Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 14 de abril de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)


ORGULLO
Alegría y Gratitud
Capitulo-IX (Segundo Escrito)
Debido a que el orgullo es a veces visto como un factor de motivación del logro, ¿cuál sería un sustituto de más elevado nivel? Una respuesta sería la alegría. ¿Qué hay de malo en la alegría como recompensa por el logro del éxito, en lugar del orgullo? El orgullo lleva consigo el deseo de reconocimiento por parte de los demás y, en consecuencia, existe la vulnerabilidad de la ira y la decepción si este no llega en algún momento. 
Si logramos un objetivo determinado por el placer, el goce, el amor de la realización, y la alegría interior que trae a nosotros, somos invulnerables a la reacción de los demás. 
Podemos reconocer nuestra propensión al dolor al observar el tipo de reacciones que esperamos provocar en los demás por nuestras elecciones y comportamientos. Esto incluye gestos, expresiones, estilo de vestir, el tipo de bienes que elegimos, el nombre de la marca de coche que conducimos, el tipo de casa que tenemos, la dirección en la que vivimos, las escuelas a las que hemos asistido o las que asisten nuestros hijos, o las marcas de los productos que compramos. De hecho, si nos fijamos en nuestra sociedad actual, vemos hasta qué grado esta absurda arrogancia ha tenido lugar. Las etiquetas se colocan ahora en el exterior de muchas prendas y artículos personales. 
No han alcanzado aún a las palas y los rastrillos, ¡pero podría tarde o temprano! Nadie ha pensado todavía en ello, pero podríamos llevar a todas partes rastrillos y palas ostentosamente con nombres de diseñadores estampados en ellas. Esto apunta a otro de los inconvenientes del orgullo: 
nos expone a ser fácilmente explotados. El orgullo significa que podemos ser manipulados con gran facilidad. A cambio de algo absurdo, una gran cantidad de dinero sale de nuestros bolsillos. La situación es actualmente cómica cuando las personas se enorgullecen de lo mucho que han sido explotados. 
Es un símbolo actual de estatus en ciertos círculos alardear de cuánto se ha pagado por ciertas cosas. Cuando eliminamos el glamour por ello, podríamos decir que la persona fue una especie de estúpido. 
Realmente les pillaron o fueron ingenuos y no sabían lo que hacían. El orgullo del esnobismo es probablemente el más arrogante de todos. ¿La ostentación realmente impresionar? 
En realidad, no. La respuesta que vemos es la de fascinación. 
La gente obtiene un ataque de glamour superficial, pero en el fondo realmente no lo respetan, porque saben lo que realmente es. Cuando nos conformamos con la arrogancia de la ostentación, no impresionamos a nadie. 
Esta dinámica se reveló durante un viaje a Canadá para visitar la casa de un individuo rico que sutilmente transmite el precio de sus muchas posesiones. 
En el mismo viaje, niños indios canadienses desnutridos fueron vistos jugando alrededor de los enormes elevadores de granos que estaban llenos a rebosar, el grano se mantenía allí para manipular el precio a nivel mundial y subirlo a través de la creación artificial de la escasez. A medida que esta persona rica habló de sus posesiones, las imágenes de los niños con sus pequeñas piernas delgadas me vino a la mente. 
Lejos de estar impresionado por su riqueza, había tristeza por su sentido de los valores y compasión por su falta de auto-valoración que le obligaba a compensarse con tal patética superficialidad.
 ¿Eso quiere decir que no podemos disfrutar de posesiones caras? No, en absoluto. De lo que estamos hablando es de orgullo. El problema no es que tengamos posesiones, sino que tengamos una actitud arrogante, posesiva, y auto-complaciente acerca de ellas.
Es esa actitud del orgullo la que crea el espacio para el miedo. 
El mismo hombre rico de Canadá mencionado anteriormente, también tenía un sistema de alarma antirrobo caro. 
El orgullo, al igual que todas las otras emociones negativas, engendra culpa. La culpa engendra miedo. El miedo significa pérdida de potencial. El orgullo, por lo tanto, siempre implica una pérdida de la paz mental. Lo opuesto a la codicia arrogante es la sencillez. La sencillez no significa pobreza de bienes; sino que, es un estado mental. 
Otra mujer tiene acciones por millones de dólares, y posee vastas propiedades y posesiones. Sin embargo, como persona, representa la simplicidad absoluta. Sus posesiones reflejan lo que el mundo le brindó a ella, y ella se alegra en su belleza. 
