Mis Amigos Seguidores en Google

sábado, 23 de abril de 2016

Enseñanzas Taoistas de Hua Hu Ching


61
Para comprender el universo, debes estudiar y entender estas cosas:
Primero, la Unidad, el Tao, el Gran Tai Chi.
Segundo, el Gran Dos, las fuerzas del Yin y del Yang.
Tercero, las Tres Principales Categorías, expresadas como Cielo, Tierra y Hombre, o como cuerpo, mente y espíritu.
Cuarto, las Cuatro Fuerzas: fuerte, débil, ligero y pesado.
Quinto, los Cinco Elementos, simbolizados por el agua, el fuego, la madera, el metal y la tierra.
Sexto, los Seis Alientos: vientos, frío, calor, humedad, sequedad e inflamación, que transforma el clima y los órganos internos.
Séptimo, los procesos de cambio de repetición de los ciclos.
Octavo, las Ocho Grandes Manifestaciones: Cielo, Tierra, Agua, Fuego, Trueno, Lago, Viento y Montaña; combinaciones a partir de las cuales se revela la sutil verdad energética de todas las situaciones, tal como se enseña en el I Ching.
Al comprender estas cosas, puedes emplearlas internamente para abandonar lo que es viejo y está muerto, y para aceptar de corazón lo que es nuevo y está vivo. Una vez descubierto, este proceso de alquimia interna abre la puerta mística a la inmortalidad espiritual. 62
¿Quieres alcanzar el Tao puro? Entonces has de entender e integrar dentro de ti las tres principales energías del universo.
La primera es la energía de la tierra.
Centrada en el vientre, se expresa como sexualidad. Quienes cultivan y dominan la energía física alcanzan la pureza parcial.
La segunda es la energía del cielo.
Centrada en la mente, se expresa como conocimiento y sabiduría. Aquellos cuyas mentes se funden con la Mente Universal también alcanzan la pureza parcial.
La tercera es la energía armonizada.
Centrada en el corazón, se expresa como percepción interior espiritual. Quienes desarrollan la percepción interior espiritual también alcanzan la pureza parcial.
Sólo cuando realizas las tres - dominio de la energía física, estado de la mente universal y percepción interior espiritual, y las expresas en una vida virtuosa integral, puedes alcanzar el Tao puro. 
63 Existen tres capas hacia el universo:
En la inferior, Tai Ching, y en la del medio Shan Ching, se requiere la existencia de un obstáculo físico corporal. Quienes no viven constantemente según el Tao moran en ellas.
En la capa superior, Yu Ching, sólo existe el Tao: se ha roto la atadura de la forma y lo único que existe es la exquisita danza de la energía de los seres divinos inmortales: quienes desean entrar en Yu Ching han de seguir el Camino Integral.
Simplifica la personalidad, fija la energía sexual elevándola, integra el Yin y  el Yang en el cuerpo, en la mente y en el espíritu, practica la reflexión antes de la acción, haz que tu conciencia sea una con la ley pura, y descubrirás verdad tras verdad entrarás en el exquisita región superior. Este camino está claramente definido y es muy simple de seguir, aunque la mayoría se pierden en nieblas ideológicas fabricadas por ellos mismos.
64
En la antigüedad, las personas vivían de manera simple y serena. Sensibles a las fluctuaciones que ocurrían y constantemente, podían adaptarse fácilmente a la energía del día.
Actualmente, las personas llevan vidas histéricas e impulsivas.
Al ignorar las modificaciones sutiles del Yin y el Yang que influencian todas las cosas, se vuelven confusas, se agotan y se frustran.
Sin embargo, incluso hoy día puede uno restaurar la plenitud y claridad de su mente. La forma de hacerlo es mediante el estudio del I Ching. Al igual que el ciclo del día y de la noche, todo es tai chi, que incorpora los movimientos entre el Yin y el Yang.
Si no ves los patrones de estos movimientos, estás perdido. Pero si consultas el I-Ching con una mente abierta, empezarás a ver los patrones que subyacen en todas las cosas. Sabiendo que llegará el amanecer, puedes descansar en paz por la noche.
Cuando percibes exactamente la fluidez de las cosas, también comienzas a percibir la constancia que se halla tras ellas: el Tao creativo, transformador, ilimitado e inmutable. Ver esto es el grado máximo de educación y de consuelo.
65
La interacción del Yin y del Yang en el seno de la Madre Misteriosa crea la expansión y la contracción de la naturaleza. Aunque todo el universo está creado a partir de esta danza reproductora, no es sino una minúscula parte de su ser. Su corazón es el Corazón Universal, y su mente es la Mente Universal. La función reproductora también forma parte de los seres humanos.
Como el Yin y el Yang no están completos dentro de nosotros como individuos, formamos una pareja para integrarnos y dar a luz nueva vida. Aunque la mayoría de las personas pasan toda su vida siguiendo este impulso biológico, esto es también sólo una parte de su ser.
Si seguimos obsesionados con las semillas y los huevos, estamos casados con el fértil valle reproductor de la Madre Misteriosa, pero no con su inconmensurable corazón y con su mente omnisciente.
Si deseas unirte a su corazón y a su mente, has de integrar dentro el Yin y el Yang y purificar su fuego clavándolo. Entonces, tendrás el poder de fundirte con el ser total de la Madre Misteriosa. Esto es lo que se conoce como verdadera evolución.
66
La primera integración del Yin y del Yang es la unión de la semilla y del huevo dentro del útero.
La segunda integración del Yin y del Yang es la unión sexual del hombre y de la mujer maduros*.
