Mis Amigos Seguidores en Google

viernes, 6 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)



RELACIONES
CAPITULO 18 (Quarto Escrito)

Dejar Ir las Expectativas.
Al presionar a otras personas con el fin de conseguir lo que queremos, ellas automáticamente se resisten, ya que estamos tratando de presionarlas. 
Cuanto más forzamos, más duramente se resisten. 
A pesar de que, por miedo, puedan realmente ceder a nuestras demandas, no hay una aceptación interior y, más tarde, perderemos lo que hayamos ganado. Esta resistencia está en todos nosotros. Podemos ser conscientes de ello, ya que opera inconscientemente, o evadirnos de esa consciencia poniendo excusas y explicaciones plausibles. 
Como se mencionó en un capítulo anterior, en su libro, Winning Though Intimidation- Ganar a Través de la Intimidación, Robert Ringer explica lo que llamó la teoría "chico / chica". (Chico conoce a chica. Tan pronto como ella se da cuenta de que él la quiere, ella se hace la dura. 
Y si el chico decide retirarse, ahora es ella la que lo quiere, y él en cambio actúa distante.) Cuando nos referimos a este fenómeno para explicar la resistencia a las ventas, una manera de evitarla es tomar la opinión de que nuestra responsabilidad es hacer el esfuerzo, pero no tratar de determinar el resultado. Otra manera es entregar los sentimientos que tenemos sobre lo que queremos de la otra persona, y dejar las presiones que estamos poniendo sobre ellos en forma de expectativas y deseos. Ellos, entonces, tiene el espacio psíquico para ser agradables o incluso para iniciar el resultado deseado de su cuenta, el resultado que habíamos deseado en un principio. 
Un ejemplo de esta dinámica es un hombre que estaba trabajando con la técnica del dejar ir en medio de un divorcio. Él y su esposa se enzarzaron en una acalorada discusión sobre algo que él quería. Ella tan solo seguía diciendo "no" a su petición. Así que en medio de la discusión, él entregó el objeto que quería. Ahora estaba conforme si ella no se lo daba, y estaba conforme si ella lo hacía. En el instante en el que lo apartó de su mente, ella de repente se volvió hacia él y se lo ofreció, no sólo se lo dio, sino que también se lo embaló y envió. Esto ilustra una forma muy simple pero decididamente elegante y activa de clarificar las relaciones. 
En primer lugar, observa cómo te estás sintiendo secretamente acerca de una persona en una situación dada. Presume que la otra persona es consciente de esos pensamientos y sentimientos. Luego, ponte en su lugar y ve cómo ibas tu a reaccionar. 
Verás que su comportamiento es probablemente el mismo del que habrías hecho en su lugar. El objetivo es dejar todos esos sentimientos hasta que puedas elevarte hasta un espacio de pensamientos-sentimientos positivos sobre el asunto. 
Una vez en un espacio positivo, ahora ves que reaccionarías como la otra persona, que estaba al tanto de estos nuevos sentimientos. Lo más probable es que su comportamiento cambiará justo como esperabas. Es posible que haya un retraso de tiempo; pero, si sigues observando, el cambio probablemente se llevará a cabo. Incluso si no es así, ya no estarás molesto por la situación. A veces, la "recompensa" se niega a mostrarse, pero podemos decir: "Esto es algo que el universo me retornará a su debido tiempo." 
De hecho, es parte de la grandeza saber que a veces una buena acción no es devuelta. 
La influencia que tienen nuestros pensamientos y sentimientos es lo que, en la literatura del mundo, se llama "la ley del karma", o "Obtienes lo que das", o "Cosecha lo que siembras". A menudo no vemos esta ley en funcionamiento debido a la demora de tiempo. 
Por ejemplo, un conocido te prestó $200 y luego no pudo devolver el dinero como te prometió. Durante más de un año, hubo un resentimiento y la consecuente evitación de la persona debido a la incomodidad emocional, que se vio agravado por la culpa de aferrarse al resentimiento en primer plano. Finalmente, cuando se hizo evidente que la única persona que estaba sufriendo el resentimiento era la persona que se aferraba a el, y que le estaba costando su paz mental, surgió la voluntad de dejarlo ir. En ese momento, el resentimiento fue bastante fácilmente abandonado, y el prestatario fue perdonado. 
