culpa y de pequeñez. Para algunos de nosotros, la única salida es a través de la grandiosidad, la intolerancia, el fanatismo, la arrogancia y la ira, que toman las formas de la crueldad, la sobre dirección, la brutalidad, y la insensibilidad hacia los sentimientos de los demás. 
A menudo, la insensibilidad proviene de las excusas que uno se da a si mismo como: "Soy una persona honesta que dice lo que opina", o "Soy un tipo franco; siempre sabes donde estoy". Estos comentarios son un encubrimiento de la insensibilidad, que podría ser mejor descrita como patosa. La baja autoestima deriva en críticas al yo y a los demás, en la constante competencia y la comparación, en el analizar, contentar, la intelectualización, la duda, y las fantasías de venganza. 
Cuando todos estos mecanismos fallan, hay una recurrencia a la apatía y a los sentimientos de impotencia y victimización. 
En tales estados, nos volvemos progresivamente alienados por las muchas cosas de nosotros mismos que tenemos que ocultar. Nuestro comportamiento conduce al aislamiento de los demás y a un desequilibrio debido a la sobre-valoración de los aspectos de la vida que parecen funcionar. Debido a este caos interior, la personalidad media debe necesariamente permanecer inconsciente en todo momento. 
Es interesante observar las maneras que la mente se ha inventado para lograr este fin. 
Vemos como una persona se levanta por la mañana y revolotea por la radio o la televisión para obtener de inmediato la desconexión mental del yo y su parloteo mental. 
A pesar de la diversión extra, los pensamientos y sentimientos tienden a surgir hasta que la mente se preocupa con los proyectos de la jornada, el trabajo, y los diversos esquemas de realización o de placer. 
Se inicia con la preocupación por el cuerpo, -todos los cepillados, lavados, perfumarse, empolvarse, ponerse el desodorante y seleccionar cuidadosamente la ropa para el día. La elección de la ropa trae a colación el programa del día, el ajetreo de las actividades que han sido amontonadas en el día: las interminables citas, llamadas telefónicas, recados, compromisos sociales, las responsabilidades en el hogar y los correos electrónicos. 
En el camino al trabajo o en las actividades del día, se dan las charlas con los compañeros, el escuchar la radio del coche, hacer llamadas por el teléfono móvil, enviar mensajes de texto, y leer el periódico de la mañana en el metro. 
Una vez en el destino, sigue la preocupación por los acontecimientos externos de la jornada: la empresa, los acuerdos, los saldos, los arreglos, las preocupaciones, las manipulaciones, la búsqueda interminable del poder, la búsqueda de "chollos", y el siempre presente miedo a la supervivencia. 
Todo esto está motivado por el deseo de obtener de alguna manera el significado y la seguridad, y aumentar nuestra autoestima y asegurar nuestra propia valía, por cualquier medio. El frenesí de la lucha no es realmente observado hasta que de repente se ve forzado a ser interrumpido por algún acontecimiento externo. Entonces, nos enfrentamos con el vacío interior. Esto reclama una incesante ingestión de novelas, revistas, televisión y sitios web. 
O bien, se evita el vacío yendo constantemente a fiestas, escapando a través de las drogas, insensibilizándonos con un par de copas, viendo películas, o buscando otras diversiones. Tendemos a hacer cualquier cosa para evitar enfrentarnos a ese sentimiento de vacío interior. 
No hay nada malo en ninguna de estas actividades, en y por sí mismas. Lo que queremos examinar es sólo el estado de conciencia, el estado de consciencia, y la manera en que las actividades son percibidas, perseguidas, y experimentadas. 
En un estado de libertad interior, estos mismos acontecimientos y experiencias adquieren un significado totalmente diferente. Actividades idénticas pueden provenir de un sentido interior de felicidad, autoestima y plenitud. 
Los mismos objetivos se pueden cumplir a través de la realización de nuestros logros interiores en lugar de la competencia con los demás. 
Las relaciones se convierten en un compartir y amar en lugar de celosas, competitivas, e impulsadas por la búsqueda de "chollos" y aprobación. 
Cuando estamos libres de los impulsos negativos, disfrutamos de relaciones gratificantes porque amamos a las personas, y no por estar apegadas a ellas. Podemos permitir que la otra persona sea libre, y no sujeta a los celos y las amenazas. 
No somos víctimas de la manipulación de los demás porque ya hemos encontrado la plenitud interior. 
A medida que los pensamientos, sentimientos y actitudes negativos son entregadas, retomamos el poder que le habíamos entregado al mundo. Gran parte del atractivo del mundo se debe al glamour que hemos proyectado sobre el. 
Surgen preguntas para la auto-reflexión: "¿Es realmente todo ese dinero lo que quiero, o es el glamour que he unido a él? ¿Qué es lo que quiero de ese trabajo con autoridad o con esa designación de "Dr.", "Lcdo." o "Revdo"? ¿Es la responsabilidad y actividades que van junto a ellas, o es el glamour y la estima asociada de ellas? ¿Realmente amo a esa persona, o estoy enamorado del glamour que proyecto sobre él o ella?" Cuanto más dejamos, menos glamour encontramos en el mundo. Cuanto menos glamour, menos accede a nosotros. 
