Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 26 de mayo de 2016

Las ideas puras vs. las palabras humanas.(Djwhal Khul)


Djwhal Khul
Las ideas puras vs. las palabras humanas.


Cuando buscamos entender los motivos que guían a los Maestros para acercarse a los hombres y establecer esa conexión cósmica que permite garantizar el Plan Divino en la Tierra, no debemos olvidar que el vaivén cósmico en que el Universo manifiesta su existencia, no se compone de otra cosa más que de energías en movimiento; las descendentes, provenientes de los planos sutiles y las ascendentes, provenientes de los reinos que pugnan por emprender el ascenso siguiendo el camino de la evolución cósmica.

El hombre aspira conocer a Dios porque su camino es ascendente. Los Maestros aspiran conocer al hombre porque cumplen con su movimiento descendente y en este eterno flujo y reflujo el equilibrio debe permanecer inalterable, un equilibrio que no es otra cosa que un balance de vibraciones.

Todo movimiento de acción ocasiona uno de reacción en sentido opuesto. Al sacrificio de los grandes seres que se revisten de carne y bajan a la Tierra, corresponde un movimiento ascendente de las grandes masas humanas. Al sacrificio descendente que efectúan los artistas cuando crean magníficas obras en el barro y el cemento, corresponde un movimiento ascendente de los reinos minerales. Al sacrificio descendente que efectúan algunos seres humanos al educar a sus mascotas, corresponde uno ascendente de parte del reino animal hacia los planos superiores humanos.

- La comunicación

La comunicación entonces se establece bajo los mismos principios y así como el hombre ensaya las diferentes formas de comunicación con sus animales y busca ser comprendido mediante señas, premios o castigos en el lenguaje rudimentario de los animales, así los grandes seres buscan establecer un vínculo de comunicación entre el reino humano en los términos groseros en que se comunica.

Sin embargo, más allá de todos los aparentes vestidos, instrumentos o formas de comunicación, permanecen encerradas pero siempre accesibles a las mentes iluminadas, las ideas puras que constituyen el cuerpo de la enseñanza que se pretende difundir entre los seres humanos. Si bien el lenguaje humano ha sido una de las grandes conquistas que el reino ha conseguido a lo largo de su evolución, es aún bastante imperfecto y grosero para expresar la infinita riqueza de la vida espiritual; además de esto, existen las limitaciones propias de las experiencias acumuladas a lo largo de su vida por los seres humanos, quienes no han conocido sus latentes posibilidades como seres espirituales.

- La percepción.

Así pues, cuando nosotros hablamos de percepción, el hombre piensa en función de sus cinco sentidos, cuando en realidad lo que buscamos expresar a través de percepción, es la suma total de los diferentes mecanismos en que el Universo interacciona con nuestras conciencias.

Cuando hablamos de conocimiento, el ser humano piensa en conceptos. Sin embargo, cuando nosotros hablamos de conocimientos, implicamos una certeza absoluta de aquello que sabemos y así, mientras los conceptos son rebatibles en términos de lenguaje y percepción humana, la realidad que nosotros percibimos no está sujeta a polémicas, puesto que permanecemos siempre en unidad unos con otros.

- El lenguaje

El lenguaje es necesario porque los seres humanos se encuentran disociados, sus conciencias son diferentes y se encuentran separadas unas de otras, por eso que se ha dado en llamar personalidad y que no es otra cosa que un espejismo levantado por la ignorancia del hombre y reforzado por sus experiencias cotidianas, mas llegará el día que el hombre hable mirando a los ojos y pueda traspasar esos espejismos e ilusiones que la personalidad ha levantado en torno a la Esencia Divina.

Las palabras dirigidas hacia el corazón y mirando a los ojos, son mensajes que tumban barreras y penetran hasta lo más hondo de la conciencia. Hablar de comunicación entre los seres humanos, es tratar de comprender los increíblemente complejos mecanismos, mediante los cuales la conciencia humana interpreta en términos de su experiencia acumulada, las palabras y los hechos que percibe de afuera de él mismo.

- Comunicación en los mundos internos.

Sin embargo, hablar de comunicación en los mundos internos, es hablar en términos de unificación, es separarse de las palabras para captar la energía pura de las ideas; es así que cuando intentamos penetrar en los fenómenos de la telepatía, inevitablemente debemos separar las diferentes clases de comunicación que pueden ser establecidas entre dos conciencias y tal como fue expresado en sesiones anteriores, la telepatía en los mundos etéricos en donde todavía el lenguaje es utilizado, puede minimizar algunos errores de interpretación, en cuanto que el cerebro del canal que se encuentra recibiendo la comunicación trabaja exclusivamente en repetir las mismas palabras que están siendo impresionadas en su glándula pineal.