Los $200 fueron recontextualizados como un préstamo a alguien que había estado necesitado. En unos meses, se produjo un inesperado encuentro con la persona, quien dijo de repente: "He estado preocupado por el dinero que te debo. 
Aquí están tus $200." El préstamo fue devuelto sin siquiera pedirlo. Bloqueamos el recibir lo que queremos de los demás por nuestras expectativas o resentimientos hacia ellos. 
Es muy eficaz entregar nuestras expectativas de los demás antes de entrar en una situación particular con ellos. 
Las emociones son realmente intentos sutiles de obligar a los demás e imponer nuestra voluntad sobre ellos, lo cual inconscientemente resisten. 
La manera de facilitar la satisfacción en las relaciones es imaginar con amor el mejor resultado posible. 
Asegúrese de que sea mutuamente beneficioso: una situación gano-gana. Deja de lado todos los sentimientos negativos y limítate a mantener la imagen en la mente. Podemos saber si estamos realmente entregados cuando nos sentimos bien en cualquier caso; estamos conformes si sucede, y estamos conformes si no sucede. 
Por lo tanto, estar entregado no significa ser pasivo. 
Es estar activo de una forma positiva. 
Cuando estamos entregados, ya no existe la presión de tiempo. La frustración viene del querer una cosa ahora, en lugar de dejar que suceda de forma natural a su debido tiempo. 
La paciencia es un efecto secundario automático del dejar ir, y sabemos lo fácil que es llevarse bien con la gente paciente. 
Ten en cuenta que las personas pacientes suelen conseguir al final lo que quieren. Una resistencia hacia el dejar ir es la ilusión de que, si nos desprendemos de nuestros deseos y nuestras expectativas, no conseguiremos lo que queremos. Tenemos miedo de que lo perderemos si no mantenemos la presionando sobre ello. La mente tiene la idea de que la manera de conseguir una cosa es desearla. 
En realidad, si examinamos el tema, veremos que los acontecimientos se deben a las decisiones, y las elecciones basadas en nuestras intenciones. 
Lo que obtenemos es el resultado de estas elecciones, a pesar de que son inconscientes, y no de lo que pensamos que queremos. Cuando entregamos la presión del querer, nos aclaramos y tomamos elecciones y decisiones más sabias. 
Pensamos que nuestra felicidad depende del control de los acontecimientos, y que son los hechos lo que nos molesta. 
En realidad, son nuestros sentimientos y pensamientos acerca de estos hechos la verdadera causa de nuestro malestar. 
Los hechos en y por sí mismos son neutrales. 
El poder que les damos es debido a nuestra actitud de aceptación o no aceptación y nuestro estado emocional general. Si nos quedamos atrapados en un sentimiento, es porque todavía creemos secretamente que logrará algo por nosotros.
Relaciones sexuales. 
Debido a la amplia disponibilidad del material sexual y a las oportunidades para las variadas experiencias sexuales, la mayoría de la gente hoy en día se consideran más bien sexualmente liberada. 
Esta liberación es principalmente intelectual y de comportamiento; todavía existe una gran limitación emocional y vivencial, así como de la restricción sensorial. 
Toda la experiencia tiene lugar dentro de la propia conciencia; por lo tanto, la experiencia sexual, como cualquier otra, está determinada por nuestro nivel general de consciencia y libertad interior. El grado en que nuestra experiencia sexual ha sido restringida se hace evidente cuanto más renunciamos a nuestros sentimientos al respecto. 
Cuando hemos entregado totalmente la sexualidad, es como añadir una tercera dimensión a lo que antes era una experiencia de dos dimensiones. 
Como una mujer señaló: "Es como si soliera escuchar solo violines, y después un chelo se añadiera, y luego una flauta, y así sucesivamente, de modo que ahora la experiencia es totalmente plena y exhaustiva". Además de incrementar el placer emocional de la libertad de expresión, el dejar ir trae consigo un cambio en la experiencia propia sensorial. 