En consecuencia, nunca se le hace una sola crítica, ni los demás expresan envidia. Lo que importa no es lo que tenemos, sino cómo lo mantenemos, cómo lo encajamos en nuestra conciencia, y su significado para nosotros. 
Dicho sea de paso, todas las propiedades de esta mujer están desprovistas por completo de alarmas anti-robo o perros guardianes. De hecho, cuando esto fue llevado a su atención, ella respondió: "¡Oh, cielos! Si alguien realmente necesita mucho algo, ¡podrían tenerlo!" 
Había una correspondencia entre el hecho de que nadie le hubiera robado nunca nada y el hecho de que estaba dispuesta a compartir con los demás. Su invulnerabilidad al robo estaba relacionado con su falta de arrogancia sobre sus posesiones. 
La posesividad y el apego se producen como consecuencia del orgullo. El apego es, por tanto, una causa potencial de sufrimiento, porque el apego trae consigo temor a la pérdida y, con pérdida, volvemos a la apatía, la depresión y el dolor. 
Si estamos orgullosos de un coche y alguien lo roba, sentiremos angustia, dolor y sufrimiento. Si, por el contrario, vagamente mantenemos el coche (emocionalmente hablando), y disfrutamos de su belleza y perfección y nos sentimos agradecidos por tenerlo, su pérdida traerá una decepción de menor importancia. 
La gratitud es uno de los antídotos para el orgullo. Si sucedió que nacimos con un Cociente Intelectual alto (CI), podemos estar agradecidos por ello en lugar de orgullosos. 
No es un logro; nacimos con ello. Si estamos agradecidos por lo que se nos ha dado y por lo que se ha cumplido a través de nuestros talentos dados por Dios y esfuerzos, entonces estamos en un estado de paz mental e invulnerables al dolor. 
Es una curiosidad cómica de la mente humana observar cómo se une el orgullo a todo lo que ponemos el prefijo "mío". Podemos estar absurdamente orgullosos de las cosas más triviales y, una vez que veamos lo cómico que es esto, no es muy difícil dejar el orgullo involucrado. Algunas personas, irónicamente, tienen la vulnerabilidad del esnobismo inverso. Se enorgullecen de las "gangas" y conquistas de las tiendas de segunda mano. 
Su opinión personal de las personas que pagan un precio excesivo por las cosas es que son ovejas para ser esquiladas y tararean la cita, "El necio pronto es separado de su dinero". 
Este esnobismo de las tienda de segunda mano crece, el símbolo de estatus es la ganga increíble. De hecho, a menudo compiten entre sí para ver quién encontrará las mejores ofertas. 
Es curioso observar que una prenda de vestir colgada en una tienda de segunda mano no tiene ningún valor en absoluto hasta que se convierte en "mía". Al instante, se concede un gran valor a la misma. La parte más difícil de poner el prefijo "mío" a las cosas es el orgullo que acompaña a esa sensación de propiedad. 
Esto hace que nos sintamos llamados a defender todo lo que etiquetamos como "mío". 
Podemos reducir nuestra vulnerabilidad al dejar ir el deseo de poseer; en lugar de decir "mío", podemos usar la palabra "un / una". No "mi" camiseta, sino una camiseta. Así, nos daremos cuenta de que, si consideramos nuestros pensamientos como "una opinión" en vez de "mi opinión", sentimos que cambia el tono. ¿Por qué la gente se acalora tanto bajo el collar de sus opiniones? Es sólo por esa sensación de "mío". Si las opiniones fueran vistas más bien como "sólo una opinión", entonces ya no existiría la vulnerabilidad a la ira orgullosa. Opiniones Si nos fijamos en las opiniones, veremos que son duros a cuatro pesetas. Todo el mundo en la calle tiene miles de opiniones sobre miles de temas, y sus opiniones cambian de un momento a otro y son vulnerables a los caprichos de la moda pasajera, la propaganda y la novedad. 
La opinión "de moda" hoy es la opinión "demodé" de mañana. 
La opinión de esta mañana está pasada de moda por la tarde. Podemos preguntarnos: "¿Quiero esparcir tan extensamente mi vulnerabilidad a los ataques al identificarme con todos estos pensamientos pasajeros y llamarlos “míos”? Todo el mundo tiene una opinión sobre todo. ¿Y qué? Cuando nos fijemos en la cualidad real de las opiniones, dejaremos de darles tanto valor. Si volvemos la vista hacia atrás en nuestra vida, veremos que cada error que cometimos fue basado en una opinión. 
