Mis Amigos Seguidores en Google

miércoles, 4 de mayo de 2016

El MECANISMO DE DEJAR IR (Dr. David R Hawkins.)




RELACIONES
CAPITULO 18
Debido a que están tan íntimamente conectadas con nuestros deseos básicos de amor y seguridad, las relaciones rápidamente sacan a relucir nuestros sentimientos más íntimos. 
Por esa razón, son extremadamente valiosas, no importa si la relación se clasifica como buena o mala. 
En el proceso de emancipación emocional, todo es igualmente valioso. Es necesario recordarnos que los sentimientos son programas; es decir, que son respuestas aprendidas que a menudo tienen un propósito. Ese propósito está directamente relacionado con el logro de un efecto sobre los sentimientos de la otra persona y, al hacerlo, influir en sus sentimientos hacia nosotros y así cumplir con nuestros objetivos internos. 
Veremos las reacciones emocionales comunes y examinaremos cuál es su propósito real. 
Las reacciones emocionales no tienen nada que ver con el amor, porque el amor es un estado de unidad con el otro. 
El amor no es sólo una emoción que va y viene. 
Lo que a menudo pasa por amor en el entendimiento humano común es ante todo apego, dependencia y posesión.

Sentimientos negativos. 
Como veremos, todas las emociones hacia los demás implican la creencia básica de que nosotros mismos estamos incompletos y, por tanto, los demás son vistos y utilizados como un medio para un fin. A pesar de que podemos no ser capaces de influir en la otra persona de la manera que nos gustaría, la utilización de la otra persona todavía se produce en el nivel de la fantasía y la expectativa. 
También descubrimos que mucho de lo que experimentamos en una relación está sucediendo sólo en nuestra imaginación. Empecemos primero con las emociones más negativas; descubriremos cuál es su propósito subyacente y la respuesta probable de la otra persona. 
La Ira. 
Las primeras sensaciones con las que empezaremos son las más negativas: los sentimientos de odio, malicia, ira, rabia, venganza y violencia. 
Es obvio que la fantasía subyacente aquí es eliminar, expulsar, matar, destruir, herir, lastimar, asustar e intimidar. 
La respuesta probable de la otra persona es evitarnos, odiarnos en respuesta, y provocar un contraataque. 
Formas menores de la ira son la crítica, rumorear, el resentimiento, el mal humor, y los juicios negativos sobre los demás. El propósito emocional es castigar a los demás, hacerles sentir pena, tratar de obligarlos a cambiar sus sentimientos o comportamientos, hacerlos sufrir, desquitarse con ellos, menguarlos y devaluarlos. 
Esto, por supuesto, también deriva en la respuesta de contra-crítica de la otra persona, la recopilación de resentimientos, y evitaciones.
Para manejar esta área, tenemos que darnos cuenta de que casi todo el mundo tiene estas fantasías. 
Jugar al avestruz con ellas, pensando que ellos son malvados o que nosotros somos culpables, no los resuelve. 
Tenemos que alcanzar el nivel del coraje y observar nuestros peores sentimientos, y admitir que son parte de la condición del ser humano, y recordar que sólo somos considerados responsables de lo que hacemos con ellos. 
Es obvio que estos sentimientos negativos se cobran un precio emocional enorme en nuestro propio interior. Que la razón por sí sola es suficiente para justificar el verlos y el dejarlos. 
En cuanto a los sentimientos en el nivel de las relaciones interpersonales, ahora descubrimos otra ley de la conciencia. Nuestros sentimientos y pensamientos siempre tienen un efecto sobre las otras personas y afectan a nuestras relaciones, ya sean estos pensamientos o sentimientos verbalizados, expresados, 
o no. No entraremos, en este momento, en la discusión de la mecánica exacta de cómo sucede esto, pero es actualmente un área de investigación de la moderna física cuántica avanzada, especialmente el área que concierne con las partículas subatómicas de alta energía y su relación con los pensamientos y formas de pensamiento. 
Probablemente podemos intuir la verdad de esta ley de la conciencia por nuestra propia experiencia. 
Por lo general sabemos, por ejemplo, cuando alguien está enfadado con nosotros, incluso si no dicen nada al respecto. 
Al sentir su sentimiento reprimido, podríamos preguntar, "¿algo va mal?" Incluso cuando él responde, "Oh, nada," todavía somos conscientes de la energía de la ira y el malestar. Es un poco desalentador descubrir la verdad de esta interconexión a nivel energético, pero cualquier persona la puede descubrir mediante una investigación interna. 