Para la mayoría de las personas, especialmente los hombres, la excitación sexual y el placer orgásmico son principalmente una sensación genital. A medida que se obtiene mayor libertad, la localización del orgasmo comienza a expandirse y extenderse a toda la pelvis y el abdomen, las piernas y los brazos, y finalmente a todo el cuerpo. 
A menudo, después de esta realización, le sigue una meseta, y luego repentina e inesperadamente la localización orgásmica se expande más allá del cuerpo, como si el espacio alrededor del cuerpo estuviera teniendo el orgasmo en lugar de la persona. Definitivamente, no hay ninguna limitación al orgasmo. 
Parece expandirse hasta el infinito y no ser experimentado desde ningún centro concreto o localización. Es como si no hubiera una personalidad individual presente. 
El orgasmo es experimentando en si mismo. 
Esta expansión se ve facilitada por la toma de consciencia de que la gesticulación facial y la contracción de la respiración son restricciones debidas al miedo a la pérdida de control y los intentos de limitar la experiencia. 
Si uno respira lenta y profundamente, sonriendo en lugar de hacer muecas, el miedo se volverá consciente y podrá ser entregado. La sexualidad pierde su compulsión. 
La libertad no significa sólo libertad para la indulgencia, sino libertad para no tener relaciones sexuales u orgasmo. 
Cuando estamos entregados, no nos recorre el deseo de llegar al orgasmo. 
Esto desata la experimentación creativa y la consciencia, debido a que la mente no se centra en el propio orgasmo. 
Estar libre de la dominación del deseo del orgasmo permite las experiencias sexuales que han sido descritas en la literatura espiritual como "Sexo Tántrico". 
La mayoría de los occidentales leen un poco sobre esto y tal vez le den una oportunidad, pero luego se dan por vencidos, porque se acercan a esto de una manera que conduce a la supresión y no a una mayor libertad. 
Cuanto más verdaderamente liberados nos volvemos, más nos motiva el amor y menos por el deseo de gratificación. 
Este cambio de motivación del querer y las ganas al intercambio mutuo de placer y felicidad trae consigo cambios importantes en la naturaleza de las relaciones sexuales. 
La intimidad con la otra persona se vuelve más amplia y agradable. Se da una mayor sintonía con la sexualidad de la otra persona y la realización intuitiva de cada uno de los demás estilos de satisfacción. 
Una pareja lo expresó de la siguiente manera: Es como si simplemente presenciáramos lo que nuestros cuerpos están haciendo. Es como si nosotros fuéramos el espacio en el que todo está sucediendo. Tan pronto como uno de nosotros tiene un deseo o una fantasía, el otro automáticamente y sin pensarlo siquiera, empieza a actuar para cumplirla. 
Es como si hubiera una conexión psíquica. 
Hay un reconocimiento de los sentimientos internos acerca de las fantasías y un dejar ir de la forma en la que la otra persona podría reaccionar. 
También hay una mayor variación y frecuencia de la sexualidad. 
Solía ser principalmente los viernes y sábados por la noche. Hacer el amor puede suceder ahora durante días, o a veces pasar semanas sin él. Siempre es nuevo. Nunca es el mismo. Sorprendentemente, se mantiene cada vez mejor y mejor. 
Cada orgasmo parece mejor que el anterior, pero a menudo el hacer el amor es tan agradable que no hay molestia alguna por tener un orgasmo. Si sucede está bien y si no lo hace está bien también. El tiempo íntimo que pasamos juntos es satisfactorio y liberador, independientemente de cualquier resultado final. Otro hombre dijo: Nunca me di cuenta de lo mucho que el sexo desencadenaba antes mis relaciones. Era realmente compulsivo. Siempre temía que me pudiera perder una oportunidad sexual. No quería perderme ninguna oportunidad de placer. 
Ahora mi patrón es más variable; de hecho, ahora no tengo patrón. Cuando sucede, sucede y es genial cuando lo hace. Cuando no es así, ni siquiera pienso en ello. 
Solía tener el sexo en mi mente todo el tiempo. 
Las mujeres por lo general decían “No”. Pero ahora que realmente no me preocupo mucho por eso, por lo general o bien lo sugieren ella o dicen “Sí” si se lo pido. 
