Mis Amigos Seguidores en Google

martes, 15 de marzo de 2016

LAS 9 CARTAS VERSIÓN DEFINITIVA (CRISTO VUELVE)



Primera Carta de Cristo (Quinto Escrito)
Volviendo a mis horas finales de iluminación – ahí estuve en el desierto, en posesión de la clara comprensión de que el hombre mismo (sin ninguna culpa) crea la barrera que no permite la sintonización con el ‘Poder Creativo del Padre’, y ahora deseaba volver de prisa a enseñar, sanar, reconfortar y secar las lágrimas de aquellos que tanta pena me daban. Sin embargo estuve reacio a dejar este lugar ‘santo’ donde había sido iluminado y transformado en espíritu. Por otra parte, ¡qué futuro tan maravilloso me esperaba! Pasaría por todas las ciudades, pueblos y aldeas contando a todos los que me encontrara – la ‘¡BUENA NUEVA!’
‘El Reino del Cielo,’ aquel lugar donde desaparece toda enfermedad y donde toda necesidad se satisface, estaba dentro de ellos. Porque sabía que el ‘Padre’ y yo éramos uno, ya que mi mente había sido purificada de todo viejo pensamiento e idea, dirigiría la sanación a sus enfermedades; les enseñaría cómo aliviar su pobreza. Cuando el PADRE CONSCIENCIA dentro de mí empezó a oscurecerse(,) y paulatinamente volví a la consciencia humana, me di cuenta de la tremenda hambre que tenía y también del regreso de mi condicionamiento y pensamiento humano.
Mis reacciones ante las seis semanas de experiencias empezaron a cambiar. Mi conocimiento humano normal de ‘mí mismo’ y de mis deseos ocupó mis pensamientos. “¡Pues bien, la cosa más asombrosa y la más completamente inesperada me ha ocurrido!” exulté.
“Se me ha dado conocimiento más allá de cualquier otro dado a ningún otro hombre.” Estaba jubiloso dándome cuenta de que, por fin, mi duda y rebeldía contra el ‘dios’ vengativo de los judíos ortodoxos tradicionales quedaba justificada. ¡Tenía razón después de todo! ¿Quién había sospechado que la mente humana sería tan altamente creativa, que un pensamiento o deseo fuertemente sostenido podía manifestarse en el reino visible?
Me di cuenta que Moisés debió haber sabido algo de esto, porque había realizado unas cosas extrañas cuando los Israelitas tuvieron gran necesidad. Llegó a ser un líder y cambió el curso de los Israelitas que habían estado previamente esclavizados en Egipto.
Yo podría regresar ahora y liberar a mi pueblo del rígido control de sus propios Maestros. Mis dolores por el hambre se hicieron intensos. Se me ocurrió que podía convertir las piedras en pan para satisfacer mi ansia de comida porque me acordaba que el Poder del Padre Creativo trabajaba a través de mi mente y por lo tanto, todo en el universo estaría sujeto a mi mandato.
Estuve a punto de pronunciar la ‘palabra’ que cambiaría las piedras en pan pero algo en mí me detuvo bruscamente. Vino a mí, fuertemente que la Consciencia Creativa del Padre era perfecta protección, nutrición, satisfacción en la necesidad, y así mi hambre se saciaría, si pedía alivio al ‘Padre.’ Comprendí que si el pequeño ‘yo’, mi pequeño ‘yo’ humano, con mi necesidad, usaba el ‘Poder Creativo’ por razones egoístas, levantaría una barrera entre la Consciencia Creativa del Padre y yo mismo, y todo lo que acababa de aprender bien podría esfumarse.
Esto me asustó y rápidamente pedí al Padre - Poder Creativo que me diera nueva fuerza para llevarme de vuelta a las moradas y a Nazaret.
También pedí alivio del hambre de la manera que fuera correcta para mí. Inmediatamente los dolores del hambre menguaron y sentí un impulso de energía fluir por todo mi cuerpo. Así comprobé que todo lo que había visto, oído y comprendido era la ‘Realidad’ y no una imaginación vanidosa nacida en mi tiempo en el desierto, en ayunas y a solas.
