Mis Amigos Seguidores en Google

miércoles, 24 de agosto de 2016

La aceptación de cuanto sucede.


La aceptación de cuanto sucede.

Para saber aceptar cuanto sucede en la vida cotidiana, lo más indicado seria saber antes qué está sucediendo. 

Primero, podemos ver que todas las estructuras sociales con las que siempre hemos mantenido una interrelación, se están transformando, o, se están convirtiendo en otras cosas. Es obvio que para que se conviertan en otras cosas, antes tienen que hacer algo parecido a mirarse en un espejo. 
Cuando nos miramos a un espejo y no nos gusta algo que vemos, intentamos cambiarlo. De forma semejante está cambiando la sociedad actual. Verlo así, es tal vez una manera más relajada de mirar y además te evitas el conflicto interno generado cuando se mira lo no agradable. ¡Ese impacto! No es real que al mundo le esté yendo mal. Puede que ya tocase fondo el mundo y quiera otra cosa que tal vez no haya probado antes. ¿Lo has mirado así alguna vez de esas, cuando te alarmas porque todo va mal? Si tuvieras la sensación de que al mundo le va mal...

¿Has mirado primero si a quien le va mal es a ti? ¿Crees que si fueras muy feliz, ibas a estar viendo al mundo tan mal? ¿No te suena incompatible? Tu muy feliz, y el mundo todo lo contrario... ¿Nos sigues? Si revisas a fondo estas preguntas, puede que veas, por sentido común (el menos común de todos los sentidos como dicen por ahí), al menos por asomo, que si estuvieras muy feliz... ¿Cómo vas a ver tanto malo que dices ver fuera de ti? En todo caso, podrías ver que el mundo comienza a mirarse en el espejo. ¿Te has cuestionado esto? Si nada de esto que lees te resuena, míralo de nuevo, si tampoco te dice nada, te haces un favor abandonando esta lectura. Así, sin más. Ah, y gracias por haber llegado hasta aquí, por algo sería. Proseguimos. Por otra parte, añadida a lo de antes, la vida va a seguir la veas como la veas. ¿Qué podría hacer aquí la diferencia? Es muy sencillo de ver.

Cuando lo ves todo armónico, acorde a lo que quisieras ver, es cuando añades tu granito de arena, o tu enorme bola de fuego que el mundo necesita.

Eso por un lado. Por el otro, puedes ver qué cosas nuevas suceden a partir de aceptar cuanto sucede. Dicho de otra forma, cuando fluimos, que es en verdad cuando aceptamos lo que sucede, la vida que eres, comienza a tener una transformación, tan proporcionada y tan grande a todo lo que ves fuera de ti. Y otro punto seria, a tener en cuenta, que todas tus luchas han sido siempre motivadas por querer que cuanto suceda fuera ("bajo tus reglas, normas, caprichos"), cuadre con todo aquello que dices te gustaría que sucediera. ¿Quieres hacer la prueba? Para ello solo tienes que mirar cómo ha sido tu vida hasta aquí en este mapa. Si a partir de esto, quisieras estar de acuerdo en todo cuanto sucede pero no puedes, si hay causas que te retienen aún, como una especie de paredes que se interponen cada día..., tenemos una buena noticia por nuestra parte, por nuestra experiencia:

Cuando has puesto la intención sana, incondicional, honesta por tu parte de enfocarte en qué cosas son esos muros que se interponen, la vida te lo ira mostrando con lo único a dar por tu parte: la atención necesaria para descubrirlo. Nadie lo va a descubrir por ti. Desde aquí ya, si decides embarcarte a este nuevo carrusel mágico, la existencia te ira demostrando (a medida que elimines aquellos aspectos que se interponían), que puedes ir aceptando cada vez más cosas. Y mientras más cosas aceptes, más transformación verdadera y estable se dará en tu vida. Aquí estamos hablando siempre de todo aquello que te hace sufrir sin necesidad. No estamos diciendo que todo está bien en un sentido de que no podemos cambiar nada, o, que vamos a alimentar algún tipo de desánimo frente al mundo. Nada de eso. Estamos sopesando primero: que puedes tener aún basuras dando vueltas que te impiden ver más claro que la vida es mucho más sencilla de lo que la mente en muchas ocasiones se piensa.

Como decía Gandhi, si quieres cambiar el mundo, empieza por cambiarte a ti mismo, y esta aceptación te da ese gran cambio. Y segundo, que cuando tengas claras aquellas cosas que solo te retenían, te ataban, te encarcelaban, y las apartes de tu existir, podrás entonces desde esa aceptación incondicional, saber qué apartados pueden estar necesitando un cambio. Un cambio que después decidirás o no involucrarte. Pero es fundamental primero cambiar uno mismo. Se ha dicho muchas veces que todo empieza en uno. ¿Pero se comprende con suficiente profundidad? Hay muchas personas que se decepcionan por relacionar la lentitud de este avance con los resultados. ¿No es mucho más incómoda la vida que hasta ahora llevas? Puede que estés solo a unos pasitos de hacer un gran avance en tu calidad de vida, y, ese avance te va a proporcionar más ánimos para seguir adelante. Es como una rueda que parece surgir de la nada y te hará estar más vivo, amar mucho más la vida, hasta descubrir, recordar que Quien Realmente Eres, siempre está basado en el AMOR.



LA VERDAD
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...