Ahora, me parece que estoy más preocupado por ellas que por mí mismo. Antes, estaba realmente sólo utilizándolas para mis propios fines egoístas e, intuitivamente, las mujeres lo sabían. Ahora siento mucho amor por ellas. Realmente me preocupo por su bienestar y felicidad, incluso si sólo hay un encuentro. Qué alivio es no tener que mentir más. 
De los ejemplos anteriores, está claro que hay un cambio en la conciencia de la falta de abundancia. 
Cuando nos centramos en nosotros mismos y nos enfocamos en obtener placer físico o emocional de las relaciones sexuales con la otra persona, entonces nos sentiremos enfadados, frustrados y privados. Cuanto más cariñosos nos volvemos, más recibimos lo que los demás nos están dando, y descubrimos que estamos por completo rodeados de amor y de oportunidades de participar en el amor, todo el tiempo. Este fue el caso de una mujer, que compartió la siguiente experiencia: Siempre estaba con sobrepeso y no era muy bien parecida. A lo largo de mi vida, me rechacé a mi misma. Envidiaba y odiaba a las mujeres sexualmente atractivas. Llegué a odiar a los hombres, también, porque me evitaban. Estaba llena de autocompasión.
Incluso intenté la psicoterapia, pero la dejé cuando se hizo evidente que el psicoterapeuta parecía más interesado en sus pacientes mujeres jóvenes y atractivas de lo que lo estaba en mí. He intentado varios métodos de autoayuda y al menos superé mi autocompasión y depresión; fui capaz de conseguir un trabajo mejor. Sin embargo, los hombres no estaban interesados en mí, y no tuve éxito en el ámbito sexual y el de las relaciones. Al utilizar el mecanismo del dejar ir, ella se dirigió hacia todas las emociones negativas que tenía sobre sí misma y su intimidad; permitió que los sentimientos llegaran uno por uno, y luego los dejó. Dejó sentimientos como el de querer la atención y la aceptación de los demás, el miedo a expresarse, el miedo a ser rechazada, e incluso el miedo a ser profundamente amada. Existía la sensación subyacente "no merezco el amor; ¿quién podría amarme?" En la primera semana de entrega de estos sentimientos, tuvo una cita. Ella explicó: Estaba tan emocionada que hasta perdí el apetito. Nos lo pasamos muy bien y luego, de repente vi el secreto. Estaba dando amor en lugar de buscarlo. Toda mi vida ha cambiado ahora. En lugar de sentirme desesperada por llamar la atención y el amor, sé que tengo el poder de darlo. Cuando entro en una habitación, veo a todos los solitarios, los hombres hambrientos de amor. Ellos lo buscan justo como lo solía hacer yo antes, así que sé lo que están sintiendo, qué decirles y cómo expresarme. Me pongo en su lugar y veo como se derrite su corazón. Solía asustarlos porque estaba demasiado hambrienta. ¿Consigo a ese? ¡Rápido! Ese era mi problema. Ahora me siento plena, y comparto esa plenitud que he aprendido. Mi vida social se ha vuelto tan agradable que no tengo tiempo de comer de más. He perdido 16 kilos en un año. Ni siquiera me puse a dieta. Tan solo perdí el interés. Supongo que es porque estoy obteniendo satisfacción de otra manera ahora que realmente significa algo para mí. Tal vez estoy un poco salvaje por la novedad, pero lo reestableceré en poco tiempo. Hay un hombre que me interesa ahora. La sexualidad, entonces, refleja nuestro estado general de conciencia. Al dejar el temor y las limitaciones, esa área de nuestra vida se expande y se hace cada vez más gratificante y, sin embargo, ya no es necesaria para la felicidad. La libertad y la creatividad reemplazan la compulsión y la limitación. El sexo se convierte en otra vía para una mayor expresión e incremento de la consciencia. El placer de la comunión y la comprensión no verbal reemplaza a la anterior impulsividad egocéntrica de alivio de la tensión y la limitada meta del placer sexual y la inflación del ego. El secreto, como la mujer anterior ha indicado, está en la consciencia de tratar de dar en lugar de recibir, todas nuestras necesidades son automáticamente cumplidas. Como alguien comentó: "¡He oído hablar de muchos problemas personales de los amigos que practican esta técnica, pero la falta de amantes no es uno de ellos!"
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...