Mi nueva energía me hizo capaz de apresurarme por las sendas escarpadas en mi salida del desierto. De camino, me encontré con un hombre bien vestido de rostro agradable y dulce. Me saludó calurosamente, expresando preocupación al ver mi aspecto rudo, descuidado y desaliñado.
Alegremente, me sentó sobre una roca y compartió su buena carne y pan conmigo. Me pregunté por qué estaba él en tal lugar desolado y de dónde provenía.
En respuesta a mis preguntas tan sólo sonrió y pareció no estar nada sorprendido al decirle que había estado en el desierto tantos días que había perdido el sentido del tiempo. Le expliqué cómo había sido iluminado sobre la verdadera naturaleza del Creador del Mundo y que se me habían enseñado las Leyes naturales de la Existencia.
Tan sólo sonrió y asintió.
‘Vuelvo a mi pueblo a enseñarles todo lo que he aprendido’ dije alegremente, ‘pues podré curarlos y liberarlos de toda enfermedad y pena.
’ El forastero respondió tristemente: “Tardará muchos milenios.” Estuve a punto de reprochar su falta de fe cuando me di cuenta de que se había ido. Sabía entonces que un mensajero Divino había venido a socorrerme con buen pan y carne – y con compasión me había avisado que mi misión podría no ser tan simple, a pesar de mi entusiasmo. Su aviso me desanimó.
Mi entusiasmo decayó. El camino hacia la primera aldea parecía interminable.
¡Cómo un cambio en el pensamiento humano, produce un cambio de ánimo! Me vino a la mente que podía comprobar de nuevo la verdad de todo lo que me habían enseñado saltando por el borde de un precipicio, lo cual me acortaría mucho el viaje. En el momento en que me propuse hacerlo se me ocurrió con fuerza que intentaba ‘probar’ que mi tiempo de iluminación había sido real.
Si necesitaba tal comprobación, entonces dudaba y probablemente me mataría.
Además me habían enseñado que en cualquier caso, podía elevar mis pensamientos a la CONSCIENCIA – CREATIVA – PADRE’ y pedir una solución para cualquier problema, ¡Con qué rapidez olvidaba la Verdad! De modo que recé, pidiendo perdón con gran fervor por mi debilidad y por consentir en mis propias fantasías, buscando mi propia manera de hacer las cosas.
De nuevo, la respuesta llegó como fuerza renovada y más seguridad en mi paso mientras trepé por terreno pedregoso.
También cubría más distancia tan rápidamente que había salido de la norma del tiempo, y me encontré en una dimensión más ligera donde la experiencia humana fue enaltecida por encima de la esclavitud pesada del desgaste agotador de la energía. Caminar era tan fácil como estimulante. ¡Me regocijé por el hecho de haber encontrado la clave para ‘una vida más abundante!’ Después de un rato, sintiéndome mucho más a gusto, mi mente empezó a vagar y pensé en el encuentro con el forastero y su amabilidad hacia mí.
Pero también recordé su aviso y de nuevo mi naturaleza anterior se reafirmó, y sentí una profunda rebeldía ya que él presumía decirme cómo iría mi trabajo.
Decidí que no sabía nada acerca de mi futuro y aparté su aviso de mi mente. “Pues, pensé, con mi conocimiento podría realizar cosas que ningún hombre jamás había logrado. En lugar de luchar en una vida difícil, podría acumular riquezas con facilidad, atraer seguidores por donde fuera, y compartir mis conocimientos con ellos para hacer más llevaderas sus vidas también. Yo podría quitar todo dolor y sufrimiento.” Mientras contemplaba los muchos lugares que podría visitar tan fácilmente, me sentí rozando la superficie del terreno y subir hasta alcanzar el pico más alto de una montaña escarpada que se asomaba al campo más abajo.
Ahí estaba todo a mis pies. Sentí volver mi entusiasmo previo. Pues, sería tan fácil reunir a la gente y compartir todo mi conocimiento con ellos. Sería poderoso, incluso famoso, como el hombre que rescataba a la humanidad de todas sus enfermedades y penas.
