Mis Amigos Seguidores en Google

domingo, 13 de marzo de 2016

A LA RAZA HUMANA LA HAN DIVIDIDO Y NO ES POR CASUALIDAD.



Esto responde a intereses ocultos, planificados fríamente y muy oscuros que apenas percibimos, nosotros tan solo vemos la punta de ese Iceberg.
Debemos ir más allá de los polos y la dualidad.
Dado que "los opuestos se encuentran". La opción es el equilibrio, para mi entender es donde se disfruta más de la diversidad, no se juzga a nadie, ni como bueno ni como malo, ya no estás en la parcela de nadie, no sigues a nadie y te encuentras en armonía con la Totalidad. Solo y a solas con tu "Yo Soy", el maestro interior que permanece en su centro y no es dual.
Comprendo que esto es algo complejo de entender, pero fijémonos en los niños, ellos por naturaleza no tienen una mente dual, pues su ego aún no se lo han "formado", ni manipulado. Los niños se pelean, pero al instante ya están jugando nuevamente, ni siquiera precisan pedir perdón, pues están en armonía con ese todo. O sea, que no ven la pelea como algo malo, simplemente se dejan fluir, por eso son espontáneos e incondicionales.
El que está bajo los influjos de la ilusión es nuestro ego y el multi-ego social en donde hemos nacido. La sociedad se encarga de "separar", "lo mío, lo tuyo, lo nuestro", el medio cultural se encarga de esto y nos imponen las etiquetas. De ahí que surgen las fronteras, las banderas, los escudos, los países, las naciones, las religiones, los partidos, los políticos, las sectas, etc.
NOS PROGRAMARON PARA EL ENFRENTAMIENTO DE LOS UNOS EN DETRIMENTO Y EN CONTRA DE LOS OTROS.
Una dualidad no integrada es un peligro, pues siempre nos llevará a mirar las cosas desde un ángulo de ese prisma, de tal forma que nos conformamos con el prototipo estándar implantado, creemos que es lo cierto, somos capaces de matar en el nombre de dios y de nuestra religión, dar la vida por la verdad de la patria, el líder del partido político, etc.
En definitiva nos enfrentamos a cada instante, ya que ese ego social siempre encontrará el enemigo y la causa de todos los males en "ese otro", en el exterior, va como ciego, es el fanatismo de mi verdad absoluta y de las ideologías.
La verdad no es una, además es maleable, o sea, es siempre una "verdad a medias". Esta verdad del bien que representa a la luz, es la verdad de la justicia cósmica, de leyes universales que no hay que defenderla. Ella de por si misma es auto sostenible, se defiende sola. Por ejemplo "la ley de causa y efecto, la ley del péndulo", etc. Pues si llevas luz pura, actúas con coherencia y sincronizad universal, nada podrá en su contra, saldrá sola esa verdad, esa luz, e iluminará a muchos, entonces las tinieblas se retiran sin violencia y por añadidura.
Roly Polanco
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...