Mis Amigos Seguidores en Google

viernes, 3 de junio de 2016

BIENAVENTURADOS LOS POBRES EN ESPÍRITU, PORQUE DE ELLOS ES EL REINO DE LOS CIELOS

Viendo la multitud subió al monte y sentándose vinieron a él sus discípulos, y abriendo su boca les enseñaba diciendo:
Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.
Comentario
El espíritu es la dimensión subjetiva a través de la cual el ser humano vive y ejecuta su vida. La magnitud del mismo se encuentra en función del interés y el apego hacia las manifestaciones del mundo ordinario.
Los pobres en espíritu son aquellos que carecen de grandes ambiciones y que no buscan reafirmarse o perpetuarse en el mundo con sus obras. Se aceptan a sí mismo, a los otros, a la vida y sus acontecimientos, tal como son; no pretenden que las cosas sean como ellos quieren y no sienten la necesidad de dejar sus huellas visibles y perennes en todo lo que hacen. Así mismo, reconocen la levedad y transitoriedad de todo lo existente y no tienen interés en el éxito personal y en que su nombre sea preservado con el paso del tiempo.
Los pobres en espíritu no buscan que el mundo se convierta en el gran escenario de su ego. Se caracterizan por el reconocimiento de su nadidad y por el surgir progresivo en ellos de la condición de desapego. Su nadidad se evidencia por la ausencia de pretensiones y la aceptación de no ser nada especial; el desapego, porque han podido quebrar la dependencia esclavizante del mundo material y sus condicionantes sociales.
Los pobres en espíritu no están llenos de sí mismo, han logrado reducir las dimensiones de su ego y han podido generar un vacío interno que abre paso y permite que algo superior encuentre lugar y pueda penetrar en ellos.
El sermon del Monte
Alejandro Moliné
http://universo-espiritual.ning.com/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...