Ganaría su admiración y respeto y ya no me recordarían como un individuo inútil y holgazán. Con una sacudida tremenda, todo lo que se me había enseñado tan recientemente, hacía tan sólo unas horas, volvió a mi mente con gran fuerza y claridad.
¿No me habían enseñado que la única manera como podía prosperar era abandonando mi propia voluntad y volviendo al ‘PADRE’ en busca de ayuda en todas mis empresas? Luego recordé que la creación tenía sus propios propósitos que cumplir.
El proceso de individualización había creado el ‘estira y afloja,’ el ‘toma y daca’ en el comportamiento humano. Aunque ¿no era la angustia lo que les impulsaba a buscar mejores formas de VIVIR para encontrar la verdadera felicidad? Comprendí que los males de la humanidad tenían su lugar en el esquema humano de la existencia. ¿Estaba bien que yo les trajera información privilegiada para anular los efectos del ‘proceso de la individualización?’
Me di cuenta de que pensaba desde el ‘punto central’ de mi individualidad, el ‘ego’, y era el impulso del ‘ego’ lo que levantaba barreras entre la humanidad y la ‘Consciencia Creativa del Padre’.
Por lo tanto, mi ‘punto Central del desear humano’ tendría que ser conquistado si quería vivir en perfecta armonía con mi ‘Padre’, como era mi sincera intención.

Y así seguía mi camino, reflexionando sobre lo que podría suceder y cómo podría superar mejor los impulsos que gobernaban mi humanidad, con el fin de quedar en el Flujo de la ‘CONSCIENCIA- PADRE’ de la cual extraería inspiración, orientación, soluciones para los problemas, mi alimento, mi salud y mi protección diaria. De hecho, me di cuenta de que mientras me quedara dentro de este ‘Flujo diario de la Consciencia del Padre’ ningún daño podría jamás acercárseme y que cada necesidad mía sería aliviada. Y lo que es más importante: la ‘Consciencia del Padre’ obrando a través de mí haría todo lo necesario para la gente en terrible necesidad de curación y confort. En todo momento, debía superar mi rebeldía contra la dura realidad de la existencia y escuchar la ‘voz interior’ y someterme a la ‘Voluntad Más Alta’ del Padre.
Esta ‘Voluntad Más Alta’ era el ‘Amor Perfecto’ dirigido plenamente a promover mi más alto bien.
Sería totalmente insensato, me di cuenta, seguir el camino de la voluntad propia que hasta entonces había dictado mi comportamiento. Fue entonces cuando quedé inspirado para hablar con la gente en parábolas. Aquellos que estaban preparados para recibir el conocimiento lo entenderían y lo pondrían en buen uso.
Pero, como resultó, incluso mis discípulos no podían deshacerse lo suficiente de la doctrina Judaica para poder entender ni el principio de la consciencia, ni la actividad del ‘Divino Poder –Creativo’ dentro de la creación. (Hasta ahora sigue siendo un misterio para todos, excepto para los espiritualmente iluminados). Incluso las palabras espirituales de iluminación no pueden ser plenamente comprendidas enseguida por la mente humana.
Por eso estas Cartas deben leerse despacio y ser acompañadas por mucha meditación y oración para comprenderlas bien. Recuerda que si no te haces como un ‘Niño’ (deshaciéndote de un montón de creencias, prejuicios, rencores, ambiciones, impulsos inútiles del ‘EGO’), con una mente llena de admiración y de fe total, no podrás absorber estas páginas debidamente.
Para volverse ‘niño’ hay que hacer el esfuerzo de despojarse de todo condicionamiento mental pasado.
Si sufres mental/emocional/o físicamente, es tan sólo porque lo que han sido tus más sinceras creencias no te han ayudado, no han promovido tu bienestar.
Es hora de examinar tu ESQUEMA MENTAL. ¿Estás contento con él? Puedes elegir, y a medida que vas eligiendo puedes llamar al ‘Padre’ para ayudarte a hacer los cambios y la ayuda te será dada, con toda seguridad - siempre y cuando no dudes.
Por lo tanto te exhorto a que sigas leyendo y absorbiendo las siguientes páginas. Te quiero convencer de la fuerza de tu ‘esquema mental’ – la cual es la suma de toda la programación de tu consciencia y tu subconsciencia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...