Ya no estamos en el efecto de glamour y ya no podemos ser manipulados por el. 
Ya no somos vulnerables a los programadores profesionales de los medios de comunicación y del ámbito político y social. 
Ya no estamos en el efecto de la necesidad interior de ser aprobados por los demás. Empezamos a amar a las personas por lo que son, y no por lo que puedan hacer por nosotros. 
Ya no necesitamos explotar a los demás o tratar de ganárnoslos. A medida que nuestro propio nivel de culpa decrece, nuestra autoestima se expande. 
Las relaciones se basan ahora en la integridad, y ya no estamos sujetos al chantaje emocional. Como consecuencia de ello, dejamos de tratar de chantajear a los demás con la presión emocional. Dado que las relaciones se basan en la honestidad, y existen y funcionan en un plano superior, ya no existe miedo a la alienación o al sentimiento de soledad. La persona entregada ya no necesita de los demás para la plenitud personal, pero está con ellos debido a la elección del amor y el regocijo.
La compasión por los demás y por su humanidad transforma la vida y todas las relaciones.
El Estado de Libertad Interior. 
¿En qué se convierte la vida cuando uno se entrega continuamente? ¿Qué es posible? En el estado de entrega, somos independientes del mundo exterior como fuente de satisfacción porque la fuente de la felicidad ha sido encontrada en nosotros. La felicidad es compartida con los demás para que, en las relaciones, la persona entregada sea de apoyo, simpática, estimulante, paciente y tolerante. 
Hay una apreciación sin esfuerzo de la apreciación de la valoración y los valores de los demás y la consideración hacia sus sentimientos. Las luchas de poder, el tener "razón", y el demostrar nuestro punto de vista han sido abandonadas. 
Hay una actitud no crítica automática y de apoyo a los demás para crecer, aprender, experimentar y realizar sus propias potencialidades. Hay una muy buena disposición, y educada aceptación de los demás. Nos sentimos relajados, vibrantes y llenos de energía. 
Los acontecimientos de la vida fluyen automáticamente y sin esfuerzo. Ya no responden a una motivación de sacrificio o "renunciar" a algo por los demás; en cambio, nos vemos a nosotros mismos estando al servicio amoroso de los demás y del mundo. Los acontecimientos son vistos como oportunidades en lugar de retos. La personalidad es gentil y está abierta a la voluntad de dejar y entregar sin parar debido al despliegue 
y al proceso de desarrollo interno en curso de la revelación continua. A medida que el proceso avanza, sentimos una transformación interior. 
Esto conduce a una sensación constante de gratitud, placer y certeza de nuestras metas. Vivimos el presente más que la preocupación por el pasado o el futuro. 
Hay una defensa de la confianza ya que te vuelves a apropiar del poder que fue proyectado sobre el mundo. 
Hay una sensación interior de la fortaleza e invulnerabilidad que lleva a una serenidad interior. 
Al principio, existe la identificación: "soy el cuerpo". 
A medida que el mecanismo de la entrega continúa, se hace bastante evidente que, "soy la mente que experimenta el cuerpo, no el cuerpo." A medida que más sentimientos y sistemas de creencias son entregados, finalmente llega la consciencia, "no soy tampoco la mente, sino lo que presencia que experimenta la mente, las emociones y el cuerpo." 
A través de la observación interior, nos damos cuenta de que hay algo que se mantiene constante y es lo mismo, no importa que suceda en el mundo exterior o con el cuerpo, las emociones o la mente. Con esta consciencia llega un estado de libertad total. El Ser interior ha sido descubierto. El estado silente de Consciencia que subyace a todo movimiento, actividad, sonido, sentimiento y pensamiento es descubierto como una dimensión atemporal de paz. 
Una vez identificados con esta Consciencia, ya no estamos en el efecto del mundo, el cuerpo, o la mente, y con esta Consciencia llega la calma interior, la quietud y una profunda sensación de paz interior. Nos damos cuenta de que esto es lo que siempre estuvimos buscando, pero no reconocimos, porque nos perdimos en el laberinto. 
Erróneamente nos equiparamos con los fenómenos externos de nuestra agitada vida, -el cuerpo y sus experiencias, las obligaciones, los trabajos, los cargos, las actividades, los problemas y los sentimientos. Pero ahora nos damos cuenta de que somos el espacio atemporal en el que los fenómenos están sucediendo. No somos imágenes parpadeantes que representan su drama fuera de una pantalla de cine, sino la propia pantalla en sí, -un testigo sin prejuicios del desarrollo de la película de la vida, sin principio ni fin, infinito en su potencial. 
Estas progresivas realizaciones de nuestra verdadera naturaleza preparan el terreno para la Realización Final de la identidad de la Conciencia con la Propia Divinidad. 
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...