Nos volveremos mucho menos vulnerables si ponemos nuestros pensamientos, ideas y creencias, que son todas opiniones, en un contexto diferente. Podremos ver entonces las ideas que nos gusta o nos disgustan. Algunos pensamientos nos dan placer, por lo que nos gustan. El hecho de que nos gusten hoy no significa que tengamos que ir a la guerra por ellos.
Nos gusta un concepto en tanto y cuanto nos sirva y estemos disfrutando de el. 
Por supuesto, lo descartaremos tan rápidamente como ya no sea una fuente de placer. Cuando nos fijemos en nuestras opiniones, veremos que son principalmente nuestras emociones las que en el primer lugar están dándoles algún valor. 
En lugar de sentir orgullo por nuestros pensamientos, ¿que hay de malo en sólo quererlos? ¿Por qué no amar un determinado concepto sólo por su belleza, por su cualidad inspiradora, o por su utilidad? Si vemos nuestros pensamientos de esa manera, ya no necesitaremos el orgullo de tener "razón". 
Si mantenemos el mismo punto de vista sobre nuestros gustos y disgustos, ya no somos propensos a discusiones. 
Por ejemplo, si amamos la música de un determinado compositor, ya no necesitamos defenderla. Podríamos esperar un poco a que a nuestro compañero también le encante, pero si no, lo peor que podemos sentir es una leve desilusión por no poder compartir algo que personalmente valoramos y disfrutamos. Si intentamos esto, encontraremos que la gente ya no ataca nuestros gustos, disgustos y conceptos. En vez de una actitud defensiva, lo que están recibiendo ahora de nosotros es apreciación. Ellos entienden que apreciamos ciertas cosas, y es por eso que pensamos de la manera en que lo hacemos. 
Pero ya no nos critican o atacan. Lo peor que se obtiene es quizás una broma o una actitud burlona. Cuando el orgullo está ausente, el ataque también está ausente. 
Esto es muy valioso en áreas como la política y la religión, tan propensas históricamente a provocar discusiones que son tácticamente pasadas por alto en las reuniones sociales. Encontraremos que si amamos nuestra religión, o lo que sea, nadie nos atacará. Si somos orgullosos, sin embargo, tendremos que evitar todo el tema, porque la ira rápidamente surgirá como un subproducto del orgullo. Cuando verdaderamente valoramos algo, lo sacamos fuera de la lista de temas degradantes en discusión. 
Lo que realmente apreciamos y veneramos es protegido por nuestra propia reverencia. Si le decimos a alguien que haga algo porque disfrutaremos con ello, realmente no hay mucho que pueda decirse al respecto, ¿verdad? Si inferimos que lo hacemos porque hacerlo es lo correcto, veremos instantáneamente ponérsele los pelos de punta porque ellos, también, tiene una opinión sobre lo que es correcto.
Nuestros valores son preferencias. Los mantenemos porque nos encantan, disfrutamos con ellas, y obtenemos placer de ellas. 
Si las mantenemos en ese contexto, nos dejarán en paz disfrutar de ellas. La razón por la que el orgullo provoca el ataque se debe a la inferencia de ser "mejor que", que es parte integrante del orgullo. Vemos a muchas personas con regímenes dietéticos sobre los que están orgullosos; y en consecuencia, están constantemente discutiendo sobre la bondad de sus regímenes dietéticos y opiniones nutricionales. Incluso intentan imponer sus regímenes en los familiares y amigos, haciendo alarde de la superioridad moral o la salud de la práctica dietética. 
Por el contrario, hay personas que siguen las mismas pautas porque les gusta hacerlo, porque les hace sentir mejor, o porque cumplen ciertas disciplinas espirituales; y en consecuencia, nunca les oirás discutir, porque no tienen nada que defender.
Si alguien nos dice que come lo que come porque le gusta, no hay mucho que podamos decir al respecto, ¿verdad? Si, por el contrario, se infiere que la suya es la forma correcta de comer y, por deducción, que la nuestra es errónea, lo que realmente están diciendo es que ellos son mejores que nosotros. Y eso siempre suscita resentimiento.
Si no tomamos una postura orgullosa sobre nuestras opiniones, entonces tendremos libertad para cambiarlas. ¿Cuántas veces nos hemos quedado atascados realizando algo que en realidad no queríamos hacer, ¡porque habíamos estúpidamente adoptado una postura orgullosa sobre una opinión! Muy a menudo nos gustaría haber cambiado nuestra forma de pensar o la dirección en la que íbamos, pero nos vimos a nosotros mismos encajonados por haber tomado una posición orgullosa. 