Las actitudes generales que mantenemos sobre la otra persona están influyendo en los sentimientos y actitudes de la otra persona sobre nosotros, las expresemos o no. 
Las mujeres en nuestra sociedad son más intuitivas que los hombres; por lo general son más conscientemente conscientes de que sus pensamientos y sentimientos son conocidos por los demás. Los verdaderos psíquicos, por supuesto, no son más que personas expertas en intuición. 
La primera vez que descubrimos esta verdad, podríamos atravesar una especie de paranoia leve. 
Casi todo el mundo está educado en la creencia de que nuestros pensamientos y sentimientos son asuntos privados y de nadie más, que todas las mentes están separadas, y que esas emociones suceden sólo dentro de los confines del cuerpo. 
Al comenzar a investigar esta área, encontramos que, a menudo el conjunto de sentimientos que tenemos sobre otra persona es reflejado de nuevo hacia nosotros por su actitud y que, cuando cambiamos nuestra actitud interior hacia ellos, su actitud cambia abruptamente. 
Estamos inconscientemente influyendo todo el tiempo en los demás debido a los sentimientos que tenemos sobre ellos. 
A medida que nos volvemos más intuitivos, nos reiremos de nuestra anterior ingenuidad. Y, si investigamos más en el mundo de los psíquicos y la parapsicología, descubriremos que los pensamientos y los sentimientos pueden ser leídos por los psíquicos expertos, incluso desde el otro lado del globo.
La única manera de superar esta paranoia inicial es mantener limpios nuestros propios actos. 
Descubrir lo que hay que limpiar es simple y fácil. ¡Basta con buscar lo que no quieres que los demás sepan de ti y empezar a entregarlo! Mediante la observación, está bastante claro que esos sentimientos negativos repercuten intensamente y son bombardeados de nuevo hacia nosotros, y afectan profundamente nuestras relaciones. 
La otra persona simplemente devuelve el reflejo de lo que hemos estamos proyectando sobre ellos. 
Las personas que acarrean mucho odio encuentran que están viviendo en un mundo odioso y que mucha gente los odia. 
Ellos ven las situaciones externas y el mundo como odioso. 
Lo que ellos no ven es que toda esta situación está creada por ellos mismo. 
Contamos con la secreta esperanza de que nuestros sentimientos hacia los demás les castigarán y les harán sufrir. En realidad, sólo estamos dándoles justificaciones para odiarnos a nuestras espaldas. 
Tenemos que vivir con miedo a sus represalias y nuestra propia culpa inconsciente, que a menudo deriva en enfermedad física. Descubriremos que toda nuestra ira y resentimiento se deben a nuestra percepción, es decir, a la forma en la que estamos viendo una situación dada. 
Cuando los sentimientos internos son entregados, la manera en la que vemos la situación cambia, y a menudo somos sorprendidos por la brusquedad con la que los sentimientos de perdón y de repente surgen y la relación se transforma, a pesar de que en el nivel externo no hiciéramos o dijéramos nada para expresar este cambio interior. 
Esto sucede con mayor frecuencia cuando nuestra intención es superar nuestros resentimientos. 
Un Curso de Milagros se basa en ese preciso proceso de cambiar nuestro punto de vista de una situación por la voluntad de verla de manera diferente y ser indulgente. 
Esto es lo que significó Jesucristo cuando habló del poder milagroso del perdón. 
Curiosamente, también existe una base científica para la advertencia de Jesucristo de bendecir y amar a nuestros enemigos. En el nivel de la energía, los sentimientos más bajos tienen una frecuencia más baja de vibración y menor poder. Cuando estamos en estado más bajos de energía, tales como la ira, el odio, la violencia, la culpa, los celos o cualquier otro sentimiento negativo, somos psíquicamente vulnerables a la otra persona. 
Por el contrario, el perdón, la gratitud y la bondad cariñosa tienen una vibración mucho más alta de energía y mucho mayor poder. Cuando cambiamos de un menor a un mayor patrón de energía, creamos un escudo protector en el nivel energético, por así decirlo, y ya no podemos ser psíquicamente vulnerables a esa otra persona. 
Cuando estamos en un estado de ira, por ejemplo, somos vulnerables a la disminución de energía producida por la contra-ira de la otra persona. 
