Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 1 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



LA RELACIÓN ENTRE LA MENTE Y EL CUERPO 

CAPITULO XV (Segundo Escrito)

Creencias que Predisponen a la Enfermedad 
Para determinar nuestra propia propensión a la enfermedad, podemos ver las siguientes preguntas: ¿Me preocupo por mi salud, manteniendo pensamientos de miedo por lo que me pudiera suceder? ¿Tengo una sensación secreta de miedo, excitación y peligro cuando oigo hablar de una nueva enfermedad que está siendo anunciada y está de moda? ¿Dedico tiempo a chequeos constantes, leo acerca de enfermedades, me quedo asustado por las historias de la televisión acerca de ellas? ¿Estoy interesado en saber acerca de las enfermedades de los famosos?
¿Creo que el medio ambiente y los alimentos están llenos de peligros ocultos, o que los alimentos contienen aditivos que son venenosos y causan enfermedades? ¿Creo que ciertas enfermedades "recorren nuestra familia"? ¿Paro o quiero parar (pero no me atrevo) observar a las víctimas de los accidente de auto? ¿Me gustan los programas de TV de hospitales? ¿Me gustan los programas de televisión que incluyen golpes, gritos, peleas, asesinatos, tortura, crímenes y otras formas de violencia? ¿Soy una persona con sentimiento de culpa? ¿Estoy lleno de ira? ¿Condeno la conducta de las otras personas? ¿Soy propenso a emitir juicios?
¿Tengo resentimientos y rencores? ¿Me siento atrapado y sin esperanzas? ¿Me digo a mí mismo: 
"Todo lo que está pasando a mi alrededor, probablemente voy a cogerlo"? ¿Estoy preocupado por las adquisiciones y los símbolos de status en lugar de la calidad de las relaciones? ¿Debo llevar un montón de seguros y todavía me preocupa que no sean suficientes? En resumen, la manera de cambiar nuestros cuerpos es cambiar nuestros pensamientos y sentimientos. Debemos dejar de lado los pensamientos y sistemas de creencias negativas y quitarse el estrés de las emociones negativas que les dan energía. 
Debemos cancelar la programación negativa que proviene del mundo, así como también de nuestros propios sistemas de creencias. Podemos ver los efectos nocivos de la programación negativa del miedo en las personas que están sujetas al miedo a los alimentos, los productos químicos, y las sustancias del medio ambiente. Cada día se anuncia que un nuevo producto químico o sustancia tiene efectos nocivos. 
Cuanto más temerosos estemos, más rápidamente nos programamos, y luego el cuerpo responde en consecuencia. 
El miedo a las sustancias, los alimentos, el aire, las energías, y los estímulos de todo tipo ha llegado al punto de ser convertirse en casi una paranoia al medio ambiente. Algunas personas se vuelven tan fóbicas hacia el medio ambiente y todo en el que su mundo se hace más y más pequeño. Se vuelven más miedosos cada día. 
Algunas personas incluso sucumben a tal punto que huyen del mundo y viven en recintos burbuja artificiales, víctimas de sus propias mentes. Esto le puede suceder a personas razonables, incluso a médicos. Comenzó con el polen, la ambrosía, la caspa de caballo, los pelos de perros y gatos, el polvo, las plumas, la lana, el chocolate, el queso y los frutos secos (creía que todo esto causaba alergias). 
Más tarde, se añadió el azúcar (hiperglucemia), además de los aditivos alimentarios (cáncer), los huevos y los productos lácteos (colesterol), y las vísceras (gota). 
Siguiendo la "dañina" lista llegaron los colorantes alimenticios, las sacarinas, la cafeína, los colorantes, el aluminio, las telas sintéticas, el ruido, las luces fluorescentes, los insecticidas, los desodorantes, los alimentos cocinados a altas temperaturas, los minerales en el agua, el cloro en el agua, la nicotina , el humo del cigarrillo, los petroquímicos, los gases de escape de los automóviles, los iones positivos, las vibraciones eléctricas de baja frecuencia, los alimentos ácidos, los pesticidas y los alimentos con semillas. El mundo encogió tanto y se hizo tan pequeño que no había nada seguro que comer. Nada se podía utilizar. No había aire para respirar. El cuerpo tuvo todas las alergias, reacciones, y enfermedades para demostrarlo.
Salir a cenar, se convirtió en un ejercicio del pasado, ya que no había nada en el menú que se pudiera comer, excepto la lechuga (lavada muy bien, por supuesto), ¡y era imprescindible el uso de guantes blancos en el momento de retirar los utensilios del restaurante! Luego, con el aprendizaje de una verdad nuclear, todo el patrón fue descifrado. 
"Lo que se mantiene en la mente tiende a manifestarse", incluyendo las creencias inconscientes. El acusado no era el mundo sino la mente. Toda la programación negativa y el condicionamiento temeroso estaba en la mente y el cuerpo obedecía a la mente. Esta ley de la conciencia revocó la paranoia en espiral. A medida que cada creencia interna era observada y entregada, todas las reacciones corporales negativas, las enfermedades y los síntomas desaparecieron. 