Más allá del mundo etérico, hablar de telepatía astral o mental o de cualquier reino, es hablar en términos de ideas y entonces el cerebro debe convertir éstas en palabras y expresarlo en una manera que inevitablemente irá asociada a su experiencia acumulada a lo largo de su vida. Las limitaciones propias de esta vida estarán inherentemente en aquellos mensajes que sean recibidos a través de esta forma.

Es importante hacer notar que las ideas siempre subyacen atrás de las palabras, de allí que el estudio de todos aquellos mensajes, libros y comunicaciones que han sido recibidos a través de este mecanismo (que el hombre viene utilizando desde muchos miles de años) debe hacerse siempre teniendo en cuenta estos problemas.

- Cómo leer estas comunicaciones.

Cuando desde la conciencia humana se leen estos libros, es posible encontrar imperfecciones y contradicciones de forma, mas no de esencia, porque las palabras son tan sólo el vestido de las ideas que los reinos superiores desean transmitir al reino humano. Cuando desde la conciencia superior son leídas estas comunicaciones, es posible entonces seguir el hilo de la idea primaria que fue captada por el receptor y el mensaje puede ser entonces transmitido e incluso corregido por los mismos lectores.

Los Maestros conscientes de las limitantes de sus canales o receptores terrestres, usamos siempre algunas fórmulas que nos garantizan que los seres de conciencia superior a quienes lleguen estas comunicaciones, pueden trazar el camino que dejamos plasmado mas allá de las palabras y de esta manera pueden seguir evolucionando con la guía adecuada de parte nuestra.

Más allá de las palabras subsiste la idea, es por eso que exhortamos a todos los lectores de estas obras, que previamente a lectura de las mismas, se sumerjan en un estado de meditación profunda, eleven su conciencia y puedan recorrer todas estas líneas con su mente puesta en la luz, tratando de captar aquellas ideas revestidas de palabras.

Muchos libros ya hay escritos mediante este mecanismo. Los libros sagrados incluso, fueron recibidos de la misma manera y los traductores en las diferentes épocas, fueron también muchas veces inspirados por nosotros, de tal forma que pudieran seguir inalterables las ideas que buscamos plasmar para los hombres. Sin embargo, la ignorancia humana y las buenas voluntades las cuales son fruto de una época y de un lugar, de una cultura, de una familia, de una filosofía o de alguna escuela en particular, inevitablemente adaptan de tal forma estas ideas, que aún cuando ellas subsisten, quedan revestidas de tal manera que dejan de ser universales, para pasar a ser propiedad exclusiva de alguno de estos grupos o naciones.

En otras ocasiones, mentes enfermas o con anomalías psicológicas, toman prestadas las ideas expuestas en algunos libros, crean elementales psíquicos que después refuerzan mediante su misma enfermedad a un grado tal, que se crean después receptores de estos mismos Maestros, (que no son otra cosa que elementales creados por su psiquis enferma) y escriben en nombre de ellos lecciones que son producto exclusivamente de sus patologías psíquicas.

Estos son los riesgos a los cuales debe enfrentarse el discípulo sincero y que por otra parte tienen que soportar también los auténticos receptores terrestres. Y así entre la infinita variedad de comunicados atribuidos a Cristo, por ejemplo, sólo unos cuantos son verdaderos, los demás nacen de esos entes psíquicos creados por muchos fanáticos en diferentes escuelas, en diferentes grupos.

Cuando nuestros nombres fueron dados a conocer a través de Madame Blavatski y sus numerosos seguidores, nuestros nombres también fueron usados sin ninguna autorización creando confusiones en aquellos lectores que conocían la verdad y que después eran mal informados; mas ha llegado el tiempo en que los aspirantes sinceros conozcan que la única forma de leer estos comunicados sin temor a equivocaciones o tergiversaciones es situándose en la conciencia superior, en la conciencia de su ser interno, en su Yo espiritual.

Leídos de esta manera, los mismos libros que probablemente antes rechazaron por el estilo que fueron escritos, o por la forma en que fueron presentados, o probablemente porque hacían exagerada publicidad en favor de sus autores, puede ser que sean comprendidos de manera diferentes y capten el propósito que subyace detrás de las palabras, o bien puedan identificar a los charlatanes o enfermos psíquicos que se creyeron receptores de mensajes cósmicos.



Extracto de La conexión Cósmica con las mentes terrestres.
Djwhal Khul
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...