Ambos se preocupan de la carne y de la sangre, y todo esto es concebible en este ámbito, pero un día se desintegra y muere. Es solo la tercera integración la que da origen a algo inmortal. En esta integración, un individuo altamente evolucionado se une a las energías sutiles internas del Yin y del Yang bajo la luz de la comprensión espiritual.
Mediante las prácticas del Camino Integral purifica su energía espesa y pesada, transformándola en algo etéreo y luminoso.
Esta luz divina tiene la capacidad de penetrar en el poderoso océano de energía espiritual y completar la sabiduría que es el Tao.
La nueva vida creada por la integración final es auto consciente pero sin ego, capaz de habitar un cuerpo, pero sin apegarse a él, y está guiada por la sabiduría y no por la emoción. Plena y virtuosa, nunca puede morir.
*En el sentido de haber alcanzado la capacidad reproductora. (N. del T. )
67
Para realizar los niveles más elevados de la vida, debe uno combinar continuamente nuevos niveles de Yin y Yang.
En la naturaleza, la energía masculina puede encontrarse en fuentes como el Sol y las montañas, y la femenina en fuentes como la Tierra, la Luna y los lagos.
Quienes estudien estas cosas, a las que aquí simplemente se aluden, obtendrán beneficios sin límites. Como son necesarias uniones cada vez más elevadas del Yin y del Yang para concebir la vida superior, algunos estudiantes pueden ser instruidos en el arte del aprendizaje  dual, en el cual el Yin y el Yang están directamente integrados en la relación sexual del tai chi.
Si el estudiante no es auténticamente virtuoso y la instrucción no es la de un verdadero maestro, el aprendizaje dual puede tener un efecto destructivo.
Sin embargo, si la auténtica virtud y la verdadera maestría van juntas, la práctica puede generar un verdadero equilibrio entre las energías espesas y las sutiles del estudiante. De ellos resulta una salud fortalecida, emociones armonizadas, cese de los deseos y de los impulsos y, en el nivel superior, la integración trascendente de todo el cuerpo de energía.
68
En el aprendizaje angélico dual, uno aprende a seguir el Tao. Para acercarte al Tao, necesitarás toda tu sinceridad, parte es elusivo, al revelarse al principio con forma e imagen y disolverse después en la esencia sutil e indefinible.
Aunque en sí mismo no ha sido creada, crea todas las cosas. Por no tener sustancia, puede entrar allá donde no hay espacio. Al ejercitarse en el retorno a sí mismo y ganar victorias manteniéndose apacible y entregado, es más blando que ninguna otra cosa y, por ello, supera cualquier cosa dura. ¿Qué te dice todo esto acerca del beneficio de la no acción y del silencio?
69
El enfoque de la sexualidad de una persona es un signo de su nivel de evolución. Las personas no evolucionadas practican la relación sexual ordinaria.
Al poner todo el énfasis en los órganos sexuales, descuidan los demás órganos y sistemas del cuerpo. Cualquier energía física acumulada es rápidamente descargada y de igual modo, quedan disipadas y desordenadas las energías sutiles.
Es un gran salto hacia atrás. Para aquellos que aspiran a ámbitos superiores de vida, existe un aprendizaje angélico dual.
Como cada parte del cuerpo, de la mente y del espíritu anhela la integración del Yin y del Yang, la relación angélica es dirigida por el espíritu y no por los órganos sexuales.
Mientras que la relación ordinaria está llena de esfuerzos, el aprendizaje angélico es tranquilo, relajado, silencioso y natural.
Mientras que la relación ordinaria une un órgano sexual con otro, el aprendizaje angélico une el espíritu con el espíritu, la mente con la mente y cada célula de un cuerpo con cada célula de otro cuerpo.
Culminando no en la disolución, sino en la integración, es una oportunidad para el hombre y la mujer de transformarse y de elevarse mutuamente al reino de la bienaventuranza y de la plenitud.
Los métodos sagrados de la relación angélica sólo son enseñados por quien ha realizado en sí mismo la integración total de la energía, y se enseña únicamente a estudiantes que siguen el Camino Integral con profunda devoción, buscando purificar y pacificar a todo el mundo junto con su propio ser.
Sin embargo, si tu virtud es especialmente radiante, es posible abrir un camino hacia el reino sutil y recibir estas enseñanzas celestiales directamente de los inmortales.
70
Los hilos de la pasión y del deseo tejen una red a tu alrededor que te aprisiona. Los enfrentamientos con el mundo te hacen rígido e inflexible. Tenaz es la trampa de la dualidad. Atado, rígido y atrapado, no puedes tener la experiencia de la liberación.
Mediante el aprendizaje dual es posible desenmarañar la red, ablandar la rigidez y desmantelar la trampa. Disolviendo tu energía Yin en la fuente de la vida universal, atrayendo la energía Yang de la misma fuente, dejas detrás la individualidad y tu vida se convierte en naturaleza pura.
Libre del ego, viviendo de manera natural, trabajando con virtud, te llenas de inagotable vitalidad y eres liberado para siempre del ciclo de la muerte y del renacimiento. Entiende por lo menos esto: la libertad espiritual y la unidad con el Tao no son dones concedidos al azar, sino recompensas de la propia transformación y evolución conscientes. 
Traducción del  Maestro Ni Hua Ching por BRIAN WALKER
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...