Mis Amigos Seguidores en Google

jueves, 15 de diciembre de 2016

METAMORFOSIS DE LA ROSA

La Rosa, comienza por ser semilla. 

Es decir, un germen casi invisible. 

Una especie de polvillo sutil que nadie diría que lleva en su constitución atómica el hálito poderoso de una vida latente. Depositada esta semilla en la tierra en condiciones favorables, en situación propicia de germinar, despierta, toma incremento, echa raíces, crece, lanza brotes, tallo, hojas y finalmente, produce flores y aún frutos.

Y diríamos ahora: ¿cuándo se convierte en Rosa? ¿Cuándo es la Rosa propiamente dicha? Siempre, podría argumentarse. 

No es Rosa sólo cuando se nos manifiesta como flor, sino en todos los momentos de su evolución. La Rosa es Rosa siempre.

 Desde el primer gránulo de semilla que la engendra, hasta que el capullo comience a abrirse, para ofrecérnosla bella y radiante. Sin embargo, con ser Rosa en todos los instantes de su desarrollo, nunca es igual. En la tierra comienza y a la tierra vuelve otra vez hecha semilla. Es una especie de círculo evolutivo el que recorre, y en esta metamorfosis hay un punto tácito, pero muy elocuente, dentro del Ocultismo. Dice un principio hermético, que lo último será lo primero.

De aquí la importancia del florecimiento de la Rosa en la Cruz. Nuestro propio vivir, la vida que nos circunda y que late en nosotros, no es más que eso: una Rosa Gigantesca que pugna por florecer dentro del Círculo mágico de nuestra existencia, de la rueda evolutiva de nuestro ser, donde se encierra la causa originaria que la mantiene en apretado capullo, que es la férrea Cruz de nuestra errante vida nómada.

 Uno de los componentes principales de la Rosa es el hierro, y éste lo recibe del Planeta Marte, mientras que el sílice lo toma de Venus. El hierro es su propia resistencia y el sílice a modo de transparencia espiritual. Ya hemos dicho que los Planetas obran constantemente sobre el crecimiento de todas las plantas; pero en la Rosa, particularmente, su acción es ejercida en épocas especiales, y hasta diríamos que matemáticas, sobre cuyo significado ya nos será permitido hablar en otra oportunidad.

La Rosa es la única planta que su cultivo se debe al Hombre exclusivamente.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...