Mis Amigos Seguidores en Google

miércoles, 27 de julio de 2016

Lleva tu vida.



Lleva tu vida.

¡Llevar realmente la vida de uno mismo...! ¡Qué concepto tan nuevo...! Muchos ya llevan su propia vida y este texto tal vez no les va a aportar nada nuevo. Aunque, sabemos que la mayoría de personas aún les entregan sus vidas a los demás y, además piensan que así debe ser. Hay algo fundamental que antes podemos aclarar: toda persona que en un aspecto íntimo esté permitiendo que otras personas les maneje, sentimos que es de origen kármico, por tanto, en principio no pueden tomar las riendas de sus vidas y seguirán por tiempo indefinido sintiéndose victimas de ciertas cosas. En verdad esto sucede así para ganar y ganar en las vidas de estas personas ya que es el cansancio y otros aspectos similares los que van a transformar sus vidas en sustentos más naturales. Sentimos que les es prácticamente imposible aun darse cuenta de la situación y es por esto que literalmente no saben lo que hacen. Estamos hablando de inconsciencia y no de irresponsabilidad.

Para entenderlo mejor: nadie puede ser irresponsable por decisión propia en aquellos aspectos que aun duermen. Por tanto, aquello a lo que siempre llamamos pecado, es otra ilusión, sólo había inconsciencia, desconocimiento por haber olvidado Quienes Son. También sentimos que de nada sirve que intentemos forzarles el conocimiento de Quienes Son porque es algo que tienen que ver por ellos mismos, son ellos los que tienen que recordar. ¿Cómo podrían actuar desde una teoría que les dice otro, si no pueden confirmarlo ya que se niegan a practicarlo? Pongamos un ejemplo: si alguien así lee este texto, replicara con sus propios argumentos inconscientes pero bien válidos para él. Y si son bien válidos para él, está bien que así sea, esa es su vida por el momento. Sí, bien, comprendemos que habrá un momento que tendrán que decidir si irse a otro lugar a practicar sus juegos, o quedarse tras haber comprendido el autoengaño cuyo sabor les parecía que era la vida.

Pero tal vez sea más importante que tengamos claro que ellos cambiaran sólo cuando lo decidan y, esto quiere decir que sucederá sólo cuando comprendan el "error". Unos harán esta transformación ayudados por el dolor, otros por el miedo, otros simplemente comprenderán a medida que la luz siga avanzando. Hay más caminos que personas y cada uno es único e irrepetible. Por tanto, aquellos que están comprendiendo lo que ahora estamos lanzando es sencillamente algo muy elemental, muy básico: no puedes llevar tu vida si intentas llevar la de otros aunque lo hagas en aspectos menores. La libertad hacia los demás, debe ser total. Y no partimos de la falsa frase de que la libertad de otro empieza donde acaba la mía. No tienes forma de saber dónde empieza o acaba la del otro si quieres mantener el presente. La libertad del otro es siempre asunto del otro, no tuya, y él sabrá donde continuarla, nunca empezarla o acabarla porque siempre fue un Ser libre.

Lo que queremos decir es que no podemos hacer espacios acotados para ninguna libertad. Sería absurdo hablando de libertad. La libertad va por dentro, es infinitamente más que cualquiera de estas explicaciones y, al traducirla en hechos, desde un estado consciente, todos pueden sentir hasta donde pueden llegar sin irse a ningún extremo. Intentemos comprender esto: mientras más libertad acotes a otro, menos libre eres. Si de verdad quieres ser libre, se hace indispensable que quieras de corazón que los demás también lo sean. Dicho de otra forma: cuando estas enfocado en restar libertad a otro/os, eso mismo atraes a tu vida. Ha surgido de la nada otra ocasión donde se puede ver bien que todo es más sencillo.

Si has comprendido lo anterior, podrás ver que cuando eres libre de verdad, también estas accionando correctamente la vida de los demás sin pretenderlo, porque ellos podrán querer hacer lo que tú haces y es muy posible que comiencen a comprender con mayor profundidad en qué consiste la libertad. No decimos con todo esto que cuando alguien te pida ayuda no se la des (si está en tus manos) porque puedas saber que está muy dormido, sino que, a medida que practiques estas cosas, sentirás cada vez más hasta dónde llegar con determinadas personas. Y para esto dispones de la mejor y única herramienta que es tu zona emocional correspondiente a tu verdadera naturaleza (tu corazón).

Mírate en el espejo real que son los demás, tus otros yo, tus hermanos de verdad, estate atento a todo sin ruido mental y tus otras habilidades que aún puedas desconocer, empezaran a emerger con sorpresas cuando menos te lo esperes. ¡Se tú! No hay nadie que pueda hacer esto por ti. Vive desde adentro por haberte convertido en el centro de ti mismo/a. Y cuando esto te ocurra de verdad, ya no se te olvidara el mundo porque dejaras de llegar tarde AL AMOR.

LA VERDAD
Leticia R. Villaseñor & Javier G. Delgado
 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...