En otras palabras, no era la hiedra venenosa lo que causaba la reacción alérgica, sino la creencia de la mente de que la hiedra venenosa era un alérgeno. A medida que la mente dejaba su programación, las reacciones del cuerpo se liberaron. 
En la prueba kinesiológica, se produjo un cambio completo de los patrones de reacción. 
Lo qué había producido anteriormente una respuesta muscular débil ya no tenía ningún efecto. En la propensión general al nivel de estrés obviamente se hizo mucho más baja, hasta el punto de que el cuerpo no reaccionó en absoluto a lo que, de otro modo, serían considerados estímulos negativos (por ejemplo, las luces fluorescentes y los edulcorante artificial). Comparación con Otras Técnicas Como hemos visto, el estrés surge del interior, como respuesta a un estímulo. 
El estresor en realidad es la presión de las energías emocionales suprimidas y reprimidas, que son un reflejo de nuestro bajo nivel de conciencia general. Por lo tanto, es el contenido de nuestra conciencia lo que ha de ser modificado para eliminar y prevenir el estrés. Los tratamientos comúnmente prescritos para el estrés son similares a los tratamientos en el campo de la medicina. Tratan de reparar el daño causado por la enfermedad que ya tenemos, en vez de curar la causa interna de la enfermedad.
En las conferencias sobre el estrés, por ejemplo, habitualmente se incluyen los temas siguientes: 
Aromaterapia. 
Taller de ejercicio físico. 
Acupuntura para los trastornos de estrés. 
Bio-feedback. 
Quiropráctica. 
Regulación del estrés. 
Nutrición. 
Fitness y tablas de ejercicios. 
Homeopatía. 
Entrenamiento autógeno. 
Curación holística. 
Masaje y trabajo corporal. 
Tanques de flotación. 
Equilibrio Dental. 
Desarrollo de técnicas mediante el uso de los movimientos del cuerpo. Como se puede ver de lo anterior, los acercamientos comunes tratan sólo con las consecuencias y los daños resultantes del síndrome de estrés. 
Ninguno de ellos trata las causas básicas. 
Todos ellos implican procedimientos relativamente complicados y requieren mucho tiempo, y no se prestan a la aplicación sobre el terreno. 
A modo de ejemplo, digamos que estamos dando un discurso o una conferencia. Estamos en el sitio. 
No es práctico parar a mitad de un discurso y hacer ejercicios de respiración, entrar en trance hipnótico, pincharnos con agujas de acupuntura, o conectarnos a una máquina de bio-feedback. ¿Que utilidad tiene un tanque de flotación en el medio de una discusión familiar? Debido a que estos enfoques son temporales, consumen tiempo, y a menudo son caros, 
la gente los intenta por poco tiempo con entusiasmo, pero su entusiasmo se desvanece porque en el fondo nada ha cambiado realmente. 
Las mismas percepciones básicas del mundo persisten. 
Las mismas presiones emocionales están ahí. La personalidad sigue siendo la misma. Las circunstancias de la vida no han cambiado. El nivel de conciencia no se alteró. 
La psicología de la persona es la misma. 
Las expectativas continúa como antes y la vida, por tanto, continúa como antes. Sin un cambio de conciencia, no hay ninguna reducción real del estrés. 
Sólo se mejoran las consecuencias. 
Todas estas técnicas tras los hechos y tratamientos sí ayudan y a menudo alivian una condición dada y traen algo de alivio, pero dejan intacta la base del problema. 
Uno puede seguir todas esas técnicas y seguir siendo la misma persona propensa al estrés. 
En nuestra experiencia, la utilización consciente del mecanismo de la entrega es más eficaz en relación al tratamiento de las enfermedades crónicas relacionadas al estrés.
Las enfermedades comienzan a curarse espontáneamente ya que la causa emocional subyacente ha sido eliminada, y los otros tratamientos a menudo se vuelven innecesarios. 
En los casos poco frecuentes de enfermedades persistentes que no se eliminan con la entrega de los pensamientos y sentimientos negativos, pueden estar operando factores desconocidos, como inclinaciones kármicas. 
En estos casos, entregamos el deseo de cambiar o controlar nuestra experiencia de vida, y esperamos mayores descubrimientos internos sobre el origen y significado de la enfermedad. 
Una entrega de gran profundidad se completa cuando una persona ha dejado de necesitar o querer que una curación física se produzca. Se alcanza un estado de paz sobre la situación cuando los tres aspectos de la enfermedad –el físico, el mental y el espiritual se han abordado y el resultado final o la recuperación deseado ha sido entregada. La paz viene con la total entrega interior a lo que es.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...