Eso nos lleva a una de las resistencias para entregar el orgullo, y que es el propio orgullo. En una posición orgullosa, uno de los problemas subyacentes es el miedo. 
Tememos que, si cambiamos nuestra posición en un determinado asunto, la opinión de los demás sobre nosotros se verá afectada negativamente. 
Una razón por la que necesitamos de la humildad en nuestras opiniones es porque nuestras opiniones cambian a medida que profundizamos más y más en cualquier tema o situación. 
Lo que parece ser de una determinada forma, tras un examen superficial, a menudo resulta ser muy diferente cuando realmente entramos en ello. 
Esta, por supuesto, es la consternación del político que hace promesas basadas en la fantasía de lo posible. Pero a medida que asume el poder, encuentra que las cosas son muy diferentes a como las había pensado. 
Los problemas son mucho más complejos. La situación se debe realmente al efecto neto de muchas fuerzas poderosas en la sociedad. Todo lo que los políticos realmente nos puede prometer es que utilizarán el mejor criterio posible por el bien de todos, a medida que profundicen en cada tema. 
Este aspecto evolutivo de la vida es realmente todo lo que cualquiera de nosotros puede prometer, y este auto- conocimiento nos protegerá de la desilusión. 
Esta es la seguridad de la posición de "mente abierta" o la llamada "mente del principiante" en la práctica Zen. 
Cuando somos abiertos de mente, estamos admitiendo que no estamos en posesión de todos los hechos, y que estamos dispuestos a cambiar nuestras opiniones a medida que la situación se desarrolla. De esta manera, no nos encerramos a nosotros mismos en el dolor de defender causas perdidas. 
Esto es muy cierto incluso en las áreas que creemos que se basa en datos estrictamente objetivos y observables, como los del campo de la ciencia. En realidad, la ciencia trata con hipótesis, y la opinión científica está constantemente en proceso de flujo y cambio. La opinión científica, para gran sorpresa de los laicos, también está sujeta a las modas, el paso por la popularidad, la ceguera del paradigma, y la presión política. Por ejemplo, en el campo de la psiquiatría, el tema de la relación entre la nutrición, los análisis de sangre, la función cerebral, y la enfermedad mental no era muy popular en el pasado. 
Los científicos y los médicos que trabajan en esta área se encontraban en el grupo “demodé”. A medida que pasaba el tiempo y se demostraba el valor de este campo de investigación, la opinión científica popular cambió. Se hicieron importantes descubrimientos, y toda una industria empezó a proporcionar productos que utilizaban los hallazgos básicos de la relación entre la nutrición y la función cerebral. 
El tema es ahora aceptado como respetable, por lo que los médicos y los científicos puede hacer investigación en este área y ser aceptados como parte del grupo “de moda”. 
El orgullo, por tanto, también es responsable de mantener el progreso científico (por ejemplo, las teorías del calentamiento global).
El orgullo nos ciega a muchas cosas que serían profundamente beneficiosas; para una mente orgullosa, aceptarlas sería inferir que estamos equivocados. Cuanto más poderosos realmente seamos interiormente, más flexibles nos volveremos, por lo que estaremos abiertos a todo lo que es beneficioso.
El orgullo nos impide ver lo que es totalmente obvio. 
La gente muere por miles a causa del orgullo. 
Ellos literalmente renuncian a su salud y a la vida misma.
Los adictos y alcohólicos se encaminan hacia su muerte a causa de la inherente negación del orgullo: "¡Otra gente tiene el problema -no yo!" El orgullo nos impide reconocer nuestras propias limitaciones y aceptar la ayuda que necesitamos para superarlas. Nuestra soberbia nos aísla. 
Cuando dejamos el orgullo, llega la ayuda a nuestra vida para hacer frente a los problemas con los que estamos luchando. Podemos experimentar y probar la verdad de este principio al escoger un área en la que estemos teniendo dificultades para entregar a fondo todo el orgullo involucrado. Cuando hacemos eso, algunas cosas sorprendentes comienzan a suceder. 
Deja ir el orgullo y abre la puerta para que recibamos lo que es el más beneficioso para nosotros. ¿Estamos dispuestos a dejar el orgullo y el sentimiento de superioridad hacia los demás? Cuando estamos dispuestos a dejar la pseudo-seguridad del orgullo, experimentamos la verdadera seguridad que proviene del coraje, la auto-aceptación y la alegría.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...