Paradójicamente, si de verdad queremos afectar a otra persona, tenemos que amarla realmente. Entonces, ¡su ira contra nosotros estallará sobre ellos sin ningún efecto sobre nosotros! Esta fue la sabiduría de la afirmación del Buda en el Dhammapada: "El odio no es conquistado por el odio. El odio es conquistado por el amor. Ésta es una ley eterna." 
La Culpa. 
La siguiente área "intensa" de la negatividad es la culpa. 
Aquí, el propósito subyacente es aplacar, calmar, escapar del castigo por medio del autocastigo, y obtener el perdón. 
Lo más importante es el deseo de obtener el castigo de otra persona, y combinarlo con el auto-castigo. 
Este no es un deseo consciente; sin embargo, es el propósito inconsciente de la culpa. Con poca investigación, esto puede ser fácilmente verificado. 
La próxima vez que estemos sintiéndonos culpables por algo en particular con respecto a otra persona, observemos lo que pasa en el siguiente encuentro. Casi inevitablemente, traerá la misma cosa que estamos manteniendo en la mente. 
Por ejemplo, si nos sentimos culpables por llegar tarde a una cita, esa culpa, con frecuencia provocará una respuesta crítica de las otras personas. 
Al aferrarnos a la culpa, atraemos a nosotros toda la crítica de los demás y su menosprecio hacia nosotros; nuestra baja autoestima se canaliza hacia nosotros a través de los demás en la forma de su invalidación de nuestra vida. 
Si sostenemos en nuestra mente que somos pequeños e indignos, provocamos ese tipo de respuestas en los demás, cuyas observaciones tenderán a indicar que somos pequeños e indignos. 
Si pensamos que sólo valemos un mendrugo de pan, eso es lo que conseguiremos. Esto es lo que las escrituras dicen con la frase: "Los pobres cada vez son más pobres y los ricos cada vez más ricos". 
La pobreza en cualquier nivel, no sólo la económica, proviene de la pobreza interior, al igual que la riqueza exterior proviene de la riqueza interior. Si queremos que los demás dejen de criticarnos y atacarnos, la respuesta es empezar a dejar ir la culpa y todos los sentimientos que la han provocado. 
Para ayudar a aclarar el papel de las emociones en las relaciones interpersonales, una manera muy rápida de aprenderlo es presumir que la otra persona es consciente y percibe nuestros pensamientos y sentimientos internos. 
Al hacer esto, no estamos lejos del error, ya que ,de hecho son intuitivamente conscientes de nuestros pensamientos y sentimientos, incluso si no son conscientemente conscientes en un momento dado. 
Ellos nos responderán a nosotros como si supieran nuestros sentimientos internos. Toda la relación se comportará como si la otra persona fuera consciente de nuestros sentimientos internos. 
Si seguimos sosteniendo la fantasía de que las otras personas no conocen nuestros pensamientos y sentimientos, ¡solo advierta que los perros lo hacen rápidamente! ¿Realmente piensa que la psique humana es inferior a la de un perro? 
Si un perro rápidamente puede leer nuestra actitud interior total, podemos estar seguros de que la intuición de la gente que nos rodea recoge la misma vibración. 
La Apatía y el Dolor. 
Los sentimientos de apatía, sufrimiento, depresión, tristeza, autocompasión, melancolía, desesperación e impotencia provienen del programa interior del "no puedo". 
Su propósito es despertar la simpatía, para volver a ganar, ganar apoyos, hacer que los demás lo sientan, y pedir ayuda. ¿Cuál es el efecto de estos sentimientos en las otras personas? Aunque pueda haber un primer intento de ayudar, con el tiempo estos son reemplazados por la lástima y finalmente la evitación. ¿Por qué evitación? La evitación se debe a la enorme demanda de energía que estamos haciendo de la otra persona. Es un intento de agotarlos arrojándonos a su portal. 
Esto se traduce en el dicho común, que nos suena duro de corazón, pero que por desgracia es tan a menudo verdad: "Cuando te ríes, el mundo ríe contigo; pero cuando lloras, lloras solo". Un dolor constante alejará a los demás. Comenzarán a resentirse a menos que ellos mismos estén muy elevados y sean capaces de la compasión no forzada. 
El dolor crónico trae el envejecimiento prematuro, el cansancio y el hastío de la persona, y sólo puede ser superado cuando tenemos el coraje para que pueda llegar bajo las condiciones adecuadas y tenemos la voluntad de entregarlas y dejarlas ir.
Dr. David R Hawkins
http://rosacastillobcn.blogspot.com.es/
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...