Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 3 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



TRANSFORMACIÓN
CAPITULO 17 (Segundo Escrito)

Riqueza. 
Este es un tema importante, no sólo porque tiene un efecto directo en nuestra vida, sino también porque es rápido y fácil hacer evidentes nuestros sentimientos, pensamientos y actitudes sobre el dinero. 
Para la mente que mantiene limitados sistemas de creencias, pensamientos y sentimientos negativos, el dinero es un "problema". 
Es una fuente de preocupaciones sin fin y ansiedad, desesperación y desesperanza, o de vanidad, orgullo, arrogancia, intolerancia hacia los demás, celos, y envidia. 
Lo peor es que al final toda negatividad deriva en una sensación de limitación económica, carencia y privación. 
En esta área, la sensación "no puedo", debido al miedo y la limitación es a menudo rodeada al simplemente evitar el tema del dinero y resignarse a un bajo estatus económico social como "inevitable". 
El inconsciente nos trae lo que creemos que nos merecemos. 
Si nuestra visión de nosotros mismos es pequeña, limitada y mezquina, -debido a la culpa acumulada-, entonces el inconsciente nos traerá esas condiciones económicas a nuestra vida. Nuestras actitudes sobre el dinero se pueden descubrir cuando nos fijamos en las muchas cosas que él significa. 
Por ejemplo, podemos ver el grado al cual asienta la seguridad, el poder, el glamour, la atracción sexual, la competición por el éxito, la autoestima, y nuestra valoración para los demás y para el mundo. 
Es muy útil sentarse con lápiz y papel y, bajo el título "Dinero", empezar a delimitar cuál es su verdadero significado en todos los diversos caminos de la vida. 
A continuación, escribe los sentimientos que se asocian a cada área y comienza a entregar cada sentimiento negativo y actitud. Al hacer esto, haremos el sorprendente descubrimiento de que el dinero en y por sí mismo no es el problema más básico. 
Más importante que el dinero en sí son las satisfacciones emocionales que esperamos que sean nuestras por el uso de ese dinero. 
Digamos que, detrás del deseo por el dinero, descubrimos que una de nuestras metas es ser respetado y valorado. 
Al descubrir esto, encontramos que no es el dinero en sí lo que nos interesa; sino nuestro respeto y el sentimiento de valor interior. Vemos que el dinero era sólo una herramienta para lograr algo más y que, de hecho, no es el dinero lo que queremos en absoluto, sino el propio respeto por nosotros mismos y estima que pensamos que nos traería. 
También se nos ocurrirá que las metas que nos pareció que el dinero nos traería pueden ser alcanzadas directamente. 
Cuanto mayor sea nuestra autoestima interior, menos necesitamos la aprobación de los demás. 
A medida que desvelamos esta consciencia, el dinero tiene un significado diferente en cada área de la vida. 
El dinero se subordina ahora a las metas más elevadas y no un fin en sí mismo. Sin ser conscientes de lo que el dinero significa para nosotros emocionalmente, estamos en su efecto. 
Estamos siendo dirigidos por nuestras creencias inconscientes sobre el dinero y todos sus programas asociados. 
Es como el millonario que sigue acumulando más y más millones. Nunca parece ser suficiente. ¿Por qué es así? 
Esto se debe a que nunca se detuvo a ver lo que el dinero realmente significa para él. Si obsesivamente perseguimos el dinero o los otros símbolos de riqueza, es porque nuestra auto- valoración interior es tan pequeña que se necesita una cantidad enorme de dinero para compensarla. 
La inseguridad interior es tan extensa que ninguna cantidad de dinero puede superarla. 
Se podría decir que cuanto más pequeños nos sentimos por dentro, mayor cantidad de poder, dinero y glamour debe ser acumulado a fin de tratar de compensar la pequeñez interior. Cuando estamos en un estado de entrega, somos libres de esa pequeñez interior, inseguridad y baja autoestima. 
Entonces, el dinero se convierte en un mero instrumento para alcanzar nuestras metas en el mundo. Tenemos la seguridad interior, sabiendo que siempre habrá abundancia suficiente. Siempre conseguiremos lo que necesitemos cuando lo necesitemos, porque tenemos una sensación interior de plenitud, cumplimiento y satisfacción. 
El dinero, entonces, se convierte en una fuente de placer en lugar de una fuente de ansiedad. En un cierto nivel, incluso podemos parecer indiferentes al dinero. 
Cuando lo necesitemos para completar un proyecto, como por arte de magia aparecerá por algún lugar. 
Nos sentimos indiferentes a el porque estamos conectados a la fuente de nuestro propio poder. Cuando re-tomamos el poder que le habíamos dado al dinero y vemos que es nuestro propio poder, ya no estamos preocupados por el dinero, ni tenemos necesidad de acumular una gran cantidad de el. 
Una vez que tenemos la fórmula del oro, no necesitamos llevar una bolsa con el en nuestro hombro con todas sus preocupaciones y ansiedades concomitantes. 
El problema de la acumulación excesiva de dinero, por supuesto, es el constante temor a perderlo. 
Es tragicómico ver a alguien con 50 millones de dólares tener prácticamente un ataque de nervios porque, al supervisar un negocio, perdió 10 millones de dólares. 
El hombre se encontraba auténticamente en estado de pánico. Emocionalmente, estaba paralizado de que no fuera capaz de sobrevivir en el planeta con sólo 40 millones de dólares. 
La persona que sufre de pobreza interior es implacablemente impulsada a acumular en el nivel material. Con esta pobreza interior, se da toda la actitud del egoísmo o sus correlatos de la vanidad y falso orgullo. Es muy común para las personas que utilizan la técnica del dejar ir de repente encontrarse en la abundancia. 
Actores que lucharon por un papel y ahora son protagonistas en Hollywood. 
Un dramaturgo al borde de la pobreza se convirtió en un productor de gran éxito en Broadway. Paradójicamente, algunas personas se han vuelto tan indiferente sobre el dinero que han optado por deshacerse de una gran cantidad de dinero y vivir una vida mucho más sencilla. 
Ellos ya no están interesados en el dinero; tienen dominio sobre el. Las satisfacciones interiores que habían buscado por medio del dinero son satisfechas ahora directamente, por lo que la felicidad interior es independiente de la riqueza exterior. 
En este estado de libertad interior, uno es independiente del mundo exterior y ya no está en el efecto de el. Esto se debe a que uno trasciende lo que uno ha dominado.Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...